Leucemia mieloide: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico de la leucemia mieloide

Para el diagnóstico, el médico solicita un hemograma, es decir, un conteo del número de:

  1. Eritrocitos
  2. Leucocitos (glóbulos blancos)
  3. Plaquetas

Además, el médico revisa en nivel de hemoglobina en la sangre.

El diagnóstico también se realiza sobre la base de un examen citológico (celular) de la sangre de la médula ósea.

biopsia, médula ósea
Si los signos y los síntomas del paciente sugieren la leucemia, el médico debe analizar una muestra de células de la médula ósea en el laboratorio para confirmar el diagnóstico.

Examen de la médula ósea
Las muestras de médula ósea se toman durante 2 pruebas que se realizan de forma simultánea:

  1. Aspirado medular (aspiración de la médula ósea)
  2. Biopsia de la médula ósea
    Las muestras se toman de la pelvis pero a veces se toman de otros huesos.

La leucemia aguda se diagnostica según la presencia de:

  1. Más del 20% de blastos en la sangre de la médula ósea
  2. Anomalías celulares o moleculares específicas

Fuente: Hoffbrand A., Moss P., Pettit J. Essential Haematolog. 5th ed. Blackwell Publishing; Oxford, United Kingdom, UK: 2006

 

Tratamiento para la leucemia mieloide crónica

El tratamiento biológico o específico ha revolucionado el tratamiento de la leucemia mieloide crónica.
Estos son tratamientos que ayudan el sistema inmunitario a reconocer y atacar las células tumorales.
Por ejemplo, un fármaco biológico que inhibe la tirosina quinasa BCR/ABL es el imanitib (Glivec). Se receta para la leucemia mieloide crónica porque ha aumentado mucho la esperanza de vida de los pacientes.
Según las directrices, la dosis recomendada es de 400 mg, una vez al día.

Más del 90% de los pacientes con LMC padece de una anomalía cromosómica que se llama cromosoma Filadelfia.
El medicamento interfiere de manera selectiva con la actividad de la proteína tirosina quinasa creada con el código genético BCR-ABL del cromosoma anormal.
El imatinib debería ser tóxico solo para las células malignas de la leucemia mieloide crónica. 

Fuentes: Nowell P., Hungerford D. A minute chromosome in human chronic granulocytic leukemia. Science. 1960;132:1497.

Effects of a selective inhibitor of the Abl tyrosine kinase on the growth of Bcr-Abl positive cells. Druker BJ, Tamura S, Buchdunger E, Ohno S, Segal GM, Fanning S, Zimmermann J, Lydon NB – Nat Med. 1996 May; 2(5):561-6.

 Structural mechanism for STI-571 inhibition of abelson tyrosine kinase. – Schindler T, Bornmann W, Pellicena P, Miller WT, Clarkson B, Kuriyan J – Science. 2000 Sep 15; 289(5486):1938-42.

Si el paciente no responde bien al imatinib, el médico puede recetar otros inhibidores de la tirosina quinasa más eficaces de segunda generación, tales como:

  1. Nilotinib
  2. Dasatinib
  3. Bosutinib

Si el fármaco de primera elección fuera nilotinib o dasatinib, el médico podría tomar en consideración otro inhibidor de segunda generación de la tirosina quinasa además de:

  1. Bosutinib
  2. Ponatinib

Fuente: European LeukemiaNet recommendations for the management of chronic myeloid leukemia: 2013. – Baccarani M, et al. – Blood. 2013 Aug 8; 122(6):872-84.

En la LMC, se tiene que empezar el tratamiento lo antes posible para detener la evolución hacia la fase acelerada o la crisis blástica.
El tratamiento también está indicado para los pacientes que no tienen síntomas de la enfermedad.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3894838

Antes de emplear el imanitib, el médico solía recetar otros medicamentos que ahora se recetan rara vez, y solo a los pacientes que no responden bien al inhibidor de la tirosina quinasa.
Algunos ejemplos de estos medicamentos son:

  1. Interferón
  2. Hidroxiurea
  3. Busulfano
  4. Aracitina

Trasplante alogénico de médula
Se debe tomar en consideración el trasplante alogénico (donante y paciente son diferentes) de células madre para los pacientes que padecen de leucemia mieloide en fase crónica, y que no responden bien al tratamiento con el inhibidor de la tirosina quinasa con dos o tres medicamentos diferentes.
Según una investigación alemana reciente, si el tratamiento con imatinib no es eficaz y los pacientes siguen en fase crónica, los resultados después de un trasplante alogénico son excelentes. De hecho, la mortalidad es solo del 6% y la supervivencia hasta 3 años es del 94%.

Fuente: Allogeneic hematopoietic stem cell transplantation (allo SCT) for chronic myeloid leukemia in the imatinib era: evaluation of its impact within a subgroup of the randomized German CML Study IV. – Saussele S, et al – Blood. 2010 Mar 11; 115(10):1880-5.

 

Pronóstico del paciente con leucemia mieloide crónica

Tasa de supervivencia en los adultos
Los adultos son más propensos a la leucemia crónica. La tasa de supervivencia a cinco años es de alrededor del 40% después de la administración de los medicamentos de quimioterapia.

Sin tratamiento, alrededor del 40% de los pacientes tienen un riesgo muerte bajo durante los primeros tres años.

Fuente: Chronic myeloid leukaemia. – Hehlmann R, Hochhaus A, Baccarani M, European LeukemiaNet – Lancet. 2007 Jul 28; 370(9584):342-50.

En los adultos con la leucemia linfocítica aguda, la tasa de supervivencia a cinco años es alrededor del 35%.

 

Leucemia mieloide crónica: tipos, causas y síntomas