Metatarsalgia o dolor de los metatarsos: tratamiento

Tratamiento para la metatarsalgia

  • Aplicar hielo sobre la zona afectada varias veces al día durante unos 15-20 minutos.
    Envolver el hielo en un suéter de lana o en una toalla para proteger la piel. No poner el hielo a contacto directo con la piel.
  • Se pueden tomar medicamentos antiinflamatorios sin prescripción médica como el Orudis (Ketoprofeno).
  • Evitar los deportes de alto impacto y los ejercicios que ejercen presión sobre los pies. Se pueden practicar actividades menos agresivas tales como la natación o el ciclismo.
  • Es importante no ejercer presión sobre los pies. Cuando no se trabaja, es mejor mantener los pies levantados o apoyarlos sobre un soporte sin poner peso.
  • Los ultrasonidos de inmersión (en el agua) pueden reducir los síntomas.
  • Realizar ejercicios de fisioterapia con el tobillo y estirar el tendón de Aquiles. Masajear levemente el pie puede reducir el dolor.
  • Utilizar plantillas ortopédicas que distribuyen uniformemente el peso en el pie.
  • Existen vainas para la metatarsalgia que reducen la presión sobre los huesos metatarsianos. Se encuentran disponibles en las tiendas de productos sanitarios o en las farmacias.
  • También se pueden utilizar plantillas amortiguadoras para aliviar la carga mientras se camina.
  • Cambiar los zapatos con unos más adecuados para nuestro pie. Para los casos más graves, el médico puede recomendar:
    1. Infiltraciones de cortisona para reducir el dolor y la hinchazón. En los primeros días después de la inyección, el paciente puede experimentar fastidio e hinchazón en el punto de la inyección. Esta reacción suele desaparecer dentro de unos días.
    2. Si los demás tratamientos no han funcionado, se puede optar por la intervención quirúrgica. Las opciones quirúrgicas son:
  • Realinear los huesos metatarsianos.
  • Liberar o extirpar un nervio atrapado o irritado.
  • Enderezar los dedos en martillo, es decir, una deformidad de la articulación interfalángica proximal del segundo, tercero o cuarto dedo, que obliga los dedos a doblarse de forma permanente.

dedo en martillo

Mantenimiento del resultado y prevención de la metatarsalgia

Las siguientes medidas pueden ayudar a reducir en gran medida el riesgo de desarrollar metatarsalgia:

  • Usar zapatos adecuados – evitar zapatos muy apretados y tacones muy altos. El zapato debe proporcionar un apoyo adecuado y una correcta amortiguación. Mejor usar un zapato con la punta redondeada.
  • Plantillas ortopédicas o rellenos contribuyen a prevenir el dolor de la metatarsalgia. Si el dolor ya está, lo reducen.
  • Peso corporal – las personas delgadas tienen un riesgo mucho menor de desarrollar metatarsalgia. Es importante mantener un peso corporal adecuado, para prevenir otros trastornos del pie tales como la fascitis plantar.
  • Tiempos de recuperación – las personas que se están recuperando de un accidente deben cumplir con las recomendaciones del médico por lo que concierne los tiempos de reanudación de los deportes o trabajo.

Fase de mantenimiento

plantilla, metatarsalgia, terapia, tratamiento, apoyo

Plantilla ortopédica para la metatarsalgia

Terapia física
Cuando la inflamación desaparece, la platilla ortopédica es el único remedio recomendado para mantener la normal biomecánica. Estos aparatos son necesarios para alejar el peso de la zona afectada. Los pacientes deben continuar los ejercicios de auto-movilización, entre ellos el estiramiento, según lo recomendado por el médico o fisioterapeuta.

 

Intervención quirúrgica para la metatarsalgia

En los casos más graves, la realineación quirúrgica de los huesos metatarsianos puede ser necesaria para equilibrar el peso.
En los casos en que el tratamiento conservador no ha funcionado, se puede optar por la intervención quirúrgica.

 


¿A quién acudir para la metatarsalgia?

El paciente puede acudir a un ortopedista o especialista de los pies si el trastorno no mejora o empeora.

Medicamentos para la metatarsalgia
Los fármacos antiinflamatorios, tales como el ibuprofeno, pueden ser de ayuda. Sin embargo, rara vez ofrecen una solución a largo plazo.

Seguimiento
Reanudación
El regreso a las normales actividades deportivas depende de la naturaleza del trastorno y de las características específicas del deporte.
La recuperación de la metatarsalgia implica la restauración de la flexibilidad, resistencia y capacidad aeróbica, además de la propiocepción, que son elementos necesarios para cada actividad deportiva.

Cuando se vuelve a la actividad deportiva, la mayor parte de los atletas estás expuestos a las mismas condiciones traumáticas que han provocado el dolor al antepié. Por lo tanto, el paciente debe curarse por completo antes de regresar a la actividad, no debe presentar síntomas y debe ser pronto para enfrentarse con el estrés y traumas que el deporte implica.

La correcta elección de zapatillas deportivas, de gimnasio o fútbol es un punto crucial para prevenir las recurrencias.

 

Prevención de la metatarsalgia

fisioterapia, rehabilitación, ejercicios, refuerzo, tobillo, metatarsalgia, dolor, postura, dolor, gimnasio

Ejercicio traumático por el antepié

Los atletas que se entrenan en superficies duras deben asegurarse de que los zapatos nuevos tienen una adecuada amortiguación.
Las taloneras de silicona absorben los golpes mejor que otros materiales y son de utilidad para los atletas que corren o saltan mucho, especialmente si se entrenan en superficies duras.

El objetivo preventivo es eliminar las fricciones anormales o la presión.
Las plantillas ortopédicas, los colchones amortiguadores para los metatarsianos y el tratamiento de las callosidades pueden equilibrar y amortiguar el peso.
Algunos problemas del pie no tienen origen en una patología, sino en el uso de calzados inadecuados.

El correcto posicionamiento del pie dentro del zapato depende del tamaño y de la forma, también porque los dos pies no suelen ser iguales.

 

¿Cuánto tarda en desaparecer la metatarsalgia?

Por lo general, el pronóstico es bueno si se siguen los tratamientos recomendados por el médico.

Consejos
Los atletas que aumentan mucho y de repente la intensidad de la actividad deportiva tienen el riesgo de desarrollar una inflamación del antepié.
Los atletas deben seguir un aumento gradual de la duración e intensidad del entrenamiento y nunca deben correr si experimentan dolor.

Artículos Relacionados: