Nefritis renal e intersticial: síntomas y tratamiento

Nefritis renal e intersticial, síntomas, tratamiento

Nefritis es un término que se utiliza para referirse a la infamación del riñón.

Los riñones son dos órganos con forma de frijoles que se encuentran debajo de las costillas, en ambos lados de la columna vertebral.
Según el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, eliminan los desechos y el agua en exceso de la sangre, filtrando 120-150 litros de sangre cada día.
Cada riñón se compone de miles de estructuras llamadas nefronas, donde concretamente se filtra la sangre.

En la nefrona se lleva a cabo un proceso de limpieza en dos fases para separar los desechos de las sustancias necesarias para el cuerpo .

Un filtro llamado glomérulo:

  1. Retiene las células de la sangre y las proteínas
  2. Canaliza el agua y los desechos hacia otro filtro, llamado túbulo

El túbulo retiene los minerales.
Todas las sustancias que quedan acabarán expulsadas del cuerpo a través de la orina.

La nefritis es un trastorno que se caracteriza por la inflamación de los túbulos del riñón y de los tejidos en sus alrededores.
Como consecuencia, se produce una lesión de los riñones, que dejan de funcionar de manera correcta.
Los desechos se acumulan en el cuerpo y causan graves problemas de salud.
Si el trastorno es suficientemente grave o si dura mucho tiempo, puede causar insuficiencia renal.

 

Tipos de nefritis aguda

Nefritis tubulointersticial
En la nefritis tubulointersticial se inflaman los espacios que se encuentran entre los túbulos renales que producen la orina.
Este tipo de nefritis suele estar causada por fármacos o infecciones.
La nefritis intersticial puede ser aguda (se desarrolla de manera repentina) o crónica (a largo plazo).

Pielonefritis
Esta enfermedad es la consecuencia de una infección e inflamación del parénquima renal y de la pelvis renal.
La pielonefritis es una infección que se origina en la vejiga (cistitis) y pasa a través de los uréteres (provocando ureteritis) y se difunde en los riñones.
Por lo general, los pacientes tienen:

  1. Dolor en un costado
  2. Malestar
  3. Fiebre
  4. Náuseas
  5. Vómito

Esta infección puede ser bacteriana, viral o fúngica.
Las mujeres embarazadas y los niños tienen un riesgo más alto de desarrollar pielonefritis durante el segundo y tercer trimestre de gestación, debido a la dilatación del útero, que provoca:

  1. Compresión ureteral
  2. Estasis urinaria en la vejiga

Es impotante iniciar un tratamiento para la pielonefritis lo antes posible para evitar complicaciones como:

  1. Hipertensión
  2. Fibrosis renal
  3. Insuficiencia renal terminal

Los uréteres son dos tubos que transportan la orina desde cada uno de los riñones hasta la vejiga, es decir, el órgano muscular que contiene la orina hasta que el cuerpo la expulsa a través de la uretra.

Glomerulonefritis
La glomerulonefritis es una enfermedad que provoca la inflamación de los glomérulos y que puede estar causada por:

  • Infección
  • Genética (factores hereditarios)
  • Medicamentos
  • Sistema inmunitario

Los glomérulos son estructuras compuestas por capilares minúsculos que transportan la sangre.
La función de los glomérulos consiste en filtrar la sangre.
Los glomérulos inflamados y lesionados no pueden filtrar la sangre de manera adecuada.

Nefropatía por IgA
Esta enfermedad también se define enfermedad de Berger y es uno de los tipos más frecuentes de nefritis, además de los que están asociados con otras enfermedades, tales como la diabetes y el lupus.

Se desarrolla cuando se forman depósitos de anticuerpos en el riñón y causan una inflamación.

Nefritis lúpica (de lupus)
El lupus es una enfermedad autoinmune, es decir que el sistema inmunitario reacciona de manera excesiva contra los tejidos del cuerpo.
Más de la mitad de las personas con diagnóstico de lupus desarrollan nefritis lúpica.
La gravedad del lupus puede variar entre los pacientes y la enfermedad puede entrar en remisión.
De todas formas, cuando el lupus afecta a los riñones, la situación es grave.
Hace falta un tratamiento médico rápido para limitar la degeneración del riñón.

 

Causas de la nefritis

Causas de la nefritis intersticial
A menudo, la nefritis intersticial aguda se debe a una reacción alérgica a los medicamentos.
Más de 100 medicamentos pueden provocar esta enfermedad, pero los más frecuentes son:

  1. Antibióticos
  2. Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos
  3. Inhibidores de la bomba de protones (medicamentos que se emplean para tratar la acidez de estómago)

Las reacciones alérgicas a los medicamentos son más graves en las personas mayores, que tienen más probabilidad de desarrollar una degeneración permanente de los riñones.

Las causas de la nefritis intersticial no alérgica son:

  1. Enfermedades autoinmunes, tales como lupus eritematoso
  2. Potasio bajo en la sangre
  3. Altos niveles de calcio en la sangre
  4. Algunas infecciones

La nefritis intersticial no alérgica puede ser crónica o aguda.
La nefritis intersticial crónica puede durar muchos meses o años.

Causas de la pielonefritis
La mayoría de los casos de pielonefritis se debe a infecciones bacterianas de Escherichia coli.
Este tipo de bacteria se encuentra sobre todo en el intestino grueso.
Las bacterias pueden viajar desde la uretra hasta la vejiga y los riñones. Allí provocan la pielonefritis.
Aunque la infección bacteriana es la causa más destacada de pielonefritis, otros posibles motivos son:

  1. Exámenes del tracto urinario realizados con un cistoscopio, un instrumento que permite ver en el interior de la vejiga
  2. Cirugía de vejiga, riñones o uréteres
  3. Cálculos renales

Causas de la glomerulonefritis
Se desconoce la causa principal de este tipo de infección renal.
Sin embargo, algunas enfermedades aumentan el riesgo de glomerulonefritis:

  1. Enfermedades autoinmunes
  2. Cáncer
  3. Después de una infección de estreptococo, el cuerpo produce un exceso de anticuerpos que se pueden acumular en los glomérulos renales. Aquí provocan una inflamación
  4. Otras infecciones

 

Factores de riesgo de la nefritis

Los factores de riesgo más destacados son:

  1. Predisposición genética
  2. Presión sanguínea alta
  3. Diabetes
  4. Obesidad
  5. Enfermedades del corazón
  6. Edad superior a los 60 años

 

Síntomas de la nefritis aguda

Los síntomas dependen del tipo de nefritis aguda.
Los síntomas más frecuentes de todos los tipos de nefritis aguda son:

  1. Dolor de riñones
  2. Dolor o ardor durante la micción
  3. Necesidad de orinar con frecuencia
  4. Orina turbia
  5. Sangre o pus en la orina
  6. Hinchazón de pies, piernas o cara
  7. Vómito
  8. Fiebre
  9. Presión alta

 

Diagnóstico de nefritis

El médico realiza un examen físico y revisa el historial médico.
Las pruebas de laboratorio pueden confirmar o descartar la presencia de una infección.
Entre estas pruebas cabe destacar:

Análisis de orina – se realiza para comprobar la presencia de sangre, bacterias y glóbulos blancos. Un exceso de estos elementos en la orina puede indicar una infección.

Análisis de sangre
Dos valores destacados son el nitrógeno ureico y la creatinina en la sangre. Se trata de desechos que circulan en la sangre y los riñones tienen que filtrarlos. Si se aprecia un aumento de estos valores, es posible que los riñones no funcionen de manera correcta.

Exámenes con instrumentos, tales como la tomografía axial computarizada o una ecografía renal, pueden mostrar una obstrucción o una inflamación en los riñones o en el tracto urinario.

Una biopsia del riñón es uno de los mejores métodos para diagnosticar la nefritis aguda. Esto implica tomar y analizar una muestra de tejido del riñón, por lo tanto, este examen no se realiza con todos los pacientes.
La biopsia está indicada cuando una persona no reacciona de manera positiva al tratamiento o para confirmar el diagnóstico.

 

Tratamiento para la nefritis

El tratamiento para la nefritis depende del tipo (aguda o crónica) y si la causa es otra enfermedad, por ejemplo el lupus.
Hay distintas maneras para prevenir la degeneración de los riñones cuando se desarrollan los síntomas de la nefritis.
A veces, la nefritis aguda desaparece por sí sola.
Normalmente, es necesario un tratamiento con medicamentos y otros tipos de intervención para eliminar el exceso de líquidos y de proteínas.
Los médicos pueden recetar algunos diuréticos para:

  1. Reducir la presión de la sangre
  2. Reducir la hinchazón de los pacientes

En algunos casos, pueden resultar útiles los medicamentos que impiden que el sistema inmunitario ataque los riñones.
Los médicos también pueden recomendar cambios en la alimentación, tales como la reducción de:

  • Proteínas
  • Sal
  • Potasio

 

¿Cuál es el tiempo de recuperación? Pronóstico del paciente con nefritis

El pronóstico puede variar dependiendo de si la nefritis se encuentra en la fase aguda o crónica. Además, el pronóstico es más favorable si e tratamiento se inicia de manera temprana.
Si la enfermedad está causada por una infección, la nefritis suele desaparecer cuando se eliminan las bacterias.
Los pacientes no se pueden curar completamente si la nefritis es crónica y ha causado fibrosis en los glomérulos y en los túbulos y si el paciente padece insuficiencia renal. Por esta razón, en este caso, el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas.

Pronóstico en los niños
El pronóstico general para los niños que padecen de nefritis es positivo, independientemente del tipo de enfermedad. Un niño con glomerulonefritis puede morir debido a las complicaciones:

  1. De la hipertensión grave (por ejemplo hemorragia cerebral)
  2. De la insuficiencia renal (por ejemplo hiperpotasemia)

En general, en el mundo occidental la muerte del niño ocurre rara vez.
Normalmente, los niños que padecen de glomerulonefritis postinfecciosa sanan sin consecuencias.
Los niños que padecen de glomerulonefritis crónica pueden desarrollar trastornos para la hipertensión, la insuficiencia renal crónica o complicaciones de la enfermedad primaria (por ejemplo el lupus).