Neumonía: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

neumonía, síntomas, alveolos

Diagnóstico de neumonía

El médico puede diagnosticar la neumonía a través de:

  • Examen físico
  • Revisión de la historia clínica

Después se realiza una auscultación de los pulmones con el estetoscopio para escuchar si hay líquido en los pulmones.

En ciertos casos, el paciente debe someterse a exámenes adicionales, incluyendo:

  • Oximetría transcutánea (un pequeño dispositivo aplicado en el dedo mide la cantidad de oxígeno en la sangre)
  • Análisis de sangre, para verificar el recuento de glóbulos blancos, si es alto indica una infección.
  • Cultivo de esputo, permite entender qué bacteria causa la infección.
  • TAC o radiografía, para confirmar la presencia y conocer el grado de infección. No permite distinguir entre enfermedad bacteriana y viral, sino que permite comprender si el paciente tiene una neumonía intersticial, una neumonía por aspiración o una bronconeumonía.
  • Cultivo de líquido pleural, (el médico extrae el líquido del tórax con una aguja).
  • Broncoscopia – un examen pulmonar con un endoscopio.

Diagnóstico diferencial
El médico debe excluir otras enfermedades respiratorias como:

 

Tratamiento para la neumonía

Por lo general, los pacientes con neumonía pueden ser tratados en casa, cuando se presenta una forma muy grave o fulminante, el médico puede optar por hospitalizar al paciente para asistirlo mejor.

  1. La fiebre se trata con aspirina o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los principios activos son útiles porque pueden:
    • Reducir la hipertermia
    • Regular la temperatura del cuerpo

La fiebre leve no es un problema, pero si llega a ser muy alta puede ser peligrosa.

  1. Los medicamentos contra la tos se utilizan para aliviar el problema, se recomienda tomarlos sólo después de consultar al médico.
    Hay pocos medicamentos contra la tos que reducen el catarro, pero es probable que aumenten la congestión nasal.
  2. El tratamiento de la neumonía en los ancianos es similar a los métodos de tratamiento mencionados anteriormente. Si el individuo es mayor de 65 años y sufre de enfermedades respiratorias como asma, absceso pulmonar, septicemia o cualquier otra enfermedad crónica, el médico puede aconsejar la hospitalización.
  3. Los investigadores médicos han producido una vacuna que se administra con fines preventivos. Los compuestos se administran a los recién nacidos para construir y fortalecer sus defensas inmunitarias.

 

Remedios naturales y alimentación para la neumonía

Beber agua y otros líquidos reduce la inflamación de las mucosas y facilita la expulsión de las flemas.
La legionela se contagia por medio de acondicionadores y humidificadores, por lo que se deben limpiar a menudo los filtros del aire.

Durante lactancia, el niño y la madre deben seguir una alimentación sana y rica en vitaminas A, C y D. Esto ayuda al niño a:

  • Recuperarse más rápidamente,
  • Construir un sistema inmunitario más fuerte.

Se deben evitar las comidas grasas y picantes durante la neumonía, ya que pueden empeorar la enfermedad.
Después de la recuperación se aconseja acudir al médico para una revisión.

 

¿Cuánto dura? Pronóstico del paciente con neumonía

El tiempo de recuperación de la neumonía depende de varios factores. Una de las variables más importantes es la condición del sistema inmunitario del paciente.

El tiempo de recuperación se estima entre 3 y 6 semanas. Los ancianos tardan más tiempo en recuperarse, sobre todo si padecen trastornos respiratorios. En las personas de la tercera o cuarta edad el tiempo de recuperación puede ser superior a 12 semanas.
El tiempo de recuperación y de vuelta a las actividades diarias para un adulto es el siguiente:

  • 1-3 días de antibióticos para mejorar la condición de una neumonía bacteriana. La recuperación completa tarda unas 3 semanas.
  • 4-5 días de tratamiento anti-viral para mejorar la infección viral, que es menos grave que la bacteriana. Sin tratamiento, la enfermedad puede durar de 1 a 3 semanas.

Las personas pueden salir de casa al cabo de 48-72 horas desde que baja la fiebre y el médico interrumpe el tratamiento antibiótico.

Si el sistema inmunológico es débil, la neumonía se puede volver recurrente.

Evolución clínica y mortalidad de la neumonía bacteriana

  • Por neumococo: baja
  • Por pseudomonas / enterobacteriaceae: 60%
  • Los virus son los menos peligrosos y mortales

Neumonía adquirida en comunidad

La mortalidad es de 12 de cada 100.000 personas: no es muy alta, pero es significativa y aumenta especialmente en las personas mayores, donde la mortalidad es de 70 de cada 100.000 personas.

 

Neumonía: tipos, síntomas y complicaciones

Neumonía: causas, factores de riesgo y contagio