Neumonía en los niños: diagnóstico, tratamiento y tiempo de recuperación

¿Cómo reconocerla? Diagnóstico de la neumonía en los niños

Neumonía bacteriana
Es principalmente de tipo estreptocócico, el tejido pulmonar se vuelve compacto y blanco, rojo o gris.
Durante la auscultación, el médico siente una crepitación imprecisa y fina.

Se manifiesta con:

  • Fiebre alta con escalofríos
  • Producción de tos
  • Estado séptico (síntomas de infección general en todo el cuerpo)

Siendo generalmente una inflamación de los lóbulos pulmonares, el cuadro clínico es bastante evidente.

Examen físico
Durante la auscultación, el médico puede sentir:

  • Un sonido pulmonar más suave y matizado
  • Soplo bronquial superior
  • Estertores finos (se encuentran al principio y al final del curso de la neumonía)

 

Exámenes para la neumonía en los niños

radiografia, neumonia

La radiografía es positiva, aparece el clásico triángulo, el trapecio o la cuña opaca (blanca). En caso de que el examen radiográfico no sea de este tipo, sino una simple densificación, ésta no da indicaciones precisas.

Análisis de sangre

  • Aumento del número de neutrófilos (glóbulos blancos). Hay que acordarse que los niños hasta 5-6 años de edad tienen una fórmula de leucocitos invertida con respecto al adulto.
    Hay más linfocitos que neutrófilos, por lo tanto un resultado que indica el 60-70% de neutrófilos representa una neutrofilía.
  • La VSG y la PCR son elevadas.

 

¿Qué hacer? Tratamiento para la neumonía en el niño

El tratamiento depende del microorganismo que causa la neumonía más a menudo en los niños de esa edad.

En caso de duda o de niños muy pequeños o con condiciones generales comprometidas, el médico puede comenzar un tratamiento con antibióticos.
Es aconsejable esperar y retrasar el inicio del tratamiento con antibióticos en los niños grandes (por ejemplo en edad escolar) con:

  • Buenas condiciones generales
  • Disnea y fiebre leve
  • Donde la auscultación de los pulmones no es típica de una neumonía bacteriana

 

Tratamiento en caso de empiema

En el caso de acumulación de líquido purulento en la cavidad pleural, hay que administrar antibióticos:

  • En dosis mayores
  • Durante periodos más largos

Se puede recurrir a la evacuación del líquido acumulado:

  • En videotacoscopia para romper las adherencias entre las dos láminas pleurales
  • Mediante la aplicación de un drenaje en aspiración
  • Realizando un lavado de la cavidad pleural con uroquinasa (una sustancia que favorece la degradación de la fibrina)

Hay que vitar el engrosamiento de la pleura y la cicatrización ( pleuritis constrictiva), ya que impiden una expansión pulmonar adecuada.
En los últimos años los casos de empiema pleural en los niños han aumentado.
Probablemente es la consecuencia de la propagación de la vacuna antineumocócica (especialmente la vacuna eptavalente). Los casos de neumonía neumocócica se han reducido pero han permanecido las cepas neumocócicas más agresivas que causan más fácilmente un empiema.

En esta categoría de niños normalmente no se administra la la amoxicilina + el ácido clavulánico porque el macrólido es generalmente suficiente, excepto en raras infecciones por estreptococo β-hemolítico de Grupo A, pero son casos raros.

 

¿Cuándo hospitalizar a un niño con neumonía?

Hay varios aspectos que se deben considerar:

  • La edad – si el niño es pequeño a menudo el médico recomienda la hospitalización. Los niños grandes a menudo se cuidan en casa, a menos que tengan un empeoramiento de las condiciones generales o una dificultad respiratoria,
  • Las condiciones generales (¿Come?, ¿Respira bien?),
  • La necesidad de tratamientos especiales: tratamientos intravenosos u oxigenoterapia,
  • La fiabilidad de la familia.

No se hospitalizan a los niños solo porque tienen:

  • Estertores crepitantes,
  • Una densificación visible a la radiografía.

 

Tiempo de recuperación de la neumonía en los niños

Los tiempos de curación dependen de:

  • Microorganismo que ha causado el problema
  • Condiciones generales del niño
  • Complicaciones que pueden ocurrir

Generalmente, el niño sana de tres a seis semanas después de la aparición de los síntomas.

 

Vacuna contra la neumonía en los niños

  1. Las complicaciones pulmonares por virus gripales son la razón por la que el médico recomienda la vacunación contra la gripe.
    A menudo, estas complicaciones son causadas o empeoradas por sobreinfecciones bacterianas.
  2. En el caso de Streptococcus pneumoniae, existe una campaña de vacunación anti-neumocócica, pero los serotipos bacterianos son muchísimos, por lo tanto la cobertura es bastante limitada, incluso en el caso en que se utilice la vacuna eptavalente.
    De hecho, aunque esta última es bastante protectora contra los neumococos invasivos (los que suelen causar la meningitis), no protege contra los que causan la neumonía.
  3. La vacunación anti-Haemophilus Influenzae protege contra la mayoría de las cepas y ha permitido reducir el número de niños con neumonía.

 

Neumonía en los niños: causas y síntomas

Tratamiento antibiótico para la neumonía en el niño