Intervención quirúrgica para la hernia umbilical: causas y síntomas

La hernia umbilical es la salida de un órgano abdominal (generalmente el intestino) de la cavidad en la que está contenido (abdomen) a través de los músculos abdominales de la zona alrededor del ombligo.

Las hernias umbilicales son más comunes en niños y bebés, pero también pueden afectar a personas mayores.

En los niños, la hernia es especialmente visible cuando el niño llora o cuando tose. Éste es un claro signo de hernia umbilical.

¿Cuáles son las causas de la hernia umbilical?

En niños
Al desarrollarse en el interior del útero de la madre, el feto presenta una pequeña abertura entre los músculos abdominales por donde pasa el cordón umbilical.
Este cordón une al bebé con su madre.
Al nacer, esta abertura entre los músculos abdominales debería cerrarse.
Si la abertura no se cierra por completo, el tejido adiposo o una parte de las vísceras puede sobresalir, provocando una hernia umbilical.
Entre los recién nacidos más afectados, se encuentran:

  • Bebés de raza africana,
  • Recién nacidos bajos de peso,
  • Prematuros.

En adultos
Si se efectúa una presión elevada sobre la pared abdominal, el tejido adiposo o una parte del intestino puede pasar a través de una sección más débil de los músculos abdominales.

Los ejercicios de musculación pueden empeorar una hernia umbilical, especialmente los ejercicios para reforzar los músculos abdominales.

Las hernias umbilicales pueden desarrollarse en personas con problemas de salud que crean presiones anormales en el abdomen, como por ejemplo

  • Obesidad,
  • Embarazo,
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis),
  • Intervenciones quirúrgicas.

Otra de las causas de la hernia umbilical es el parto.

¿Cuáles son los riesgos de una hernia umbilical?

Si la hernia no se trata, puede provocar los siguientes problemas:

  • Hernia incarcerada: el médico no logra empujar la hernia hacia adentro para devolverla al abdomen. El tejido queda atrapado y puede provocar un bloqueo intestinal.
    Las hernias umbilicales pueden incarcerarse fácilmente;
  • Hernia estrangulada: un asa del intestino con hernia puede quedar estrangulada, lo que significa que el suministro de sangre en esa zona es limitado. Si esto sucede, se experimentan dolores abdominales muy intensos.

En caso de hernia estrangulada, puede ocurrir lo siguiente:

Si la hernia no se trata inmediatamente, la parte del intestino atrapada puede morir (riesgo de gangrena) y el contenido fecal sale del intestino. Esto puede causar peritonitis.

Estas complicaciones son muy raras en los niños.

 

Signos y síntomas de la hernia umbilical

En los adultos, la hernia umbilical  puede ser asintomática, pero si aumenta se manifiesta mediante los siguientes síntomas:

  • Protuberancias cerca del ombligo que empeora al toser, al contraer los músculos del abdomen o al ponerse de pie;
  • Dolor abdominal, alrededor del ombligo;
  • Abdomen hinchado.

Síntomas en bebés y lactantes
La hernia umbilical crea un bulto alrededor del ombligo.
Si el bebé tiene una hernia umbilical es perceptible sobre todo cuando:

El bulto puede desaparecer cuando el bebé se tranquiliza o cuando está tumbado boca arriba.
Las hernias umbilicales de los bebés suelen ser indoloras.

Artículos Relacionados: