Parásitos intestinales: tipos, factores de riesgo y síntomas

En los seres humanos existen dos tipos de parásitos intestinales que pueden vivir en el intestino: los helmintos (cestodos, nematodos) y los protozoos.

Algunos permanecen en el intestino, mientras que otros salen e invaden los órganos circundantes.
Algunos parásitos son tan pequeños que solo se ven bajo el microscopio, en cambio otros pueden tener varios centímetros de largo.
La mayoría de las tenias y los ascárides (de la familia de los nematodos) se desarrollan en el cuerpo humano y ponen sus huevos en el intestino.

 

Tipos de parásitos intestinales humanos

Protozoos: los protozoos son parásitos unicelulares que se multiplican en el interior del cuerpo humano.
Son de naturaleza microscópica.
Se transmiten por vía oral (alimentos o agua contaminados) o a través de las heces.
Entre los protozoos que afectan al ser humano se encuentran:

  • Ameba,
  • Giardia,
  • Toxoplasma,
  • Cryptosporidium,
  • Sarcocystis,
  • Blastocitos, etc.

Helmintos: helmintos son parásitos compuestos por muchas células y lo suficientemente grandes como para distinguirse a simple vista cuando se hacen adultos.
Cuando los gusanos parásitos helmintos entran en la fase adulta, no pueden multiplicarse en el cuerpo humano, pero depositan sus huevos en el intestino y estos se eliminan a través de las heces del huésped.
Entre los gusanos helmintos comunes se encuentran:

  • Tenias,
  • Anquilostomas,
  • Oxiuros,
  • Nematodos.

 

Factores de riesgo para la infección por parásitos intestinales

Los siguientes factores aumentan el riesgo de tener parásitos intestinales:

  1. Viajes internacionales;
  2. Falta de higiene (también en lo que respecta a comida y agua);
  3. Edad – los niños y los ancianos tienen mayor predisposición a la infección;
  4. Sistema inmunitario débil, debido por ejemplo al SIDA.

 

Síntomas de parásitos intestinales en el hombre

Estreñimiento
Los parásitos pueden irritar el intestino y causar:

Esto puede provocar dolor durante la evacuación.

Diarrea
Este síntoma es frecuente.
El parásito adquiere los nutrientes que necesita el cuerpo para producir heces normales, dando lugar a la diarrea.

Insomnio y nerviosismo
En los casos más graves, los parásitos intestinales pueden afectar al sistema nervioso central e impedir que la persona descanse.
Un parásito produce las toxinas en el cuerpo que pueden:

  • Provocar inquietud,
  • Perturbar el sueño.

Al acostarse, el parásito provoca insomnio.

Erupciones cutáneas y urticaria
Uno de los síntomas más visibles de los parásitos intestinales son las erupciones cutáneas en la piel.
Los síntomas pueden llegar a ser graves y formarse, por ejemplo, úlceras y llagas.
Éstas se deben a la reacción del sistema inmunitario a los parásitos.
Ciertos tipos de parásitos, especialmente los oxiuros, provocan un intenso picor anal similar a una urticaria.

Bruxismo
La aparición repentina de bruxismo es otro de los síntomas de los parásitos intestinales.
La ansiedad nocturna provocada por los síntomas que se manifiestan al dormir provoca estrés y tensión muscular. Como resultado, la persona infectada aprieta los dientes.

Meteorismo e hinchazón
El meteorismo y la hinchazón abdominal pueden deberse a muchos factores, pero también son síntomas de los parásitos intestinales.
Se puede experimentar dolor de estómago.
Los parásitos irritan las paredes abdominales o se adhieren a ellas.

Náuseas y vómitos
La aparición de náuseas y vómitos puede ser un signo de parásitos intestinales.
El cuerpo reacciona a ciertos tipos de parásitos intestinales tratando de expulsarlos del estómago.

Aumento del apetito
El aumento del apetito puede ser un síntoma provocado por un parásito intestinal. El parásito se alimenta mediante nutrientes del intestino (hasta el 5 % de los alimentos ingeridos), liberando las toxinas y obligándolo a trabajar mucho más de lo normal.
Esto conlleva un aumento significativo del apetito, porque el cuerpo necesita más alimentos para satisfacer sus necesidades.

Otros síntomas de infestación parasitaria

  1. Alergia a diversos tipos de alimentos;
  2. Anemia (bajo nivel de glóbulos rojos en la sangre);
  3. Sangre en las heces;
  4. Síntomas similares a los de la gripe, por ejemplo tos, ganglio linfático y disnea;
  5. Fiebre;
  6. Vértigos;
  7. Calambres abdominales;
  8. Pérdida de peso;
  9. Deficiencia de vitamina B12;
  10. Prurito anal;
  11. Colitis;
  12. Debilidad;
  13. Dolor de cabeza.

 

¿Cómo se trasmiten los parásitos intestinales?

Los parásitos se difunden cuando la materia fecal entra en la boca. Esto puede ocurrir a través de:

  • Agua o alimentos contaminados:
    • Carne cruda o poco cocida de cerdo y de res,
    • Verduras no lavadas (raramente).
  • Juguetes y objetos sexuales;
  • Contacto con heces, como el cambio del pañal.

Artículos Relacionados: