Presbicia: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico de la presbicia

La presbicia puede detectarse durante una visita completa al oculista que realiza una evaluación con las pupilas dilatadas.
Se recomienda someterse a exámenes y pruebas después de los 40 años de edad para revisar si hay presbicia.

 

Tratamiento para la presbicia

El objetivo del tratamiento es encontrar soluciones para compensar la incapacidad de los ojos de enfocar los objetos cercanos.

Lentes correctoras
Si la visión era buena antes de desarrollar la presbicia, se pueden utilizar las gafas de lectura sin receta médica.
Las gafas de lectura que se venden sin receta se clasifican en una escala que coincide con el grado de aumento (dioptrías).
Las gafas menos potentes tienen un grado de +1.00, y las más potentes de +4.00.

¿Cuándo es necesario comprar gafas de lectura?
Probar unas lentes con diferentes graduaciones hasta que se llegue al grado de aumento que permite leer cómodamente.
Probar las lentes intentando leer una hoja posicionada a 35-40 centímetros de distancia respecto al rostro.

Presbicia, lentes, anteojos, gafas, enforcar

Presbicia y lentes

La lentes correctoras con prescripción para la presbicia sirven si las gafas compradas sin receta no son adecuadas o si ya se utilizan lentes correctoras para:

  1. Miopía
  2. Hipermetropía
  3. Astigmatismo.

Entre las opciones posibles encontramos:

    1. Gafas de lectura. Si el paciente tiene problemas de visión, se pueden utilizar lentes de prescripción sólo para leer.
    2. Gafas con lentes bifocales y progresivas. Estas gafas están disponibles en dos estilos – aquelaos con una línea horizontal visible y otras sin línea (bifocales progresivos).
      Al mirar a través de las lentes progresivas bifocales a nivel del ojo, la lente corrige la visión de lejos. Esta corrección cambia gradualmente en la parte inferior para corregir la visión de cerca.
      Estas gafas son muy costosas, por lo que mucha gente prefiere comprar dos pares de gafas, uno para ver de cerca y otro para ver de lejos.
  1. Gafas con lentes trifocales y progresivas. Estas gafas se utilizan para corregir la visión de cerca, de media distancia – como en el caso de las pantallas del ordenador – y de lejos.
    Las lentes trifocales pueden tener líneas visibles o lentes progresivas.
  2. Lentes de contacto bifocales. Las lentes de contacto bifocales o gafas bifocales corrigen la visión de lejos y de cerca.
    Es necesario posicionar bien la lente bifocal en el ojo porque la parte inferior es la que sirve para leer. Estas lentes de contacto suelen difíciles de poner y a menudo no dan resultados visuales satisfactorios.

Los nuevos tipos de lentes de contacto bifocales permiten corregir la visión de lejos a través de la parte periférica de la lente, en cambio mediante la parte más central de la lente se corrige la visión de cerca.
Los primeros resultados con estas lentes han sido alentadores.

Lentes de contacto monovisión
Este tipo de lentes se basa en la premisa de que todas las personas tienen un ojo que domina sobre el otro.
El ojo dominante es el que se utiliza cuando se mira en el visor de una cámara para tomar una foto.
Con las lentes de monovisión, se lleva:

  1. Una lente de contacto para la visión de lejos en el ojo dominante
  2. Una lente de contacto para la visión cercana en el ojo no dominante

Lentes de contacto monovisión modificadas
Con esta opción, se lleva:

  1. Una lente de contacto bifocal en el ojo que no es dominante
  2. Una lente de contacto para ver de lejos en el ojo dominante

Se usan ambos ojos para mirar de lejos y sólo un ojo para leer.
El cerebro aprende cuál de las dos lentes debe favorecer – dependiendo de si se miran los objetos cercanos o lejanos – así que no hay que pensar sobre cuál de los ojos hay que utilizar.

 

Presbicia: síntomas, causas y clasificación