Prolapso de la válvula mitral: diagnóstico, tratamiento y alimentación

Diagnóstico de prolapso de la válvula mitral

El médico sospecha un prolapso de la válvula mitral después de realizar un  examen físico que incluye la auscultación del corazón con el estetoscopio.
El médico puede escuchar un silbido conocido como soplo en el corazón (es decir, una turbulencia del flujo sanguíneo del corazón).
El movimiento anormal de la válvula mitral puede causar un sonido específico similar a un “clic”.
Si el paciente tiene insuficiencia mitral, el médico puede escuchar el ruido del corazón causado por el reflujo de la sangre.

Para diagnosticar el prolapso de la válvula mitral es necesario realizar un ecocardiograma, o sea una ecografía del corazón.
El médico puede observar el movimiento anormal de la válvula en una pantalla y de esta manera puede evaluar el grado del prolapso.

El reflujo mitral se detecta gracias a un ecocardiograma Doppler color.
Un electrocardiograma no es suficiente para realizar el diagnóstico, debido a que puede resultar normal en una persona con insuficiencia mitral grave.

 

prolasso-della-valvola-mitrale-400x399Tratamiento para el prolapso de la válvula mitral

En la mayoría de los casos de prolapso mitral, no es necesario ningún tratamiento porque no hay síntomas y la enfermedad no es tan grave como para someterse a tratamientos médicos.
Todo depende de la gravedad de los síntomas y de las complicaciones como:

  • Reflujo de sangre (insuficiencia mitral)
  • Arritmia

Las personas con prolapso mitral sintomático tienen que someterse revisiones con regularidad.
Los síntomas pueden ser la dificultad para respirar y la fatiga al subir las escaleras, si esto no sucedía pocos meses antes.

Los médicos tienen que prevenir:

  • Arritmia
  • Endocarditis
  • Ictus
  • Tromboembolismo
  • Edema pulmonar

Estas complicaciones pueden surgir en los casos más graves.
El tratamiento para el prolapso de la válvula mitral prevé el tratamiento farmacológico, quirúrgico o ambos.

  • Si el paciente tiene prolapso leve y no hay síntomas, puede seguir con sus actividades cotidianas normales y puede practicar su deporte favorito, por ejemplo: culturismo, correr o natación.
  • En el caso de prolapso grave con la ruptura de las cuerdas, el paciente manifiesta síntomas graves y corre el riesgo de desarrollar complicaciones, por lo tanto, es necesaria una hospitalización inmediata.

Tratamiento farmacológico para el prolapso de la válvula mitral

Los medicamentos para tratar el prolapso mitral son eficaces para reducir:

  • Dolor torácico
  • Reflujo
  • Arritmia

El médico puede prescribir:

  1. Vasodilatadores: ayudan a dilatar los vasos sanguíneos y a reducir la carga de trabajo en el corazón.
  2. Beta-bloqueantes: eficaces para tratar la arritmia y reducir el ritmo cardíaco acelerado (taquicardia).
  3. Anticoagulantes: ayudan a prevenir los coágulos de sangre que pueden formarse cuando una persona padece fibrilación auricular.
  4. Diuréticos: se toman para reducir el líquido en exceso en los pulmones.

 

Intervención quirúrgica para el prolapso de la válvula mitral

La operación quirúrgica se efectúa para reparar o sustituir la válvula mitral.
Generalmente, la válvula mitral se repara, mientras que la aórtica se reemplaza.

Reparación de la válvula mitral los médicos dejan la válvula original en el cuerpo y realizan algunas reparaciones para impedir el reflujo de sangre. El médico puede hacer una anuloplastia mitral para hacer que el anillo exterior de la válvula regrese a su tamaño normal.

 

Testimonio de un paciente

Desde cuando tenía 25 años aproximadamente, tenía un prolapso de la válvula mitral y un soplo en el corazón causados por la válvula mitral y por la válvula aórtica.
Me repararon la válvula mitral insertando un anillo nuevo y una especie de soporte.

Los exámenes preoperatorios a los que me sometí fueron:

  1. Angio TAC con líquido de contraste para realizar una valoración del estado de las coronarias.
  2. Ecocardiografía transesofágica.

Procedimiento
La intervención se realizó con anestesia general y circulación extracorpórea, es decir, conectan el sistema cardiovascular a una máquina de derivación cardiopulmonar.
Esto les permite bloquear el corazón.

No me abrieron el esternón sino que realizaron dos incisiones en las costillas.
El cirujano me dijo que había optado por ese tipo de acceso debido a que alrededor de la válvula aórtica había demasiadas calcificaciones.
El acceso fue a nivel intercostal, me colocaron en posición arqueada hacia atrás.

Yo ya me había sometido a una operación para el remplazo de la válvula aórtica, 15 años antes.
La válvula mitral no es como la aórtica, como no es tan grave, uno se aguanta hasta que ya no se puede continuar con esa situación.
Si el corazón bombea demasiado, se agota, por lo tanto me la hicieron cuando tenía jadeos (disnea).

La cirugía dura 3 horas.
Recuerdo que en el quirófano hacía mucho frío.

Posoperatorio y recuperación
Me desperté entubada, es una sensación muy desagradable, pero ya antes había pasado por ello, así que me convencí a mí misma de que debía permanecer tranquila.
Tenía ganas de llorar.
Además tenía sed, pero no podía beber nada.
Se siente un fuerte dolor de espalda, después de la intervención.

La hospitalización fue de 7 días en un centro de rehabilitación.
Allí realizaba ejercicios de rehabilitación cardíaca.

Cuando me dieron de alta, no tenía ganas de hacer nada y me sentía muy débil.
Fue bastante difícil.

Ahora el problema es que tengo los latidos acelerados y el cardiólogo me ha recomendado realizar deportes que mantengan el ritmo cardíaco a 120 latidos por minuto, por ejemplo montar en bicicleta.
Antes de la intervención no debía esforzar mi corazón.
El problema es que ahora, cuando llego a los 120 latidos por minuto, me siento muy mal y sin embargo el cardiólogo me dice que debo llegar hasta una aceleración de 150 latidos por minuto.
Seis meses después de la operación no debo someterme a revisiones médicas, simplemente debo mantener la presión sanguínea bajo control.

 

Sustitución de la válvula mitral

La sustitución de la válvula se efectúa cuando no se puede arreglar.
En estos casos, la válvula original se sustituye con una válvula artificial.
La válvula artificial puede ser mecánica o biológica.

  1. La válvula mecánica tiene una vida larga, pero hay que tomar anticoagulantes para evitar la formación de coágulos que pueden causar ictus.
  2. La sustitución con una válvula biológica permite evitar el empleo de medicamentos anticoagulantes, sin embargo, tiene que ser cambiada después de un tiempo.

Los médicos prescriben antibióticos a los pacientes antes de la intervención en el dentista u otras intervenciones quirúrgicas para prevenir la endocarditis.

 

Prolapso de la válvula mitral y embarazo

Las mujeres que desean tener hijos y que deben someterse a la operación, deben evaluar con mucha atención las varias opciones de intervención quirúrgica junto con el cardiocirujano.
En caso de una intervención para reemplazar la válvula por una válvula mecánica, la paciente deberá tomar medicamentos anticoagulantes durante toda su vida.
Durante el embarazo, este tratamiento puede provocar:

  • Malformaciones del feto, en los primeros tres meses de embarazo,
  • Un aumento del riesgo de hemorragias, en el último trimestre de embarazo y durante el parto.

En caso de una reparación o de un reemplazo de la válvula por una válvula biológica, la mujer puede llevar a cabo un embarazo normal gracias a que no debe tomar anticoagulantes.
Las mujeres embarazadas con prolapso mitral no tienen el riesgo de sufrir complicaciones, sin embargo, los médicos pueden administrar antibióticos en el caso de infección que puede afectar la válvula mitral.

 

Alimentación y estilo de vida para el prolapso de la válvula mitral

Según la dieta del grupo sanguíneo, los pacientes con prolapso de la válvula mitral deben evitar los cereales que contienen gluten debido a que puede afectar las válvulas. Además, las calcificaciones pueden estar causadas por el calcio que se encuentra en la leche y en los productos lácteos incluidos en la alimentación de las personas.

Se recomienda:

  • Limitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Mantener el peso corporal bajo control: el sobrepeso produce una sobrecarga en el corazón
  • Realizar ejercicio físico con regularidad
  • Evitar actividades y deportes que aumentan la presión torácica (buceo, levantamiento de pesas)
  • Dejar de fumar para mejorar la salud del corazón

 

Prolapso de la válvula mitral: tipos, causas y síntomas