Agrandamiento de la próstata: tratamiento y operación

La próstata agrandada (también llamada hipertrofia prostática benigna o adenoma prostático) es un trastorno frecuente, especialmente en la población anciana.

 

¿Qué hacer? Tratamiento para el agrandamiento de la próstata

Tratamiento médico

Existen varios tratamientos que pueden aliviar los síntomas de la próstata agrandada:

  1. Medicamentos
  2. Tratamientos médicos poco invasivos
  3. Cirugía

El médico receta distintos tipos de medicamentos para el tratamiento de los síntomas urinarios que se deben a la próstata agrandada.
Los hombres con síntomas graves pueden necesitar tomar varios medicamentos a la vez.

Ente los medicamentos se encuentran:

  1. Antibióticos, solo si el paciente tiene una infección
  2. Alfa-bloqueantes
  3. Inhibidores de la 5-alfa reductasa Finasterida y Avidart
  4. Anticolinérgicos – relajan los músculos de la vejiga cuando está hiperactiva

Alfabloqueantes: estos medicamentos no reducen el tamaño de la próstata, pero pueden aliviar los síntomas.
Los alfabloqueantes relajan los músculos de la próstata y del cuello de la vejiga, de esta manera la orina puede fluir con más facilidad.
Estos medicamentos funcionan de manera rápida, entonces los síntomas mejoran dentro de uno o dos días.
Resultan más eficaces para los hombres con la próstata poco agrandada.
Ejemplos de alfabloqueantes son:

  1. Tamsulosina
  2. Alfuzosina
  3. Silodosina

A continuación, se presentan los alfa-bloqueantes más frecuentes:
Nombre genérico de la marca

  • Carduran Neo
  • Sebrane
  • Silodyx
  • Benestan

Estos fármacos son conocidos por tener ciertos efectos secundarios. Los alfa-bloqueantes provocan problemas, tales como:

Estos efectos secundarios pueden aparecer si la presión sanguínea disminuye, si el paciente se levanta o se sienta.

Inhibidores de la 5 alfa reductasa – Finasterida o dutasterida pueden causar un estrechamiento de la próstata.
Por lo tanto, los síntomas urinarios mejoran.
Estos medicamentos son más útiles para los hombres con una hinchazón moderada de la próstata.
Pueden hacer falta hasta seis meses para ver el efecto de estos medicamentos.

Además, reducen los síntomas que provocan dificultad para orinar.
Estos fármacos requieren casi 5-6 meses antes de experimentar mejoras.

Entre los efectos secundarios de estos fármacos se encuentran: disminución del deseo sexual, disfunción eréctil y eyaculatoria (la cantidad de esperma eyaculado se reduce).
Otros de los efectos colaterales son:

  • Ginecomastia (agrandamiento de las glándulas mamarias en el hombre)
  • Depresión y/o ansiedad
  • Eyaculación retrógrada

El tadalafilo es un medicamento que se emplea para el tratamiento de la disfunción eréctil, pero las investigaciones enseñan que también tiene buenos resultados para los síntomas urinarios que se deben a la hiperplasia prostática benigna.
También se pueden llevar a cabo remedios a base de hierbas, tales como la serenoa repens.
Además, se puede optar por la cirugía para tratar el agrandamiento de la próstata.

 

¿Cuándo es necesaria la cirugía para el agrandamiento de la próstata?

Las razones para someterse a cirugía son:

  1. El paciente tiene síntomas graves y los demás tratamientos no han sido eficaces
  2. La próstata agrandada causa infecciones urinarias recurrentes o cálculos en la vejiga
  3. El tratamiento farmacológico no es posible debido a las contraindicaciones o efectos secundarios

La decisión depende del paciente después de tomar en consideración los beneficios y las posibles complicaciones de la cirugía.

Existen diferentes tipos de intervenciones quirúrgicas:

  • Resección transuretral de la próstata (TURP) si la próstata no está demasiado agrandada
  • Prostatectomía simple, solo si la próstata está muy agrandada, pesa más de 120-130g aproximadamente
  • Cirugía con láser, permite la resección del adenoma prostático, aunque esta es menos profunda
  • Incisión transuretral de la próstata (TUIP)
  • Levantamiento prostático uretral

¿Cómo se realiza la cirugía para el agrandamiento de próstata?

Resección transuretral de próstata (TURP): es el tipo de cirugía más empleado para la próstata agrandada.
El médico introduce un cistoscopio en la próstata a través de la uretra (operación endoscópica). Después extrae la próstata.

Prostatectomía simple:
Se realiza en caso de hiperplasia grave de la próstata, cuando pesa más de 120 gramos.
El médico realiza una incisión en el abdomen o en el perineo (la parte detrás del escroto).
Se extrae la parte interna de la próstata, pero la parte externa permanece en su lugar. Después de esta cirugía, puede ser necesario permanecer en el hospital hasta 10 días.

Incisión transuretral de la próstata (TUIP): se parece a la TURP, pero no se extrae la próstata. El cirujano realiza una incisión en la próstata para ensanchar:

  1. El cuello de la vejiga
  2. La uretra

La incisión favorece un flujo más libre de orina.
Normalmente, este tipo de cirugía se realiza en ambulatorios diurnos.

Cirugía robótica
La cirugía robótica es una operación controlada a distancia en la que el cirujano se encuentra lejos del paciente mientras realiza la cirugía.
Los instrumentos del robot replican los movimientos del cirujano y permiten realizar la cirugía con mucha precisión.
El doctor llega hasta la próstata a través de algunos pequeños foros y gestiona la cirugía robótica con instrumentos muy pequeños y de precisión.

Esto le permite:

  1. Realizar la cirugía con mucha precisión
  2. Extraer la glándula prostática del paciente sin perjudicar el tejido a su alrededor

No se forman cicatrices en el abdomen, sino pocas marcas pequeñas que se deben a la cirugía.

La cirugía robótica en urología es un tratamiento ya comprobado para enfermedades no relacionadas con la hipertrofia prostática benigna.
Sin embargo, últimamente el robot se ha empleado cada vez más para el tratamiento de la próstata agrandada.
Estas técnicas se realizan solo en centros de cirugía robótica que tratan a muchos pacientes, pero investigaciones enseñan que los resultados se equivalen a los de la cirugía abierta y hay menos complicaciones.

Fuente: Perioperative Outcomes of Robotic and Laparoscopic Simple Prostatectomy: A European-American Multi-institutional Analysis. Autorino R et al. – Eur Urol. 2015 Jul; 68(1):86-94.

Terapia láser
La terapia láser:

  1. Puede aliviar los síntomas de forma inmediata
  2. Conlleva un riesgo menor de efectos secundarios con respecto a otros tipos de cirugía

La terapia láser puede ser útil para los hombres que no pueden someterse a cirugía porque toman anticoagulantes.

Descripción
Para realizar este tratamiento, el médico introduce el instrumento que emite el láser en la uretra, entonces realiza una incisión.

Un láser de alta potencia destruye (vaporiza) y elimina el tejido prostático en exceso para aumentar el flujo de orina.
El láser actúa solo en la parte central de la próstata (adenoma prostático), entonces conserva el tejido prostático externo que funciona normalmente.
La ablación con Láser de Holmio (HOLEP) se realiza en dos fases:

  1. El cirujano introduce el láser en la uretra hasta llegar a nivel de la próstata
    Después separa el tejido prostático de su cápsula externa.
    El Láser de Holmio es muy preciso porque penetra solo por 0,5 mm en la próstata.
    El tejido prostático que excede se ve empujado hacia la vejiga.
  2. En la segunda fase, el cirujano introduce un instrumento que se llama morcelador en la uretra hasta llegar a la vejiga para fragmentar el adenoma prostático y luego lo succiona.
    Este tratamiento puede causar irritación de la vejiga, por lo tanto después puede ser necesario otro procedimiento de resección.

Cada láser tiene una longitud de onda y unas características diferentes.

Las ventajas del láser son:

  1. Incisión muy precisa
  2. Hemostasia (bloque de la hemorragia) excelente

Las técnicas para extraer el tejido prostático en la hiperplasia prostática benigna pueden ser:

  1. Técnicas de ablación con eliminación del tejido
  2. Técnicas de enucleación, en las que se divide el tejido en grandes lóbulos anatómicos y luego se extrae

Fuente: Recent advances in treatment for Benign Prostatic Hyperplasia –
Simon van Rij and Peter Gilling

Levantamiento prostático uretral
Se trata de un tratamiento poco invasivo para reducir los síntomas urinarios que causa la próstata agrandada.

Se puede realizar bajo anestesia:

  1. Local
  2. Raquídea
  3. General

El levantamiento conlleva la colocación de un implante que elimina los lóbulos de la próstata que obstruyen el flujo de orina.
La ventaja de este tratamiento con respecto a los medicamentos y a la cirugía es que mejora la calidad de vida de los pacientes sin causar efectos secundarios evidentes.

Se puede conseguir que los síntomas mejoren sin afectar a la función eréctil y a la eyaculación.
Los efectos secundarios del levantamiento son leves o moderados, pero temporales.

Fuente: Prostatic urethral lift: A minimally invasive treatment for benign prostatic hyperplasia. – Garcia C, Chin P, Rashid P, Woo HH. – Prostate Int. 2015 Mar;3(1):1-5.

La cirugía estándar tiene un porcentaje de complicaciones durante las relaciones sexuales que es menor con respecto a la cirugía con láser.
En particular, los efectos son mejores por lo que concierne:

  1. La capacidad de erección
  2. La reducción de dolor o molestia durante la eyaculación

Fuente: Sexual dysfunction in men after treatment for lower urinary tract symptoms: evidence from randomised controlled trial. – Brookes ST1, Donovan JL, Peters TJ, Abrams P, Neal DE. – BMJ. 2002 May 4;324(7345):1059-61

Problemas de eyaculación y fertilidad
La eyaculación retrógrada (eyaculación en la vejiga) puede deberse a:

  • Cirugía
  • Medicamentos alfalítico

Estos tratamientos afectan a los receptores del cuello de la vejiga que pierde su capacidad de cerrarse durante la eyaculación.
Entonces, el semen entra en la vejiga en cambio de ser expulsado hacia afuera.
Durante la cirugía se realiza la resección del cuello de la vejiga y por lo tanto este efecto secundario dura para siempre, en cambio si la eyaculación retrógrada se debe al medicamento alfalítico, el síntoma desaparece cuando se suspende la administración.

El tratamiento y la cirugía para la próstata agrandada no causan problemas de erección, pero pueden reducir la fertilidad por la falta de emisión de semen durante las relaciones sexuales.

Artículos Relacionados: