Quemadura solar: qué es y síntomas

La quemadura solar es un trastorno que provoca eritema y edema en la piel por la exposición excesiva de la piel a la luz solar, en concreto a los rayos ultravioleta (UV).

La quemadura solar puede producirse también como consecuencia de la exposición a otras fuentes de luz UV, como las lámparas bronceadoras.
A nivel celular, la quemadura solar provoca alteraciones microscópicas en la piel.

Entre los efectos a largo plazo de las quemaduras solares frecuentes se encuentra:

  • Formación de arrugas
  • Aumento del riesgo de cáncer de piel, en concreto de melanoma (el tipo más peligroso de cáncer de piel)

Cuando estamos de vacaciones, debemos proteger la cara y el cuero cabelludo de los bebés y de los adultos con poco cabello, ya que es muy fácil que se produzca una:

La cabeza es la parte del cuerpo más expuesta a los rayos solares y la menos protegida, por lo que ùede producirse una quemadura incluso durante un simple paseo.
La piel alrededor de la nariz es más delicada y se puede pelar muy fácilmente, por lo que se recomienda aplicar protección solar aunque no estemos en la playa.
Durante el embarazo es más fácil sufrir una quemadura en la barriga, incluso si la persona se ha aplicado protección solar, debido a que a piel es más delicada.

Los labios pueden quemarse como el resto de la piel, ya que tienen la piel muy fina y contienen poca melanina.
Otra diferencia con respecto a la piel es la falta de glándulas sebáceas que hidratan la piel, por lo que los labios tienen más probabilidades de secarse y agrietarse.

Después de pasar unos días en la playa pueden aparecer manchas blancas en la piel.
Esta decoloración de la piel puede deberse a:

  • Pérdida normal de pigmentación después del bronceado
  • Hongo llamado Malassezia furfur, que da lugar a una infección conocida como Pitiriasis Versicolor. Durante la exposición solar, el hongo inhibe la producción de pigmento de la piel y puede provocar descamación de la piel.

 

Quemadura solar con ampollas

  • Si aparecen ampollas, la quemadura es bastante grave.
  • No retirar la capa superficial de la piel, pues esta capa de piel reduce el dolor y reduce el riesgo de infección debido a que impide que el aire entre en contacto con las terminaciones nerviosas sensibles.
  • No pichar las ampollas. Las ampollas son un mecanismo de automedicación de la piel. Estas crean un entorno protegido dentro del cual puede crecer la piel nueva.

 

Signos y síntomas de las quemaduras solares

Los primeros signos de una quemadura solar pueden durar algunas horas.
El efecto final en la piel puede tardar por al menos 24 horas en aparecer.
Entre los síntomas de una quemadura solar se encuentran:

  1. Piel enrojecida, dolorida y caliente
  2. Ampollas que aparecen tras unas horas o días
  3. Fiebre
  4. Escalofríos
  5. Náuseas
  6. Erupciones cutáneas
  7. Picor en la piel
  8. Hinchazón de la cara o de las zonas afectadas (es un síntoma de la inflamación)
  9. Quemadura solar en las piernas (frecuente en los surfistas), que puede provocar:
    • Cojera
    • Dificultad para doblar la rodilla
  10. Descamación de la piel en las zonas quemadas varios días después de la quemadura

Cuando la piel empieza a enrojecerse y a provocar dolor, el daño está hecho.
El dolor se agrava entre 6 y 48 horas después de la exposición al sol.
En caso de quemaduras graves, pueden aparecer ampollas o pompas pequeñas en la piel.

Cuidado con los medicamentos
Algunos medicamentos:

  • Aumentan la irritación solar
  • Provocan una dermatitis similar a una quemadura

Las erupciones cutáneas pueden estar causadas por:

Siempre se debe consultar al médico acerca de los posibles efectos secundarios de los medicamentos ingeridos.

Artículos Relacionados: