Quistes renales: diagnóstico, tratamiento y remedios

 

quistes, renales, riñón, uréteres

Diagnóstico de los quistes renales

En la ecografía de un quiste puede observarse una zona anecogénica (negra), es decir, que está llena de líquido y por lo tanto no envía un eco a la sonda de la ecografía.
Las zonas hipecogénicas también se caracterizan por tener líquido en su interior, mientras que las zonas hiperecogénicas son sólidas y en las imágenes de la ecografía aparecen como una mancha blanca.
Generalmente, las imágenes hiperecogénicas representan un tumor, aunque no siempre es así.
Una zona hipocogénica también puede indicar la presencia de una formación maligna.

El médico puede solicitar una TAC o una resonancia magnética para obtener mayor información.
Si el médico sospecha que hay un quiste maligno, realiza una biopsia para exanimar la composición de la célula.

 

Tratamiento para los quistes renales

Los quistes renales simples y asintomáticos no requieren ningún tratamiento.

¿Cuándo es necesaria una operación?
Los quistes renales complejos tienen un riesgo muy alto de transformarse en tumores y por lo tanto deben tratarse de inmediato.
Para el tratamiento se utilizan los siguientes métodos:

Escleroterapia y aspiración
Generalmente, se le realiza al paciente con venas várices o hemorroides, pero las investigaciones han demostrado que también son beneficiosas para los quistes renales.
Este método consiste en realizar un foro en el quiste con una aguja esterilizada y en drenar el líquido de su interior para reducir su tamaño.
Después, se llena el quiste con una sustancia que contiene alcohol (generalmente se utiliza el etanol) que endurece el tejido.
Este método se realiza con anestesia local y es muy eficaz para eliminar los quistes pequeños.

Si el quiste está infectado, el tratamiento inicial consiste en la administración de antibióticos.

Intervención quirúrgica de decorticación laparoscopica del quiste
Esta cirugía se realiza con anestesia general o total.
Se realizan pequeñas incisiones en el quiste y luego se llena de gas. Esta intervención elimina el quiste e impide que se formen recidivas. Esta intervención quirúrgica se realiza solamente si el método de aspiración no ha tenido éxito.

 

Remedios naturales y alimentación para los quistes renales

Los riñones son los órganos encargados de eliminar los desechos del cuerpo, por lo tanto, se recomienda tener una alimentación sin excesos de proteínas, grasas, sodio y fósforo.
La sal es perjudicial sobre todo para las personas con insuficiencia renal.
Muchas personas piensan que el sodio solamente está presente en los alimentos salados (por ejemplo en las patatas fritas), pero en realidad también se encuentra en los dulces y en las bebidas con gas, que contienen mucha sal.
Hay que evitar la galletas, las tortas y las bebidas como Coca-Cola, Sprite y otras ya que también son perjudiciales para la salud.
Se recomienda tener una alimentación que contenga mucha fruta fresca y fruta seca verduras, legumbres, nueces, almendras, semillas de Chia y otros productos vegetales para que la salud de los riñones sea excelente.

Los alimentos de origen animal son necesarios para evitar una deficiencia de vitamina B12.
El pescado es el alimento de origen animal más adecuado para prevenir la hipertensión.
Existen varias teorías de la medicina natural para yudar a prevenir y reducir los quistes renales.
Entre las más eficaces se encuentra la dieta del grupo sanguíneo del Doctor estadounidense D’Adamo y el Doctor italiano Mozzi.
Según este tipo de medicina natural, la leche y lo producos lácteos son los responsables de la formación de quistes, por lo tanto, hay que evitar el consumo de estos alimentos para impedir el desarrollo de la enfermedad.

 

Bibliografía

Valdair F. Muglia and Antonio Carlos Westphalen. Bosniak classification for complex renal cysts: history and critical analysisRadiol Bras. 2014 Nov-Dec; 47(6): 368–373.

 

Quistes renales: clasificación y síntomas