Remedios naturales y caseros para el estreñimiento

Remedios naturales y caseros para el estreñimiento en adultos

Los adultos deben beber mucho y realizar una actividad física diaria o al menos 3 veces por semana para favorecer el buen funcionamiento intestinal.

Los alimentos que se pueden comer para el estreñimiento son:

  • Ciruelas,
  • Semillas de lino,
  • Kiwi,
  • Almendras,
  • Calabaza,
  • Calabacines,
  • Jengibre,
  • Nueces,
  • Moras.

Laxantes sin receta médica para el estreñimiento obstinado

Los laxantes se deben emplear como último recurso.

Existen varios tipos de laxantes:

  • Estimulantes – se contraen rítmicamente los músculos del intestino, por ejemplo Ducolax.
  • Lubricantes – ayudan a que las heces desciendan más fácilmente, por ejemplo el aceite mineral.
  • Ablandadores de heces – rehidratan (humedecen) las heces, por ejemplo Colace.
  • Suplementos de fibra – son quizás los laxantes más seguros, por ejemplo FiberCon. Es necesario beber mucha agua al ingerirlos.
  • Osmóticos – facilitan el movimiento de fluidos a lo largo del colon, por ejemplo Sorbitol.
  • Laxantes salinos – atraen agua al colon, por ejemplo, la leche de magnesia.

Fermentos lácticos
Los fermentos lácticos y prebióticos se utilizan para regular la flora intestinal y mejorar la digestión, sobre todo tras la administración de antibióticos. En particular, se recomiendan los productos que contienen tanto Lactobacillus acidophilus como Bifidobacterium lactis.

Embarazo o lactancia materna
Las mujeres embarazadas deben modificar la dieta para aumentar la fibra y beber más íquidos.
Si los remedios caseros no funcionan, el médico puede recetar un laxante para evacuar las heces con mayor regularidad.
Existen varios laxantes seguros para las mujeres embarazadas, que no se absorben en el sistema digestivo y no afectan al embarazo.
Los laxantes que se pueden tomar durante el embarazo son los osmóticos: lactulosa, magnesia San Pellegrino, sorbitol.

Remedios naturales para el estreñimiento en bebés y niños

A menudo, bastan algunos simples cambios en la dieta y en el estilo de vida para aliviar el estreñimiento en los niños:

La posición puede facilitar la evacuación y que sea más eficaz. Las placas turcas son el tipo de inodoro ideal; como alternativa, se recomienda apoyar los pies en un taburete o un objeto elevado para aumentar la compresión abdominal.

El shiatsu puede ser muy eficaz para llevar a cabo una evacuación completa: al acudir al baño, se debe presionar un punto en el dorso de la mano, ubicado entre el índice y el pulgar, bajo el segundo metacarpo. Esta acción favorece la evacuación y el buen funcionamiento del intestino grueso.

¿Qué comer? Una dieta rica en fibra
Una dieta rica en fibra puede ayudar a que el cuerpo del niño forme heces blandas. La ingesta recomendada de fibra alimentaria (dietética) es de 14 gramos por cada 1.000 calorías en la dieta del niño.
La cantidad recomendada para los más pequeños es de 20 gramos de fibra dietética al día. Para las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes es de 30 gramos al día, mientras para los chicos adolescentes es de 40 gramos al día.
Se deben dar al niño alimentos ricos en fibra, tales como alubias, cereales integrales, fruta y verduras.
Una cucharada de aceite de oliva es un remedio muy eficaz para el estreñimiento.

¿Qué alimentos deben evitarse?
Entre los alimentos que favorecen el estreñimiento destacan los siguientes:
Leche, productos lácteos, carne, pan tostado industrial y dulces.

Mucho líquido
El agua y otros líquidos ayudan a ablandar las heces del niño. Se recomienda evitar darle al niño mucha leche porque contribuye al estreñimiento.
Animar al niño a que se siente en el inodoro durante 5/10 minutos después cada comida. Mantener este hábito, también durante las vacaciones de verano.

Recompensar los esfuerzos del niño, no los resultados
Premiar a los niños pequeños cuando van a evacuar con adhesivos, libros o juguetes.
No castigar al niño si ensucia la ropa interior.

Niños solo que toman leche (lactantes)
Si el niño está estreñido y todavía no ha empezado a comer alimentos sólidos, el primer tratamiento es darle agua para beber, además de la cantidad habitual de leche materna.
Si se utiliza leche en polvo, se debe preparar la bebida siguiendo las instrucciones del fabricante y no diluir la mezcla.
Se recomienda mover delicadamente las piernas del niño como si fuera en bici y masajear el abdomen (barriga) para estimular los órganos abdominales.

Niños que pueden comer alimentos sólidos (tras la lactancia)
Si el niño tiene al menos 1-2 años (o cuando deja de beber leche materna), debe beber mucha agua o zumos de fruta diluidos.
El niño debe comer mucha fruta, también triturada, dependiendo de su capacidad para masticar. Las mejores frutas para los niños son:

  • Manzanas,
  • Albaricoques,
  • Uvas,
  • Melocotones,
  • Peras,
  • Ciruelas,
  • Ciruelas pasas,
  • Frambuesas,
  • Fresas.

Se recomienda no obligar al niño a comer si no quiere. Al insistir, puede convertir las comidas en una batalla y el niño puede asociar la comida a una experiencia negativa y estresante.
Además de comer fruta, los niños deben seguir una dieta equilibrada que incluya verduras y alimentos integrales, como pasta y pan integral.
Si el niño sigue estando estreñido tras los cambios de la dieta, el médico puede recetar un laxante. Los laxantes que forman volumen no son adecuados para los niños, por lo que se suele recomendar un laxante osmótico. Sin embargo, si no funciona, el médico puede prescribir un laxante estimulante.

Consejos para los padres
Una dieta rica en fibra y con muchos líquidos ayuda, aunque el niño esté en tratamiento con laxantes.
Se recomienda alentar al niño a ir al baño periódicamente y dejarle mucho tiempo para la evacuación.