Retinopatía diabética: síntomas, complicaciones y diagnóstico

Síntomas de la retinopatía diabética

Por lo general, la retinopatía diabética no presenta síntomas evidentes hasta que no se alcanza una etapa avanzada.
Una retinopatía no identificada ni tratada puede conducir a la ceguera improvisa.
Por ello, es indispensable someterse a controles periódicos en caso de diabetes.

Otros síntomas de la retinopatía avanzada pueden ser:

  • Manchas flotantes en el campo visual (miodesopsias)
  • Visión borrosa
  • Reducción de la visión nocturna
  • Pérdida improvisa de la visión

 

Complicaciones de la retinopatía diabética proliferativa

Retinopatía diabética, ojo

Retinopatía diabética

  1. Hemorragia vítrea: los nuevos vasos sanguíneos son delicados y pueden sangrar en el cuerpo vítreo, una sustancia semigelatinosa situada en el interior del ojo.
    La hemorragia impide que la luz llegue a la retina.
    Si la hemorragia vítrea es pequeña, se pueden ver manchas negras flotando en el ojo.
    Una hemorragia muy grande podría bloquear completamente la visión, haciendo que pase únicamente la luz y la oscuridad. La hemorragia vítrea no provoca por sí sola la pérdida de visión permanente.
    Al retirar la sangre, la visión puede volver a la situación anterior, a menos que la se haya dañado la mácula.
  2. Desprendimiento de retina por tracción vítreorretiniana: el tejido cicatricial de la neovascularización se contrae, provocando el arrugamiento de la superficie de la retina, que se ve desplazada de su posición habitual.
    La pérdida de visión es más grave si la mácula o grandes áreas de la retina se han despegado.
  3. Glaucoma neovascular: si se cierran varios vasos retinianos puede producirse una neovascularización en el iris (parte coloreada del ojo). En este caso, los nuevos vasos sanguíneos pueden bloquear el flujo normal de líquido fuera del ojo.
    Se acumula un exceso de presión en el ojo, una situación particularmente grave que puede ocasionar daños en el nervio óptico.

Diagnóstico de la retinopatía diabética

La retinopatía diabética se puede diagnosticar mediante un examen ocular completo.
El examen se concentra principalmente en la evaluación de la retina y de la mácula e incluye:

  • Análisis de la historia clínica del paciente para determinar la dificultad de visión, la presencia de diabetes y otros problemas de salud que pueden afectar a la visión.
  • Medición de la agudeza visual para determinar el alcance de la visión central.
  • Autorefractometría, para determinar la necesidad de cambios en las gafas o lentes de contacto.
  • Evaluación de las estructuras oculares, incluyendo la evaluación de retina con pupila dilatada.
  • Medición de la presión interna del ojo.
  • Fotografía del fondo de ojo (retinografía) para evaluar cambios en la retina a través del tiempo.
  • Angiografía con fluoresceína de la retina para evaluar las alteraciones de los vasos sanguíneos de la retina. Se realiza mediante la inyección de un colorante (fluoresceína de sodio) por vía intravenosa y luego se toman fotos del fondo de ojo.
  • Tomografía óptica computarizada (OCT), examen que muestra la superficie de la retina.

 

Retinopatía diabética: clasificación, causas y etapas