Tabique nasal desviado: causas, síntomas y complicaciones

El tabique nasal desviado es una patología en la que está presente un desplazamiento del tabique que obstruye la respiración.
Anatómicamente, el tabique nasal separa las dos cavidades nasales y se compone de dos huesos y de un cartílago cuadrangular.

En condiciones normales, el tabique nasal está situado en el centro y, por lo tanto, separa las fosas nasales de manera simétrica. En cambio, si el tabique está desviado, la parte superior del cartílago está desplazada a la izquierda o a la derecha, de una manera anormal.
Se puede verificar una deformidad de forma de “S” (tabique en S itálica), o sea, la parte superior del tabique se desplaza hacia un lado y la parte inferior hacia el otro lado.

La mayoría de las personas tienen un tabique ligeramente desviado.

Las estimaciones indican que el 80% de las personas tiene un desplazamiento del tabique nasal.
Sólo las desviaciones más graves causan problemas respiratorios y necesitan tratamiento.

Causas de la desviación del tabique nasal

Estas son las principales causas de la desviación del tabique nasal:

  • Congénita, es decir, está presente desde el nacimiento
  • Después de un traumatismo en la nariz: se puede verificar una fractura cuando se practica un deporte de contacto, luchando, o en el caso accidentes de tráfico
  • Algunas personas piensan que la inhalación de cocaína provoca la desviación del tabique nasal, pero, en realidad, puede causar perforación.

 

¿Cómo se manifiesta el tabique desviado? Los síntomas

La mayoría de las desviaciones del tabique son asintomática, el paciente apenas se da cuenta de que tiene un tabique desviado. Sin embargo, algunas desviaciones del tabique nasal pueden ocasionar los siguientes signos y síntomas:

  • Oclusión de una o ambas fosas nasales – Dificulta la respiración a través de la fosa nasal tapada: esto es más evidente cuando se tiene un resfriado, una infección del tracto respiratorio superior o una alergia. El paciente tiene siempre la sensación de tener la nariz tapada o congestión.
  • Sangre por la nariz (o epistaxis) – La superficie del tabique nasal desviado puede secarse, y esto aumenta el riesgo de sangre de la nariz.
  • Dolor en la cara – A pesar de los numerosos debates sobre las posibles causas del dolor de cabeza, una severa desviación del tabique nasal, que ejerce presión contra la pared nasal interna, puede ser una posible causa de dolor facial.
  • Respiración ruidosa durante el sueño – Entre los posibles trastornos, el ruido producido por la nariz ocurre en bebés y niños con un tabique desviado o con una hinchazón de los tejidos dentro de la nariz.
  • Ciclo nasal – el ciclo nasal es la alternancia de fases de congestión y descongestión de las fosas nasales: antes se produce en lado de la nariz y luego, lo mismo pasa también en el otro lado. Este fenómeno es fisiológico, pero puede indicar la presencia de la obstrucción nasal importante.
  • Dormir siempre del mismo lado – Algunas personas prefieren dormir de un lado determinado para optimizar la respiración nasal durante la noche: este es el efecto de una desviación del tabique nasal que estrecha una fosa nasal.
  • Apnea del sueño – La desviación del tabique es un factor de riesgo para la apnea del sueño, además, el paciente a menudo ronca.
  • Sequedad de boca – la sequedad se produce especialmente por la mañana al despertar.
  • Infecciones respiratorias – el paciente puede estar predispuesto a la faringitis, laringitis, dolor de garganta (con mucosidad), sinusitis, bronquitis.
  • Ojeras o bolsas bajo los ojos.
  • Algunas personas piensan que la desviación del tabique nasal ocasiona mareos, acúfenos o pérdida de la audición, pero realmente no está directamente relacionado con estos síntomas.

 

Complicaciones de la septoplastia

Estas complicaciones se producen durante o después de la cirugía, y se relacionan fácilmente con la anestesia local o regional hechas al paciente.

Las principales complicaciones de la septoplastia son:

  • Hemorragia grave en la nariz – Esto se produce generalmente en las primeras horas después de la cirugía o en primeros cinco/diez días después. En esta situación, el cirujano inserta tapones en la nariz, u es necesaria otra operación quirúrgica.
  • Infección de la nariz, incluso grave – Si el paciente después de la cirugía tiene dolor y la nariz tapada, se necesita una visita al médico de cabecera tan pronto como sea posible.
  • Perforación del tabique nasal – Por lo general no ocasiona problemas, pero se puede oír un silbido por el agujero donde pasa el aire dentro y fuera de la nariz. Para corregir este defecto es necesaria una nueva operación quirúrgica.
  • Cambio de la forma de la nariz – es inusual, se corrige con una intervención quirúrgica adicional.
  • Entumecimiento de los dientes superiores – el nervio que recoge la sensibilidad de los dientes superiores se encuentra cerca del tabique nasal: en esta operación quirúrgica se puede dañar de manera parcial o completa.

 

Tabique nasal desviado: diagnóstico, tratamiento y pronóstico