Tipos de presión arterial baja (postural, postprandial, neurológica mediada y atrofia multisistémica)

Tipos de presión arterial baja

1) Hipotensión postural u ortostática.
Se trata de una caída repentina de la presión arterial cuando nos levantamos de una posición sentada o acostada.

El suministro de sangre adecuado a los órganos depende de tres factores:

  1. Corazón fuerte, ya que debe bombear la sangre hacia todo el cuerpo
  2. Arterias y venas que consigan restringirse (vasoconstricción)
  3. Cantidad suficiente de sangre y líquido dentro de los vasos sanguíneos

Mantener la presión sanguínea bajo control depende del sistema cardiovascular y del sistema nervioso autónomo.
Cuando una persona se pone de pie, en posición erecta, los receptores de la presión (células barorreceptoras) que se encuentran en las arterias carótidas y en la aorta, detectan una disminución repentina de la tensión debido a la fuerza de gravead.

La gravedad impulsa la sangre hacia las piernas cada vez que la persona se pone de pie.
El sistema simpático se estimula de manera casi inmediata y el cuerpo compensa la disminución de la presión mediante:

  1. Aumento de la frecuencia cardíaca
  2. Estrechamiento de los vasos sanguíneos

Estas respuestas del cuerpo ayudan a aumentar la presión sanguínea.

En las personas con hipotensión postural, este mecanismo de compensación no funciona y la presión arterial disminuye drásticamente, causando vértigo, mareos, visión borrosa e incluso desmayo.

La tensión disminuye de:

  • Por lo menos 10 mmHg, para la tensión diastólica
  • Por lo menos 20 mmHg, para la tensión sistólica

Por lo general, la hipotensión ortostática dura sólo unos segundos o minutos. Sin embargo, si dura más tiempo puede ser el signo de un problema más grave.

La hipotensión postural puede ocurrir por varias razones, como:

  • Deshidratación – provoca una reducción del volumen de la sangre en circulación. Puede estar causada por:
  • Falta de movimiento – descanso prolongado en cama
  • Embarazo
  • Enfermedad de Parkinson
  • Trastornos del sistema endocrino, como diabetes, insuficiencia suprarrenal y trastornos de la tiroides
  • Problemas del corazón, algunas enfermedades cardíacas pueden provocar tensión arterial baja:
    • Bradicardia (frecuencia cardíaca reducida)
    • Alteraciones de las válvulas cardíacas, el ventrículo no se llena por completo
    • Insuficiencia cardíaca
    • Infarto, puede provocar daños generalizados en el corazón limitando su capacidad de bombear la sangre
  • Calor excesivo
  • Algunos problemas neurológicos

Existen varios medicamentos que también pueden causar hipotensión postural, especialmente:

  1. Los que se emplean para tratar la presión alta – diuréticos, betabloqueantes, bloqueadores de los canales de calcio e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina
  2. Antidepresivos
  3. Medicamentos utilizados para tratar la disfunción eréctil

La hipotensión postural es frecuente en los ancianos, más del 20 por ciento de las personas mayores de 65 años que sufre de esta enfermedad. Esta enfermedad también puede afectar a las personas jóvenes y sanas que se levantan de repente después de haber estado sentadas con las piernas cruzadas durante mucho tiempo o después de haber trabajado en cuclillas durante un tiempo.

2) Hipotensión postprandial.
La hipotensión postprandial es una caída repentina de la presión arterial después de haber comido. Afecta principalmente a los ancianos en los que la regulación de la tensión es más lenta debido a la rigidez de las paredes de las arterias.
Una gran cantidad de sangre fluye en el sistema digestivo después de haber comido. Normalmente, el cuerpo combate este fenómeno aumentando la frecuencia cardíaca y apretando algunos vasos sanguíneos para mantener la presión arterial normal. En algunas personas estos mecanismos no funcionan, causando:

  • Vértigo
  • Debilidad
  • Sudoración excesiva
  • Sensación de desmayo
  • Caídas

A menudo, la hipotensión postprandial afecta a las personas con la presión alta o problemas en el sistema nervioso autónomo, como la enfermedad de Parkinson.
Para reducir los síntomas hay que disminuir la dosis de los medicamentos para la presión y comer porciones pequeñas.

3) Hipotensión neurológica mediada.
Este problema provoca una caída de la presión arterial después de permanecer de pie durante mucho tiempo, causando signos y síntomas como vértigo, náusea y desmayo.
La hipotensión neurológica mediada afecta principalmente a los jóvenes y ocurre a causa de un error en la comunicación entre el corazón y el cerebro.
Cuando se permanece de pie durante mucho tiempo, la presión arterial disminuye y la sangre se concentra en las piernas.
Entonces, el cuerpo realiza cambios para normalizar la presión.
Pero en las personas con la hipotensión neurológica mediada, los nervios en el ventrículo izquierdo del corazón señalan al cerebro que la presión arterial es demasiado alta, en lugar que demasiado baja.
Por consiguiente, el cerebro provoca una vasodilatación y la disminución de la frecuencia cardíaca, reduciendo aún más la presión arterial.
Esto provoca una acumulación de sangre en las piernas y menos sangre en el cerebro, causando mareos y riesgo de desmayos.

4) Atrofia multisistémica con hipotensión ortostática.
Este problema poco común (llamado también síndrome de Shy-Drager) causa daños progresivos en el sistema nervioso autónomo que controla las funciones involuntarias como:

  1. Presión arterial
  2. Ritmo cardíaco
  3. Respiración
  4. Digestión

Aunque esta enfermedad puede estar relacionada con temblores musculares, lentitud de movimientos, problemas de coordinación, problemas de habla, incontinencia, la característica principal es una hipotensión ortostática grave junto con la presión arterial muy alta cuando se está acostados.

 

Tensión baja: causas y síntomas