Tratamiento para la presión alta en el embarazo y alimentación

¿Qué hacer? tratamiento para la presión alta en el embarazo

Medicamentos para la hipertensión

  • Opción principal de tratamiento: alfametildopa (Aldomet), dosis 250-2000 mg/die
  • Opción secundaria: labetalol (Trandate), dosis 200-1200 mg/die. Algunos datos indican que el empleo de labetalol puede provocar un retraso en el crecimiento intrauterino del feto (Von Dadelszen 2000, Easterling 1999)
  • Si va acompañada de preeclampsia: nifedipino (Adalat – contraindicado antes de la semana 20 de gestación)

Medicamentos para la preeclampsia

  • Opción principal: nifedipino (10-40 mg/die) o labetalol (200-1200 mg/die)
  • Opción secundaria: además del labetalol, la nitroglicerina transdérmica (5-10 mg/die)
  • Tercera opción: clonidina (Catapresan)

El tratamiento conservador no está recomendado por toda la comunidad médica, en los Estados unidos de América, la inducción al parto es precoz.

Según un estudio de K. M. Petersen et all.  (Department of Cardiology, Rigshospitalet, University Hospital Copenhagen, Copenhagen, Denmark), durante el embarazo, los betabloqueantes pueden provocar:

  • Retraso del crecimiento
  • Nacimiento prematuro
  • Mortalidad perinatal

Reposo en cama sobre el costado izquierdo
Según algunos autores de libros de medicina, el reposo en cama aumenta el flujo sanguíneo hacia los riñones y en la circulación sistémica.
Esto provoca una disminución de la presión sanguínea.
Sin embargo, estudios muestran que el reposo:

  • No impide que avance hasta desarrollarse formas más graves de hipertensión durante el embarazo
  • Aumenta el riesgo de formación de trombos y embolismos

Inducción del parto

Indicaciones del feto para la inducción del parto

  1. Ecografía
  2. Oligohidramnios (líquido amniótico reducido) (AFI<3)
  3. Inversión del flujo sanguíneo diastólico en la arteria umbilical
  4. Subdesarrollo fetal grave (<5° percentil)

Indicaciones de la mujer para la inducción del parto

  • Valores de presión alta que no responden al tratamiento (la presión no disminuye incluso si la mujer toma medicamentos)
  • Síntomas clínicos de eclampsia inminente: cefalea, escotoma (manchas o luces en el campo visual), pérdida de la visión en un ojo, acúfenos, vértigo, dolor abdominal en la parte alta, náuseas, vómito, neuropatías periféricas, alteraciones del estado de conciencia
  • Síndrome de HELLP
  • Insuficiencia cardíaca, edema pulmonar agudo, accidentes cerebrovasculares agudos
  • Hígado hinchado
  • Oligoanuria (disminución de la orina) < 0.5 ml/kg/por hora, a pesar del consumo de líquidos
  • Complicaciones obstétricas (rotura precoz de las membranas, contracciones uterinas, desprendimiento inesperado de la placenta, sangrado)

El tratamiento varía dependiendo de la semana de gestación

  • Antes de la semana 24, el médico suele recomendar la interrupción voluntaria del embarazo
  • Entre las semanas 24 y 34 se puede optar por un tratamiento con corticoides para prolongar el embarazo
  • Después de la semana 34 y el noveno mes de embarazo, (semanas 35, 36, 37, 38, 39 y 40), el médico recomienda inducir el parto

 

hipertensión, embarazo, preeclampsia, tratamiento

 

Dieta y alimentación para la presión alta en el embarazo

La alimentación, acompañada del ejercicio físico, es el tratamiento natural más importante para la hipertensión.
Además, según la dieta del grupo sanguíneo:

  1. La presión sistólica alta está causada por el consumo de leche y productos lácteos y por la carne de cerdo
  2. La presión mínima alta está causada por el consumo de cereales (pasta arroz, pizza, pan, maíz, etc.)

¿Qué se debe comer?
Los vegetales (frutas y verduras) tienen una cantidad muy baja de sodio y un alto contenido de potasio. Esto ayuda a disminuir la presión.
Según el higienismo, una dieta vegana con la mayoría de los alimentos crudos es una medida suficiente para que los valores de la presión sanguínea vuelvan a la normalidad.

 

Tensión alta en el embarazo: síntomas y consecuencias