Uñas amarillas y negras: por hongos y por esmalte

Las uñas amarilla y negras pueden estar causadas por varias razones, es necesario conocer la causa para elegir el tratamiento y los remedios naturales más adecuados.

 

Uñas amarillas

Las uñas pueden volverse de color amarillento por varios motivos:

  • Esmalte de uñas, los esmaltes de baja calidad o de colores fuertes pueden teñir las uñas, sobre todo si antes no se aplica una base transparente
  • Cigarrillo, los dedos y las uñas de los fumadores se vuelven de color amarillo debido a la nicotina que se encuentra en los cigarrillos
  • Enfermedades del sistema respiratorio, como bronquitis crónica, derrame pleural y otras

Las uñas están formadas por varias capas principalmente con:

  • Queratina, la sustancia de la que también están formados los cabellos
  • Sales minerales, especialmente calcio y zinc
  • Grasas o lípidos
  • Agua

Las uñas tienen una forma levemente encorvada (convexa).
Las uñas sanas suelen ser de color semi transparente. El color rosa de las uñas se debe a la piel sobre la que se encuentran apoyadas: lecho ungueal.

 

Anatomía de las uñas

Lámina ungueal
Está formada por tres capas:

  • Ventral: es la capa más profunda y blanda en la que se encuentran pocas células de queratina, algunas de ellas aún vivas
  • Intermedia: es la capa intermedia y la más gruesa debido a que las células de queratina comienzan a morir y por lo tanto se endurecen
  • Dorsal: es la capa más superficial y la más dura, las células de queratina están muertas y completamente endurecidas

En la lámina ungueal no hay vasos sanguíneos o nervios, está alimentada por los vasos sanguíneos que se encuentran debajo de la lámina (lecho ungueal).

Matriz, lúnula y eponiquio
La matriz es donde se origina la uña:

  • Produce las células que forman la lámina ungueal
  • Tiene bajo control el crecimiento de la uña

En la base de la uña, se observa una media luna (lúnula) de color claro o blanca.
Sobre la lúnula se observa una fina capa de piel, o cutícula, llamada eponiquio.

Lecho ungueal
El lecho ungueal es la parte sobre la que reposa la lámina.
Se trata de una capa de piel con una gran cantidad de vasos sanguíneos, esto es lo que le proporciona el color rosa a la uña.

Extremo e hiponiquio
El extremo libre es el borde libre de color blanco que sobresale de la yema del dedo.
Debajo de la lámina, cerca de la yema del dedo, se observa una franja de piel que se conoce como hiponiquio. Este pedazo de piel protege la uña creando una barrera contra los gérmenes e impidiendo que se introduzcan en el lecho ungueal.

Bordes 
Se trata de los bordes laterales de la uña.

Si la uña se daña, pueden producirse cambios en:

  • Color, la lámina puede volverse blanquecina o amarillenta y el color del lecho ungueal puede cambiar.
  • Forma y aspecto, pueden formarse hendiduras o estrías en la superficie de la uña
  • Estructura, pueden volverse frágiles y romperse fácilmente, también pueden dejar de crecer.

Onicomicosis

 

 

Uña amarilla por hongos

Los hongos suelen penetrar en la uña a través de las lesiones cutáneas o de microtraumatismos en la uña.

Otros factores que aumentan el riesgo de infección fúngica, u onicomicosis, son:

  • Enfermedades inmunodepresoras, diabetes, problemas de circulación
  • Ambientes húmedos y calientes (por ejemplo, zapatos que no permiten la transpiración, piscinas) la probabilidad de contraer una infección fúngica es muy alta.

Los hongos puede afectar a:

  1. Lámina ungueal: la superficie de la uña se vuelve blanquecina y áspera
  2. Matriz de la uña: toda la uña, o una parte de ella, se vuelve gruesa y de color amarillento o blanquecino.

Los síntomas más frecuentes de una infección por hongos en las uñas del pie y de la mano son:

  • El hongo provoca el blanqueamiento de la uña y altera su pigmentación, produciendo un color amarillo que luego se convierte en marrón.
  • Esta infección empieza por una mancha pequeña que aumenta gradualmente de tamaño hasta cubrir toda la uña.
  • El hongo en la uña provoca una alteración en la superficie de la uña, que se vuelve áspera, gruesa, dañada e incluso puede desmoronarse.
  • Esta enfermedad es muy dolorosa y en los casos más graves puede provocar mal olor.

Prevenir los hongos en las uñas no es difícil:

  • Se deben cambiar los calcetines todos los días
  • No caminar descalzo en lugares públicos
  • Curar las heridas de los dedos para evitar que se infecten

Si la infección por hongos no se trata a tiempo, puede aumentar y propagarse a otras uñas.

Las personas con diabetes deben tratar de inmediato las uñas infectadas, ya que tienen un mayor riesgo de propagación de la infección debido al alto nivel de glucemia. Las personas que toman muchos medicamentos también tienen un alto riesgo de propagación de la infección en los pies, porque su sistema inmunológico está debilitado.
Si no se trata, puede convertirse en una infección bacteriana crónica o una enfermedad de la piel. El cuidado de las uñas con regularidad reduce las posibilidades de padecer hongos y otras enfermedades.

 

uña negra, hematoma, traumatismo

Uña negra debido a un traumatismo

No se trata de un problema grave, pero puede llegar a provocar la caída de la uña.
El golpe suele ocurrir en una sola uña, a menudo en la uña del dedo gordo del pie.
La uña del pie sufre un golpe o una contusión cuando:

  • Un objeto pesado cae sobre ella
  • Se ejerce una presión excesiva, por ejemplo si los zapatos están apretados
  • Se da un golpe fuerte contra una superficie dura, por ejemplo en las esquinas de los muebles

El golpe provoca dolor y puede causar la ruptura de los capilares que se encuentran en el lecho ungueal.
Cuando los capilares del dedo se rompen, aparece un hematoma.

En este caso, la uña se oscurece y se muestra de color azul o violáceo hasta que se reabsorbe la sangre.
Si la punta de la uña es blanca, el origen podría ser una patada o un golpe con una superficie dura.
Estas manchas blancas en los dedos de los pies desaparecen al cabo de unos días con el crecimiento de la uña.

 

 

Uñas pálidas y opacas

Si el lecho ungueal es de color claro, esto puede indicar anemia, una enfermedad de la sangre caracterizada por un número reducido de glóbulos rojos.

La anemia, que se debe a los bajos niveles de hierro, provoca una cantidad insuficiente de oxígeno en la sangre.
Por consiguiente, la piel y los tejidos se vuelven más claros, incluso los que se encuentran debajo de las uñas.
La anemia es una de las causas más comunes de uñas blancas durante el embarazo.
Se deben consumir alimentos ricos en hierro, incluyendo:

  • Verduras de hoja verde
  • Legumbres: lentejas, garbanzos y alubias.

 

Líneas verticales oscuras en las uñas

Las bandas longitudinales pigmentadas se manifiestan con frecuencia en las uñas de personas de piel oscura.
Estas manchas causan problemas a la hora de diagnosticarlas, ya que pueden confundirse con el melanoma subungueal.
El melanoma subungueal representa el 50% de los melanomas en personas de piel oscura, raramente se produce en las personas de piel clara.

En pacientes con un riesgo mayor, deben considerar el diagnóstico de melanoma hasta que se demuestre lo contrario mediante una biopsia.

 

Síndrome de la uña amarilla

El síndrome de la uña amarilla es una enfermedad rara que se manifiesta 3 signos típicos:

  • La uña crece lentamente y se vuelve más gruesa y la uña adquiere un tono amarillento
  • Linfedema, acumulación de una sustancia del cuerpo llamada linfa en algunas partes del cuerpo, sobre todo en los miembros inferiores
  • Problemas respiratorios, entre los cuales:

Aún no se conoce con exactitud la causa de este síndrome, pero algunas de las hipótesis refieren que pueda derivarse de:

  • Tumores malignos.
  • Síndrome de inmunodeficiencia (SIDA).
  • Enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide.
    Cuando se manifiesta en pacientes con artritis reumatoide, el síndrome de la uña amarilla es especialmente visible en pacientes tratados con medicamentos que contienen tiol (por ejemplo bucilamina y auriomalato sódico); se cree que estos fármacos influyen sobre las enfermedades de las uñas.
  • Trastorno de la circulación linfática.

Otros investigadores (D’Alessandro A, Muzi G, Monaco A, Filiberto S, Barboni A, Abbritti G. Yellow nail syndrome: does protein leakage play a role?. Eur Respir J. 2001;17:149–52) sospechan que la causa del síndrome de la uña amarilla está vinculada a la pérdida de proteínas, producida por un aumento de la permeabilidad de la microcirculación; de hecho, esta enfermedad se manifiesta a menudo en pacientes con:

  • Hipoalbuminemia
  • Derrame pleural
  • Linfedema

Este síndrome puede desaparecer por sí solo, pero los síntomas respiratorios deben ser tratados por un médico para evitar complicaciones graves.

 

Uñas amarillas y negras: tratamiento y remedios naturales