Uveítis ocular: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico, exámenes y pruebas para la uveítis ocular

Para diagnosticar la uveítis será necesario hacer un examen ocular completo que comprende:

  • Examen físico con la lámpara de hendidura
  • Control con el oftalmoscopio después de la dilatación de la pupila

El médico controlar la historia clínica del paciente.
Se pueden efectuar pruebas de laboratorio para excluir una infección o una enfermedad autoinmune.

El médico puede prescribir otros exámenes, tales como:

  • Angiografía con fluoresceína
  • Tomografía computarizada óptica (OCT)
  • RMI para excluir la esclerosis múltiple

 

Tratamiento para uveítis e iritis ocular

 Es posible que el médico prescriba fármacos corticoides para bajar la inflamación ocular.
Según el tipo de uveítis, la cortisona se administra en forma de:

Dado que la uveítis anterior afecta a la parte anterior del ojo, es fácil de tratar con colirios.

Normalmente, la uveítis posterior se trata con compresas o inyecciones.
Según los síntomas, cualquiera de estos tratamientos se puede realizar para la uveítis intermedia.
Los corticoides y los inmunosupresores pueden causar efectos secundarios muy graves, como por ejemplo:

Esto ocurre sobre todo con los corticoides en forma de píldoras porque la dosis debe ser bastante alta para actuar en la parte posterior del ojo.
Por tanto, es importante seguir cuidadosamente las instrucciones del médico respecto a las dosis y presentarse a revisiones médicas con regularidad para comprobar los progresos del tratamiento.

En presencia de uveítis anterior, además de los esteroides, es posible que el médico prescriba un colirio a base de atropina y homatropina para la dilatación de la pupila y la reducción del dolor.
También se recomienda tomar gotas para reducir la presión intraocular, cuando se produce una presión ocular alta causada por la uveítis.
Si se padece una enfermedad sistémica que causa la uveítis, el médico también tiene que curar esta.

Si la uveítis está causada por una infección bacteriana, el médico puede prescribir antibióticos.

En casos graves o crónicos podría ser necesario un tratamiento quirúrgico, como por ejemplo:

  • Fotocoagulación con láser
  • Crioterapia aplicada a la periferia de la retina
  • Extirpación quirúrgica del vítreo (vitrectomía)

 

Remedios naturales para la uveítis ocular

Los remedios naturales no son eficaces para las enfermedades más graves que causan la uveítis, especialmente para las enfermedades autoimmunes.

Existen algunos tratamientos que pueden ayudar en caso de uveítis

  • Infecciosa
  • Traumática
  • Isquémica

Por ejemplo, el propóleos, el arándano negro y la echinacea ayudan a reforzar el sistema inmunólogico y facilitan la circulación.
Los remedios naturales son más eficaces cuando el paciente sigue una dieta sana.
No hay que utilizar las lentillas hasta que sane la uveítis.

 

Pronóstico y tiempo de recuperación del paciente con uveítis ocular

Si no se trata, la uveítis puede ocasionar pérdida de la visión.
Normalmente, con un tratamiento rápido y eficaz se consigue un buen resultado visual (se ha visto reflejado en un estudio que en el 91% de los casos la visión de los pacientes se mantiene normal).
Después de un primer caso de uveítis anterior aguda, la reincidencia es frecuente, un reciente estudio ha demostrado que se encuentra una incidencia cerca del 24% anual.
Las reincidencias se presentan más a menudo entre los pacientes:

  • Más jovenes (18-35 años)
  • Con uveítis anterior asociada a enfermedades autoinmunes e inflamatorias crónicas.

El pronóstico de la uveítis granulomatosa crónica depende de la causa y del conocimiento de la enfermedad de base y de su tratamiento precoz.

 

Uveítis ocular: clasificación, causas y sintomas