Uveítis ocular: clasificación, causas y sintomas

La uveítis ocular es una inflamación de la úvea (o tracto uveal), o sea la capa intermedia del tejido que rodea al ojo y está formada por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides.

La úvea aporta la mayor parte de suministro de sangre a la retina.

 

Clasificación de la uveítis ocular

La enfermedad puede clasificarse de varias maneras:

Clasificación Anatómica

Uveítis, infección, dolor, modelo

Uveítis ocular

La uveítis anterior se refiere a una inflamación del iris.
Dependiendo de las estructuras afectadas puede estar indicada también como:
1. Iridociclitis (iris + afectación del cuerpo ciliar)
2. Ciclitis anterior (está afectada la parte anterior del cuerpo ciliar).

La uveítis intermedia afecta a la parte vítrea y posterior del cuerpo ciliar; por tanto, puede ser llamada ciclitis crónica, uveítis periferica,  pars planite. Pars planitis se refiere a la parte anterior del vítreo.

La uveítis posterior se refiere a una inflamación de la coroides que se puede definir como coroiditis o coriorretinitis si afecta también a la retina.
Puede afectar también a los vasos sanguíneos de la retina, produciendo la vasculitis retinal.
La uveítis posterior se divide también en focal, multifocal o difusa, según la naturaleza inflamatoria subyacente.

La uveitis total o panuveítis es una inflamación que afecta a todo el tracto uveal y constituye una grave enfermedad.

Otra classificación divide la uveítis en dos categorías:

  • Granulomatosa
  • No granulomatosa

Esta clasificación es de tipo descriptivo y se basa en un examen clínico y en el daño que ocasiona no en la histología, pero puede ser útil para disminuir las posibilidades en el diagnóstico referencial.
La uveítis es de tipo granulomatosa si se encuentran nódulos de Busacca en el estroma del iris y dépositos en “grasa de carnero”.
En la uveítis granulomatosa, el comienzo es insidioso y su curso crónico.
Otra característica de la uveítis granulomatosa son los nódulos de Koeppe en el margen pupilar, que son más pequeños que los de Busacca.
Los tipos de uveítis no granulomatoso no tiene estas características.
La presencia de nódulos de Koeppe no indica estar siempre en presencia de una uveítis de tipo granulomatoso.

 

Inicio, duración, evolución de la uveítis ocular

La aparición de uveítis puede ser insidiosa o repentina y la duración se define como aguda si dura menos de tres meses, mientras que se trata de uveítis crónica si dura más que tres meses.
Su curso puede ser:

  1. Recurrente (episodios repetidos y recurrentes separados por períodos de inactividad que duran por lo menos 3 meses)
  2. Crónico (las reincidencias se verifican menos de tres meses después de la interrupción del tratamiento).

 

 

Causas de uveítis ocular

Las causas varían según el tipo de uveítis:

Inflamatoria – causada por una enfermedad autoinmune y reumática.
Se supone que la causa de la uveítis es una respuesta inmunitaria. El factor que la determina varía según los factores genéticos y ambientales.
Existen enfermedades específicas que están asociadas con subcategorías de uveítis (anterior,intermedia, posterior y panuveítis).
La enfermedad no granulomatosa puede estar relacionada con:

Actualmente, los únicos pacientes que deben ser revisados más a menudo para la uveítis son los niños con artritis idiopática juvenil.

Infecciosa– causada por microorganismos patógenos oculares y sistémicos conocidos.
Algunas infecciones están asociadas a la uveítis anterior y esto se debe probablemente a una respuesta inmunitaria del organismo.
La uveítis granulomatosa anterior y posterior está relacionada con:

    • Toxoplasmosis – es la causa más frecuente de uveítis posterior
    • Citomegalovirus
    • Virus herpes simple
  • Virus herpes zoster
  • Tuberculosis
  • Sífilis
  • Virus sincitial humano
  • Criptococosis
  • Candidiasis

Infiltrante – secundaria a neoplasias invasivas: por ejemplo, un linfoma.

Traumática.

Iatrogénica – causada por intervenciones quirúrgicas, traumatismos accidentales o fármacos (por ejemplo, rifabutina, cidofovir). Si la uveítis ocurre algunas semanas o meses después de la cirugía se define facoanafiláctica.

Heredada – secundaria a una enfermedad metabólica o distrófica.

Isquémica – causada por una obstrucción de la circulación.

Idiopática – una categoría utilizada cuando una evaluación médica exhaustiva no ha podido diagnosticar las causas subyacentes. Aproximadamente el 50% de los casos son de uveítis idiopática.

Existen también algunos síndromes oculares que pueden dar lugar a la uveítis anterior (por ejemplo, el síndrome de Posner-Schlossman, ciclitis heterocrómica de Fuchs, el síndrome de Schwartz).
La oftalmía simpática ( también conocida como oftalmitis simpática) es una enfermedad rara de panuveítis bilateral.
Se trata de un tipo especial de uveítis que se produce después de un traumatismo ocular.

 

Uveítis, inflamación,ojo, síntomas,causas

Uveítis ocular

Síntomas de la uveítis ocular

Los signos, síntomas y características de la uveítis son:

 

Posibles complicaciones de la uveítis ocular

Entre las complicaciones de la uveítis se encuentran las sinequias, o sea, adherencias entre el iris y el cristalino, u otras estructuras en la parte frontal del ojo.
En la parte anterior, se puede formar entre el iris y la córnea y puede causar:

  • Opacidades de la córnea
  • Alta presión ocular

Las sinequias posteriores se forman entre el iris y el cristalino, y causan:

Otras complicaciones de la uveítis son:

 

Uveítis ocular: diagnóstico, tratamiento y pronóstico