Vellos encarnados: causas y síntomas

Los vellos (o pelos) encarnados aparecen cuando los folículos pilosos se encuentran obstruidos por las células muertas de la piel.

Esto hace que los pelos crezcan internamente hacia los lados. Este fenómeno ocurre con frecuencia cuando el vello es rizado, espeso o se ha afeitado recientemente.

A veces, el pelo sale de la piel, pero se dobla y vuelve a entrar en un punto diferente (en el lado).
En ocasiones, la piel muerta puede obstruir un folículo piloso, lo que hace que el vello crezca lateralmente debajo de la piel, en lugar de hacia arriba o hacia fuera.
Los pelos encarnados no son un problema grave, pero pueden ser desagradables y molestos.

 

¿Qué aspecto tiene un pelo encarnado?

Un pelo encarnado irrita la piel y provoca la aparición de una pequeña pompa roja similar a un grano.
A veces también puede originar la formación de un bulto doloroso similar a una ampolla.
Los vellos encarnados pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo; en los hombres suelen aparecer después del afeitado en forma de grupo de pompas en la barbilla, las mejillas y el cuello.
En las mujeres, los vellos encarnados suelen aparecer en las piernas, la zona púbica o las axilas. También pueden darse alrededor de los glúteos.

 

Causas de los pelos encarnados

Los pelos encarnados aparecen principalmente en las zonas que se afeitan: la zona de la barba y de los testículos para los hombres; las piernas, el abdomen, las axilas y la zona púbica para las mujeres. Raramente se producen en los senos, el ombligo o en los brazos.

Después del afeitado, los pelos que vuelven a crecer disponen de una punta más dura y son capaces de atravesar de nuevo la piel con más facilidad.

La depilación con cera es más adecuada porque previene los pelos encarnados, mientras que el uso del depiladoras eléctricas favorece la formación de este problema.
Aunque al observarlos pueden parecer granos, a veces es posible vislumbrar el pelo escondido bajo la piel.
Las ampollas pueden contener pus.

 

Síntomas de los pelos encarnados

En los hombres, los pelos encarnados suelen aparecer en la zona de la barba, incluyendo la barbilla y las mejillas, y sobre todo el cuello. También pueden aparecer en el cuero cabelludo de los hombres que se rapan la cabeza. En las mujeres, las zonas más comunes son las axilas, el pubis, los muslos y las piernas. Entre los síntomas se encuentran:

 

Complicaciones de los vellos encarnados

Los pelos encarnados crónicos pueden provocar:

¿Y si hay muchas ampollas llenas de pus?

Los folículos pilosos de los pelos encarnados pueden infectarse, inflamarse y llenarse de pus, provocando foliculitis (aunque el pus no indica necesariamente una infección).

Los casos leves de foliculitis suelen desaparecer sin tratamiento.
Puede que sea necesario evitar el afeitado durante unos días y esperar a que mejore la inflamación. Alternativamente, se puede aplicar un antiséptico suave como el aceite del árbol de té sobre la zona afectada.

Quistes por vello encarnado
Quiste pilonidal
Un quiste por vello encarnado se conoce en términos médicos como quiste pilonidal y puede ser muy molesto. Su aspecto es el de un quiste pequeño aislado que contiene líquido, pero no está necesariamente infectado. Parece una pequeña mancha o un punto rojo bajo la piel. A veces, se puede ver la punta del pelo debajo de la piel.
En otros casos, el área puede estar infectada y llena de pus. Esta condición se conoce como absceso pilonidal.
En los casos más graves, la infección puede propagarse generando más abscesos, lo que también puede provocar un agujero en la piel.

 

 

 

Vellos encarnados: diagnóstico, remedios y pronóstico