Dolor en los dedos

El dolor en los dedos puede ser causado por un trauma, un esfuerzo excesivo, problemas de circulación, inflamación de los nervios u otras enfermedades inflamatorias, incluyendo la artritis.

 

El dolor en los dedos puede ser palpitante, sordo, punzante, se puede también sentir frío, ardor, rigidez o hormigueo en los dedos.

La sensación de alfileres y agujas se debe a una enfermedad de los nervios, en este caso se puede sentir una parestesia.

La parestesia es una alteración de la sensibilidad, a menudo se debe a daños temporales o permanentes en los nervios que llevan las señales de la sensibilidad desde los dedos hasta la médula espinal.

El dedo se compone de nervios, huesos, vasos sanguíneos, músculos y piel. Las articulaciones de los dedos son las zonas en que se conectan los huesos e incluyen cartílago, ligamentos, tendones, bolsas (sacos llenos de líquido que facilitan el desplazamiento) y las membranas sinoviales que lubrican la articulación.

Todas estas estructuras del dedo pueden irritarse o inflamarse en respuesta a enfermedades, problemas, sobrecarga, traumatismos o una infección.

 

Las causas más comunes de dolor en los dedos son los traumatismos, por ejemplo, si se dobla el dedo hacia atrás (hiperextensión), pero si los dedos duelen el origen puede ser el uso repetitivo o enfermedades más graves como la diabetes y las inflamaciones de los nervios del cuello o de la médula espinal.

Los problemas provocados por los nervios pueden causar también hormigueo, ardor o una sensación de frío en los dedos .

El dolor en las articulaciones de los dedos puede ser causado por la artrosis o la artritis que provocan una inflamación.

Hay que ponerse en contacto inmediatamente con el médico si se experimenta dolor, hinchazón, enrojecimiento, calor y fiebre.

Los dedos se lesionan fácilmente con las actividades diarias, las lesiones en el dedo se encuentran entre los problemas más comunes que llegan a urgencias.

 

Causas

 

Las causas de dolor en el dedo se pueden dividir en dos categorías diferentes.

Luxación, dedo, traumatismo, lesión,tendón, dedos
Luxación del dedo
  1. El origen puede ser una inflamación temporal que no causa una lesión permanente en el dedo, por ejemplo un traumatismo en la mano.

Los dedos están sujetos a diferentes tipos de lesiones. Si se golpea la mano contra una superficie dura durante un accidente, es posible que se produzca una fractura de los dedos o una lesión del cartílago. Las consecuencias son hinchazón, dolor y rigidez en los dedos. Los síntomas desaparecen en un corto período de tiempo.

 

  1. Hay otras causas que pueden provocar daños permanentes en los dedos.

El origen puede ser la artrosis o la artritis reumatoide que causan la degeneración progresiva del cartílago del dedo.

En algunos casos, la artrosis puede conducir a la formación de espolones óseos y deformidades evidentes de la última falange (donde se encuentra la uña).

 

 

 

 

La tenosinovitis de estiloides radial

 

La tenosinovitis de estiloides radial es un problema en que el tendón se inflama alrededor de la base del pulgar y se forman muchas micro-lesiones en su interior.

La palabra “tendinitis” se refiere a una hinchazón del tendón.

El engrosamiento de los tendones puede causar dolor y entumecimiento en la muñeca a lo largo del lado del pulgar.

Este fenómeno es particularmente evidente cuando se aprieta el puño, se agarran los objetos y sosteniendo los platos o las tazas.

 

Signos y síntomas

La tenosinovitis de estiloides radial causa dolor en la muñeca en la base del pulgar y puede irradiarse hasta el antebrazo, este es el síntoma principal.

El dolor en la muñeca puede aparecer poco a poco o de repente.

El dolor empeora con el uso de la mano y del pulgar, sobre todo al agarrar los objetos con fuerza o al girar la muñeca.

La hinchazón se puede observar en la muñeca a la base del pulgar, se puede formar también un quiste lleno de líquido en esta región.

Al mover el pulgar se puede oír un ruido similar a un chasquido.

El dolor y la hinchazón pueden hacer difícil el movimiento del pulgar y de la muñeca.

Se puede sentir hormigueo en la parte posterior del pulgar y del dedo índice. Esta sensación es causada por la presión que la vaina del tendón ejerce sobre los nervios que lo rodean.

El diagnóstico es clínico, se realiza la prueba de Finkelstein haciendo un puño con los dedos cerrados sobre el pulgar y se dobla la muñeca hacia el dedo meñique, pero hay que tener cuidado porque la prueba es positiva incluso en el caso de rizartrosis, es decir, la artrosis de la articulación en la base del pulgar.

El objetivo en el tratamiento de la tenosinovitis de estiloides radial es aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

Tratamiento no quirúrgico

Una férula para la muñeca (muñequera) sirve para limitar los movimientos del pulgar y de la muñeca.

Los fármacos anti-inflamatorios (AINE) se pueden tomar por vía oral y se utilizan para reducir la hinchazón y aliviar el dolor.

Evitar las actividades que causan dolor y empeoran la inflamación.

Esto puede hacer que los síntomas desaparezcan por sí solos.

Las infiltraciones de cortisona en la vaina del tendón pueden ayudar a reducir la hinchazón y el dolor.

 

Tratamiento quirúrgico

La cirugía se puede recomendar si los síntomas son graves o no mejoran a pesar de los tratamientos. El objetivo de la cirugía es abrir el compartimento en que los tendones se deslizan para hacer más espacio y evitar el roce. La rehabilitación y la vuelta a las actividades de la vida diaria ocurre después de aproximadamente dos semanas.

 

Pronóstico

El tiempo de recuperación depende del descanso y de los tratamientos, sin cirugía se puede sanar en dos / cuatro semanas de tratamientos, pero en los casos más graves pueden ser necesarios 3-4 meses.

 

 

 

 

Enfermedad de Dupuytren

La enfermedad de Dupuytren (o contractura de Dupuytren ) es el engrosamiento y la retracción de la aponeurosis palmar de la mano, debajo de la piel de la palma y de los dedos.

La aponeurosis palmar es una banda de tejido conectivo que une el tendón del palmar largo en la muñeca a la zona en que se originan los dedos.

Es un problema indoloro, pero esta formación de tejido fibroso en exceso en la palma de la mano puede causar la flexión permanente de los dedos.

La enfermedad de Dupuytren es más común en los hombres que en las mujeres.

 

Causas

La causa de la enfermedad de Dupuytren es desconocida.

No es causada por un accidente o por sobrecarga, pero hay factores que aumentan los riesgos de desarrollar esta enfermedad.

En general se trata de una enfermedad hereditaria que aparece de adultos o en la vejez.

Los factores de riesgo son algunas enfermedades como la diabetes y la epilepsia además del consumo de alcohol.

 

Signos y síntomas

Por lo general, los síntomas de la enfermedad de Dupuytren aparecen de forma muy gradual.

Nódulos. Se forman una o más protuberancias (nódulos) suaves y pequeñas en la palma de la mano. Con el tiempo, la suavidad desaparece.

Bandas de tejido. Los nódulos pueden espesarse y retraerse formando bandas duras de tejido fibroso bajo la piel.

Dedos curvados. Uno o más dedos se doblan y permanecen en flexión hacia la palma.

El dedo anular y el meñique son los más afectados, pero pueden estar implicados casi todos los dedos. Con el aumento de la curvatura puede ser difícil enderezar el dedo. Las actividades que se hacen más difíciles son agarrar objetos de gran tamaño y poner la mano en el bolsillo.

Tratamiento

Los posibles tratamientos son: la inyección de colagenasa, la aponeurectomia con la aguja o la cirugía. La infiltración de colagenasa es un tratamiento que consiste en la inyección de un fármaco en las zonas en que la banda fibrosa está engrosada con el fin de ablandarla. Luego se manipula el dedo de forma manual para enderezarlo.

La aponeurectomia con la aguja consiste en la inserción de una aguja a través de la piel para cortar el tejido de Dupuytren. La inyección de colagenasa y la aponeurectomia con la aguja son procedimientos ambulatorios.

El cirujano de la mano interviene en los casos más graves, la intervención se llama aponeurectomia selectiva y prevé una incisión para la extracción de la parte de banda afectada por la enfermedad.

No siempre se puede lograr la corrección completa de la posición del dedo.

Si la piel carece a causa de la retracción, el ortopedista puede decidir si realizar un injerto de piel para cubrir las áreas abiertas en los dedos.

Después de la cirugía, el médico puede aconsejar tener la mano inmovilizada en una férula durante unos días.

Para recuperar la fuerza y la elasticidad de los dedos es necesario realizar los ejercicios de rehabilitación en casa o con la ayuda de un fisioterapeuta.

El tratamiento con ultrasonido puede ser útil para mejorar la elasticidad de los tejidos y para la absorción del hematoma post-cirugía.

Los trabajadores de oficina pueden reanudar después de unos 10 días, mientras que para los trabajos pesados hay que esperar al menos un mes.

Si no hay complicaciones, la recuperación completa ocurre en un periodo que oscila entre 2 y 6 meses, dependiendo de la gravedad y del avance de la enfermedad de Dupuytren.

La artrosis

La artrosis es una enfermedad degenerativa que causa inflamación de las articulaciones de los dedos y de la mano.

El cartílago es un tejido suave y flexible que cubre los extremos de los huesos que forman una articulación.

Con este tipo de artritis, el cartílago se desgasta gradualmente.

La lesión de una articulación (distorsión o fractura) puede causar daños en el cartílago. Incluso si la lesión no provoca daños directos del cartílago, puede alterar el desplazamiento y la dinámica del movimiento de los huesos en la articulación.

Las articulaciones pueden perder su alineación natural cuando sanan después de una lesión.

Si el contacto entre los huesos en una articulación se mueve hacia un área restringida como resultado de la lesión, en esta zona hay un mayor desgaste del cartílago que es el primer signo de la artrosis.

 

artrosis, dedos, mano, nódulo, Heberden, desviación, falangeta
1) Nódulo de Heberden
2) Desviación de la falangeta

 

 

Los nódulos de Heberden son protuberancias óseas que se encuentran fuera de la articulación entre las dos últimas falanges.

Los nódulos de Bouchard son formaciones de exceso de hueso similares a los de Heberden, pero se encuentran entre la primera y la segunda falange.

 

 

Diagnóstico de artrosis de los dedos

En general, para el diagnóstico de artrosis en el dedo se comprueba el historial médico para saber si el paciente ha tenido lesiones que puedan haber causado el problema.

El examen físico permite al médico evaluar el rango de movimiento de las articulaciones del dedo afectado, además sirve para entender qué movimientos causan el dolor.

La aparición de nódulos característicos (nódulos de Bouchard o Heberden) puede ayudar a realizar el diagnóstico de artrosis de la mano y de los dedos.

 

Por lo general, la radiografía es prescrita por el médico para ver las imágenes del daño articular, especialmente para determinar la cantidad de cartílago que ha quedado o si los huesos se rozan entre sí durante el movimiento.

 

Síntomas de la artrosis de los dedos

  • dolor
  • rigidez
  • hinchazón
  • el desarrollo de los nódulos de Heberden y Bouchard
  • amplitud de movimiento reducida
  • debilidad al estrechar las manos

 

 

Por lo general, el dolor de artrosis se siente al inicio de una actividad, pero disminuye si se sigue haciendo esa actividad.

Después de dejar de moverse y durante el descanso, el dolor y la rigidez vuelven.

En la artrosis avanzada, el dolor se puede sentir incluso en reposo.

 

Tratamiento de la artrosis de los dedos

 

Por lo general el dolor es el síntoma que hace que los pacientes experimenten un tratamiento. El tratamiento precoz puede ayudar a manejar la artrosis de los dedos.

Los primeros tratamientos que se realizan son:

  • fármacos antiinflamatorios no esteroideos o la aspirina (Efferalgan)
  • reducción de los niveles de actividad
  • evitar la actividades o las ocupaciones que requieren movimientos repetitivos de los dedos
  • infiltraciones de cortisona en la articulación inflamada
  • fisioterapia para mejorar el rango de movimiento y los ejercicios para el refuerzo
  • terapia ocupacional
  • inmovilización
  • cremas para reducir la inflamación y la hinchazón
  • terapia del calor.

 

Etiquetas. mano, normal, hinchada, dolor, trauma, síntomas, tratamiento, cura

 

 

El dedo hinchado puede ser causado por un traumatismo en la mano, por la degeneración de las articulaciones, por problemas de circulación o por enfermedades reumáticas.

A continuación se presentan algunas enfermedades inflamatorias que causan hinchazón de los dedos.

 

Artritis reumatoide.

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones que se produce cuando el sistema inmune ataca por error la membrana sinovial, que es la membrana fina que recubre las articulaciones.

El resultado puede ser una lesión de la articulación, dolor, hinchazón, inflamación, pérdida de función y discapacidad.

En general, la artritis reumatoide afecta las articulaciones de la muñeca y de los dedos causando algunas deformidades graves que dificultan el uso de las manos.

 

Artritis juvenil.

La artritis juvenil es el término utilizado para describir la artritis cuando comienza antes de los 16 años.

Hay diferentes tipos de artritis juvenil que pueden causar dolor e hinchazón de la muñeca y de las articulaciones de las manos.

Gota

La gota es una forma de artritis que se produce cuando se acumula un exceso de ácido úrico en las articulaciones. El ácido úrico es un producto de desecho del cuerpo que circula en la sangre.

Los que sufren de gota tienen un depósito de cristales de urato en forma de aguja en los tejidos del cuerpo, incluyendo las articulaciones.

Para muchas personas, el primer síntoma de gota es el dolor agonizante y la hinchazón en el dedo gordo del pie que puede ocurrir después de un traumatismo, una enfermedad o una lesión.

Los ataques posteriores pueden ocurrir en la muñeca y en las articulaciones de los dedos.

Después de algunos años con la enfermedad, se pueden formar grumos de ácido úrico debajo de la piel de las manos.

Artritis reactiva.

La artritis reactiva es una forma crónica de artritis que a menudo se produce como resultado de una infección del aparato genital, del sistema urinario o del tracto gastrointestinal.

Las características de la artritis reactivas son: inflamación e hinchazón de las articulaciones, de los ojos y de las estructuras incluidas en el tracto gastrointestinal o en el aparato genital, por ejemplo intestino, riñones o vejiga.

Un pequeño porcentaje de personas con esta enfermedad desarrolla una erupción cutánea o nódulos duros en las plantas de los pies o en la palma de las manos.

Artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una forma de artritis que puede ir acompañada por psoriasis de la piel.

La enfermedad de la piel a menudo precede a la artritis; la enfermedad articular en un pequeño porcentaje de los casos se desarrolla antes de la erupción cutánea.

La artritis psoriásica puede causar la inflamación de todo el dedo, el cual es similar a una salchicha. Alrededor del 80% de las personas con artritis psoriásica observan alteraciones de las uñas, incluyendo rugosidad, engrosamiento y / o separación del lecho ungueal.

La erupción cutánea de la artritis psoriásica puede afectar también las manos.

 

 

La artrosis de los dedos

La artrosis de la mano es una enfermedad crónica y degenerativa caracterizada por una reducción del cartílago que facilita el deslizamiento de los extremos óseos en las articulaciones.

Es la forma más frecuente de artritis.

Este desgaste provoca el roce de los huesos uno contra el otro, causando rigidez, dolor y pérdida de movimiento de la articulación.

En la mano, las articulaciones más frecuentemente afectadas por la artrosis son la muñeca, la articulación en la base del pulgar (trapecio metacarpiana), la articulación en el centro del dedo (articulación interfalángica proximal) y la articulación más cercana a la uña (articulación interfalángica distal).

En las articulaciones interfalángicas de los dedos, la artrosis puede conducir a la formación de nódulos óseos. En la articulación proximal estos se llaman nódulos de Bouchard. En la articulación distal se denominan nódulos de Heberden.

La última falange del dedo se puede deformar con la edad y puede desviar lateralmente o en flexión.

Lupus.

El lupus es una enfermedad autoinmune crónica, significa que el sistema inmune crea los anticuerpos que atacan los tejidos sanos, incluyendo las articulaciones.

La muñeca y las pequeñas articulaciones de las manos se encuentran entre los más afectados.

El lupus puede causar también una inflamación en muchos órganos, incluyendo la piel, el corazón, los pulmones y los riñones.

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.