Propiedades del magnesio

 

El magnesio es un mineral que con frecuencia se utiliza en la medicina natural.

Es el cuarto mineral más abundante en el cuerpo y es esencial para una buena salud.
Alrededor del 50% de todo el magnesio que hay en el cuerpo se concentra en los huesos.

La otra mitad se encuentra principalmente dentro las células de los órganos y tejidos del cuerpo.
Sólo el 1% de magnesio se encuentra en la sangre, pero el cuerpo trabaja para mantener el nivel sanguíneo constante.

El magnesio es necesario para más de 300 reacciones bioquímicas.
Esta sustancia ayuda a regular la función de los músculos y los nervios, mantiene constante el ritmo cardíaco, apoya el sistema inmunológico y mantiene los huesos fuertes.
Además, el magnesio ayuda a regular los niveles de glucosa en la sangre, mantiene estable la presión arterial y se sabe que participa activamente en el metabolismo energético y la síntesis de proteínas.
Esta sal mineral tomada en la dieta se absorbe en el intestino delgado y se elimina por la orina.

 

¿Dónde se encuentra el magnesio?

Vegetales de hoja verde como las espinacas son buenas fuentes de magnesio debido a que el centro de la molécula de clorofila contiene magnesio.
Algunas legumbres son buenas fuentes: (alubias y guisantes), nueces, semillas y granos enteros sin refinar. En general, los granos refinados tienen un bajo contenido de magnesio: cuando la harina blanca es refinada y procesada, se eliminan gérmenes y salvado, ricos en este mineral.
El pan hecho con harina de trigo integral contiene más magnesio que el hecho con harina blanca refinada. El agua del grifo puede ser una fuente de magnesio, pero la cantidad varía: el agua que contiene más minerales es el “duro”.

Comer una amplia variedad de legumbres, frutos secos, granos enteros y verduras ayuda a cubrir las necesidades diarias de magnesio al día.

Fuentes de alimentación:
La lista de los diez alimentos con el mayor contenido de magnesio es la siguiente:

  • Fuco
  • Almendras
  • Anacardos
  • Melaza
  • Alforfón
  • Nueces de Brasil
  • Dulse
  • Avellanas
  • Milla
  • Pacanas

 

Para mantener un alto nivel de magnesio se debe evitar:

– té negro o café normal y descafeinado
– alimentos cocidos
– alcohol
– productos de la ganadería no ecológica que utilizan herbicidas y pesticidas que pueden agotar el magnesio del suelo
– azúcar refinado, jarabe de maíz y edulcorantes artificiales
– estrés prolongado
– sal de mesa común, es mejor reemplazarlo con sal del Himalaya
– agua de grifo que contienen fluoruro de sodio, mejor usar un buen filtro de agua
– alimentos refinados de cualquier tipo, incluyendo productos de soja no fermentados.

 

¿Cuándo se produce la deficiencia de magnesio?

Aunque las investigaciones sugieren que muchos estadounidenses consumen cantidades de magnesio inferiores a las recomendadas, los síntomas de deficiencia son raros en los Estados Unidos.
Sin embargo, existe la preocupación de que muchas personas no ingieren suficiente magnesio debido a que la ingesta no es la adecuada.
El estado de salud del sistema digestivo y los riñones ejercen una influencia considerable sobre el nivel de magnesio.
Éste se absorbe en el intestino y luego es trasportado a través de la sangre a las células y tejidos.
Los trastornos gastrointestinales que implican la mala absorción como la enfermedad de Crohn, pueden limitar la capacidad del cuerpo para absorber magnesio.

té negro, magnesio, alimentos
©-Mary-Camomile-Fotolia

Estos trastornos pueden agotar los depósitos y en casos extremos provocar estados carenciales.
Los riñones sanos son capaces de limitar la excreción urinaria de magnesio.
La pérdida excesiva de magnesio en la orina puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos y también puede ocurrir en el caso de diabetes o abuso de alcohol.
Los primeros síntomas de la deficiencia de magnesio son: pérdida de apetito, náuseas, vómito, fatiga y debilidad, mientras que en los casos más graves que se manifiestan entumecimiento, hormigueo, contracciones musculares y calambres, convulsiones, cambios en la personalidad, anomalías en el ritmo cardíaco y espasmos coronarios.
La deficiencia extrema de magnesio puede llevar a niveles bajos de calcio en la sangre (hipocalcemia) y también está asociado a bajos niveles de potasio en la sangre (hipopotasemia).

Ansiedad y magnesio

Durante los períodos de mayor estrés y tensión, el cuerpo utiliza una cantidad de magnesio superior a lo normal, si la cantidad de magnesio no es suficiente, la consecuencia puede ser un estado de ansiedad.
Por tanto un suplemento en este momento puede curar la ansiedad.

 

¿Quién necesita un suplemento de magnesio?

Un suplemento de magnesio puede ser útil cuando un problema de salud específico causa una pérdida excesiva de esta sal mineral o limita su absorción.
Algunos medicamentos pueden causar deficiencia, incluyendo ciertos diuréticos, antibióticos y fármacos utilizados para tratar el cáncer (fármacos antineoplásicos).
Algunos ejemplos son:

  • Diuréticos: furosemida, hidroclorotiazida
  • Antibióticos: gentamicina y anfotericina
  • Fármacos antineoplásicos: cisplatino

Las personas que pueden beneficiarse de los suplementos de magnesio son:
– diabéticos, debido a la pérdida de magnesio en la orina relacionado con las hiperglucemia.
– las personas que sufren de alcoholismo, en el que en el 30-60% de los casos se encuentran bajos niveles de magnesio en la sangre.
– las personas con problemas crónicos de mala absorción, como la enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable o la enfermedad celíaca pueden perder magnesio a través de la diarrea.
– las personas mayores con bajos niveles sanguíneos de potasio y calcio.
– las personas mayores, en las que se reduce la absorción y aumenta la excreción renal del mineral también debido a algunos medicamentos.
– las personas con problemas de dientes, uñas y cabello, el magnesio es bueno para la salud de estas partes del cuerpo.

Los suplementos a base de magnesio se encuentran en las farmacias o herboristerías, entre los más conocidos hay que mencionar el Polase que, sin embargo, se encuentra entre los que tienen una menos absorción en el cuerpo.

 

El requerimiento diario de magnesio:

Niños de 1-3 años de edad: 40-80 mg al día
Niños de 4-8 años :130 mg por día
Niños de 9-13 años: 240 mg por día
Los varones de 14-18 años: 410 mg por día
Las mujeres de 14-18 años: 360 mg por día
Las mujeres embarazadas de 14-18 años: 400 mg por día.
Mujeres de 14-18 años que dan el pecho: 360 mg por día.
Los hombres de 19-30 años: 400 mg por día
Las mujeres de 19-30 años: 310 mg por día
Los hombres con más de 31 años: 420 mg por día
Mujeres con más de 31 años : 320 mg por día
Mujeres embarazadas con más de 31 años: 360 mg por día
Mujeres de 19-30 años que dan el pecho: 310 mg por día
Mujeres que dan el pecho mayores de 31 años: 320 mg por día.

 

Propiedades MG

El magnesio se utiliza para:

Asma
Varios estudios muestran que el magnesio tomado por vía intravenosa e inhalado a través de un nebulizador puede ser beneficioso en el tratamiento de los ataques agudos de asma en niños de 6-18 años de edad, así como adultos; sin embargo no hay evidencia de que tomar magnesio por vía oral ayude a controlar los síntomas de asma.
Bajos niveles de magnesio pueden aumentar el riesgo de desarrollar asma. Un estudio clínico de una población de más de 2.500 niños de edades comprendidas entre los 11 y 19 años ha demostrado que una baja ingesta de magnesio en la dieta puede estar asociada con el riesgo de asma. Lo mismo se ha encontrado en un grupo de más de 2.600 adultos de edades comprendidas entre los 18 y los 70 años.

-Depresión
Un nivel inadecuado de magnesio parece reducir los niveles de serotonina. Un estudio del 2008 demostró que el magnesio es eficaz como los antidepresivos tricíclicos en el tratamiento de la depresión en personas con diabetes.

Diabetes
Las personas con diabetes tipo 2 a menudo tienen niveles bajos de magnesio en la sangre. Un gran ensayo clínico de más de 2.000 personas mostró que una mayor ingesta de magnesio en la dieta puede ayudar a proteger contra el desarrollo de la diabetes tipo 2.
Algunos estudios sugieren que tomar suplementos de magnesio puede ayudar a controlar la cantidad de glucosa en la sangre en personas con diabetes o prediabetes.

Fibromialgia
Un pequeño estudio clínico preliminar de 24 personar con fibromialgia mostró que la ingesta de comprimidos que contienen ácido málico y magnesio mejoró el dolor asociado con la fibromialgia cuando se toman por lo menos durante dos meses.
Otros estudios sugieren la combinación de calcio y de magnesio.

-Pérdida de audición causada por ruidos fuertes.
Un estudio muestra que la ingesta de magnesio puede prevenir la pérdida de audición temporal o permanente debido a ruidos fuertes.

Arritmia e insuficiencia cardíaca
El magnesio en esencial para la salud del corazón. Los estudios sugieren una posible relación entre un menor riesgo de enfermedad coronaria en los hombres y un aumento de la ingesta de magnesio.
El magnesio ayuda a regular el ritmo del corazón y a veces en el hospital se administra por vía intravenosa para reducir la probabilidad de fibrilación auricular y arritmia cardíaca (latidos cardíacos irregulares).

Las personas con insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) están en riesgo de desarrollar arritmias cardíacas. Por esta razón, el médico puede recomendar un suplemento de magnesio. Un estudio demostró que la toma de orotato de magnesio durante un año reduce los síntomas y mejora las tasas de supervivencia en personas con ICC que en los que recibieron placebo.
El magnesio y el calcio trabajan juntos en proporciones muy precisas con el fin de garantizar la correcta función del corazón.
Otros estudios han demostrado el papel del magnesio en el tratamiento de personas con infarto de miocardio previo.
Algunos han reportado tasas más bajas de una mejora de la presión arterial, pero otros estudios han demostrado un mayor riesgo de muerte repentina y otro ataque al corazón, o la necesidad de cirugía de bypass durante el año después del ataque.

Hipertensión
Comer todos los días de una manera saludable y equilibrada, dando preferencia a frutas y verduras contribuye a mantener una presión sanguínea más baja.
Muchos de estos alimentos son ricos en magnesio, calcio y potasio. Un gran estudio clínico de más de 8.500 mujeres mostró que una mayor ingesta de magnesio en la dieta puede disminuir el riesgo de hipertensión.
Algunos estudios también sugieren que los suplementos de magnesio pueden ayudar a tener una presión sanguínea baja, aunque no todos los estudios están de acuerdo.

Migrañas
Algunos estudios sugieren que la ingesta de suplementos a base de magnesio es buena para la migraña, para acortar su duración y reducir de esta manera la cantidad necesaria de medicamento. Las personas que sufren de migraña tienden a tener niveles bajos de magnesio.
Algunos expertos también sugieren una combinación de magnesio con la vitamina B2 (riboflavina).
Muy útil es también la ingesta de magnesio en mujeres en caso de migrañas relacionadas con el ciclo menstrual.

Osteoporosis
No tomar suficiente calcio, vitamina D, magnesio y otros micronutrientes puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de la osteoporosis. Para evitarlo, es esencial tomar una cantidad adecuada de estos elementos, seguir una dieta equilibrada y realizar actividad física moderada durante toda la vida.

Preeclampsia y eclampsia
La preeclampsia se caracteriza por un fuerte aumento de la presión arterial durante el tercer trimestre del embarazo. Las mujeres con preeclampsia pueden desarrollar convulsiones, una condición que se llama eclampsia. El magnesio, administrado por vía intravenosa en el hospital, es el tratamiento que se suele utilizar para prevenir o tratar estos ataques y para prevenir las complicaciones producidas por la preeclampsia.

Síndrome premenstrual
Los estudios científicos sugieren que los suplementos de magnesio pueden ayudar a aliviar los síntomas asociados con los dolores menstruales, especialmente, distensión abdominal, insomnio, piernas hinchadas, aumento de peso y sensibilidad en los senos. Los estudios muestran una buena acción sinérgica entre el magnesio y la vitamina B6.

Síndrome de piernas inquietas
Un pequeño estudio clínico llevado a cabo en sólo 10 pacientes ha demostrado que el magnesio mejora el insomnio relacionado con el síndrome de piernas inquietas (un trastorno caracterizado por sensaciones desagradables en las piernas, que empeora durante los períodos de inactividad, reposo o mientras se está sentados o acostados).

 

¿Cómo se puede tomar el magnesio?

Comer cereales integrales, legumbres y verduras (especialmente las de hoja verde) todos los días ayuda a proporcionar una cantidad suficiente de magnesio y regula las reservas en el cuerpo. El magnesio se encuentra en forma de comprimidos, cápsulas y granulados que son útiles en caso de escasez, pero cuando los niveles en la sangre son muy bajos se debe administrar por vía intravenosa.
Dado que las personas con enfermedad renal pueden no ser capaces de expulsar cantidades excesivas de magnesio, no deben tomar suplementos de magnesio a no ser que sea prescrito por un médico.
El magnesio presente en los suplementos orales se asocia con otra sustancia, una sal, que determina su biodisponibilidad y absorción, se encuentran por ejemplo: el óxido de magnesio, sulfato y carbonato.
A menudo, los suplementos de magnesio se venden junto con los de potasio en la farmacia.
Los que han perdido una gran cantidad de minerales por el sudor o debido e la enfermedad, necesitan ambos.

 

Posibles interacciones:

El uso de magnesio debe estar bajo estricta supervisión médica en caso de ingesta concomitante de:

– Aminoglucósidos, para evitar la debilidad neuromuscular y parálisis.
– Antibióticos: la ingesta de suplementos de magnesio puede reducir la absorción de las quinolonas, tetraciclinas y nitrofurantoína. El magnesio debe tomarse 1 hora antes o 2 horas después de tomar estos medicamentos.
Antibióticos quinolonas y tetraciclinas son:

  • Ciprofloxacino
  • Moxifloxacino
  • Tetraciclina
  • Doxiciclina

– Fármacos antihipertensivos bloqueadores de los canales de calcio y el magnesio pueden aumentar el riesgo de reacciones adversas (por ejemplo, mareos, náuseas y retención de líquidos) en mujeres embarazadas. Ejemplos de bloqueadores de los canales de calcio son:

  • Amlodipino
  • Diltiazem
  • Felodipino
  • Verapamilo

– Medicamentos para la diabetes, la ingesta de magnesio presente en algunos medicamentos como antiácidos pueden aumentar la absorción de otros medicamentos utilizados para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Digoxina, bajos niveles sanguíneos de magnesio pueden aumentar los efectos secundarios de la digoxina, tales como náuseas y palpitaciones del corazón. Además, la digoxina puede causar un aumento de la excreción renal de magnesio.

– Diuréticos, como la furosemida e hidroclorotiazida pueden disminuir los niveles de magnesio.

– Tratamiento de reemplazo hormonal

-Levotiroxina (Eutirox), un fármaco utilizado en el tratamiento de hipotiroidismo

-Alendronato (Fosamax), el magnesio interfiere con la absorción de medicamentos utilizados para la osteoporosis tales como el alendronato, por tanto el magnesio o los fármacos antiácidos que contienen magnesio deben tomarse 1 hora antes o 2 horas después.