Tímpano perforado: síntomas, causas y complicaciones

Un tímpano está perforado cuando hay una lesión de la membrana timpánica que se encuentra entre el oído externo y el oído medio.

 

El oído se compone de tres partes:

  • Oído externo es la parte visible del oído, es decir la pinna o pabellón, junto con el canal auditivo que llega hasta el tímpano.
  • Oído medio se encuentra detrás de la membrana del tímpano y se compone de una pequeña cavidad llena de aire donde se encuentran tres huesos o huesecillos del oído: yunque, martillo y estribo.
    La trompa de Eustaquio es un conducto que conecta esta cavidad con la nariz y la garganta.
  • Oído interno está compuesto por un laberinto óseo que incluye los órganos de la audición y del equilibrio:
    • Cóclea (un tubo espiral con dos cámaras llenas de líquido)
    • Aparato vestibular

 

Tímpano – Estructura y funcionamiento

tímpano, martillo, yunque, estribo, oído medio

El tímpano es una membrana delgada de forma oval que se encuentra en el extremo del conducto auditivo externo.
El tímpano se llama así por su apariencia similar a un tambor.
El tímpano se compone de:

  • Una parte más rígida o pars tensa que consta de tres capas:
  1. Una capa cutánea externa hecha de piel
  2. Una capa fibrosa que proporciona rigidez a la estructura
  3. Una capa delgada interna compuesta por la mucosa
  • Una parte blanda o pars flácida en la que falta la capa fibrosa.

El tímpano separa el oído medio del oído externo y protege las estructuras internas.

El tímpano (membrana timpánica) tiene dos funciones principales:

  1. Audición. La función principal del tímpano es la transmisión de las ondas de sonido desde el exterior a los huesecillos en el oído medio. Cuando las ondas de sonido golpean el tímpano, éste vibra y transmite la vibración a las otras estructuras del oído medio. De esta forma, las ondas sonoras llegan a la cóclea que es el órgano auditivo y se traducen en impulsos nerviosos que llegan al cerebro.
  2. Protección. El tímpano también actúa como una barrera que protege el oído medio del agua, de las bacterias y de otras sustancias extrañas que pueden favorecer el desarrollo de una infección.

Si no se trata, un tímpano perforado puede causar síntomas molestos y complicaciones graves.

tímpano, lesión centralEn esta imagen, el borde externo del tímpano no se ve afectado, el anulus está presente, por lo tanto la perforación es paracentral.
Es una perforación en la parte inferior, por lo tanto no se ven los huesecillos que se encuentran en la parte superior.
tímpano perforado paracentralEn la figura de la derecha hay una perforación paracentral, posterior. Detrás del tímpano se pueden ver:

  • La ventana redonda
  • La parte final del proceso largo del yunque
  • Una parte del estribo

Las manchas blancas son calcificaciones.

perforación del tímpano subtotalEn esta foto, la perforación es mucho más amplia y ha erosionado casi todo el tímpano. A través de la abertura en el tímpano se puede ver:

  • El mango del martillo libre (ya que no está unido a la membrana timpánica)
  • El yunque
  • Una parte del estribo
  • La ventana redonda
  • El canal del nervio facial o el canal de Falopio

 

 Causas del tímpano perforado

Las causas de un tímpano roto o perforado incluyen:

  • Infección del oído medio (otitis media). Una infección del oído medio causa la inflamación del oído medio y la acumulación de líquido. La presión de estos líquidos puede provocar la rotura del tímpano. Las infecciones de oído son bastante comunes en niños y recién nacidos.
    En el caso de otitis grave, se pueden examinar otros síntomas:

Fractura del cráneo

  • Barotrauma del oído. El barotrauma es un daño a los tejidos del oído causado por el hecho de que la presión del aire en el oído medio y la presión del aire en el ambiente no están equilibradas. Si la diferencia de presión es notable, el tímpano puede romperse.
    A menudo, el barotrauma se debe a los cambios de la presión del aire asociados con:

    • Viajes en avión
    • Buceos
  • Sonidos fuertes o explosiones (trauma acústico). Un sonido fuerte o una explosión (esencialmente una onda sonora abrumadora procedente de una explosión, la explosión de una bolsa de aire del coche o de un disparo) pueden causar una laceración en el tímpano.
  • Cuerpos extraños en el oído. Los objetos pequeños (como un bastoncillo o una horquilla para el pelo) pueden perforar o lacerar el tímpano.
  • Traumatismo grave. Un traumatismo craneal grave (como la fractura del cráneo o una fuerte bofetada) pueden causar el desplazamiento o una lesión de las estructuras del oído medio e interno, entre ellos el tímpano.

 

Síntomas del tímpano perforado

Entre los síntomas del tímpano perforado se encuentran:

  • Dolor de oído. La intensidad del dolor es diferente de una persona a otra, dependiendo de la gravedad de la ruptura del tímpano.
    Algunas personas podrían tener sólo una molestia, mientras que otras pueden sentir un fuerte dolor de oído.
  • Secreciones del oído. Cuando el tímpano está perforado, puede haber pérdidas de líquido de los oídos. Esta pérdida puede ser clara, pero puede también contener sangre.
  • Acúfenos (zumbido en los oídos). Cuando ocurre un daño en el tímpano, es posible que se escuchen zumbidos y pitidos en el oído.
  • Vértigo y mareos. Este síntoma puede ir acompañado por náusea y vómito.
  • Pérdida de la audición. Cuando el tímpano está perforado, pierde la capacidad de vibrar y por lo tanto de enviar las ondas de sonido al cerebro. Por consiguiente, la persona no consigue oír los sonidos y las voces. En caso de una pequeña perforación del tímpano, la pérdida de audición es leve, además es una situación temporal que pasa cuando la lesión sana. Sin embargo, si el daño es severo las posibilidades de restaurar la capacidad auditiva de la persona son mucho más bajas.

 

Complicaciones del tímpano perforado

La mayoría de las veces, el tímpano perforado sana por sí solo. Sin embargo, si el daño es grande puede causar complicaciones.
Las posibles consecuencias incluyen:

  • Pérdida de la audición. Por lo general, la pérdida de audición es temporal, dura sólo hasta que la laceración o la perforación en el tímpano se curen. El tamaño y la localización de la laceración pueden afectar el grado de la pérdida auditiva. En caso de perforación extensa, el paciente tendrá una pérdida de audición severa.
  • Infección del oído medio (otitis media). Un tímpano perforado puede permitir que las bacterias entren en el oído. Si un tímpano perforado no se cura o no se repara, la persona puede ser vulnerable a infecciones crónicas que pueden causar la pérdida de la audición de manera permanente.

colesteatoma

  • Cloesteatoma. Un colesteatoma es un quiste en el oído medio que se compone de células de la piel y otros desechos.

Por lo general, los desechos del conducto auditivo se mueven hacia el oído externo, porque cuando las células epiteliales del canal auditivo se escaman, van hacia el pabellón auricular es decir, hacia el exterior. Si el tímpano está roto, las células cutáneas también pueden invadir y crecer en el oído medio. Aquí está la mucosa del sistema respiratorio que tiene características diferentes a las de la piel, de hecho, no se descama.
La acumulación de escamas causada por el nuevo epitelio forma el colesteatoma.
Un colesteatoma provoca un ambiente favorable para las bacterias y contiene enzimas que pueden dañar los huesos del oído medio.

 

Diagnóstico del tímpano perforado

Examen objetivo
A menudo, el médico de cabecera o un otorrinolaringólogo pueden determinar si hay un tímpano perforado con una inspección visual, utilizando un instrumento específico (otoscopio).
La lesión del tímpano se puede ver fácilmente con un otoscopio.

El médico puede realizar o solicitar pruebas adicionales para determinar la causa de la ruptura o la extensión de la lesión.
Estas pruebas incluyen:

  • Pruebas de laboratorio. Si hay pérdidas del oído, el médico podría prescribir un tampón auricular (muestreo de material del oído) para detectar una infección bacteriana del oído medio.
  • Timpanometría. La timpanometría utiliza un dispositivo que se inserta en el canal auditivo. Este dispositivo genera variaciones de presión y mide la respuesta del tímpano a los cambios leves de la presión del aire.
  • Examen audiométrico. El médico podría ordenar un examen audiológico, una serie de pruebas realizadas en una cabina insonorizada que miden la capacidad auditiva a volúmenes y grados diferentes.