Traumatismo craneal y conmoción cerebral

El traumatismo craneal es una de las principales causas de muerte e invalidez si se considera el daño como lesión traumática del cerebro.
Las lesiones del cráneo pueden ser cerradas o abiertas con penetración.

  • Un traumatismo craneal cerrado significa que un objeto golpea duramente la cabeza, pero no rompe el cráneo.
  • Un traumatismo craneal abierto significa que un objeto ha golpeado el cráneo y es penetrado en el cerebro. Generalmente, este ocurre cuando se recibe un golpe fuerte, por ejemplo el choque contra el parabrisas durante un accidente de coche. También puede ocurrir con un golpe de pistola a la cabeza.

No necesita ser golpeados en la cabeza para sufrir una conmoción cerebral.
Un impacto en cualquier punto del cuerpo puede crear una fuerza suficiente a lesionar el cerebro. No ocurre siempre la perdida de conocimiento con una conmoción cerebral.
Las conmociones pueden ser de leves a graves.
Los efectos pueden ser enseguida visibles o pueden desarrollarse hasta horas o hasta días más tarde.
El traumatismo está entre las principales causas de muerte en los niños con más que 1 año en los Estados Unidos, el traumatismo craneal representa las 80% de las lesiones.
En acerca del 5% de los casos los pacientes mueren sobre el lugar del accidente. El traumatismo craneal tiene un fuerte impacto emotivo, psico-social y económico porque estos pacientes a menudo tienen una hospitalización relativamente larga.
El 5-10% necesita de curas a largo plazo.

¿Cuáles son los tipos de traumatismo craneal?

La conmoción cerebral es un traumatismo craneal que puede causar la pérdida inmediata de conciencia o vigilancia por un tiempo de pocos minutos hasta una un hora acerca de después del acontecimiento traumático.
Es el tipo de traumatismo craneal que causa menos daños.

 

Fractura del cráneo

Los huesos del cráneo se pueden fracturar con un traumatismo a la cabeza.
Si éste ocurre, se tiene que generalmente efectuar una radiografía para determinar la entidad del daño.
Hay muchos tipos de fracturas del cráneo:

  • Fractura simple (o serrada), dónde la piel no es rota y el tejido circunstante no es perjudicado.
  • Fractura expuesta dónde se rompe la piel y el tejido circunstante podría ser dañado.
  • Fractura lineal, si la rotura del hueso se presenta como una línea recta.
  • Fractura deprimida, si una parte del cráneo es esmagada para dentro.

Una fractura expuesta puede ser más graves porque hay un elevado riesgo de infección dado que la piel está rota.
Éste ocurre porque las bacterias entran en la herida por la piel cortada.

Las fracturas deprimidas pueden ser muy graves porque algunos pequeños trozos de hueso pueden comprimir el interior del cerebro.

 

trauma, craneal, hematoma, subdurale, duro, fractura, cráneo, assone, da, assonale, nervio, cerebro
traumatismo craneal
Alila/bigstockphoto.com

El hematoma intracraneal

Hay muchos tipos de hematoma intracraneal o acumulación de sangre al interior o al exterior del cerebro.
Los tipos son clasificados con base en su posición en el cerebro.
Los hematomas intracraneales pueden variar de leves accidentes a la cabeza a lesiones muy graves y potencialmente letales.
Los muchos tipos de hematomas intracraneales son los siguientes:

El hematoma epidural es una acumulación de sangre que se forma entre los huesos del cráneo y la dura madre, es decir el revestimiento externo del cerebro.
Generalmente es causado por la lesión de una arteria que corre en el cráneo llamada arteria meníngea media, raramente es provocado por la rotura o laceración de los senos venosos de la dura madre.
Los hematomas epidurales generalmente son asociados a una fractura del cráneo causada por un traumatismo cerrado.
El hematoma puede extenderse hacia la región parietal y frontal o bien en los lóbulos temporales.
Los síntomas dependen de la entidad del traumatismo y de la cantidad del sangramiento, pueden comparecer subito, pero también después de un par de días.
La terapia es una intervención quirúrgica urgente en que el cirujano entra por el cráneo, retire el hematoma de la cabeza e interrumpe la hemorragia de la arteria (hemostasis).

El hematoma subdural es una acumulación de sangre que se forma bajo al cráneo, entre dos revestimientos del cerebro: la dura madre y el aracnoide.
La causa puede ser la lesión de las venas que van desde el cerebro a la dura o a un corte en el cerebro mismo. El hematoma subdural ocurre a veces por una fractura del cráneo.

Contusión o hematoma intracerebral
La contusión cerebral es un accidente del cerebro que provoca sangramiento e hinchazón alrededor de la zona donde ha ocurrido el traumatismo.
Las contusiones pueden ocurrir con las fracturas del cráneo y con otras acumulaciónes de sangre como un hematoma subdural o epidural.
Una hemorragia dentro del cerebro (llamada también “hemorragia intraparenquimatosa”), puede ocurrir espontáneamente. Cuando el traumatismo no ha provocado el hematoma intracerebral, las causas más comúnes soy la hipertensión por largos períodos en los pacientes adultos más ancianos, molestias de sangramiento en los niños o en los adultos o el empleo de fármacos que causan dilución de la sangre o el abuso de determinadas drogas.

Daño axonal difuso
Estas lesiones son bastante frecuentes y generalmente son causadas por un rápido movimiento del cerebro adelante y atrás que puede ocurrir en el latigazo cervical, en las caídas o en la síndroma del niño maltratado.
Las lesiones difusas pueden ser leves, como por ejemplo una conmoción cerebral o pueden ser muy graves, como en la lesión axonal difusa. En el daño axonal difuso, generalmente el paciente está en coma por un período prolongado de tiempo, con lesiones en muchas partes del cerebro.

 

Causas del traumatismo craneal y de la conmoción cerebral

El traumatismo craneal golpea más de 1,7 millones de personas en los Estados Unidos cada año, entre cuyo casi medio millón niños; los muertos son 52.000.

Los adultos sufren más frecuentemente lesiones craneales a causa de caídas, accidentes con los vehículos a motor, choques, golpes de objetos y la lucha.
Las caídas son las causas más frecuentes de traumatismo craneal en los niños.

 

Síntomas del traumatismo craneal y de la conmoción cerebral

Una persona puede tener muchos síntomas con base en la gravedad del daño a la cabeza.
Los siguentes son los síntomas más frecuentes de un traumatismo craneal, sin embargo, cada individuo puede sentir síntomas diferentes.

Traumatismo craneal leve:

  • Zona hinchada con un chichón/protuberancia o un moretón
  • Corte pequeño y superficial en la nuca
  • Dolor de cabeza
  • Hipersensibilidad al ruido y a la luz
  • Irritabilidad
  • Confusión
  • Vértigos o mareos
  • Problemas de equilibrio
  • Nausea
  • Problemas de memoria e/o concentración
  • Cambio en el ritmo del sueño
  • Visa deslustrados
  • Ojos “Cansado”
  • Zumbido a las orejas, tinnitus,
  • Alteración del gusto
  • Sensación de fatica

Traumatismo craneal de moderado a grave (sirven curas médicas inmediatas)
Los síntomas pueden incluir a uno cualquiera de aquéllos enumerados sobre además de:

  • Pérdida del conocimiento
  • Fuerte dolor de cabeza que no pasa a corto plazo
  • Náusea y vómito recurrente
  • Pérdida de memoria, como dificultad a recordar los acontecimientos que han llevado al evento traumático
  • Confusión
  • Dificultad a caminar
  • Debilidad en una zona del cuerpo
  • Sudación
  • Palidez (color pálido)
  • Crisis epilépticas o convulsiones
  • Modificaciones de comportamiento o irritabilidad
  • Pérdidas de sangre o fluido claro de la nariz o de las orejas
  • Una pupila (zona oscura al centro del ojo) parece más grande con respecto del otro ojo
  • Corte profundo o laceración en la nuca
  • Herida abierta a la cabeza
  • Objeto extraño que penetra en la cabeza
  • El coma es un estado de inconsciencia en que una persona no puede ser despertada; sólo contesta en mínima parte o para nada a los estímulos, no exhibe alguna actividad voluntaria.
  • El estado vegetativo es una condición cerebral en cuyo una persona ha perdido su habilidad de pensamiento y la conciencia del entorno externo, pero mantiene algunas funciones de base como la respiración y la circulación sanguínea.
  • La síndrome de Locked-In es una condición neurológica en que una persona es consciente, puede pensar y razonar, pero no puede hablar o a moverse.

Los síntomas de un traumatismo craneal pueden parecerse a otras molestias o patologías. Siempre hace falta consultar al médico por el diagnóstico.

 

RMN resonancia, trauma, lesión en la cabeza, el cerebro, hematoma, vértebras, ojos, los ventrículos, la materia gris, blanco
RMN traumatismo craneal
Diagnóstico de traumatismo craneal
Los primeros pasos en el tratamiento de un paciente con traumatismo craneal son el examen físico y las análisis de los detalles exactos del accidente.
La historia clínica del paciente y los fármacos que toma son informaciones importantes para decidir los pasos siguientes.
La radiografía del cráneo raramente es hecha por la valoración de las lesiones del cráneo.
Es más importante valorar la función del cerebro antes que mirar los huesos que circundan el cerebro.
La tomografia computadorizada (TC) de la cabeza permite de examinar y encontrar eventuales hemorragias e hinchazones en ciertas áreas del cerebro.
Se pueden ver también las lesiones óseas del cráneo y buscar el sangramiento en los senos nasales asociado a fracturas del cráneo.
La TC no muestra la función del cerebro.
Los pacientes con una lesión axonal pueden estar en coma.
Numerosas directrices existen para decidir si la TC debería ser ejecutada en pacientes que están despiertos después de un traumatismo craneal menor.
El otro examen que se ejecuta a menudo en caso de traumatismo craneal es la Resonancia magnética (RMN) que visualiza los huesos y también todos los tejidos blandos dentro de la cabeza.

 

Terapia del traumatismo craneal

El tratamiento específico de un traumatismo craneal es determinado por el médico en función de:

  • Edad, la salud general y la historia médica
  • La medida del daño a la cabeza
  • Tipo de traumatismo craneal
  • Tolerancia a fármacos específicos, procedimientos o terapias
  • Expectativas por el curso de la cura para el traumatismo craneal
  • Las preferencias del paciente.

En función de la gravedad del daño, el tratamiento puede comprender:

  • Hielo
  • Descanso
  • Pomada antibiótica tópica y vendaje adhesivo
  • Observación
  • Puntos de sutura
  • Hospitalización por observación
  • Sedación moderada o respiración asistida con una máquina por la respiración, un ventilador mecánico o un respirador

 

Terapia de las fracturas del cráneo

La mayor parte de las roturas craneales se puede sanar solo, especialmente si son fracturas simples y lineales.
El proceso de curación puede necesitar muchos meses, aunque el dolor generalmente desaparece en 5-10 días.
Si la fractura es abierta, el médico prescribe los antibióticos para prevenir una infección.
Si la fractura es grave o hay una depresión, podría ser necesario una intervención quirúrgica para ayudar a prevenir eventuales daños al cerebro.
Generalmente la operación se realiza en anestesia general.
Durante la operación, eventuales fragmentos de hueso que han sido comprimidos hacia el interior pueden ser removidos y repuestos en su posición.
Si necesario, el hilo metálico o las redes pueden ser utilizados para saldar los fragmentos del cráneo.
Puesto che el hueso está  en su lugar, debería curar espontáneamente.
Si se desea, el cirujano explica el procedimiento que se realiza más en detalle.

 

La elevación y la descompresión quirúrgica

La descompresión quirúrgica es necesaria en presencia de un hematoma epidural o subdural que se expande velozmente y provoca un aumento de la presión intracraneal y de la compresión local.
La descompresión quirúrgica debería ser considerada para los pacientes con traumatismo craneal e hipertensión intracraneal refractaria con un cerebro potencialmente recuperable.

La craniotomia, el drenaje quirúrgico de un hematoma epidural y la reparación de los vasos sanguíneos debería ser hecho subito si están presentes: señales del aumento de presión intracraneal, alteraciones mentales, señales neurológicos, cambios pupilares o un desplazamiento de la línea mediana.

La gestión conservativa con estrecha monitorización en unidad de vigilancia intensiva pediátrica es indicada si el hematoma es inferior a 2 cm, no hay señales neurológicas focales, alteraciones mentales o los efectos de la presión con desplazamiento de la línea mediana.

Un hematoma subdural con desplazamiento de línea media o estado mental alterado tiene que ser aspirado urgentemente.
Un pequeño hematoma subdural sin efectos sobre la presión debería ser administrado sin cirugía con estrecha monitorización.
El drenaje quirúrgico del hematoma subdural no es necesario en la mayor parte de los casos.
La mayor parte de los pacientes con lesiones penetrantes necesitan de una “limpieza” quirúrgica y de la evacuación del hematoma, además tienen que asumir antibióticos como prevención y también los antiepilepticos.

Las fracturas del cráneo con depresión necesitan de una operación quirúrgica si la profundidad de la depresión es mayor de 1 cm y si los fragmentos óseos provocan la compresión del tejido cerebral.

 

Consideraciones a largo plazo para personas con traumatismo craneal

La llave es de promover un entorno seguro para los niños y los adultos para evitar que ocurren traumas craneales.
El empleo de los cinturones de seguridad cuando se conduce en el coche y el casco (de usar correctamente) por actividad como equitación, ciclismo, motorismo, esquí, patinaje y monopatín puede proteger la cabeza de eventuales graves lesiones.
Las personas que sufren por una lesión cerebral grave pueden perder algunas partes de los músculos, la capacidad de lenguaje, la vista, el oído o el gusto según la zona cerebral afectada.
Puede ocurrir también cambios en la personalidad o en el comportamiento a corto y largo plazo.
Estas personas necesitan de una gestión médica y rehabilitativa, fisioterapia, terapistas profesionales o logopedas a largo plazo.
La cantidad de recuperación de la persona depende del tipo de lesión cerebral y de otros problemas médicos que pueden ser.
Es importante se concentrar en el mejoramiento de las capacidades de una persona a casa y en comunidad.
La recuperación del paciente es animada si se tiende a reforzar la autoestima y a promover la independencia.