Artrosis de cadera

¿Qué es la artrosis de cadera?

La artrosis de cadera o coxartrosis es una enfermedad degenerativa de la articulación entre la pelvis y el fémur.
La cabeza del fémur está encajada en una cavidad llamada acetábulo, compuesto por el hueso ilion, el isquion y el pubis.
El cartílago es un tejido blanquecino, brillante y rico en agua que sirve para hacer los movimientos fluidos y no dolorosos, además de reducir el roce entre los huesos.


Con el desgaste o sencillamente con el pasar del tiempo, el tejido cartilagíneo tiende a encogerse siempre más, por lo que el cuerpo humano responde con alteraciones del hueso:

  • Con la formación de osteofitos o espolones óseos en el perímetro externo de la articulación para aumentar la superficie de contacto entre los huesos;
  • Con la alteración de la densidad ósea porque habrá zonas casi vacías y otras más ricas en calcio.

En el primer estadio de la patología, el cartílago todavía está presente, pero es menos espeso, en las últimas fases desaparece completamente y los huesos se ”rozan” entre ellos durante el movimiento.
En esta situación el roce entre los huesos provoca la inflamación articular que es muy dolorosa y limita los movimientos porque el dolor se siente a cada paso.
artrosis-de-la-cadera
Esta patología afecta especialmente a los ancianos, en concreto a las mujeres a partir de los 50 años y los hombre de los 65 -70.
Raramente afecta a las personas de menos de 40 años.

La articulación de la cadera es una enartrosis con una amplia libertad de movimiento, la amplitud de los movimientos permitida es mayor con la rodilla doblada y se llega a:

  • Flexión de 140-150°
  • Extensión de 20°
  • Abducción de 80°
  • Rotación externa de 90°
  • Rotación interna 35-40°

Generalmente es bilateral, pero una articulación está más degenerada que la otra.

¿Cuáles son las causas de la artrosis de cadera?

No existe una causa que provoque la artrosis de cadera pero hay muchos factores que favorecen la aparición de esta enfermedad:

  • La edad es indudablemente el aspecto más importante a tener en cuenta porque en los jóvenes sanos es casi inexistente.
  • Las características de la propia articulación, de hecho la gran movilidad de la cadera la expone más al desgaste, además la carga corpórea aumenta la compresión entre los huesos.
  • La herancia es otro factor de riesgo porque los pacientes que padecen de artrosis tienen al menos un padre con la misma enfermedad.
  • La obesidad provoca una mayor presión sobre las articulaciones, generalmente, las personas entre los 50 y los 60 años con artrosis de cadera son obesas.
  • Las actividades físicas intensas o los trabajos manuales pesados pueden sobrecargar la articulación y causar un desgaste precoz.
  • Las malformaciones anatómicas como la rodilla valga (piernas en X) o vara pueden provocar una mala distribución del peso con mayor sobrecarga en algunas áreas con respecto a otras.
  • Una reducción de los estrógenos puede favorecer la aparición de la patología, por este motivo las mujeres desarrollan más fácilmente la coxartrosis durante la menopausia.
  • Un fuerte trauma que causa una fractura articular a nivel del acetábulo o de la cabeza del fémur tiene como consecuencias: un período de inmovilidad durante el que el cartílago recibe menos nutrición y un aumento de la rigidez que causa mayor sobrecarga del cartílago.

 

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis de cadera?

artrosis-de-la-cadera
Artrosis de la cadera

El primer síntoma es el dolor de cadera que se extiende hacia la ingle y el área anterior-interno del muslo hasta la rodilla.
Las punzadas se sienten al inicio de los movimientos, a medida que la articulación se calienta los síntomas se mitigan y desaparecen cuando se para.
Si se camina mucho, es posible que después de 20-30 minutos aproximadamente el dolor aumente, igual que al quedar de pie durante mucho tiempo o bien si se hacen esfuerzos.

En los últimos estadios de la artrosis de cadera el dolor se siente también al estar parado y sobre todo por la noche.
El paciente tiene dificultad para caminar y estar en una posición sentada correcta, de hecho el sujeto afectado por artrosis de cadera se sienta en una posición antálgica sólo apoyando el peso en la pierna no afectada.

El paciente siente dolor bajando las escaleras, poniéndose los zapatos, cruzando las piernas, levantándose de la taza del váter.
El dolor es muy intenso por la mañana en cuanto el paciente se levanta de la cama, pero en aproximadamente media hora suele desaparecer.
El paciente que padece de artrosis de cadera mantiene posiciones anómalas para no sentir los síntomas, esta situación provoca una sobrecarga de la cadera y la pelvis del lado opuesto, además el sujeto camina con la espalda inclinada hacia un lado.

 

¿Cómo se llega al diagnóstico de la artrosis de cadera?

El médico tiene que revisar el historial del paciente y hacer un minucioso examen para entender cuál es la zona exacta del dolor, los movimientos que lo causan y en qué momento del día se presentan los síntomas.
Las pruebas más indicadas para la artrosis de cadera prevén la rotación interna pasiva de la articulación y la extensión, o bien llevar la rodilla detrás del cuerpo.
Si el paciente padece de artrosis de cadera, la movilidad y la fuerza se reducen a causa del dolor que puede volverse terrible.
El examen instrumental más apto para identificar la artrosis de cadera es la radiografía que muestra la distancia entre fémur y acetábulo de la pelvis.

La radiografía muestra eventuales modificaciones en el hueso como la formación de:

rotación interior de la cadera, prueba por la artrosis, articulación, fémur, presa, Lesión, hueso, resbalón, contractura, muscular, jóvenes, dolor, mal, síntomas, causas, limitación funcional, inflamación, anciana, flexión, esfuerzo, caído, trauma, casa, bicicleta, hinchazón, edema
Prueba de rotación interior de la cadera
  • Espolones óseos;
  • Densificaciones del hueso esponjoso subcondral;
  • Rarefacciones óseas.

Diagnóstico diferencial
El médico tiene que excluir las siguientes patologías:

  • Cruralgia,
  • Pubalgia,
  • Hernia inguinal,
  • Fractura de cadera,
  • Luxación de cadera,
  • Desgarro del recto femoral,
  • Artritis.

 

¿Cuál es el tratamiento para la artrosis de cadera?

El examen de la cadera, el fémur, la pelvis, los huesos, el sacro, el deslizamiento, el dolor, el dolor, los síntomas, causas, limitación funcional, inflamación, mayor, flexión, el esfuerzo, la fisioterapia y la rehabilitación, la osteoartritis, la sínfisis del pubis, hueso ilíaco, fémur
Tac cadera

Hay muchos tratamientos posibles para la coxartrosis, en función de la gravedad de la enfermedad.
El médico especialista al que acudir es el fisiatra o el ortopédico, este último es más indicado porque es el único que puede intervenir quirúrgicamente.
Con el tiempo, la evolución de la artrosis puede pararse o empeorar, la situación anatómica interna no puede mejorar espontáneamente.
El objetivo del tratamiento es:

  • Atenuar el dolor;
  • Mejorar la amplitud de los movimientos de la articulación;
  • Permitir que paciente lleve a cabo actividades cotidianas.

Si el cartílago se ha gastado pero todavía está presente, el tratamiento es conservativo para evitar o ralentar el proceso degenerativo, en esta situación se aconseja cambiar el estilo de vida si éste es el responsable de la enfermedad:

  • Un paciente demasiado sedentario tendrá que iniciar una actividad física regular;
  • Quien desarrolla trabajos pesados deberá cambiar a tareas más ligeras;
  • Los obesos deberán iniciar un régimen para bajar de peso.
  • La fisioterapia ayuda a dar más movilidad a la cadera, atenúa o elimina el dolor, además permite retomar las actividades cotidianas.
    Cuando el cartílago ha desaparecido completamente y los huesos se friccionan entre sí, la única solución es la intervención quirúrgica para implantar una prótesis de cadera.

 

Fisioterapia y rehabilitación para la artrosis de cadera

La fisioterapia es fundamental para los pacientes con esta enfermedad para conseguir un buen resultado.
El tratamiento implica:Terapias instrumentales como los ultrasonidos, la tecarterapia y la magnetoterapia que penetran en profundidad en la articulación,

  • La movilización pasiva y activa,
  • Hielo o calor,
  • Kinesiterapia o ejercicios de gimnasia para mejorar fuerza, flexibilidad y equilibrio,
  • Kinesiterapia practicada en el agua,
  • muletas u otros instrumentos de auxilio,
  • Natación, bicicleta de ejercicio o bicicleta
  • Suplementos, por ejemplo glucosamina y condroitina, pérdida de peso.

En ciertos casos puede ser apropiado acudir a un podólogo par comprar plantillas ortopédicas que corrigen el apoyo incorrecto, o a un nutricionista, para ayudar a reducir el peso del cuerpo.
Algunos deportes están contraindicados porque pueden empeorar las condiciones de la cadera, por ejemplo la carrera.

Medicinas y remedios naturales
Los fármacos de primera elección para la artrosis de cadera son los AINE (antinflamatorios no esteroideos), que sirven para reducir el dolor y la inflamación.
Hoy en día las complicaciones gastrointestinales por el uso de estos medicamentos se han reducido de manera significativa si al mismo tiempo se toma un protector gástrico, es decir ,un inhibidor de bomba de protones, por ej. el Misoprostol.
Utilizando los inhibidores selectivos de la enzima COX-2 (ciclooxigenasa-2), antes que los otros AINE, se disminuyen las complicaciones gastrointestinales.
Entre las curas naturales se encuentran las infiltraciones de ácido hialurónico en la articulación.
Las inyecciones se realizan bajo guía ecográfica porque la cadera se encuentra en profundidad.

 

Cirugía para artrosis de cadera

En los casos avanzados de artrosis de cadera, cuando los síntomas son invalidantes, los pacientes pueden optar por la intervención quirúrgica.
La cirugía consiste en una intervención de sustitución de la articulación o en un artroscopia de la cadera.
El ortopedista o el médico de familia pueden indicar si la intervención es indicada. En este caso hace falta dirigirse a un cirujano ortopédico para una valoración y consejo.

Entre las últimas novedades se encuentra el trasplante de factores de crecimiento y células estaminales en la articulación.
Las plaquetas contienen factores de crecimiento que se pueden inyectar en la cadera.
Aquí estimulan la producción de células que favorecen la reparación articular.
El funcionamiento de las células estaminales es el mismo, es decir, favorece la formación de células que permiten arreglar el daño a la cadera, por ejemplo los condrocitos.

Prevención
El régimen es fundamental para no sobrecargar la articulación, hace falta seguir una alimentación ligera y equilibrada para reducir el peso corpóreo.

Deja un comentario