Inflamación – causas y síntomas

La inflamación es una reacción natural no específica del cuerpo que ocurre en el organismo y puede estar causada por un traumatismo, una quemadura, una lesión, una infección viral o bacteriana y otras situaciones de peligro para el cuerpo.

 

Cuando una sustancia irritante o nociva afecta una parte del cuerpo, hay una respuesta biológica para intentar deshacerse de ella.

Los signos y síntomas de la inflamación (o flogosis) aguda significan que el cuerpo está intentando curarse a sí mismo.

Una inflamación no implica una infección, aunque una infección puede provocar la inflamación.

Una infección se refiere a la invasión de ciertas bacterias, virus u hongos, mientras que la flogosis se refiere la manera en la que el cuerpo reacciona a esta invasión.

 

¿Cuál es la diferencia entre inflamación aguda y crónica?

 

Inflamación aguda

 

La inflamación aguda puede presentarse en pocos segundos o pocos minutos después del accidente de los tejidos, por ejemplo justo cuando la persona sufre un traumatismo en la rodilla.

La lesión puede ser solamente física o puede derivarse de la activación de una respuesta inmunitaria

 

Existen tres procesos principales:

  • Aumenta el flujo de sangre debido a la dilatación de los vasos sanguíneos (arteriolas) que se encuentran en los tejidos
  • Aumento de la permeabilidad de los capilares gracias los cuales la sangre y las proteínas se desplazan a través de los espacios intersticiales (entre las células)
  • Migración de los neutrófilos (y quizá de algunos macrófagos) desde los capilares y desde las vénulas hacia los espacios intersticiales.

 

Los primeros dos efectos se pueden observar pocos minutos después de un rasguño que no rompe la piel.

Inicialmente, el rasguño se observa como una línea de color rojo pálido.

Después, pocos milímetros hacia los lados del rasguño, el tejido se enrojece justo cuando el flujo de la sangre aumenta en esta zona específica.

Finalmente, se crea un edema, es decir, que la zona se inflama debido a la acumulación de líquido en el espacio intersticial de esta determinada zona.

 

1) Marginación

El endotelio de los vasos sanguíneos es el revestimiento interno de las arterias.

Inicialmente los neutrófilos (un tipo de glóbulos blancos) se unen al endotelio de los vasos sanguíneos.

Esta unión ocurre gracias a algunas moléculas llamadas moléculas de adhesión celular (MAC) que se encuentran en la superficie de los neutrófilos y en las células endoteliales de los tejidos heridos. La unión ocurre en dos fases.

 

  • En la primera, las moléculas de adhesión llamadas selectinas unen los neutrófilos con el endotelio y los glóbulos blancos empiezan a rodar a lo largo de la superficie de los vasos sanguíneos.
  • En la segunda, los neutrófilos crean una unión más estrecha con las células endoteliales.

A veces, se forma pus en la zona en la que ocurre una inflamación aguda, sobre todo mientras que el cuerpo extraño permanece dentro del tejido.

En el análisis del pus se observa que este está lleno de neutrófilos.

 

2) Diapédesis

La diapédesis se refiere al acercamiento hacia o al alejamiento de una sustancia determinada.

Después de que los neutrófilos han salido de los vasos sanguíneos, se sienten atraídos hacia donde hay una concentración alta de virus y bacterias, por lo tanto se dirigen hacia la infección.

 

4) Fagocitosis

Los neutrófilos reconocen los virus y las bacterias, los ingieren y los intruducen dentro de vesículas para matarlos.

 

Inflamación crónica

 

La inflamación crónica es una inflamación a largo plazo. De hecho, puede llegar a durar varios meses o incluso años, por ejemplo muchas personas conocen la inflamación crónica de la próstata.

Esta enfermedad puede estar causada por:

 

  • Imposibilidad de eliminar la causa de una inflamación aguda
  • Una respuesta autoinmune, es decir, que el sistema inmunitario ataca los tejidos sanos debido a que los confunde con organismos patógenos nocivos.
  • El contacto persistente con una sustancia irritante
  • Algunos ejemplos de enfermedades crónicas son ls siguientes: asma, úlcera péptica crónica, tuberculosis, artritis reumatoidea, morbo de Crohn, sinusitis crónica y hepatitis crónica activa.

 

Las infecciones, las heridas y las lesiones de los tejidos no se curan sin una inflamación.

Sin embargo, la inflamación crónica puede llagar a causar varias enfermedades: algunos tumores, artritis reumaoidea, aterosclerosis y fiebre del heno.

Es muy difícil eliminar una inflamación crónica y se requiere mucho tiempo para hacerlo.

¿Cuántas personas padece dolor de espalda crónico o sinusitis crónica? si los antiinflamatorios fueran suficientes para resolver estos problemas, todos seríamos más felices y contentos, pero desafortunadamente, existen varias razones por las cuales esos medicamentos no son suficientes para resolver las enfermedades.

En el caso del dolor de espalda uno de los motivos puede ser la postura, o un problema en el pie que afecta la columna vertebral, o una enfermedad de los órganos o de las vísceras.

Sin importar los medicamentos la inflamación permanece hasta que se resuelva la causa,.

 

Comparación

Inflamación, dolor, hinchazón, enrojecimiento
Gresei/bigstockphoto.com

Inflamación aguda

Causas: bacterias nocivas o lesiones de los tejidos

Exordio (cuando comienza la inflamación): de inmediato

Duración: breve, solamente algunos días

Resultados, la inflamación mejora (resolución), puede volverse un absceso o una inflamación crónica.

 

Inflamación crónica

Causas: organismos patógenos no degradables que provocan una inflamación persistente, infecciones por algunos tipos de virus, cuerpos extraños que no han sido expulsados del cuerpo, reacciones del sistema inmunitario hiperactivo.

Duración: varios meses o años.

Resultados: la destrucción del tejido, engrosamiento y cicatrización del tejido conectivo (fibrosis), muerte celular o de los tejidos (necrosis).

 

Cinco signos de la inflamación aguda

 

La inflamación aguda se manifiesta con cinco signos diferentes:

 

  • Dolor – la zona inflamada puede provocar dolor, sobre todo cuando se ejerce presión sobre ella. Se liberan algunas sustancias químicas que estimulan las terminaciones nerviosas y hacen que la zona sea aún más sensible.
  • Enrojecimiento – esto ocurre debido a que los capilares están llenos de sangre.
  • Inmovilidad – puede haber una pérdida de la funcionalidad.
  • Hinchazón – debida a la acumulación de líquidos.
  • Edema – la zona se hincha debido a que el líquido se acumula en los espacios intersticiales.
  • Calor – ocurre por la misma razón por la que se forma el enrojecimiento, el aumento de la sangre en la zona afectada provoca una sensación de calor al tacto.

 

¿Por qué la inflamación provoca dolor?

Generalmente, cuando las personas tienen una inflamación, duele, puede haber dolor, rigidez, fastidio y quizá agonía, dependiendo de la gravedad.

El dolor puede ser constante y estable.

La inflamación provoca dolor debido a que la hinchazón ejerce presión sobre las terminaciones nerviosas sensibles (nociceptores), que envían señales de dolor al cerebro. Las terminaciones nerviosas envían señales de dolor al cerebro durante todo el día, sin embargo, el encéfalo ignora la mayoría de estas señales, a menos que la presión que se ejerce sobre las terminaciones nerviosas aumente.

 

Inflamación y enfermedades autoinmunes

 

Una enfermedad autoinmune es una enfermedad en la que el cuerpo tiene una respuesta inmunitaria contra los tejidos sanos, debido a que los confunde con organismos patógenos nocivos o irritantes. Por lo tanto, el sistema inmunitario activa una respuesta inflamatoria.

Existen cientos de enfermedades autoinmunes y en casi todas, uno de los signos característicos es la inflamación. A continuación se mencionan algunos ejemplos:

 

Artritis reutatoidea – es una inflamación de las articulaciones, de los tejidos que se encuentran alrededor de las articulaciones y a veces también se refiere a la inflamación de algunos órganos del cuerpo.

 

Espondilitis anquilosante – es una inflamación de las vértebras, de los músculos, de los ligamentos y también de las articulaciones sacroilíacas (entre el hueso sacro y la cadera), puede provocar fiebre leve.

 

Celiaquía – es una inflamación y la destrucción del revestimiento interno del intestino delgado.

 

Morbo de Crohn – es una inflamación del tracto gastrointestinal. La inflamación es más común en el íleon (intestino delgado), pero también puede ocurrir en cualquier otro punto del tracto gastrointestinal, desde la boca del ano.

Enfermedad de Graves – uno de los signos es el hipo, si la glándula de la tiroides está inflamada. La exoftalmia es la inflamación de los músculos que se encuentran detrás de los ojos.

 

La fibrosis pulmonar idiopática – el papel que desempeña la inflamación no está del todo claro. Los expertos afirman que la fibrosis pulmonar idiopática está causada por la inflamación de los alvéolos (sacos pequeños que se encuentran dentro de los pulmones).

Sin embargo, los tratamientos para disminuir la inflamación han sido decepcionantes.

 

Lupus – puede haber una inflamación en las articulaciones, en los pulmones, en el corazón, en los riñones y en la piel.

 

Psoriasis – es una inflamación de la piel. En algunos casos, como por ejemplo en la artritis psoriásica, también pueden inflamarse las articulaciones y el tejido que las rodea.

 

Diabetes de tipo 1 – puede haber inflamaciones en varias partes del cuerpo si la diabetes no se mantiene bajo control.

 

Enfermedad de Addison – inflamación de las glándulas suprarrenales.

 

Vasculitis – se refiere a un conjunto de enfermedades en las que la inflación termina por destruir los vasos sanguíneos, las arterias y las venas.

 

Rechazo del trasplante – en este caso ya existe una inflamación considerable debido a la intervención del trasplante. Si el sistema inmunitario del receptor del órgano rechaza el cuerpo extraño, se forma una inflamación alrededor del órgano implantado.

Varias alergias – todas las alergias se caracterizan por una inflamación.

El asma es una inflamación de las vías respiratorias, en la fiebre hay una inflamación de la nariz, del oído y de las mucosas de la garganta, mientras que en las personas que son alérgicas a las picaduras de las ABEJAS puede haber inflamaciones graves que afectan todo el cuerpo (anafilaxis) y pueden ser fatales.

 

Factores que favorecen la inflamación

 

Existen varios factores que desempeñan un papel importante en la formación y en la duración de la inflamación del cuerpo. Estos factores incluyen los desequilibrios físicos, la dieta, las alergias y la falta de sueño.

 

Condiciones físicas. Una alineación postural o de las articulaciones incorrecta afecta considerablemente las enfermedades inflamatorias.

Los hombros en rotación interna, la flexión del tórax y la rotación externa de la cadera son problemas de una postura incorrecta que pueden provocar dolor o daños en ciertas zonas que terminan por inflamarse (Sahrmann 2001)

 Alimentación, incorrecta, dieta, inflamación, favorece, dolor
dulsita/bigstockphoto.com

Alimentación incorrecta. Un factor muy importante que favorece la inflamación es la alimentación occidental, se trata de una dieta con alto contenido de grasas saturadas e insaturadas, carbohidratos simples y proteínas animales (Sears 2005; Appleton 2004; Meggs 2004).

La American Dietetic Association (ADA) no recomienda este tipo de alimentación debido a que favorece el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, los infartos cerebrales y otras enfermedades autoinmunes (ADA 2007).

Sensibilidad y alergias alimentarias que favorecen las inflamaciones.

Las alergias alimentarias más comunes son las alergias al gluten del trigo, a las nueces o a los frutos de mar.

Las intolerancias alimentarias pueden provocar reacciones inflamatorias a ciertos alimentos; por ejemplo, a los productos a base de lácteos, al mais, a la soya, al trigo, al azúcar y a las nueces (Meggs 2004).

 

Otros alérgenos. Además, de los alimentos, existen otros alérgenos como por ejemplo los productos químicos, el polvo, los mohos y el polen que pueden hacer que el cuerpo libere neurotransmisores químicos llamados histaminas del sistema inmunitario que desencadenan un proceso inflamatorio en los vasos sanguíneos.

La reacción alérgica puede ser leve (por ejemplo, prurito, nariz que moquea) o puede ser más grave (por ejemplo aumento de la presión sanguínea, hinchazón, falta de respiro). Los contaminantes del medioambiente, el ruido y los productos para la limpieza pueden aumentar la inflamación (Meggs 2004; Appleton 2004).

 

Insomnio. La falta de sueño esta asociada con las inflamaciones.

El sueño es el momento en el que el cuerpo se recupera mental y físicamente.

Por esta razón los expertos recomiendan de 7 a 9 horas de sueño para que el cuerpo funcione de la mejor manera posible.

Los estudios demuestran que el sueño es fundamental para mantener el equilibrio bioquímico de sustancias como la hormona del crecimiento y la cortisona. (Dement 2000).

 

 

 

ejercicios, inflamación, tendinitis, descanso, sobrecargado
Esercizibr / > Minerva Studio/bigstockphoto.com

Exceso de peso. Los desequilibrios bioquímicos también están relacionados con las inflamaciones debido al exceso de grasa visceral. Si la grasa visceral supera una determinada cantidad, el exceso de grasa produce ciertas sustancias que provocan una infamación.

 

Edad avanzada. Otro factor es la vejez. Con el aumento de la edad, los niveles de interleucina aumentan considerablemente. La interleucina está implicada en el desarrollo de varias enfermedades de la vejez, entre las cuales se encuentran las enfermedades cardíacas, la osteoporosis, el morbo de Alzheimer y otras enfermedades cognitivas (Meggs 2004).

 

Factores de estrés físico y mental

Cabe resaltar que el sistema inmunitario tiene todas las herramientas para manejar los factores del estrés físico como por ejemplo los microbios, los esguinces de tobillo, la fiebre del heno y otros.

Sin embargo, no se conoce con exactitud la manera en la que el sistema inmunitario reacciona a la acumulación de otros factores del estrés físico, a la alimentación incorrecta, a la falta de sueño, a las alergias y a las intolerancias, a las desalineaciones posturales y articulares y a los cuerpos extraños.

Además, por más de 80 años los expertos del comportamiento han analizado el efecto de los factores de estrés mental y emocional en la salud fisiológica.

Un estudio importante demuestra que los factores de estrés mental son un desafío para la homeostasis, así como lo son la gripe o las lesiones musculares (Linden 2004).

El cuerpo responde al estrés físico, emocional y mental a través de la producción de hormonas, como la epinefrina y la neoepinefrina, que preparan al cuerpo para realizar determinadas acciones.

 

Leáse también: tratamientos para la inflamación

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.