Oídos tapados

Los oídos tapados pueden molestar mucho y, en algunos casos, producen síntomas graves.
Si el individuo tiene la sensación de estar siempre debajo del agua o si el agua ha salpicado en los oídos, puede que se sufra de oído tapado u obstruido.
El médico especialista en este trastorno es el otorrino.

Causas de los oídos tapados

Hay muchas causas de oído tapado y éstas pueden ser leves o graves:

Acumulación de cera: a menudo, una de las causas de oídos obstruidos simplemente es un tapón de cerumen. Así pues, si no nos limpiamos las orejas de manera regular, es probable que oigamos sonidos más bajos y voces no muy claras. Una acumulación de cera también puede producir dolor leve en los oídos
La sensación de oídos tapados puede permanecer muchos meses o años. Sin embargo, el oído vuelve a la normalidad nada más quitar el tapón.

Secreción nasal en las trompas de Eustaquio: es decir, la acumulación de mucosa en las trompas de Eustaquio.
A raíz de esta congestión, puede que haya una inflamación y una infección bacteriana.
Entre los síntomas, también hay dolor en los oídos, acúfenos (pitidos o silbidos en los oídos) y vértigos o mareos.
El tratamiento incluye medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y cortisona administrada por vía oral o por aerosol.

Agua en los oídos: una enfermedad también llamada otitis externa o bien oído del nadador.
Cuando el agua llega al oído por la natación o después de la ducha, puede que estemos afectados por la sensación de oídos tapados.

Chapuzón: el aumento de presión que se produce durante un chapuzón puede dar lugar a los oídos tapados porque la estructura interna del oído y el tímpano resultan dañados de manera temporal o irreversiblemente.

Infección en el oído (otitis): es probable que una de las causas sea una otitis en el oído que suele aparecer después de un resfriado o de otra infección de las vías respiratorias. En este caso, el oído medio resulta bloqueado debido a una acumulación de moco.
Entre los demás síntomas, hay dolor de oído, dolor de sien, dolor de garganta y tos perruna.

Ruidos fuertes: cuando- de repente- se oye un ruido muy fuerte o estamos expuestos a ruidos fuertes durante mucho tiempo, uno de los efectos es el oído obstruido. Esta situación también puede llevar a una pérdida auditiva temporal.
Cuando el individuo se acuesta después de una noche en la discoteca, el oído resulta tapado y se percibe un silbido durante algunas horas aunque, a la mañana siguiente, este síntoma desaparece.

Cambios de presión y altura: cuando viajamos en avión o cuando estamos en colina o en montaña, los oídos empiezan a estar tapados.


Crecimiento de huesos en los oídos: es una enfermedad que suele afectar a los nadadores. Hay un crecimiento anormal de una protuberancia de hueso en el oído externo (otosclerosis) que puede dar lugar a los oídos tapados acompañados por la pérdida gradual de la capacidad auditiva. Este crecimiento también puede producir una hemorragia del oído seguida por una infección.

Enfermedad de Ménière: la enfermedad de Ménière es una enfermedad caracterizada por la sensación de tener los oídos tapados, vértigos, náusea, sonidos bajos y pérdida progresiva de la capacidad auditiva.

Granos: un grano en el oído puede producir los oídos tapados.

Cáncer: el cáncer de la faringe puede producir la sensación de oído tapado.

Embarazo: durante el embarazo, a menudo, las mujeres suelen percibir el oído tapado por la mañana. Esto puede depender del cambio en la presión sanguínea o en las hormonas que producen hinchazón en la mucosa nasal o en los cornetes.

 

Síntomas del oído tapado

El síntoma más evidente es una sensación de oído obstruido.
Algunas personas perciben la presencia de líquido en los oídos.
Entre los síntomas, también hay dolor leve o agudo.
Más del 85% de los niños sufre de dolor de oído debido al oído tapado.
Algunas personas dicen sentir el latido cardíaco en el oído o la voz que retumba.
En caso de infección, el paciente puede tener los ganglios linfáticos del cuello hinchados.

 

¿Qué hacer? Tratamiento y remedios para el oído obstruido

Eliminar la cera
La cera actúa como barrera para el agua y el polvo, entre los cuales encontramos los agentes infecciosos como bacterias y hongos.
Sin embargo, una acumulación de exceso de cera produce obstrucciones, dolor y molestia en el oído y también puede producir sordera leve.
A continuación, presentamos algunos remedios para quitar la cera en casa.

Ablandar la cera
Para quitar y ablandar la cera en el oído, se puede utilizar el aceite de oliva, el aceite para bebés, el aceite mineral y la glicerina.
Los agentes químicos también como el agua oxigenada y el peróxido de urea ablandan la cera y representan una manera eficaz para removerla.
Las gotas para los oídos que contienen estas sustancias se venden en la farmacia.
Debrox es un producto muy conocido que ablanda la cera.

Lo único que hay que hacer es tumbarse en un lado y poner 3-4 gotas de aceite en el oído obstruido a través del aplicador adecuado.
Después, hay que aclarar la oreja para eliminar la cera que se ha derretido y los residuos que se han acumulado.
Los conos de cera son unos dispositivos que podemos introducir en la oreja y hacen que el tapón de cera se caliente para luego quitarlo de manera más fácil.

oreja, anatomía, tímpano

Lavado de oído
Es una técnica que se usa cuando hay una acumulación persistente de cera o cuando lo de ablandar y aclarar no resulta eficaz.
A través de una jeringa estéril, inyectamos agua caliente o salina en el oído.
Para el lavado del oído en casa, hay un conjunto de productos para la remoción de la cera y, entre éstos, hay productos que ablandan el tapón y una jeringa de pera.
Las jeringas para los oídos también se pueden encontrar sin problemas.
Sólo hay que adoptar los pasos descritos en el conjunto de productos.


Lo primero que hay que hacer es ablandar el cerumen a través del uso de la solución que se ha comprado durante un espacio de tiempo determinado.
Así pues, la jeringa de pera será útil para aclarar la oreja.
También podemos acudir a un profesional para este tratamiento.
A través de algunos dispositivos que controlan la presión del agua, el médico irá dejando agua
caliente en el oído.
La fuerza que se aplica de manera suave ablanda la cera que saldrá con el agua.
Podemos verter algunas gotas de agua oxigenada con una concentración igual al 4% en el oído para que la cera resulte ablandada.
A través del algodón, iremos secando la cera y el líquido que salen de la oreja.

Eliminar la obstrucción
El resfriado, la sinusitis y la alergia producen una obstrucción en las trompas de Eustaquio y pueden dar lugar a una acumulación de líquidos en el oído medio.
Esta acumulación de líquidos puede dar lugar a otras infecciones acompañadas por una inflamación y una obstrucción que se hacen más graves. A continuación, vamos a describir algunos tratamientos y remedios que se usan en estos casos.

Inhalar vapor para el catarro
Lo de inhalar vapor es el método más antiguo para hacer que la congestión de la nariz y del oído desaparezcan.
Hay que llenar un contenedor con agua caliente.
Después, tenemos que ponernos una toalla en la cabeza e inhalar vapor. Esta técnica ayuda el catarro que obstruye las fosas a moverse y da alivio.
En caso de otitis media y acumulación de material purulento, el vapor hace que el drenaje del material purulento y de los residuos se haga más rápido.

otitis-media

Descongestionantes
Los descongestionantes orales y los descongestionantes nasales pueden usarse para la descongestión de las fosas nasales.
Éstos reducen la producción de catarro y, por consiguiente, la congestión y la molestia en la nariz y en los oídos.
El médico puede aconsejar un mucolítico como Acetilsteina (Fluimucil).

Antibióticos
En caso de infección en los oídos, los remedios eficaces pueden ser unos antibióticos en gotas para el oído y unos medicamentos por vía oral. Éstos ayudan a controlar la infección y a drenar el material purulento.

Reducir el barotrauma tímpano-martillo-yunque-estribo
Los cambios de altitud a la hora de viajar o al hacer buceo u otras actividades parecidas y los cambios de presión atmosférica producen una diferencia entre la presión interna y la externa del tímpano.
Esta condición que produce una sensación de obstrucción y, en algunos casos, dolor de oído y vértigos se llama barotrauma. Para encontrar alivio de esta situación, podemos:

  • Bostezar frecuentemente y deglutir produciendo un sonido porque, de esta manera, iremos favoreciendo la apertura de las trompas de Eustaquio y, por consiguiente, el flujo de aire dentro y fuera del oído medio. Esto hace que la diferencia entre la presión en el interior y en el exterior del oído desaparezca.
  • Mascar un chicle o chupar una golosina para aumentar los movimientos musculares que ayudan a mantener la presión en equilibrio.
  • Destapar los oídos de forma simple. Mantener la boca y las fosas nasales cerradas mientras intentamos exhalar con mucha fuerza. Esto hace que la obstrucción se abra y también puede que se produzca un sonido parecido a un chasquido.

Microaspiración
Si el individuo suele sufrir de oído tapado durante mucho tiempo y estos remedios no dan alivio, la microaspiración podría ser la solución.
A través del nombre también, entendemos que se habla de la remoción de cera, líquidos o cuerpos extraños gracias a una aspiración leve.
Esto puede ser realizado a través de un conjunto de productos disponible en el mercado o en una clínica donde un especialista realiza la aspiración a través de algunos dispositivos aunque, antes, hay un control microscópico.

 

Remedios caseros para el tapón de cera 

Según la intensidad del oído tapado, podemos decidir usar algunos remedios caseros para el tratamiento.
Es importante saber que cada remedio tiene un efecto diferente y ninguno de estos remedios caseros puede usarse por el tratamiento necesario para este trastorno.
Por otra parte, tampoco hay que intentar curar este problema a través de estos remedios, si el trastorno resulta muy grave, por ejemplo, si se sufre de dolor agudo en el oído o cuando nos percatamos de material purulento o sangre que sale de los oídos.
En este caso, hay que acudir al especialista enseguida.

En el caso de un oído tapado de manera leve, estos remedios pueden dar alivio.
Podemos poner algunas gotas de aceite de oliva caliente en los oídos. Esto se hace posible gracias al hecho de sumergir un poco de algodón en el aceite para luego dejarlo en la oreja 10-15 minutos. Si la acumulación de cera es la causa de la congestión en el oído, el aceite de oliva ablanda la cera y favorece el drenaje.
Si la causa de los oídos tapados es un resfriado debido al hecho de que el individuo haya cogido frío, el remedio está representado por el lavado de las fosas nasales.

En algunos casos, un bostezo puede ser el remedio más eficaz.
Hay que hacer que bostecemos y seguir bostezando hasta que la situación mejore.
Entre los remedios, podemos poner una toalla caliente y húmeda en la oreja afectada. En la playa, podemos hacer lo mismo con una piedra caliente.
El calor producido por la toalla ablanda la cera y favorece la remoción.
Hay que remover la cera de manera suave con una toalla limpia y caliente. Es mejor evitar los bastoncillos de algodón porque se podría empujar la cera más adentro.
Hay que intentar beber mucha agua. Lo de deglutir representa otro remedio muy simple para solucionar el problema de la irritación debida al oído tapado.

En el caso de tapón de cera y de otitis del nadador (es el agua lo que produce la obstrucción del oído), una mezcla de una gota de alcohol isopropílico con una de vinagre blanco puede ser el remedio eficaz.
Hay que verter esta mezcla en el oído.
Este remedio es necesario para secar el agua y para bloquear el crecimiento de aquellas bacterias que pueden llevar a una otitis.

 

Algunas prohibiciones en el caso de oído tapado oido-tapado

No hay que realizar la remoción de la cera si ésta no resulta necesaria.
Hay que usar los bastoncillos de algodón sólo para limpiar la oreja. No hay que intentar introducir los bastoncillos de algodón dentro del oído y con fuerza. Esto empujaría la cera hacia el tímpano en lugar de ayudar en la remoción.
Hay que evitar el uso de conos de cera. No existen estudios que enseñen su eficacia y, al usarlos, puede que aparezcan quemaduras y daños en los oídos, cara o pelo también.

En caso de perforación timpánica, tímpano roto o lesión en el oído, no hay que poner agua ni hay que empezar la microaspiración.
Es mejor consultar al médico antes de adoptar estas técnicas.
En caso de que un cuerpo extraño acabe en nuestro oído, no tenemos que intentar removerlo en casa.
Esto podría empujar el objeto en la parte más interna del oído.
Aunque el individuo logre remover el objeto, puede que se produzca una lesión.
Después de una intervención quirúrgica, no hay que ignorar algunos síntomas menores como el dolor de oídos y la obstrucción. Sólo hay que usar los remedios que el médico nos aconseja.

 

Remedios de la abuela para eliminar el agua en el oído 

Mover la oreja
Hay que doblar la cabeza hacia un lado, poner el dedo índice en la oreja y mover el dedo. Esto hace que el exceso de agua salga. Hay que repetir lo mismo para la otra oreja.

Doblar la cabeza y saltar
Éste es uno de los remedios más eficaces para el agua en el oído, sobre todo si el agua acaba de entrar en los oídos. Muchas personas usan este remedio después de haber estado en la piscina o en la playa.
Quedarse en la pierna derecha y doblar la cabeza hacia la derecha. Hay que dar ocho saltos. La gravedad y el salto empujan el agua fuera de la oreja. Hay que repetir lo mismo para el lado izquierdo también.

Peras de goma
Podemos comprar estas peras de goma en cualquier tienda médica. Estas peras suelen usarse para los bebés y los niños. Sin embargo, también pueden ser útiles para eliminar el agua del oído. Hay que doblar la cabeza hacia un lado y, en ese lado, hay que introducir la pera para ir aspirando el agua. No hay que poner la parte final de la pera demasiado dentro del oído.

Secador
Podemos coger un secador y poner la temperatura más baja. Para controlar la intensidad del calor, podemos echar el aire en la muñeca. Hay que mantener el secador lejos, como si hubiera un brazo entre el secador y nuestro cuerpo, y, después, hay que encenderlo para usarlo en la oreja afectada durante 30 segundos.

Frotar alcohol
Lo de frotar un pañuelo empapado con alcohol en el oído afectado puede ayudar. El alcohol produce la evaporación del exceso de agua en el oído y mata los gérmenes que producen la infección.

Vinagre
Hay que poner dos gotas de vinagre en el oído afectado. Hay que repetirlo hasta que nuestros oídos estén mejor.