Ondas de choque

La terapia de ondas de choque es muy utilizada en fisioterapia, ortopedia y medicina deportiva.
Las aplicaciones en fisioterapia están principalmente relacionadas con el tratamiento de los trastornos musculares y tendinosos crónicos, de dolores cervicales y de los puntos gatillo. En comparación con la terapia manual e instrumental convencional, la aplicación de las ondas de choque reduce la duración del tratamiento y se consiguen mejores resultados a largo plazo.


ondas de choque en la rodilla

Las indicaciones médicas más comunes incluyen:

  • Dolor de hombro
  • Epicondilitis
  • Dolor de espalda
  • Dolor en el tendón de Aquiles
  • Tendinitis rotuliana
  • Tratamiento de los puntos gatillo

En cambio, las aplicaciones ortopédicas de las ondas de choque se centran en el tratamiento de las calcificaciones, de exostosis dolorosas, de tendinitis varias y de problemas de curación de fracturas.
En muchos casos, las ondas de choque pueden ser una alternativa viable cuando la cirugía parece ser inevitable.
Las principales indicaciones son:

  • Hombro congelado
  • Periartritis del hombro
  • Espolón calcáneo
  • Artrosis
  • Tendinitis de tendón de Aquiles
  • Epicondilitis y la epitrocleitis

applicazione-delle-onde-d-urto

Las ondas de choque se aplican muy a menudo en la medicina del deporte por su efecto de curación y de regeneración de los tejidos blandos. De esta manera, el tiempo necesario para la recuperación después de una lesión puede ser reducido al mínimo. Las indicaciones médicas más comunes son:

  • Desgarro muscular
  • Distorsión crónica
  • Pubalgia
  • Dolor en la cadera
  • Tendinitis del tendón de Aquiles
  • Regeneración del músculo
  • Contracturas musculares agudas
  • Tendinitis del tendón del cuádriceps y del tendón del rotuliano
  • Codo de tenista (epicondilitis)
  • Tendinitis del hombro
  • Dolor en la ingle
  • Dolor en el tendón de Aquiles

En la medicina deportiva las ondas de choque se pueden utilizar para el tratamiento de afecciones crónicas y agudas de los tejidos blandos. Los recién resultados muestran que las ondas de choque son eficaces en el tratamiento de las lesiones musculares y reducen drásticamente el tiempo de curación.

 

Preguntas frecuentes sobre la aplicación de ondas de choque 

¿El tratamiento duele?
Durante el tratamiento, dependiendo del problema del paciente, se puede sentir dolor. Sin embargo, dado que los tratamientos duran sólo ocho minutos, la mayoría de los pacientes es capaz de tolerar bastante bien esta sensación de dolor. Además, es posible ajustar la intensidad del tratamiento al comienzo de cada sesión para permitir el efecto analgésico.

¿Después del tratamiento, se siente dolor?
La mayoría de los pacientes experimentan alivio inmediato después del tratamiento. Sin embargo, entre de 2-4 horas después del tratamiento, se puede experimentar dolor en la zona tratada. En cualquier caso, el dolor es muy tolerable y puede durar de unas pocas horas a varios días.

¿Hay que estar en reposo durante la terapia de ondas de choque?
Durante las 48 horas después del tratamiento, a los pacientes se les recomienda abstenerse de cualquier actividad física, especialmente de las que afectan a la zona tratada.

¿Cuántos tratamientos hay que hacer?, ¿a qué distancia el uno del otro?
Cada sesión de tratamiento dura entre 5-10 minutos. La mayoría de las condiciones requieren 3-5 sesiones. Los tratamientos se realizan cada 3-10 días, dependiendo de la tolerancia al dolor del paciente y de la respuesta del tejido.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la aplicación de las ondas de choque

Los efectos secundarios más comunes son un poco de dolor durante e inmediatamente después del tratamiento, además de un enrojecimiento de la piel en la zona tratada. Estos efectos secundarios comunes tienen una duración breve y desaparecen a las 24-48 horas.
Antes de someterse a la terapia de ondas de choque hay que consultar con el fisioterapeuta y con el médico.
Las contraindicaciones para la terapia incluyen:

  • Trastornos de la coagulación y el uso de anticoagulantes como, por ejemplo, el coumadin y la heparina
  • Cáncer
  • Embarazo
  • Polineuropatía, en caso de diabetes mellitus
  • No tomar AINE una semana antes del tratamiento
  • No tomar cortisona seis semanas antes del tratamiento
  • No aplicar hielo después del tratamiento.

 

La eficacia del tratamiento con ondas de choque radiales, ¿se ha demostrado científicamente?

Las ondas de choque radiales han sido sometidas a más estudios científicos importantes que cualquier otra modalidad de medicina física.

Los resultados han sido publicados en numerosas revistas médicas fiables.
Aquí debajo se mencionan algunos ejemplos:

  • La tasa de éxito en la tendinitis calcificada de hombro es del 91%, según el Journal of American Medical Association 2003
  • La tasa de éxito en el tratamiento de la fascitis plantar es del 90%, según el Journal of Orthopaedic Research 2005
  • La tasa de éxito en el tratamiento del codo de tenista es del 77%, según los datos del Journal of Orthopaedics 2005

 

¿Son todos iguales los equipos para la aplicación de ondas de choque?

No, no todos los aparatos de ondas de choque son iguales.
De hecho, actualmente, se comercializan equipos que no generan ondas de choque propiamente dichas, sino ondas balísticas o radiales.
Este tipo de onda es completamente diferente de una verdadera onda de choque. La onda balística o radial se crea cuando se acelera rápidamente un proyectil mediante aire comprimido (se presenta como un pequeño martillo neumático).
Con este tipo de onda, toda la energía se disipa en la piel, sin penetrar mucho en profundidad. De esta forma, los tejidos no reciben la energía necesaria para la curación.
Además, ya que, con este tipo de aparato, las ondas no están centradas, toda la zona alrededor del punto de tratamiento está afectada y esto puede ocasionar posibles efectos nocivos.

Actualmente se encuentra también una gran cantidad de aparatos de ondas de choque muy focales que permiten una penetración muy profunda en el tejido. En estos equipos de ondas de choque, la liberación de energía está tan concentrada que puede haber riesgo de lesiones en los tejidos subyacentes.

Además, dado que se centran en un punto muy focal, hay una mayor posibilidad de fallar la zona, de forma que el tratamiento resulte inútil o incluso dañino.

 

Deja un comentario