Tecarterapia en fisioterapia

La Tecarterapia es una terapia electromédica que se beneficia del efecto condensador para tratar muchos trastornos músculo-esqueléticos.

El nombre de esta terapia responde a las siglas Transferencia Eléctrica CApacitiva y Resistiva (T.E.C.A.R.).
La Tecar Terapia® fue desarrollada en España en 1997 y hoy en día tiene un papel cada vez más importante en la fisioterapia instrumental.

Tecarterapia, espalda, pelvis, rodillas, fortalecimiento, estiramiento, postura, dolor
Tecarterapia

Es ampliamente utilizada en la medicina deportiva, ya que proporciona resultados muy rápidos, las mejoras se observan desde la primera sesión.

Es una marca comercial registrada por la Unibell International Ltd.

En comparación con otros aparatos electromédicos, se diferencia principalmente por:

  • El efecto endógeno (es decir, la energía utilizada se produce desde el interior);
  • La alta penetración en el cuerpo;
  • La posibilidad de tratar también la enfermedad en la fase aguda;
  • Por el hecho de tener dos tipos de electrodos: el capacitivo y el resistivo.

¿Cómo funciona la tecarterapia?

A nivel microscópico, la célula es como una batería eléctrica, dentro de la membrana tiene una carga negativa, mientras que el exterior tiene una carga positiva.
La diferencia de potencial de energía tiene un valor fijo de acuerdo con el tipo de tejido, por ejemplo, en el músculo es de – 90 MHz.
A causa de un evento inflamatorio o traumático, esta diferencia puede caer a – 20/30 MHz, provocando un mal funcionamiento de la célula e impidiendo la curación.
La Tecar Terapia® acelera el proceso de curación de las células, reduciendo de manera significativa el tiempo de recuperación.

La máquina tiene una acción estimulante sobre el potencial de membrana celular.
El funcionamiento de la máquina se basa en la generación de un campo magnético de alta frecuencia; en el mercado están máquinas con una frecuencia de entre 0,45 MHz y 1,2 MHz.

La Tecar Terapia® se beneficia del efecto condensador en el cuerpo humano, trasfiere al tejido corrientes “de desplazamiento”, producidas por un movimiento alterno de las cargas eléctricas a través de iones (moléculas con una carga positiva y negativa).
Otro efecto que la máquina puede producir es la hiperemia, es decir, el aumento del flujo sanguíneo en los tejidos que se están tratando. Este segundo efecto es especialmente útil para desbloquear las articulaciones rígidas después de un largo período de inmovilización, también para una contractura, un desgarro muscular.

La aplicación de Tecar® es variable y se adapta a la parte del cuerpo en la que se aplica; de acuerdo con la experiencia profesional el hombro responde mejor al tratamiento hecho en hipotermia (frío), mientras que las rodillas tienen mejores resultados con la hipertermia (calor elevado)
La temperatura más alta dentro de la célula tiene como consecuencia un aumento en el metabolismo, es decir: un aumento del flujo de nutrientes y oxígeno hacia el interior y una mayor eliminación de los catabolitos (sustancias de desecho).
El calor generado es de origen endógeno; es el resultado de la resistencia del tejido al movimiento de iones (átomos con carga positiva o negativa) en la célula, causada por el efecto condensador de la Tecar Terapia®.
La alta frecuencia de las corrientes aplicadas permite que el tejido del cuerpo se caliente en profundidad, incluso sin la contracción de los músculos, que, en cambio, se produce con la electroterapia (TENS, Corriente Rusa-Método de Kotz).
A nivel vascular actúa reequilibrando la permeabilidad de los capilares y de las membranas celulares, además estimula la liberación de las estaciones ganglionares sobrecargadas por los desechos.
Cuando se utiliza el electrodo resistivo se produce un mayor efecto en los tejidos con menor concentración de agua: los huesos, los tendones, el tejido adiposo y la vaina del músculo.
El electrodo capacitivo actúa sobre el tejido blando con alto contenido de agua: los músculos y los vasos sanguíneos.

¿Cuáles son las indicaciones médicas?

La Tecar Terapia® se puede utilizar con éxito para muchas enfermedades, no sólo en aplicaciones ortopédicas y deportivas, sino también vasculares, reumatológicas y estéticas.
Los mejores resultados se pueden obtener en el tratamiento de estas enfermedades:

  • Dolor de hombro (tendinitis del supraespinoso y del segmento largo del bíceps, bursitis, síndrome de compresión o pinzamiento)
  • Lesiones musculares, dolores musculares, distensiones o contracturas.
  • Esguince en el tobillo con tumefacción (hinchazón) e inflamación.
  • Dolor de talón, espolones del talón y fascitis plantar.
  • Dolor de rodilla por artrosis, síndrome de dolor patelofemoral, distorsión, etc.
  • Drenaje linfático de las extremidades.
  • Enfermedades reumatológicas como la espondilitis anquilosante.
  • Artrosis de cadera.
  • Lumbalgia o dolor de espalda, dolor de cuello y dorsalgia causados por la inflamación de los tejidos.

¿Cómo se utiliza la tecarterapia?

Hay tantos modelos de aparatos pera la tecarterapia que varían según la frecuencia, la potencia, el tipo de materiales utilizados, etc.
En la práctica se apoya un electrodo pasivo, “placa”, al cuerpo del paciente, luego se trabaja con un segundo electrodo sobre la zona a tratar.
El electrodo “activo” puede ser accionado manualmente por el fisioterapeuta o ser fijado directamente en la zona a tratar.
Si se aplica una diferencia de potencial eléctrico entre los dos puntos se forma una corriente, para esto se necesita la placa pasiva.
Si el segundo electrodo se mueve manualmente, hay que aplicar un poco de crema en la zona a tratar para facilitar el deslizamiento.

Según la patología, el terapeuta decide si utilizar la transferencia eléctrica resistiva, capacitiva o ambas.

La duración del tratamiento depende de la enfermedad, mediamente es de unos 20 minutos, pero también puede durar una hora si se está tratando una enfermedad en fase aguda.

Por lo general, el paciente no siente ninguna molestia durante la sesión, pero en algunos casos es necesario elevar el nivel de potencia para crear un efecto térmico.
Si el fisioterapeuta considera oportuno, puede realizar unos ejercicios durante el tratamiento o puede masajear la zona afectada manteniendo el electrodo con la palma de la mano.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la tecarterapia?

  • Embarazo
  • Arteriopatía descompensada
  • Tumores malignos
  • Marcapasos

Parestesia en la zona tratada (por ejemplo, la hernia de disco o la diabetes pueden causar una pérdida de sensibilidad en el pie).

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario