Dermatitis atópica o eczema

 

La dermatitis atópica (o eczema / eccema) es una inflamación pruriginosa de la piel.

Se trata de una enfermedad de larga duración, o crónica, que puede ir acompañada de rinitis alérgica o asma.
Otras formas de eczema son:

Causas del eczema

La dermatitis atópica tiene su origen en una reacción cutánea similar a una alergia.
La reacción provoca enrojecimiento e hinchazón.
La personas con dermatitis atópica pueden ser más sensibles porque su piel carece de algunas proteínas.
La dermatitis atópica es más frecuente en los bebés.
Puede aparecer en bebés de dos a seis meses de edad.
Las personas con dermatitis atópica suelen dar positivo en pruebas cutáneas para alergias. Sin embargo, la dermatitis atópica no la causa ninguna alergia.
A continuación se muestran algunos factores que pueden empeorar los síntomas de la dermatitis atópica:

  1. Alergias al polen, al moho, a los ácaros del polvo o al pelo de los animales;
  2. Aire frío y seco en invierno;
  3. Resfriado o gripe estacional;
  4. Contacto con sustancias irritantes o productos químicos;
  5. Contacto con materiales ásperos, por ejemplo la lana;
  6. Piel seca;
  7. Estrés emocional;
  8. Embarazo. La dermatitis atópica puede aparecer o bien empeorar en este período;
  9. Resecamiento de la piel después de tomar baños o duchas muy frecuentes;
  10. Nadar durante demasiado tiempo en piscina;
  11. Clima muy cálido o muy frío, o cambios bruscos de temperatura;
  12. Si está de vacaciones en la playa, debe tener cuidado pues si la enfermedad se encuentra en fase aguda, la sal y el sol pueden agravar la situación.
    Si la dermatitis está en fase de remisión, el niño puede experimentar una mejora en localidades marítimas.
  13. Perfumes o colorantes añadidos a los jabones o a las lociones para la piel;
  14. Los estudios demuestran que la dermatitis atópica podría tener un origen psicosomático.

 

Signos y síntomas del eczema

Los signos y síntomas del eczema pueden variar mucho en la fase inicial.
Entre los 2 y los 6 meses de edad (y casi siempre entes de los 5 años) los niños con eczema suelen desarrollar piel seca y roja y picor. Además, aparecen pequeñas ampollas en las mejillas, la frente o el cuero cabelludo.
La erupción cutánea puede extenderse a las extremidades (brazos y piernas) y al tronco.
Pueden desarrollarse lesiones cutáneas rojas, con costra o abiertas en la zona afectada.

 

¿Cómo se presenta la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica presenta muchas diferencias entre los individuos.
De vez en cuando, la mayoría de las personas sufre agudizaciones con la formación de manchas blancas o rojas e inflamadas.
A veces se desarrollan ampollas que supuran.
Entre las recidivas, la piel puede parecer normal o bien puede sufrir de eczema crónico con piel seca, gruesa y pruriginosa.
La forma en la que el eczema aparece y se siente puede cambiar en relación a:

  • La presencia de una infección o de otra enfermedad de la piel,
  • Las cremas utilizadas,
  • La edad de la persona,
  • La raza,
  • Otros factores.

Sin embargo, existen algunos modelos generales del eczema que dependen de la edad de la persona afectada.

 

Niños y bebés

  1. En los bebés menores de un año, el eczema suele estar bien distribuido. En general, la piel está seca, agrietada y roja con pequeños cortes hechos por las uñas del bebé.
  2. A menudo, las mejillas de los bebés son la primera zona afectada por el eczema.
  3. Por lo general, la zona anal no se ve afectada, gracias a la retención de humedad de los pañales.
    Como los demás niños, pueden desarrollar dermatitis irritante en el ano si los pañales húmedos o sucios permanecen mucho demasiado tiempo a contacto con la piel.

Niños pequeños en edad preescolar

  1. Cuando los niños empiezan a moverse, el eczema se localiza en una zona y se espesa.
    Los niños pequeños suelen arañar vigorosamente el eczema, que puede parecer muy duro y molesto.
  2. En esta edad, el eczema suele afectar a la zona cutánea en la que se encuentran los músculos que extienden las articulaciones (externas), sobre todo las muñecas, los codos, los tobillos y las rodillas.
    También puede afectar a los genitales.
  3. Cuando el bebé crece, el modelo de eczema cambia y afecta casi exclusivamente a la piel de los músculos flexores de las articulaciones (interno).
    La piel afectada a menudo se vuelve liquenificada, es decir seca y gruesa debido al roce y los arañazos.
  4. En algunos niños el modelo de eczema en el lado externo persiste después de la infancia.

 

Dermatitis atópica o eczema

Niños en edad escolar
Los niños mayores suelen tener el modelo de eczema en los músculos flexores y afecta sobre todo a los pliegues del codo y de la rodilla.
Otras zonas sensibles son el cuello, el cuero cabelludo y la cara, especialmente los párpados, los labios y los lóbulos de las orejas.
Pueden aparecer ampollas pruriginosas agudas y recurrentes en la palma de la mano, en los dedos y a veces en los pies, conocidas como dermatitis dishidrótica o vesicular.
Muchos niños desarrollan un modelo “numular” del eczema atópico. Esto se refiere a zonas pequeñas similares a monedas esparcidas por todo el cuerpo.
Estas manchas redondas de eczema están secas, rojas y pruriginosas, pueden confundirse con la tiña (infección por hongos).
Por lo general, el eczema mejora durante los años escolares y puede desaparecer completamente durante la adolescencia, aunque la función de barrera de la piel nunca llegará a ser completamente normal.

Eczema en los adultos

  1. El eczema en los adultos puede tener diferentes manifestaciones.
  2. Pueden seguir teniendo un modelo generalizado de dermatitis, pero la piel suele estar más seca y liquenificada que la de los niños.
  3. En general, el eczema en los adultos es persistente y está localizado, limitado a las manos, los párpados, la parte interna de los codos y de las rodillas, los pezones o el conjunto de todas estas zonas.
    Algunos desarrollan el eczema en otras áreas del cuerpo, como por ejemplo los costados o las piernas.
  4. Las infecciones recurrentes por estafilococos pueden ser claramente visibles.
  5. La dermatitis atópica es un factor importante que favorece la dermatitis de contacto irritante profesional.
    Esto suele afectar a las manos, que están frecuentemente expuestas al agua, a detergentes y/o a solventes.
    A veces las zonas afectadas por eczema no provocan picor.
  6. La dermatitis que afecta a la mano en los adultos suele ser seca y gruesa, pero también puede producir ampollas.

 

Diagnóstico de la dermatitis atópica

El diagnóstico del eczema puede resultar complicado, porque:

  1. Cada niño tiene una combinación única de síntomas que pueden ser graves o leves.
  2. A veces se confunde con otras enfermedades de la piel, como la dermatitis seborreica (más conocida como “costra láctea”), la psoriasis (una enfermedad genética que da lugar a piel escamosa e inflamada) y la dermatitis de contacto (provocada por el contacto directo de la piel con una sustancia irritante, metal, medicina o jabón).
  3. No existe ninguna prueba disponible para diagnosticar definitivamente el eczema.
    Si el médico cree que se trata de eczema, el mejor instrumento de diagnóstico es la historia clínica completa.
    Tener antecedentes familiares de fiebre del heno, alergias o asma suele ser un indicio importante.

 

Tratamiento para la dermatitis atópica
eccema, pierna, tobillo, dermatitis

Los corticoides tópicos (cremas o pomadas con cortisona) se utilizan frecuentemente para el tratamiento del eczema, pero no se trata de los mismos esteroides que utilizan algunos atletas.
Por lo general, el tratamiento del eczema consiste en la aplicación de estos medicamentos sobre las zonas afectadas dos veces al día.
Una sobredosis de estas cremas y pomadas sobre las zonas sensibles puede dañar la piel, especialmente en los niños.
Los fármacos sin cortisona están disponibles en forma de crema o pomada y pueden utilizarse en lugar de los corticoides o junto con éstos.
Otros tratamientos con receta que el médico puede recomendar son:

  1. Antihistamínicos (para ayudar a controlar el picor)
  2. Antibióticos orales o tópicos (para prevenir o tratar las infecciones secundarias frecuentes en los niños con eczema)

El tratamiento del eczema grave en los niños mayores incluye rayos ultravioleta bajo la supervisión de un dermatólogo para eliminar la erupción cutánea y reducir la molestia.
En algunos casos se prescriben fármacos más recientes que alteran la reacción del sistema inmunitario.

 

Lo que no hay que hacer en caso de eczema. La prevención

Es posible prevenir o tratar el eczema evitando que la piel del niño se ponga seca o pruriginosa, así como el contacto con algunas sustancias que agravan la dermatitis.

Trate de seguir los siguientes consejos:

  1. Evitar baños calientes y frecuentes al bebé, ya que tienden a secar la piel.
  2. Utilizar agua caliente con jabón o detergentes que no producen mucha espuma.
  3. Evitar el uso de jabones perfumados.
  4. Evitar el lavado excesivo del bebé. Por el contrario, acariciar suavemente la piel del bebé.
  5. Evitar vestir al bebé con ropa irritante como la lana. Utilizar ropa suave que “respire”, por ejemplo la de algodón.
  6. Cortar regularmente las uñas del bebé para minimizar cualquier daño cutáneo provocado por un arañazo.
  7. Por la noche, poner al niño unos guantes ligeros y cómodos si tiene tendencia a arañarse de noche.
  8. Evitar que el niño se enfade, ya que puede provocar una agudización.
  9. Eliminar cualquier tipo de alérgenos, como por ejemplo ciertos alimentos, el polvo o el pelo de los animales domésticos. Esto puede ayudar a algunos niños.
  10. El niño debe beber mucha agua para hidratar la piel.

 

Remedios naturales para la dermatitis atópica

Aplicar pomadas (como la vaselina), lociones o cremas hidratantes para la piel del bebé justo después de la ducha, tras secar ligeramente la piel.
Aunque el niño utilice una crema con corticoides prescrita por el médico, es recomendable aplicar cremas y lociones hidratantes con frecuencia (entre dos y tres veces al día).
Evitar lociones y cremas hidratantes que contengan alcohol ya que pueden secar la piel.
Algunos productos para niños pueden provocar sequedad de la piel.
Aplicar gasas frías (por ejemplo una toalla mojada y fría) sobre las zonas irritadas de la piel para aliviar el picor.
Entre los remedios caseros, es posible utilizar ciertos productos para el baño en remojo en harina de avena para controlar el picor.

 

Alimentación para la dermatitis atópica

No es necesario cambiar completamente la dieta sin antes consultar al médico de cabecera.
Los alimentos que se deben evitar, ya que pueden provocar los síntomas del eczema, son: leche, huevos y nueces.
Sin embargo, no se recomienda eliminar estos alimentos de la dieta sin consultar antes con un médico, sobre todo en los niños pequeños, que necesitan una gran cantidad de calorías, calcio y proteínas presentes en estos alimentos.
Si el médico de cabecera cree que tiene una alergia alimentaria, puede recomendarle un dietista (especialista en nutrición y dieta).
Si el bebé con eczema se encuentra en período de lactancia, es necesario consultar con el médico antes de cambiar la dieta.

 

¿Cuánto tiempo dura la dermatitis atópica? Pronóstico

En muchos casos el eczema se cura y los síntomas pueden desaparecer completamente durante algunos meses o incluso años.
Para muchos niños, la enfermedad empieza a mejorar a los 5 o 6 años; los demás pueden sufrir agudizaciones durante toda la adolescencia y hasta la edad adulta.
En algunos niños la enfermedad puede mejorar y luego reaparecer al comienzo de la pubertad.
En esta fase, la enfermedad tiene su origen en las hormonas, el estrés, los productos irritantes para la piel, los cosméticos, así como otros factores que todavía no han sido identificados por los científicos.
Algunas personas solo padecen dermatitis en la edad adulta, con zonas cutáneas secas y escamosas que provocan picor.
El eczema no es contagioso, por lo que no es necesario mantener al niño lejos de otros niños, hermanos o cualquier otra persona.

 

Posibles complicaciones