Cáncer de huesos

El cáncer de hueso es una masa de tejido que se forma cuando las células que constituyen los huesos se dividen de manera descontrolada.

Al extenderse, esa masa puede reemplazar el tejido sano con otro anormal y más débil.

El cáncer de hueso puede provocar:

  • Lesión de las trabéculas que componen la parte interior del hueso
  • Fractura

La mayoría de los tumores en los huesos son benignos, pero algunos son malignos.
En general, los tumores benignos no son peligrosos. Los tumores malignos pueden difundir las células tumorales en todo el cuerpo (metástasis).

Esto ocurre por medio de:

  • La circulación sanguínea
  • El sistema linfático

Descripción
El cáncer que tiene origen en los huesos (cáncer de hueso primario) es distinto del cáncer que procede de otra parte del cuerpo y se extiende a los huesos (cáncer de hueso secundario o metástasis en los huesos).

Los tumores malignos de los tejidos blandos se llaman sarcomas.
Cada tipo de sarcoma cambia nombre en función del tejido del cuerpo en el que tiene origen.
El sarcoma de Ewing se forma en la médula y es el sarcoma más frecuente en los niños.

 

Tipos de cáncer de huesos

Los cuatro tipos más frecuentes de tumor maligno en los huesos son:

1.Mieloma múltiple
El mieloma múltiple es el cáncer óseo primario más frecuente. Es un tumor maligno de la médula ósea.
El mieloma múltiple afecta aproximidamente a 9 de cada 100.000 personas cada año.
Según el AIRC (Asociación Italiana para la Investigación sobre el Cáncer), hay poco más de 2.400 nuevos casos de esta enfermedad cada año.
La mayoría de los casos se observa en los pacientes entre los 60 y los 70 años.

Cualquier hueso puede estar afectado.
A menudo el mieloma múltiple afecta el hueso, sin embargo no se considera un cáncer primario de los huesos, sino de la sangre.

2.Osteosarcoma
El osteosarcoma es el segundo cáncer de hueso más frecuente.
Afecta a aproximadamente 0,8-1 de cada 100.000 personas en Italia cada año.
La mayoría de los casos ocurre en los adolescentes.
La mayoría de los tumores tiene origen en la rodilla.

Otros lugares frecuentes de origen son:

  • Cadera
  • El hombro

3.Sarcoma de Ewing

El sarcoma de Ewing ocurre con más frecuencia en las personas entre los 5 y los 15 años.

Las zonas más afectadas son:

  • Pierna
  • Pelvis
  • Coxis
  • Húmero (brazo)

Los síntomas son:

  • Dolores fuertes en los huesos
  • Fiebre

4.Condrosarcoma
El condrosarcoma tiene origen en el cartílago, ocurre con más frecuencia en los pacientes entre los 40 y lo 70 años.

En la mayoría de los casos afecta a:

  • Cadera
  • Pelvis
  • Hombro

Tumores metastásicos
Los tumores que tienen origen en los huesos se definen como tumores óseos primarios.
Los tumores que tienen origen en otra parte del cuerpo (como el seno, el pulmón o el colon) se definen tumores secundarios o metástasis en los huesos.
Tienen un desarrollo muy diferente del de los tumores óseos primarios.

  • El cáncer de hueso más frecuente es el carcinoma metastásico
  • Normalmente los tumores son múltiples, pero también pueden ser aislados
  • El tejido con metástasis no tiene origen en los huesos sino que procede de otros órganos
  • Los tumores primarios más frecuentes son el cáncer de mama, de próstata, de pulmón, de riñón y de tiroides
  • El tumor de Wilms y el neuroblastoma son los que suelen causar las metástasis en los huesos de los niños

 

Tumores benignos en los huesos

Los tumores benignos en los huesos son más frecuentes de los malignos.
Algunos tipos de tumores benignos en los huesos son:

  • Osteocondroma – es el tumor benigno más frecuente en los huesos. Afecta especialmente a las personas que tienen menos de 20 años.
  • Displasia fibrosa – este tipo de tumor provoca un crecimiento excesivo del tejido óseo o fibroso.
  • Defecto fibroso metafisario, también conocido como fibroma no osificante – es una lesión lobular asintomática en los huesos se debe a la expansión excesiva del tejido fibroso.
    Durante el desarrollo del niño, el tejido óseo reemplaza el tejido fibroso y el fibroma no osificante se cura por sí solo.
  • Quiste óseo (simple) – se trata de una cavidad ósea llena de líquido.
  • umor de células gigantes es una neoplasia benigna que generalmente se encuentra en la pierna (la versión maligna de este tumor no es frecuente).
  • steoma osteoide es un cáncer de hueso que afecta especialmente los huesos largos y suele ocurrir durante los primeros 20 años de vida.
  • steoblastoma – es un tumor aislado que afecta a la columna vertebral lumbar y lumbosacra o los huesos largos, y sobre todo afecta a los jóvenes.
  • ncondroma – se manifiesta especialmente en los huesos de las manos y de los pies. A menudo es asintomático. Es el tipo más frecuente de tumor de la mano.

Tumores óseos en los niños
Se desconoce la causa exacta del desarrollo de estos tumores en los niños.
En aproximadamente 2 de cada 10 niños el desarrollo de tumores óseos malignos se debe a una predisposición genética a la enfermedad.
Los tumores óseos benignos no son hereditarios, salvo por un tipo de cáncer conocido como exostosis múltiple.

 

Síntomas del cáncer de huesos

En general, las masas benignas que no se desarrollan son asintomáticas.

Los síntomas más comunes del cáncer de hueso son:

  • Dolor
  • Hinchazón

El dolor se localiza en el lugar donde se encuentra la masa tumoral, por ejemplo si la neoplasia se encuentra en la columna vertebral lumbar, el paciente sufre de dolor de espalda en la región central.
Los síntomas cambian según la localización y el tamaño del cáncer.

El dolor puede:

  • Ser constante (en las fases avanzadas) o discontinuo
  • Empeorar con el movimiento y por la noche

El dolor puede ser síntoma de:

  • Neoplasias que se están desarrollando. Esta categoría incluye las formaciones anormales localmente agresivas (por ejemplo osteoblastoma agresivo) y los tumores malignos
  • Fractura patológica que es una complicación de los tumores malignos
  • Reacción local considerable del tejido ante el tumor

Cabe destacar los siguientes síntomas clínicos porque pueden ayudar con el diagnóstico diferencial:

  • El osteoma osteoide es una masa pequeña, pero provoca la irritación de los tejidos adyacentes, y en general causa dolor intenso por la noche. Se pueden aliviar los síntomas con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.
    El osteoma osteoide se puede encontrar incluso cerca de la superficie de una articulación. En este caso provoca una sinovitis inflamatoria grave que suele ocultar la presencia de un cáncer.
    La localización más frecuente es en:

    • Tibia
    • Fémur
    • Columna vertebral
    • Húmero
  • El encondroma (benigno) o el condrosarcoma (maligno) de grado 1: por lo que concierne los tejidos, es extremadamente difícil diferenciar entre un condrosarcoma y un encondroma de grado 1, puesto que las características histológicas son similares.
    La distinción se basa en cómo se desarrolla la masa, por ejemplo si se siente dolor.
    El condrosarcoma de bajo grado:

    • Es un cáncer que se está desarrollando
    • Provoca dolor

El encondroma suele ser asintomático si no está relacionado con una fractura patológica.

 

Causas del cáncer de huesos

Se desconoce la causa del cáncer de hueso.
A menudo se desarrolla en las áreas donde los huesos crecen más rápidamente.
Algunas causas posibles son:

  • Defectos genéticos recurrentes en la familia
  • Radiaciones

En la mayoría de los casos, no se encuentra una causa específica.

Según afirma la medicina natural, la causa del cáncer de hueso se encuentra en la alimentación.

  • De acuerdo con la teoría de la dieta según el grupo sanguíneo, la leche y los productos lácteos en la alimentación pueden provocar esta enfermedad.
  • El higienismo (de Shelton, Lezaeta, Gerson y Ehret) es un tipo de naturopatía que se basa en un estilo de vida y en una alimentación naturales.
    Según afirma esta teoría, el cáncer de hueso tiene origen en la acumulación de toxinas en la sangre.
    Estas toxinas se deben a:

    • Alimentación rica en proteínas animales, alimentos procesados y cocinados, es mejor comer frutas y verduras
    • Llevar una vida sedentaria
    • Falta de luz solar y aire puro
    • Aire acondicionado durante el verano que impide la eliminación de desechos a través de la sudoración

 

Diagnóstico, exámenes y pruebas para el cáncer de huesos

El médico realiza un exámen físico. Las pruebas que se pueden realizar son:

  • Análisis de sangre para medir los niveles de fosfatasa alcalina en la sangre
  • Biopsia de hueso
  • Cintigrama óseo
  • Radiografía
  • Tomografía axial computarizada (TAC) del tórax
  • Resonancia magnética nuclear (RMN) de hueso y del tejido a su alrededor

Condrosarcoma de rodilla, econdroma

Condrosarcoma en la rodilla, encondroma

Esta enfermedad  puede incluso afectar los resultados de los siguientes exámenes:

  • Isoenzima de la fosfatasa alcalina
  • Nivel de calcio en la sangre (en el caso de metástasis en los huesos)
  • Los altos valores de la VSG (velocidad de sedimentación globular) son un indicador muy genérico porque los altos niveles pueden deberse a:

 

Estadificación del cáncer de huesos

Los resultados del cáncer, de la afectación de los ganglios linfáticos y de la probabilidad de formación de metástasis destacan los siguientes estadios:

  • Estadio 0: carcinoma in situ, se trata de un cáncer primario, pequeño, de bajo grado que no se ha propagado
  • Estadio 1A: cáncer de bajo grado, inferior a 8 cm, que se desarrolla lentamente, permanece dentro del hueso
  • Estadio 1B: cáncer de bajo grado que llega a medir más de 8 cm y se extiende a más de una región en el mismo hueso
  • Estadio 2A: cáncer de alto grado, mide menos de 8 cm que no afecta los ganglios linfáticos y no puede generar metástasis
  • Estadio 2B: cáncer de alto grado que llega a medir más de 8 cm sin afectar los ganglios linfáticos y sin metástasis
  • Estadio 3: cáncer de alto grado que se extiende a más de una región en el mismo hueso
  • Estadio 4A: cualquier tamaño o grado de un cáncer que se ha extendido al pulmón
  • Estadio 4B: es el último estadio, el cáncer puede tener cualquier tamaño o grado, se ha extendido a los ganglios linfáticos y/o a una parte del cuerpo diferente de los pulmones (metástasis)

tumor óseo

Tratamientos  para el cáncer de huesos

El tratamiento depende:

  • Del tipo y del estadio del cáncer
  • Del estado general de salud
  • De las preferencias personales

En general prevé:

  1. Cirugía
  2. Quimioterapia
  3. Radioterapia
  4. Una combinación de los tratamientos

 

Cirugía

La cirugía tiene el objetivo de extirpar la totalidad del cáncer de hueso. Los médicos extraen el cáncer y una pequeña parte de tejido sano que está a su alrededor. Algunos de los tipos de cirugía que se utilizan para tratar el cáncer de hueso son:

  • Amputación de un miembro: para los tumores óseos que se han propagado o que se encuentran en áreas del hueso de difícil acceso es necesaria la cirugía para amputar el miembro.
    Este procedimiento se está haciendo cada vez menos frecuente porque se han desarrollado otros tratamientos.
    Es probable que se reemplace el miembro amputado con uno artificial (prótesis) después de la cirugía.
    La amputación es más frecuente en los niños porque sus huesos crecen más.

El paciente tiene que realizar unos ejercicios para aprender a llevar a cabo las actividades diarias con su nuevo miembro.

  • Cirugía para extirpar el cáncer sin amputar el miembro. Si se puede separar el cáncer de hueso de los nervios y de los otros tejidos, el cirujano puede extirparlo dejando el miembro intacto.
    Puesto que además del cáncer se extirpan algunos huesos, el cirujano reemplaza la parte extirpada con:

    • Tejido que procede de otros huesos (injerto de hueso)
    • Una  prótesis especialmetálica. En los niños puede ser necesario reemplazar la prótesis con otra más grande cuando el niño crezca
  • Cirugía para el cáncer que no afecta los miembros.
    Si el cáncer de hueso no se encuentra en los brazos o en las piernas, los cirujanos pueden extirpar el hueso y los tejidos a su alrededor, por ejemplo cuando el cáncer afecta a:

    • Costilla
    • Mandíbula
    • Pelvis

En otros casos se puede extirpar el cáncer intentando extraer tan poco hueso como sea posible, por ejemplo en el cáncer que afecta las vértebras.

Se puede reemplazar el hueso extraído durante la cirugía con una parte de tejido que procede de:

  • Otra parte del cuerpo
  • Un donante

Radioterapia para el cáncer de hueso
La radioterapia consiste en utilizar radiaciones ionizantes de energía alta (se utilizan los rayos X) para eliminar las celulas tumorales.
Durante la radioterapia, el paciente está tumbado en una cama de hospital y una máquina especial se mueve a su alrededor y emite rayos de energía que llegan a partes específicas del cuerpo.
Se puede utilizar la radioterapia en pacientes con cáncer de hueso que no se puede extirpar con la cirugía.

En general, la radioterapia no es muy eficaz en el tratamiento de los tumores óseos, pero está indicado para reducir el tamaño de la masa tumoral antes de la cirugía.
Se puede utilizar la radioterapia incluso después de la cirugía para eliminar las posibles celulas tumorales que quedan.
Para las personas con un cáncer avanzado, la radioterapia puede ser útil para mantener bajo control los signos y síntomas, como por ejemplo el dolor.

Quimioterapia para el cáncer de hueso
La quimioterapia es un terapia farmacológico que utiliza sustancias químicas para eliminar las celulas tumorales.

La quimioterapia puede administrarse:

  • Por vía intravenosa
  • Con pastillas (por vía oral)

Los medicamentos quimioterápicos circulan en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica).
Este tratamiento se puede realizar de manera independiente o junto con la radioterapia antes de la cirugía para compactar el tumor óseo.
De esta manera el cirujano puede realizar la cirugía sin amputar el miembro.
Se puede utilizar la quimioterapia incluso en las personas con un cáncer de hueso que se ha extendido a otras partes del cuerpo.

 

Pronóstico y esperanza de vida del paciente con cáncer de huesos

Lo más importante que cabe destacar para el pronóstico es la presencia de posibles metástasis.
Las metástasis que tienen origen en el hueso suelen extenderse a los pulmones.
Si el paciente tiene metástasis en los pulmones, la esperanza de vida hasta 5 años es muy reducida.

Si el cáncer se encuentra únicamente en el hueso, es posible recuperarse con un tratamiento temprano.
De acuerdo con las estadísticas, aquí abajo se menciona el porcentaje de esperanza de vida hasta cinco años de los principales tumores óseos.

Tipos de cáncer Tasa de supervivencia hasta 5 años
Osteosarcoma 70%
Sarcoma de Ewing 70-75%
Condrosarcoma  80%
Mieloma míltiple 40%