Fractura desplazada – tratamiento

 

El tratamiento para la fractura desplazada y el tiempo de recuperación dependen de la gravedad de la lesión.

El hueso se renueva de manera constante, incluso cuando no tiene lesiones. Absorbe y reemplaza las celulas que lo constituyen.

Este proceso natural permite que el hueso sane de manera espontánea en caso de fracturas.

Sin embargo, para que una fractura sane hace falta que el ortopedista realice una reducción.

Reducir una fractura implica corregir la alineación de los fragmentos del hueso lesionado.

Hueso, estructura, interior, periostio, fractura, lesión

Estructura interna del hueso

En la mayoría de los casos la reducción de una fractura se realiza a través de la aplicación de una escayola sobre el hueso fracturado, tras tratarlo con tracción para conseguir una alineación mejor.

Si no se puede conseguir la reducción de manera satisfactoria (la alineación no es adecuada o no es bastante estable), puede hacer falta la cirugía.

Normalmente durante la cirugía se implanta un tornillo, una placa o un clavo endomedular en el hueso.

 

Primeros auxilios para la fractura desplazada

 

No desplace la persona que está en el suelo después de un traumatismo, a no ser que haga falta para evitar peligros.

Realice las siguientes acciones de forma inmediata, a la espera de un médico:

  • Bloquee la hemorragia;
  • Aplique una presión sobre la herida con una venda esteril, un trapo o una prenda limpia;
  • Inmovilice la zona herida;
  • No intente volver a alinear los huesos o tocar el hueso si la herida está abierta. Una persona entrenada puede aplicar una férula sobre la zona afectada, encima y debajo de la zona lesionada si no hay médicos en los alrededores. Un trozo de algodón puede ayudar a reducir las molestias de la férula.
  • Aplique una bolsa de hielo para limitar la hinchazón y aliviar el dolor, hasta la llegada del servicio de urgencias. No aplique el hielo directamente sobre la piel, sino que es mejor envolver algunos cubitos de hielo en una toalla o utilizar una bolsa fría.
  • Si la persona es débil y tiene respiración jadeante, coloque su cabeza en posición reclinada con respecto al torso, y si es posible levante sus piernas.

 

Terapia física y fisioterapia para la fractura desplazada

 

Rehabilitación después de una fractura de cadera

Fractura de cadera, tendón, inflamación, dolor, rehabilitación

 

Para recuperar la fuerza muscular y la movilidad de las articulaciones rígidas hace falta llevar a cabo algunos ejercicios específicos de rehabilitación.

La terapia magnética es un tratamiento que se basa en la aplicación de campos magnéticos pulsantes sobre el hueso. Las investigaciones enseñan que este tratamiento puede reducir los tiempos de formación de callos óseos hasta del 50%.

 

Si la fractura ocurre cerca de una articulación se corre el riesgo de rigidez permanente.

Para establecer un plan de rehabilitación hace falta hablar con el médico y el fisioterapeuta.

Los tratamientos se personalizan según:

  • Las condiciones del paciente;
  • Las radiografías;
  • Los otros factores mencionados anteriormente.

Se tiene que tratar cada caso de manera individual.

fractura de cadera, tendón, la inflamación, el dolor, la rehabilitación, la fisioterapia, la espalda, juego, terapia, juego, lesión, daño

La rehabilitación después de una fractura de cadera

Complicaciones de la fractura desplazada

 

Es posible que una fractura no se consolide de manera correcta o no se consolide en absoluto. Este problema es más frecuente en las personas mayores y con las fracturas más graves. Para algunas fracturas (como por ejemplo la fractura de cadera en las personas mayores) es bastante probable que la fractura no se consolide.

En estos casos no se intenta reducir el hueso, sino que se reemplaza el fragmento afectado (operación de prótesis de cadera).

 

Pronóstico de la fractura desplazada

 

El tratamiento de una fractura es un tema demasiado complicado para abordarlo de forma general. De hecho depende de muchos factores, tales como:

  • La posición de la fractura;
  • El grado del ángulo;
  • La deformidad del fragmento;
  • La probabilidad de sanar completamente;
  • Otras lesiones concurrentes;
  • Edad y nivel de actividad del paciente.

 

Cirugía para la fractura desplazada

 

La cirugía depende:

  • Del fragmento fracturado;
  • Del punto de rotura;
  • De lo que establece el cirujano ortopédico si opina que la fractura puede seguir inestable tras alinear los fragmentos óseos.

Si una fractura corre el riesgo de no sanar, se aconseja la cirugía.

En ocasiones, las fracturas que parecen alineadas e inmovilizadas de manera adecuada pueden resultar inestables en el chequeo siguiente.

En estos casos hace falta la cirugía.

 

La cirugía consiste en la reducción cerrada y en la inmovilización de la fractura bajo anestesia, se manipulan los huesos hasta que los fragmentos estén alineados de manera correcta. Después de la reducción se aplica una escayola para que los fragmentos permanezcan en la posición correcta.

 

Sin embargo, a veces las fracturas son inestables, entonces hace falta una reducción abierta.

En la reducción abierta se realiza una incisión en el quirófano para fijar los huesos con clavos, placas y tornillos.

Según el tipo de fractura, algunos fragmentos de metal pueden ser permanentes, en cambio otros se pueden eliminar con la cirugía cuando los huesos se hayan consolidado (normalmente tras un año).

Fijador, externo, fractura, tibia, peroné, miembros, húmero, tiempos, tratamiento

Fijador externo para las fracturas de tibia y peroné

En caso de grave fractura conminuta o abierta, el cirujano puede aconsejar un fijador externo. Este dispositivo se aplica sobre el miembro afectado y se conecta al hueso a través de clavos o hilos metálicos.

La ventaja del fijador externo es que reduce considerablemente los tiempos de inmovilización y de recuperación.

 

Tiempos de recuperación para las fracturas desplazadas

 

La fractura puede tardar muchas semanas o incluso meses para sanar, y esto depende de la gravedad de la fractura y de las condiciones del paciente.

Normalmente el dolor desaparece mucho antes de que el hueso se consolide completamente.

El paciente puede volver a sus actividades ordinarias aunque el hueso no se haya consolidado de manera completa.

 

Incluso después de quitar la escayola o la órtesis, podría hacer falta seguir limitando el movimiento hasta que el hueso se haya consolidado de manera adecuada.

 

Durante la convalecencia, se aprecia una pérdida de fuerza muscular en el fragmento afectado.

Los ejercicios específicos de kinesioterapia ayudan a recuperar:

  • La fuerza muscular;
  • La elasticidad;
  • La amplitud de movimiento.

 

Prevención de las fracturas

 

Los ejercicios y una alimentación correcta pueden ayudar a prevenir las fracturas.

Un alimentación llena de vitamina D favorece la resistencia de los huesos y previene la otseoporosis.

En una alimentación correcta no se deberían incluir:

  • Los productos lácteos;
  • La carne;
  • Los huevos;
  • La comida demasiado dolce.

Mucha gente piensa que la leche y el queso favorecen la formación del hueso, pero no es así. Los asiáticos no suelen comer estos alimentos de forma habitual y por lo tanto no suelen padecer de osteoporosis.

Los ejercicios ayudan a fortalecer los huesos.