Tendinitis rotuliana

En la mayoría de los casos, la tendinitis de rodilla se produce en el tendón que se encuentra debajo de la rótula y está caracterizada por degeneración e inflamación. Generalmente, esta tendinitis afecta a los atletas que realizan saltos de manera repetitiva, por esta razón la tendinitis rotuliana también se conoce como “rodilla del saltador”.

ejercicio, valoración de la rodilla, refuerzo, cuádriceps, cruzado
Flexión de las rodillas

La tendinitis rotuliana es muy común en quienes practican deportes como el baloncesto, el voleibol, el fútbol y el atletismo.

 

La tendinosis rotuliana es una enfermedad crónica.

Al contrario que la inflamación aguda, la aparición de la tendinosis es gradual y se caracteriza por micro lesiones y por un engrosamiento del tendón.

La tendinosis produce síntomas similares a los de la tendinitis rotuliana, pero el tratamiento es diferente.

 

Generalmente, las lesiones parciales del tendón rotuliano, que pueden observarse gracias a una resonancia magnética, están causadas por una tendinosis rotuliana crónica.

También puede haber lesiones completas que se caracterizan por la rotura del tendón rotuliano. En este caso, todo el tendón se encuentra separado y es necesaria una intervención quirúrgica para repararlo.

anatomía, rodilla, cruzado, colateral, meniscos, huesos y tendones, rotuliano
Rodilla vista lateral – Tendón rotuliano
© axel kock

Anatomía

 

El tendón rotuliano une la rótula con la tibia.

El conjunto formado por rótula – tendón del cuádriceps – tendón – rotuliano – músculo del cuádriceps forma el sistema de extensión que permite que la rodilla se extienda y le proporciona la fuerza necesaria por ejemplo para darle una patada a la pelota.

El tendón rotuliano está compuesto principalmente por fibras de colágeno y está vascularizado solo en la parte externa, mientras que en la parte interna no hay vasos sanguíneos.

 

¿Cuáles son las causas de la tendinitis del tendón rotuliano?

 

Las causas más comunes son las siguientes:

 

  • Tipo de calzado,
  • Realización incorrecta de las actividades deportivas,
  • Defectos anatómicos (rodilla varo, rodilla valgo o dismetría de los miembros inferiores),
  • Entrenamiento demasiado intenso,
  • Superficie de juego demasiado dura (por ejemplo, en cemento),
  • Desequilibrios musculares.

 

Es muy importante llevar un calzado adecuado, existen varios tipos de zapatos que son aptos para cada planta del pie y cada uno de ellos es específico para un determinado deporte, por ejemplo, un corredor aficionado debe utilizar zapatos más gruesos respecto a los de los corredores profesionales.

 

En los pacientes que sufren de tendinitis de rodilla, algunos movimientos pueden provocar micro traumatismo con hipoxia (falta de oxígeno), aumento de la temperatura, etc.

En las personas mayores de 30 o 40 años es más común, de hecho, con la edad se produce una alteración en las fibras y, por lo tanto, puede producirse una lesión con mayor facilidad.

El ciclismo puede provocar una tendinitis de rodilla, pero generalmente ocurre en el tendón del cuádriceps, es decir sobre la rótula.

A menudo, esta lesión está causa por llevar el sillín de la bicicleta demasiado bajo.

 

Etapas de la tendinitis

 

  • En la primera etapa el paciente siente una molestia tras haber realizado una actividad física, pero logra terminar el entrenamiento. En esta etapa no se presentan alteraciones anatómicas, el estado del tendón es normal, únicamente se produce una alteración del líquido sinovial, pero esto es una situación reversible.
  • En la segunda etapa, el dolor se manifiesta al comenzar el entrenamiento, el tendón se hincha y hay infiltración celular e inflamación.

Esta situación es reversible gracias a la eliminación de la inflamación.

Desde un punto de vista clínico, la situación más perjudicial es la primera debido a que no se le da demasiada importancia al dolor ya que se piensa que está causado únicamente debido al cansancio.

  • La tercera etapa es permanente e irreversible. En esta etapa en el tendón ya ha iniciado un proceso gradual de inflamación y las fibras del tendón se encuentran alteradas.

El tendón perderá de manera permanente la elasticidad que tenía cuando estaba sano, además, el problema puede volverse crónico.

Este tipo de tendinopatía se conoce como tendinosis, es recidivante y, generalmente, se vuelve un problema crónico.

Existe una tercera etapa aún más avanzada en la que el dolor es tan fuerte que obliga a la persona a evitar cualquier tipo de actividad deportiva. Esta etapa se caracteriza por la rigidez del tendón y por el riesgo de que se produzca una lesión.

A menudo, los ciclistas padecen tendinitis del tendón del cuádriceps, es decir, del tendón que se encuentra arriba de la rótula. Generalmente, en este caso es suficiente subir un poco el sillín de la bicicleta debido a que a menudo el sillín bajo es la causa.

 

tendinitis de rodilla, inflamación, tendinosis
Tendinitis de rodilla, tendón rotuliano
alila/bigstockphoto.com

Signos y síntomas

 

El dolor es el primer síntoma de la tendinitis rotuliana. Generalmente, el dolor de rodilla se manifiesta cerca del tendón rotuliano, entre la rótula y la tibia.

Inicialmente, el dolor de rodilla se presenta al comenzar la actividad física o justo después de haber realizado un entrenamiento intenso.

Después, el dolor puede avanzar hasta impedir que la persona realice el entrenamiento.

En todo caso, si la inflamación se encuentra en una etapa avanzada, el dolor puede provocar mucha molestia durante las actividades de la vida diaria, como por ejemplo al subir las escaleras o al levantarse de una silla.

Raramente, el tendón se encuentra hinchado o se presenta una limitación en los movimientos de la rodilla.

 

Diagnóstico de la tendinitis de rodilla

 

Generalmente, el médico puede diagnosticar la inflamación del tendón gracias a una consulta exhaustiva, pero también podría ordenar una ecografía para confirmar las sospechas.

La radiografía puede realizarse para descartar una fractura, además, puede ser útil en los casos de niños que padecen dolor de rodilla en la parte anterior debido a la enfermedad de Osgood – Schlatter (osteocondrosis).

Puede formarse un depósito de calcio, especialmente en los pacientes con una tendinosis rotuliana crónica.

Una resonancia magnética puede realizarse para cerciorase si se trata de una inflamación o de una lesión parcial del tendón.

En el diagnóstico diferencial, el médico debe descartar que se trate de una bursitis de rodilla.

 

 

 

 

¿Cómo curar la tendinitis de la rodilla? El tratamiento

 

El tratamiento debe iniciarse apenas el médico confirma el diagnóstico. Si la tendinitis es aguda, el tratamiento comienza con el reposo del paciente.

 

Terapia farmacológica

Los fármacos antinflamatorios no esteroideos (FANS), como el ibuprofeno (Ibudol) pueden ayudar a reducir el dolor causado por la tendinitis y la hinchazón. Antes de comenzar a utilizar estos medicamentos es necesario consultar con un médico.

 

Puede ser beneficioso aplicarse una pomada que proporciona un efecto antiinflamatorio directamente en el tendón, por ejemplo, el diclofenaco (Voltaren). Sin embargo, estas pomadas no penetran hasta el tendón debido a que no está vascularizado y, por lo tanto, no se recomiendan.

 

Si la inflamación persiste tras el tratamiento puede ser necesario aplicar una inyección de fármacos a base de cortisona directamente en la zona afectada.

Una inyección de cortisona directamente en la zona afectada guiada por ecografía puede aliviar considerablemente el dolor.

Sin embargo, este tipo de fármaco debilitan el tendón y aumenta así el riesgo de que se rompa en un futuro.

Recientemente, en algunas personas con problemas crónicos de tendinitis rotuliana, ha sido probada una inyección de plasma con alta cantidad de plaquetas.

Los estudios están todavía en curso, pero se espera que las inyecciones favorezcan la formación de tejido nuevo para curar los daños causados en los tendones.

 

Remedios naturales para la tendinitis de la rodilla

El primer paso, y el más importante, del tratamiento para la inflamación es evitar las actividades que pueden empeorar el problema. Es necesario aprender a controlar nuestro propio cuerpo y saber cuáles son las actividades que generan dolor para poder suspenderlas de inmediato.

Generalmente, el tendón inflamado no provoca la hinchazón de la rodilla, por lo tanto, no se recomienda aplicarse arcilla, mientras que puede ser beneficioso aplicarse una crema con árnica ya que es un antiinflamatorio natural.

vendaje neuromuscular, tendinitis, rodilla, dolor, arruga
Vendaje neuromuscular

Vendaje neuromuscular para la tendinitis rotuliana: Acción: estabilizadora y de soporte para la rótula. Forma: dos tiras, una en forma de “Y” y la otra en forma de “I”. Dimensiones: tira en forma de “Y” 25 cm, tira en forma de “I” 15 cm. Colocar la base de la tira en forma de “Y”, 5 o 6 cm arriba de la rótula posicionando las dos ramas de la “Y” hacia abajo. Manteniendo la rodilla flexionada en 110°, aplicar las ramas de la “Y” sin tensión a los lados de la rótula. Después, flexionar la rodilla en 80° – 90° y colocar primero la parte central de la tira en forma de “I” horizontalmente sobre el polo de la rótula. Aplicando una tensión moderada (aproximadamente el 50 % de la tensión máxima) estirar la tira desde los dos lados hacia los cóndilos femorales, hasta formar la forma de una “sonrisa”.

 

Puede utilizarse una correa para la rodilla colocándola bajo la rótula, también puede utilizarse un aparato ortopédico (una rodillera) o plantillas ortopédicas. No se conoce con exactitud cuál es la ventaja de este tratamiento para la tendinitis rotuliana. Sin embargo, algunos pacientes afirman que alivia el dolor. En cualquier caso, este tratamiento ayuda a no descargar la tensión sobre el tendón sino en otras zonas lejanas.

La natación puede ser beneficiosa para mantenerse en forma, pero es muy importante no esforzar demasiado las piernas, por ejemplo, hay que evitar nadar en estilo libre o rana.

 

Para prevenir la tendinitis, un buen entrenador físico debe preparar un programa de entrenamiento intenso, pero no excesivamente.

 

¿Es mejor colocarse calor o hielo?

 

A menudo los pacientes me preguntan si deben colocarse hielo o si es mejor colocarse calor.

Durante la fase aguda hay que colocarse compresas frías, sobre todo para aliviar el dolor. Sin embargo, las compresas no constituyen un tratamiento.

Después de las primeas 24/48 horas en las que el dolor era muy fuerte, no es necesario colocarse hielo, sino que, por lo contrario, se recomienda colocar calor debido a que esto favorece la actividad de las células.

 

Foto: terapia con ultrasonido, dorso, espalda, pelvis, rodillas, refuerzo, estiramiento, postura, dolor, lumbalgia, fisioterapia y rehabilitación, raquis, pies, espalda, gel, tendón

 

Fisioterapia para la tendinitis del tendón rotuliano

 

La laserterapia y la terapia con ultrasonido son muy eficaces a la hora de estimular y acelerar el proceso de reparación del tendón.

La Tecarterapia puede favorecer la disminución de la inflamación debido a que puede realizarse junto con la aplicación de un fármaco que penetra en la piel, pero la Tecarterapia por sí sola no cura la tendinitis.

 

Ejercicios de rehabilitación

 

Realizar ejercicios de estiramiento con regularidad y con constancia puede reducir los espasmos musculares y alargar la unidad musculo tendinosa. Una vez que se retoman las actividades diarias es muy importante estirar el cuádriceps, el bíceps femoral y la pantorrilla antes de realizar actividad física. También es importante realizar estiramiento incluso después de que los síntomas han desaparecido debido a que esto ayuda a prevenir que el problema se recidive.

 

Si los músculos del muslo están débiles, esto ayuda a que se cree una tensión excesiva sobre el tendón rotuliano.

 

Los ejercicios excéntricos (que consisten en contraer el músculo mientras se estira) son un tratamiento especialmente útil en caso de tendinitis y se realizan de manera frecuente en caso de tendinitis rotuliana de rodilla. Según la Academia Nacional de medicina del deporte, estos ejercicios estimulan el crecimiento muscular y se focalizan especialmente en la contracción muscular.

Antes de empezar a realizar estos ejercicios para la tendinitis rotuliana se recomienda consultar con un médico.

Sentadillas excéntricas

 

Con frecuencia, las sentadillas excéntricas hacen parte del tratamiento para la tendinitis rotuliana. Se recomienda realizar las sentadillas en una superficie dura.

 

Para ampliar la base de apoyo hay que separar los pies hasta lograr la misma amplitud de los hombros. Doblar las rodillas lentamente bajando la cadera como al sentarse.

 

Seguir agachándose hasta cuando los muslos queden paralelos al suelo. Mantener esta posición durante 10 segundos.

 

Si el ejercicio provoca dolor, hay que apoyarse más sobre la pierna sana.

 

Regresar lentamente a la posición inicial ayudándose con los brazos. Completar tres series de 10 repeticiones. Hacer una pausa de 60 segundos entre cada serie.

 

Cuando se realiza la sentadilla hay que estar atentos a que las rodillas no sobrepasen la punta de los pies debido a que esto provoca una sobre carga sobre el tendón rotuliano.

Prensa de piernas, prensa, refuerzo, rehabilitación, tendinitis, rotuliana, cuadricipital, dolor, muscular
Prensa de piernas

Prensa de piernas

 

La prensa de piernas es una máquina que se utiliza en el gimnasio y en la rehabilitación para reforzar el cuádriceps realizando ejercicios de cadena cinética cerrada, es decir, con el miembro inferior (el pie) apoyado firmemente a la plataforma.

La prensa de piernas le proporciona estabilidad a las rodillas y refuerza los músculos del miembro inferior.

 

Para realizar este ejercicio excéntrico hay que doblar lentamente las rodillas oponiendo resistencia a la prensa.

Sentarse sobre la máquina con la espalda recta y completamente apoyada al espaldar. Colocar los pies sobre la plataforma paralelos a los hombros. Con las rodillas ligeramente dobladas, desbloquear la máquina y llevar las rodillas lentamente hacia el pecho frenando el descenso de la plataforma. Regresar a la posición inicial y repetir el ejercicio.

Realizar tres series de 10 repeticiones cada una con una pausa de 1 minuto ente cada serie.

 

El rey del peso muerto (se utiliza en la última fase de la rehabilitación)

 

El rey del peso muero es un ejercicio muy difícil ya que se realiza el ejercicio con una sola pierna, requiere mucha fuerza y una buena dosis de equilibrio. Se trata de un ejercicio para aumentar la fuerza por lo que debe realizarse lentamente sin ningún rebote o impulso. La persona que lo realiza debe ser capaz de pararse en cada punto durante el movimiento.

Para realizar el rey del peso muerto la persona debe estar de pie apoyado sobre una pierna y empezar a sentarse, manteniendo la otra pierna flexionada. La rodilla de la otra pierna debe ser lo primero en tocar el suelo.

Para levantarse de la posición inferior, no se debe usar el impulso. Si no tiene la fuerza para levantarse sólo con una pierna se puede ayudar con la otra pierna.

Cuando se realiza el rey del peso muerto hay que estar atentos a la posición de la rodilla. Hay que evitar que las rodillas cedan o que estén demasiado hacia adelante. La rodilla debe estar detrás de los dedos del pie.

 

Intervención quirúrgica

Realizar una intervención quirúrgica para la tendinitis rotuliana es extremadamente raro.

 

En ocasiones, cuando se han realizado todos los tratamientos descritos anteriormente y sin embargo los síntomas persisten, puede realizarse una intervención quirúrgica.

 

Generalmente, se realiza únicamente en caso de degeneración del tendón, que se diagnostica a través de una resonancia magnética.

 

Durante la intervención quirúrgica, se remueve el tendón afectado y se remplaza por uno sano.

 

¿Cuánto tarda la recuperación? Tiempo de recuperación

La tendinitis aguda puede desaparecer por sí sola, pero hay que permanecer en reposo por lo menos durante uno o dos meses.

El tiempo de recuperación de la tendinitis crónica o de sus recidivas es largo y requiere varios meses de reposo y de terapia.

La fisioterapia permite una recuperación en un tiempo menor, en la fase aguda dos semanas de terapia pueden ser suficientes.

 

 

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario