Degeneración macular relacionada con la edad: clasificación y síntomas

La degeneración macular relacionada con la edad es el deterioro o la rotura de la mácula del ojo.
La mácula es una pequeña área de la retina, el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo.

La mácula es la parte de la retina que se utiliza para la visión central y permite ver con claridad los detalles.
Varias décadas atrás, los términos más utilizados se basaron en la apariencia clínica y la edad de los pacientes afectados:

  • Maculopatía senil
  • Degeneración macular senil
  • Degeneración macular discoide

El término “senil” ya no está en uso de la mitad de los años 80.

 

Clasificación de la degeneración macular

La degeneración macular se divide en:

  • Seca (no Neovascular)
  • Húmeda (Neovascular)

 

Degeneración macular seca o atrófica (no Neovascular)

Esta es la etapa inicial de la enfermedad y puede derivarse de:

  1. Envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos maculares
  2. Depósito de pigmento en la mácula
  3. Combinación de los dos fenómenos

La degeneración macular seca se diagnostica cuando se acumulan las drusas maculares (depósitos de material extracelular) dentro y alrededor de la mácula.
Se cree que estas manchas son depósitos o residuos debido deterioro del tejido.
La pérdida gradual de la visión central se puede producir debido a la degeneración macular seca, pero generalmente no es tan grave como en el caso de la degeneración macular húmeda.
Sin embargo, la degeneración macular seca puede progresar lentamente hasta llegar a la etapa avanzada de atrofia geográfica.
La atrofia geográfica es la degeneración de las células más profundas de la retina. Estas células son parte del pigmento epitelial de la retina.
La atrofia geográfica puede causar una pérdida de la visión grave.

 

Degeneración macular húmeda o exudativa (Neovascular)

En aproximadamente el 10% de los casos, la degeneración seca progresa en esta forma más avanzada de la enfermedad en la cual se forman nuevos vasos sanguíneos debajo de la retina, además hay sangrado y secreción de líquido.

Esta secreción causa daños permanentes a las células de la retina sensibles a la luz que mueren y crean puntos ciegos en la región de la visión central.

La neovascularización coroidea (NVC) es el proceso que causa la degeneración macular húmeda y el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos.
Esto ocurre porque el cuerpo trata de crear una red de vasos sanguíneos para aportar más nutrientes y oxígeno a la retina del ojo.
En lugar de resolver el problema, este proceso crea cicatrices y provoca la pérdida de la visión central.

La neovascularización húmeda se divide en dos categorías:

  1. Oculta. La formación de vasos sanguíneos debajo de la retina no es tan evidente, y hay menos secreciones en caso de NVC oculta de la degeneración macular húmeda, que generalmente produce una pérdida de la visión menos grave.
  2. Clásica. Cuando la formación de los vasos sanguíneos y las cicatrices son muy evidentes, y los bordes debajo de la retina están muy marcados, este tipo de DMAE húmeda se conoce como NVC clásica y suele provocar una pérdida de visión más grave.

 

Factores de riesgo de la degeneración macular

El riesgo de degeneración macular aumenta con la edad.

Otros factores de riesgo son:

  • Humo. Las últimas investigaciones muestran que fumar duplica el riesgo.
  • Origen. Los caucásicos son mucho más propensos que las personas de ascendencia africana.
  • Sexo. Las mujeres de 70 años tienen el doble de probabilidades respecto a los hombres de la misma edad.
  • Herencia. Las personas con antecedentes familiares de degeneración macular son las que tienen el mayor riesgo.
  • Efectos secundarios de los medicamentos. Algunos casos de degeneración macular pueden ser deberse a los efectos secundarios de medicamentos tóxicos tales como Cloroquina (un medicamento contra la malaria) o fenotiazinas.
  • Mala alimentación porque favorece el desarrollo de diabetes y presión alta.
  • Exposición excesiva al sol sin filtros ni protección solar.
  • Enfermedades cardíacas: las enfermedades del corazón causan la alteración de la circulación sanguínea en los ojos.

  

Degeneración macular juvenil

La degeneración macular juvenil es el término usado para indicar varias enfermedades oculares hereditarias que afectan a los niños y a los jóvenes, incluso la enfermedad de Stargardt o de Best. Estas enfermedades raras provocan la pérdida de la visión central que puede comenzar en la infancia o en la adolescencia.

La enfermedad de Stargardt se caracteriza por manchas de color amarillo-blanquecino que aparecen dentro y alrededor de la mácula.
Si las manchas aparecen por toda la parte posterior del ojo se llaman fundus flavimaculatus. Estos depósitos se forman por una sustancia grasa producida durante la actividad normal de las células.

La enfermedad de Best o distrofia macular viteliforme aparece como una bolsa amarilla llena de líquido, como un quiste debajo de la mácula.
En la fase inicial, el quiste es similar a una “yema de huevo” y no hay una disminución de la agudeza visual.
En algunos sujetos el quiste puede explotar, el líquido se propaga por toda la mácula y causa un empeoramiento de la visión.

 

¿Cuáles son los síntomas de la degeneración macular?

En las primeras etapas, la degeneración macular puede no causar síntomas y no ser reconocida hasta que avanza o afecta a ambos ojos.
El primer signo de la degeneración macular suele ser un punto tenue y borroso en el centro del campo visual.
Este punto puede hacerse más grande o más oscuro con el tiempo.
Entre los síntomas de la degeneración macular encontramos:

  • Áreas oscuras y borrosas en el centro del campo visual
  • Reducción de la percepción del color
  • Distorsión de las líneas rectas (metamorfopsias)

Si se presenta cualquiera de estos síntomas, se aconseja ir al oculista lo antes posible.

 

Degeneración macular: diagnóstico, tratamiento y prevención