Nevus melanocítico (intradérmico, maligno y displásico)

¿Qué es un nevo o nevus?

Los nevos son lesiones cutáneas muy frecuentes.

El término correcto es nevus melanocítico ya que tienen su origen en la proliferación de melanocitos, las células responsables de la pigmentación y de color.
Se denomina nevus pigmentado si es:

  • Marrón
  • Negro
  • Otros colores

El nevo es una formación benigna (inofensiva), pero puede convertirse en un melanoma (nevus maligno).
Los nevos pueden derivarse de otras células de la piel (por ejemplo, los nevos vasculares se forman a partir de los vasos sanguíneos), aunque solo los que están relacionados con los melanocitos se conocen como nevos.

 

¿Qué aspecto tienen los nevos?

Los nevos pueden ser:

  • En relieve
  • Planos

Varian dependiendo del color:

  • Del rosa o color de la piel
  • Al marrón oscuro o negro

Generalmente, tienen forma redonda u ovalada, aunque a veces pueden tener un aspecto inusual.
El tamaño de su diámetro varía:

  • Desde unos milímetros
  • Hasta varios centímetros

El número de nevos de una persona depende:

  • De factores genéticos
  • De la exposición al sol

Las personas con muchos nevos presentan un mayor riesgo de desarrollar un melanoma en relación a las que tienen pocos nevos.

 

¿Cuándo aparecen los nevos?

  • Algunos nevos son de nacimiento (congénitos).
  • Se manifiestan con frecuencia durante la infancia o la juventud, en cuyo caso se denominan adquiridos.
  • El número de nevos aumenta debido a:

 

¿Cuándo hay que preocuparse por un nevus melanocítico?

  • En los adultos, la alteración de un lunar se debe tener en consideración.
    El melanoma maligno es un crecimiento canceroso de los melanocitos (las células responsables de la pigmentación).
  • Al principio, un melanoma puede parecer un lunar inofensivo, pero con el tiempo su estructura se vuelve más irregular y tiende a engrosarse; también puede ulcerarse.
  • Si un lunar cambia de tamaño, forma, color o se desarrolla después de los 30 años, debería ser evaluado por un dermatólogo u otro especialista experto en el reconocimiento de lunares cancerosos.
  • La observación de una lesión no siempre es suficiente para determinar si es un melanoma, por lo que ante la duda es necesario extirpar el nevo para su examen patológico.
  • A veces, los nevus cambian por otras razones, como por ejemplo tras una exposición al sol o durante el embarazo.
    Pueden engrosarse o volverse más pequeños (desaparecer).
  • En los jóvenes, pueden desarrollar una mancha blanca antes de desaparecer, lo que se denomina neo de Sutton.
  • El melanoma también puede aparecer en las mucosas, como por ejemplo el melanoma vulvar, que aparece en la vulva, pero tiene las mismas características que el melanoma cutáneo.

 

¿Cómo se diagnostica el nevus melanocítico?

Normalmente los nevus se diagnostican clínicamente por su aspecto típico.
Los criterios para reconocer a un melanoma en la etapa inicial están definidos por la regla del ABCDE.

  1. Asimetría: la parte derecha es diferente a la parte izquierda
  2. Bordes: no homogéneos
  3. Color: pueden ser de diferentes colores
  4. Diámetro: superior a 6 mm
  5. Evolución: cambia en pocas semanas y semanas

Si existen dudas sobre el diagnóstico, es posible extirparlo para la biopsia, aunque las posibilidades de que sea maligno son pocas.
No se recomienda la biopsia parcial, ya que se podría perder una zona de alteración maligna.

 

Extirpación del nevus melanocítico

Aunque la mayoría de los nevus son inofensivos, pueden ser tratados en los siguientes casos:

  • Posible tumor maligno:
    • Un nevus que sangra
    • Tiene una forma inusual
    • Crece rápidamente
    • Cambia de color suele denominarse “patito feo” y puede ser un melanoma
  • Molestia: un nevus irritado por el roce con la ropa, el peine o el afeitado.
  • Razones estéticas

Biopsia por raspado
Para tratar un lunar que sobresale se realiza una biopsia por raspado. Es necesario adormecer la piel con un anestésico local, a continuación el médico retira la parte en relieve del nevo con un bisturí o mediante electrocirugía.
La herida se cura y deja una marca blanca plana, pero a veces el color sigue siendo el mismo que el del nevus original.
La biopsia por raspado a veces se utiliza para eliminar una placa marrón plana o peca para el examen patológico.
Este procedimiento se denomina cauterización o extirpación tangencial.

Biopsia por escisión
La biopsia por escisión es necesaria si el nevus es plano o si se sospecha de un melanoma.
Se extirpa todo el espesor de la piel y luego se sutura.
Se envía la muestra de tejido al laboratorio para su examen patológico (histológico).
La cicatriz resultante puede ser solo una línea fina, pero a veces es más evidente que el nevus.

Los pelos gruesos que a veces crecen en el nevo se pueden retirar mediante:

  • Afeitado
  • Electrólisis
  • Láser
  • Extirpación de todo el nevus

Artículos Relacionados: