Tobillos y pies hinchados

La hinchazón de los tobillos y los pies es común y por lo general no es preocupante, especialmente si estamos de pie o caminamos mucho.

Si los pies y los tobillos hinchados van acompañados de otros síntomas esto puede señalar un problema de salud grave.

La hinchazón del pie también puede producirse sin ningún trauma o caída.

El tobillo puede hincharse repentinamente o gradualmente.
Si la causa es un trauma o una lesión (por ejemplo en el tendón de Aquiles) entonces la hinchazón se limita a un sólo pie, en cambio si la causa es una patología orgánica se hinchan ambos los tobillos.

El pie se hincha especialmente en el dorso (sobre el cuello del pie) y en los lados, rara vez se observa una acumulación de líquido debajo de la planta.

Los que se ven más afectados son las personas mayores y las mujeres con menopausia.
Los pies hinchados no son muy comunes en los niños, si la piel está roja la causa puede ser un trauma, un esguince o una picadura de insecto.

 

¿Cuáles son las causas de los pies hinchados?

¿Por qué los pies se hinchan durante el embarazo?

Muchas mujeres embarazadas tienen un rápido aumento de peso, lo que aplica más presión en las piernas, tobillos y pies, y causa hinchazón.
Una excesiva hinchazón durante el embarazo podría ser un signo de preeclampsia, esto podría causar más problemas. El pie hinchado puede ser el signo de una patología cardíaca, insuficiencia hepática o renal.

Complicaciones durante el embarazo
La hinchazón de los tobillos o de los pies es normal durante el embarazo, especialmente en el octavo y noveno mes.
La hinchazón excesiva o repentina puedes der un signo de preeclampsia, es decir una patología grave en la que la presión arterial y las proteínas en las orinas se desarrollan después de la 20° semana del embarazo.
Si se produce una hinchazón grave o si aparecen también otros síntomas como dolor abdominal, dolor de cabeza, mención poco frecuente, náuseas, vómitos o alteraciones visuales, se recomienda llamar al médico inmediatamente.

Pies y tobillos hinchados después del parto
La hinchazón postparto es absolutamente normal. Después del parto natural o cesáreo, el útero “exprime” la sangre en el cuerpo.
Además, probablemente el médico ha administrado fluidos durante el parto.
La sangre y el fluido deben ir a alguna parte, y por tanto bajan en los pies y en las manos.
La hinchazón va a desaparecer por sí misma en una semana o diez días.

 

Tobillos hinchados por trastornos de la circulación

Linfedema
Éste es una acumulación anormal de líquido linfático en los tejidos que puede desarrollarse debido a problemas de los vasos linfáticos o por la eliminación de los ganglios linfáticos.
La linfa es un fluido rico en proteínas que normalmente viaja a lo largo de una extensa red de vasos y capilares sanguíneos. Ésta se filtra a través de los ganglios linfáticos que interceptan y destruyen las sustancias no deseadas como las bacterias. Sin embargo, cuando hay un problema con los vasos o ganglios linfáticos, el movimiento del fluido se puede bloquear. Si no se trata, la acumulación de linfa puede alterar la cicatrización de la herida y dar lugar a infecciones y deformidades.
Además de la hinchazón el paciente puede tener dolor en el tobillo o ardor en la piel debajo de la rodilla.

El linfedema es común después de la radioterapia o la extirpación de los ganglios linfáticos en los pacientes con cáncer. Si después del tratamiento para el cáncer se observa la hinchazón, es recomendable consultar al médico inmediatamente.

Mala circulación de la sangre
Las personas con problemas circulatorios de la sangre son más propensos a tener los tobillos y los pies hinchados.
Esto porque la sangre permanece en las extremidades inferiores.
Los que están de pie todo el día sobrecargan el corazón que por tanto tiene más dificultades para bombear la sangre atrás a lo largo del cuerpo de las extremidades inferiores.
Por tanto, es importante levantar los pies a nivel del corazón por una hora cada noche para que el corazón pueda bombear la sangre en círculo.
Una hierba indiana a base de Ginko Biloba (un suplemento que favorece la circulación) cada día puede dar resultados sorprendentes en la mejora de la circulación sanguínea y ayuda a resolver el problema de los pies y los tobillos hinchados.
También hay zapatos especiales disponibles en el mercado para las personas que tienen los pies hinchados o hinchazón en los tobillos.
Con los zapatos normales el pie duele, en cambio los zapatos especiales para los pies hinchados son muy finos y cómodos y están especialmente realizados para los pies hinchados.

Pie, hinchado, fractura, trauma, tobillo, líquido

Retención de líquidos en los tobillos
Los estudios muestran que las personas que no tienen un gran porcentaje de grasa corporal pueden sufrir de tobillos hinchados o grandes debido a la retención hídrica en la zona de los tobillos.
Un remedio natural para la retención hídrica es tomar bebidas diuréticas naturales, 2-3 tazas de té verde y dos o tres cucharadas de jugo de limón en un vaso de agua hirviendo al día.
Esto es útil para resolver la acumulación y la congestión de líquidos.

Insuficiencia venosa
La hinchazón de los tobillos y de los pies muchas veces es un síntoma de insuficiencia venosa, una enfermedad en la que la sangre no circula adecuadamente en las venas de las piernas y de los pies hasta el corazón.
Normalmente, las venas mantienen el flujo de sangre hacia arriba con válvulas unidireccionales.
Cuando estas válvulas se dañan o se debilitan la sangre vuelve hacia abajo a lo largo de las venas y los fluidos corpóreos permanecen en los tejidos blancos de las piernas, especialmente de los tobillos y de los pies.
La insuficiencia venosa crónica puede causar alteraciones de la piel, úlceras e infecciones, los tobillos pueden parecer de color negro. Si se producen signos de insuficiencia venosa hay que consultar a un médico.

Coágulo de sangre
Los coágulos de sangre que se forman en las venas de las piernas pueden detener el flujo sanguíneo de vuelta de las piernas hasta el corazón y causar hinchazón en los tobillos y los pies. Los coágulos de sangre pueden ser tanto superficiales (presentes en las venas justo debajo de la piel), como profundos (una enfermedad conocida como trombosis venosa profunda o flebitis).

circulacion sanguinea

Los coágulos profundos pueden bloquear una o más venas principales de las piernas. Estos coágulos de sangre pueden ser letales si se separan y viajan hacia el corazón o los pulmones.
En caso de hinchazón en una pierna, además de dolor, febrícula y eventualmente una alteración del color de la pierna afectada, se recomienda llamar inmediatamente al médico. El tratamiento para los pies hinchados con anticoagulantes puede ser necesario.

 

Trastornos músculo- esqueléticos y traumas relacionados a tobillos y pies hinchados

Lesiones del pie o del tobillo
Una lesión en el pie o el tobillo puede causar una hemorragia (o hinchazón). El trauma más frecuente es un esguince de tobillo que se produce durante un trauma o un mal paso.
El esguince de tobillo provoca un alargamiento excesivo de los ligamentos que estabilizan el tobillo.

Los remedios naturales para reducir la hinchazón por trauma del pie o del tobillo son:

  • Descansar,
  • Evitar caminar,
  • Aplicar un vendaje de compresión (kinesio-taping) en el tobillo o el pie,
  • Poner bolsas de hielo,
  • Poner el pie sobre un taburete o un cojín.

Si la hinchazón y el dolor son graves o no mejoran con el tratamiento en el domicilio se recomienda consultar al médico.

En caso de fractura, es muy probable que el ortopédico tiene que poner el yeso en el pie. Hay que tener cuidado de que no sea demasiado apretado, porque si el líquido se comprime excesivamente puede presionar sobre los vasos sanguíneos y los nervios, lo que causa daños.

Tendinitis
A menudo la tendinitis de tobillo y de pie causa hinchazón alrededor del tendón, en particular en la parte interna del pie en el tibial posterior y luego en el tendón de Aquiles.

 

Patologías orgánicas relacionadas a los tobillos hinchados

Enfermedades de corazón, hígado o riñones
A veces, el pie hinchado puede ser el síntoma de un problema de corazón, hígado o una enfermedad renal.
Los tobillos que se hinchan de noche podrían ser un signo de acumulación de agua y sal debido a la insuficiencia cardiaca derecha.
Una enfermedad renal también puede causar hinchazón en los pies y en los tobillos.
Cuando los riñones no funcionan correctamente, el líquido puede acumularse en el cuerpo.

La enfermedad hepática puede afectar a la producción de una proteína, llamada albúmina, por el hígado.
La albúmina retiene la sangre y evita la fuga de los vasos sanguíneos a los tejidos circundantes.
Una producción inadecuada de albúmina puede conducir a la pérdida de líquido.
La gravedad provoca una mayor acumulación de fluido en los pies y en los tobillos, sin embargo el líquido incluso puede acumularse en el abdomen y en el tórax.
Si la hinchazón se ve acompañada de otros síntomas, como fatiga, pérdida de apetito y aumento de peso, hay que ir al médico inmediatamente.

Infección
La hinchazón en los pies y los tobillos puede ser un signo de infección.
Las personas con neuropatías diabéticas u otras enfermedades de los nervios de los pies están más expuestos al riesgo de contraer infecciones del pie.
Los que tienen diabetes deben inspeccionarse los pies cada día en busca de ampollas y plagas, ya que el daño del nervio puede suavizar la sensación de dolor y los problemas del pie pueden progresar rápidamente.
Si se observa un pie hinchado o una ampolla y parece estar infectado, es recomendable consultar con su médico inmediatamente.

 

Efectos secundarios de los medicamentos relacionados a los pies hinchados

Muchos medicamentos pueden causar hinchazón de pie y tobillos como un posible efecto secundario.
Entre éstos se encuentran:

  • Hormonas como la testosterona y los estrógenos (que se encuentra en la píldora anticonceptiva y en el tratamiento hormonal de sustitución)
  • Antagonistas del calcio (bloqueantes del canal de calcio), un tipo de medicamentos para la presión arterial, que incluye el Nifedipino (Adalat Retard, Nifedipino Retard Stada, Adalat, Adalat Oros), Verapamilo (Manidon, Manidon Retard, Manidon INY.), Diltiazem (Angiodrox, Carreldon Retard, Cronodine, Diltiazem Retard, Dinisor, Doclis)
  • Esteroides, entre ellos andrógenos, esteroides anabolizantes y corticosteroides como la Prednisona.
  • Antidepresivos, entre ellos: tricíclicos como la Nortriptilina (Norfenazin, Paxtibi), Disipramina y Amitriptilina (Deprelio, Tryptizol); y los hinibidores de la Monoaminoxidasa (IMAO) tales como la fenelzina.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
  • Medicamentos para diabetes.

Si se sospecha que la hinchazón pueda estar relacionada con un medicamento que se está tomando, hay que hablar con el médico.
Aunque los beneficios del fármaco pueden merecer la pena soportar una pequeña hinchazón, si la situación va agravándose puede ser necesario cambiar el fármaco o su dosificación.

 

Otras causas de tobillos y pies hinchados

La obesidad o exceso de grasa
La obesidad puede evaluarse midiendo el índice de masa corporal. Éste se obtiene al dividir el peso en kilogramos por la altura en metros al cuadrado. Si es mayor de lo normal, la tabla de dieta que muestra el número de calorías para comer durante el día debería ser estrictamente respetado.
Sin duda, si hay grasa corpórea en exceso, también se acumula tejido adiposo en los pies y los tobillos. La dieta diaria debe contener alrededor de 1800 calorías por día de alimentos saludables para el corazón como cereales integrales o grasas sanas.

La dieta debería ser rica en proteínas para tonificar los músculos y definirlos mejor.
Añadir algunos ejercicios para los músculos de los tobillos permite tener un tobillo tónico y no hinchado.

Otros trastornos
Estas patologías producen líquidos en exceso en el cuerpo. Otros trastornos que pueden causar hinchazón de los pies son:

  • Artritis, en caso de gota se hincha especialmente la base del dedo gordo del pie, mientras generalmente los que sufren de artritis psoriásica o reumatoide tienen el tobillo hinchado
  • Enfermedades de la tiroides
  • Venas varicosas
  • Picadura de insecto
  • Malnutrición
  • Quemadura, incluyendo quemaduras de sol
  • Operación quirúrgicas de la cadera, rodilla, pie o dedos (por ejemplo el juanete)
  • Reacción alérgica
  • Abuso de laxantes
  • Abuso de diuréticos
  • Abuso de droga
  • Retención de sodio

Hay varias causas de edema periférico, entre ellas:

  • Vejez (también en el hombre),
  • Embarazo,
  • Consumir demasiada sal,
  • Consumir demasiado alcohol,
  • Menstruación y/o síndrome premenstrual,
  • Estar sentados o de pie durante largo período de tiempo, por ejemplo durante un viaje en avión,
  • Patologías subyacentes,
  • El calor, en verano es normal que el pie se hincha, especialmente por la noche y también puede doler o picar.
  • Gran altitud.