Meteorismo y flatulencia

 

El meteorismo indica un trastorno relacionado con exceso de gases acumulados en el intestino, mientras que la flatulencia implica una abundante producción de gases por bacterias y levaduras en el intestino.

En el caso de flatulencia, el aire no se estanca en el intestino, sino que es expulsado con vientos malolientes.
Por último, la aerofagia significa tragar aire durante la deglución de manera involuntaria.

Si el meteorismo no se origina por una obstrucción orgánica en el intestino, debería provocarse por un trastorno de digestión y su absorción.


Los niños sufren de meteorismo porque su intestino no se ha desarrollado completamente y la microflora intestinal todavía no se ha formado.
Cuando la comida no digerida llega a las paredes inferiores del intestino produce gases. Los gases se acumulan a causa del movimiento lento intestinal y provocan la ampliación de sus paredes, lo que causa dolor.

 

Causas de meteorismo y flatulencia:

1. Cantidad importante de aire ingerido (aerofagia) por:

  • Neurosis (la razón más común)
  • Estrés emotivo, miedo,
  • Aumento de saliva, por ejemplo con el chicle,
  • Hábitos alimenticios irregulares,
  • Comer y tragar líquidos rápidamente.

2. Ingesta de hidratos de carbono de difícil absorción (lactosa, fructosa)

  • Alimentación por sonda
  • Enfermedad celíaca,
  • Intolerancia a la lactosa,
  • Insuficiencia pancreática (pedos malolientes debido a los ácidos grasos volátiles),
  • Aceleración del pasaje gastrointestinal,
  • Infección por Giardia lamblia,
  • Aumento de la formación de CO2 en el duodeno.

3. Reducción de la absorción de gas y del consumo de hidrógeno de la flora cólica:

4. Trastornos de las modalidades gastrointestinales (peristalsis)

  • Síndrome del intestino irritable (la más frecuente)
  • Parálisis intestinal, parálisis del estómago

La hinchazón que se produce antes del ciclo menstrual (pocos días antes de la menstruación) de una mujer no es meteorismo.

Síntomas del meteorismo

  • Sensación de plenitud abdominal,
  • La ropa parece más estrecha,
  • Gorgoteo del intestino (sonido),
  • Tensión y/o dolor abdominal derecho o izquierdo,
  • Eructos frecuentes,
  • Paso de aire frecuente.

 

Remedios naturales para meteorismo y flatulencia, preferibles a los medicamentos

Entre todas las plantas, destacan las siguientes (en la medida de lo posible, consulte a un experto en herboristería para conocer la toxicidad potencial y las contraindicaciones):

La manzanilla (Matricaria Chamomilla) es digestiva, protege el hígado, estimula la bilis, tiene un efecto antiespasmódico y carminativo (capaz de limitar la formación y el estancamiento de gases en el intestino).

Teniendo en cuenta su capacidad para proteger y reparar la membrana gástrica, la manzanilla es muy adecuada para todas las enfermedades de los órganos del aparato digestivo.
La manzanilla favorece la digestión y ayuda a expulsar los gases del sistema digestivo. Se prepara como infusión con una cucharada de flores secas por cada taza de agua. Tomar 2 o 3 tazas al día.

La albahaca (Ocimum basilicum) ayuda a la digestión y previene los espasmos del estómago, es muy útil en casos de gastritis, hernia de hiato, flatulencia, etc.
Preparar una infusión con un puñado de hojas frescas, aproximadamente 15 g por litro de agua. Tomar 3 tazas al día después de las comidas.

El estragón (Artemisia dracunculus) está indicado para mejorar la digestión, el meteorismo o la flatulencia, para aliviar los calambres del estómago y los cólicos de gases.
Tomar estragón como infusión, 5 g de hojas secas en 250 ml de agua.

El orégano o mejorana silvestre (Origanum vulgare) sirve para expulsar los gases intestinales. El timol y el carvacrol son sustancias contenidas en el orégano que eliminan la flatulencia. Preparar una infusión con una cucharada de flores en una taza de agua. Tomar tres tazas al día, después de las comidas principales.

La santolina: sus propiedades son similares a las de la manzanilla.

El anís verde (Pimpinella ansium) es uno de los mejores estimuladores de aire, es capaz de favorecer la expulsión del exceso de gases acumulados en el intestino para evitar la hinchazón abdominal.
Preparar una infusión con una media cucharadita de semillas cecas por cada taza de agua durante 10 minutos. Tomar un par de tazas al día.

El guaraná (Paullina cupana) se emplea para curar la hinchazón.

La genciana (Genciana lutea) puede aliviar el exceso de gases, que suele ser provocado por mala digestión. Mantener en remojo 1,5 g de polvo por taza de agua durante 4 horas. Tomar un par de tazas al día.

Clavo de olor (Eugenia caryophyllata).
Disponible en farmacia o herbolarios, preparar una infusión con una o tres gotas de aceite de clavo de olor por vaso de agua caliente.

Coriandro (Coriandrum sativum). Además de ser un buen digestivo, es también carminativo (expulsa el aire intestinal), previene la flatulencia y la aerofagia. Para expulsar la flatulencia se puede utilizar media cucharadita con un 50% de hinojo y coriandro por cada vaso de agua, tomar una taza después de las comidas.

La pimienta (Piper nigrum) es carminativa, se pueden tomar tranquilamente 5 g al día.

Apio silvestre (Angelica archangelica): tomar una taza de té de angélica después de las comidas.

El hinojo (Foeniculum vulgare) favorece la digestión, contribuye a expulsar la flatulencia y abrir el apetito. Preparar una infusión de 5 g por taza de agua.

 

Meteorismo y flatulenciaEl jengibre (Zingiber officinale) se utilizaba antiguamente para tratar los trastornos intestinales, especialmente los problemas digestivos. Parece que, al estimular el páncreas, aumenta la producción de enzimas que promueven la digestión y previenen la aparición de una serie de efectos secundarios relacionados con la mala absorción de los alimentos.
Su capacidad antibacteriana y su tolerancia para los microorganismos necesarios de la flora intestinal (Lactobacillus) permiten aumentar la riqueza de la flora intestinal.
De este modo, se pueden eliminar microorganismos dañinos, como Escherichia coli, responsables de la mayoría de casos de diarrea y gastroenteritis.
Eliminando estas bacterias y otros microorganismos nocivos es posible evitar la putrefacción intestinal responsable de la hinchazón abdominal y del meteorismo.
Asimismo, cabe mencionar la capacidad de los gingeroles contenidos en esta planta para aumentar la peristalsis intestinal que favorece la eliminación de las heces.

Preparar una infusión con media cucharadita de raíz seca por cada taza de agua.

El laurel (Laurus nobilis) mejora las secreciones y favorece la peristalsis, contribuye a promover la digestión, ayuda al estómago y el hígado, impide la acidez, reduciendo la flatulencia y los calambres intestinales. Preparar una infusión con un par de hojas en una taza de agua durante 10 minutos.

Lavanda (Lavandula officinalis)

La irritación del estómago puede provocar espasmos intestinales y calambres en el estómago, etc.
El empleo de preparados de lavanda puede mejorar la salud del estómago.
También se han demostrado sus propiedades como colerético (estimula la producción de bilis del hígado) y como colagogo (estimula la producción de bilis de la vesícula biliar), por lo que es adecuada en caso de dificultad para la digestión por falta de secreciones.
Del mismo modo, las propiedades antisépticas de esta planta son adecuadas para inhibir el crecimiento de bacterias intestinales responsables de los excrementos podridos que producen gases intestinales, con el consiguiente hinchamiento. Preparar una infusión con una cuchara de flores secas por cada taza de agua durante 10 minutos. Tomar 3 tazas al día entre las comidas.
En caso de molestias abdominales, tomar una taza de lavanda inmediatamente después de las comidas principales.

El limón (citrus limonum) puede ayudar a combatir la flatulencia provocada por la mala digestión (tomar el zumo de limón diluido en un vaso de agua después de las comidas).

Manzana (Malus domestica). La pectina contenida en las manzanas es un buen regulador del intestino. Favorece la expulsión de las heces y previene la descomposición de los residuos responsables de la flatulencia intestinal.
El vinagre de manzana ayuda a prevenir la formación de gases intestinales (mezclar dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana con dos cucharaditas de miel y un vaso de agua. Tomar el vinagre de manzana después de las comidas.

Melisa (Melissa officinalis)
Su función sedante y antiespasmódica no solo se limita a la musculatura de los miembros externos.
Internamente, las propiedades sedantes de esta planta pueden ser útiles para calmar los espasmos del aparato digestivo, actuando sobre los músculos y reduciendo los dolores abdominales o flatulencia.
(Infusión de una cucharada por cada taza de agua durante 15 minutos, 3 o 4 vasos al día entre las comidas).

Mango. El mango es muy recomendable para los problemas de estómago provocados por nervios del estómago, tales como vómito, indigestión, flatulencia, estreñimiento crónico, calambres, etc.
Tomar zumo de mango ayuda a calmar el estómago y previene estas reacciones.

La milenrama (Achillea millefolium) dispone de propiedades antiespasmódicas muy útiles en caso de calambres intestinales, ya que sus principios confieren propiedades digestivas y resultan útiles en caso de indigestión.

Agrimonia (Agrimonia eupatoria) La capacidad antiinflamatoria de taninos, flavonoides y ácidos es extremadamente eficaz para el tratamiento de muchos problemas gastrointestinales.

Perejil (Petroselinum crispum). Ayuda a la digestión, expulsa las flatulencias y abre el apetito. Es adecuado para los espasmos intestinales. Preparar una infusión con una cucharadita de semillas por taza de agua.

Poleo menta (Mentha pulegium)
Su contenido en carvacrol, timol y mentol ayuda a expulsar el exceso de gases en el intestino.
Los terpenos que contiene le confieren propiedades antiespasmódicas, mientras que el ácido rosmarínico y el ácido salicílico, junto con el carvacrol, el limoneno y el cineol tienen propiedades antiespasmódicas.
Por tanto, es muy útil para el tratamiento del dolor abdominal provocado por la indigestión al sufrir cólicos, meteorismo o flatulencia.
El poleo presenta la capacidad de estimular el hígado para aumentar la secreción de bilis, empleada para favorecer la digestión cuando el hígado no funciona como debería.
Sin embargo, esta planta contiene pulegona e isopulegona, dos principios altamente tóxicos para el hígado, por lo que debe tomarse con precaución y no se debe exceder la dosis recomendada.
Para un uso regular, se recomienda optar por otros tipos de hierbas eficaces como el poleo, pero sin su toxicidad. Por ejemplo, es mejor utilizar el té de menta como infusión frecuente.
Preparar una infusión con 2 cucharadas de hojas secas o 4 cucharadas de hojas frescas en un litro de agua.
Tomar un par de tazas al día y no superar esta cantidad.

El romero (Rosmarinus officinalis) ayuda a curar las enfermedades del hígado. Al tomarse como una infusión, después de las comidas, facilita la digestión y previene la aparición de los síntomas de la mala digestión, tales como hinchazón abdominal, flatulencia, ardor de estómago, etc.

Salvia
Actúa contra la mala digestión, diarrea y vómito.
Es un buen remedio tomar 3 tazas al día como infusión de 15 g de hojas secas por litro de agua.
Esta infusión ayuda a eliminar la acidez y la hinchazón abdominal y se recomienda en caso de gastritis o hernia de hiato.

El tomillo (Tymus vulgaris) ayuda la digestión, previene los espasmos gástricos e intestinales y evita la formación de gases y la retención en el intestino.
Preparar una infusión con una cucharadita de flores y hojas por taza de agua. Tomar 3 tazas al día después de las comidas.

La valeriana (valeriana officinalis) es un relajante ideal para el tratamiento de los espasmos intestinales.
Ayuda al paciente con hinchazón abdominal a soportar las molestias y dormir mejor. De uso interno, la valeriana dispone de propiedades antiinflamatorias y sedativas, útiles para el tratamiento de enfermedades como la diverticulitis, la intolerancia al gluten o la enfermedad de Crohn, puesto que ayuda a relajar los músculos intestinales y disminuye los espasmos. Preparar una infusión con una cucharada de hierbas secas por cada taza de agua.

¿Qué se puede comer en caso de meteorismo y flatulencia?

Alimentos no meteóricos

  • Carne, pescado, aves de corral,
  • Verduras (casi todas, a excepción de las que se señalan a continuación),
  • Cereales (excepto el pan),
  • Huevos y chocolate negro.

Alimentos moderadamente meteóricos

  • Melón, manzanas, peras, cítricos, piña,
  • Pan, patatas,
  • Productos con trigo (no todos),
  • Productos de pastelería,
  • Nueces, cacahuetes,
  • Berenjenas.

Alimentos meteóricos, que deben evitarse en la dieta

  • Leche y productos lácteos frescos,
  • Algunas verduras: col, coliflor, cebollas, acelgas,
  • Todas las frutas (excepto las que se mencionan anteriormente)
  • Legumbres (garbanzos, lentejas y alubias),
  • Alimentos ricos en grasa,
  • Agua y bebidas,
  • Champán y vinos espumosos,
  • Nata montada, crema, mayonesa, batidos.