Neuralgia del pudendo

¿Qué es la neuralgia del pudendo?

Es una enfermedad muy poco común y que produce mucho dolor. Hay molestia constante y puede empeorar con algunas posturas. El dolor de origen nervioso es agudo, puede incluso hacerse inaguantable como: neuralgia del trigémino, dolor intercostal, ciática, síndrome del túnel carpiano, etc.
La región afectada es la perineal.

Anatomía músculos, elevador del ano, posteriores, muslo
Patrick Hermans-fotolia.com

El recorrido del nervio pudendo incluye la región perineal, de los genitales y del ano. Así pues, los síntomas afectan esta región.
La mayoría de los pacientes afectados son mujeres.

 

¿Cuáles son las causas de nauralgia del pudendo?

La neuropatía puede empezar con la practica del deporte, con un traumatismo y, en pocos casos, durante una relación sexual, después de dar a luz, con una intervención quirúrgica asociada a la proctología-urología-ginecología, con una endoscopia pélvica aunque también puede aparecer sin ninguna razón patente.
Aún se desconoce el factor que produce esta neuralgia. Lo más probable es que dependa de la compresión del nervio porque los síntomas son de tipo nervioso y siguen el recorrido del pudendo.

 

Anatomía del nervio pudendo

El nervio pudendo se origina en la médula espinal en la región del hueso sacro, es decir en las raíces nerviosas que salen a través de los agujeros intervertebrales S2-S3-S4.
Desde allí, baja por la espalda, pasa por el orificio isquiático, detrás del músculo piriforme. Desde allí, se divide en dos ramificaciones: nervio perineo y nervio dorsal del pene, que siguen hasta el pene o los labios mayores de la vulva.
Es un nervio sensorial y motor que pasa por la región del esfínter anal, los genitales y la piel que está entre estos.

 

¿Cuáles son los síntomas de la neuralgia del pudendo?

Los síntomas pueden ser diferentes, el dolor se percibe en la región pélvica, entre el ano y los órganos genitales. Puede ser unilateral o bilateral.

El paciente afectado por neuralgia del pudendo tiene dolor agudo si se queda sentado. Puede que se vea obligado a sentarse en una cojín de aire con forma de rosca. Se parece a un flotador que permite apoyar el peso del cuerpo en la parte externa del glúteo y del muslo en vez de la región pélvica central.
Al estar de pie durante mucho tiempo, se percibe molestia. Al contrario, en la cama, los síntomas se reducen o desaparecen.
Los que sufren de neuralgia del pudendo pueden tener problemas a la hora de orinar, durante la expulsión de las heces o al tener relacione sexuales. Los hombres pueden estar afectados por problemas de erección también.

Además del dolor inaguantable, el paciente suele percibir:

  • Ardor,
  • Hormigueo,
  • Sensación de un cuerpo extraño en el recto.

El dolor punzante aparece cuando el paciente se queda sentado en la silla o en el coche y, normalmente, durante las relaciones sexuales también.
Los pacientes no aguantan la ropa ceñida o que aprieta porque ejerce presión sobre el perineo.
Los síntomas empeoran durante el deporte. El paciente suele quedarse de pie durante el día o se sienta en la rosca para no apoyarse en la parte que duele. Puede que se pierda la sensibilidad de la región por la cual pasa el pudendo, de los órganos genitales y del glúteo.
Los síntomas pueden afectar la vejiga a través de la incontinencia, sensación de no lograr vaciar la vejiga, urgencia por orinar.
Durante y después de la expulsión de las heces, puede que el paciente perciba dolor y puede que haya estreñimiento, incontinencia o hemorroides.
Las relaciones sexuales producen dolor y este síntoma permanece después de la relación también. Esta neuralgia suele hacerse crónica porque no suele responder a los comunes medicamentos analgésicos.

 

Diagnóstico de la neuralgia del pudendo

Para el diagnóstico suele ser suficiente un reconocimiento médico porque las pruebas instrumentales como la resonancia magnética son negativas.
A menudo, suele ser confundida con otros trastornos. El paciente acude a muchos especialistas antes de llegar a entender cuál es el problema real y, en algunos casos, se realizan intervenciones invasivas que, en realidad, pueden ser evitadas.
La parte en la cual se producen los síntomas puede asociarse a varios especialistas: ginecólogos, urólogos, proctólogos, gastroenterólogos, neurólogos, etc.

Los médicos tienen que distinguir este síndrome de:

En algunos casos, el dolor se parece a otros trastornos de tipo vascular, cutáneo, muscular (síndrome del piriforme, problemas en el pubis y en el recto o dolor en el pubis).

perineo masculino

Entre las pruebas que recomienda el médico de cabecera y el urólogo hay una ecografía del abdomen inferior para mirar el perineo y el testículo: en este caso, solo se analizan la próstata y la vejiga.
Para que tengamos una idea completa, hay que realizar una ecografía del escroto y de la ingle a través de otra sonda.

Este tipo de ecografía enseña otras estructuras del cuerpo y también puede enseñar la presencia de una hernia escrotal que, si no, no sería evidente.

Para que se pueda diagnosticar una neuralgia del pudendo, el paciente tiene que estar afectado por pérdida de sensibilidad del perineo, pérdida de los reflejos anales, dolor y ardor a lo largo del nervio pudendo y otros trastornos en la región del esfínter externo del ano. Al ejercer presión sobre el ano, los que están afectados por esta neuralgia perciben dolor en la región isquiática.

El electromiograma para evaluar la inervación del esfínter anal y de los músculos bulbo cavernosos es positivo en los pacientes con neuralgia del pudendo. Otra prueba instrumental útil es la PNTML, es decir la latencia motora terminal del nervio pudendo que analiza la función motora del nervio y la velocidad de conducción.
Otra prueba que se realiza es la manometría anorrectal, útil para evaluar algunos trastornos como espasmos rectales, estreñimiento, incontinencia fecal, fisuras anales, dificultad para expulsar las heces, prolapso y hemorroides.

¿Qué hacer? ¿Cuál es el tratamiento para la neuralgia del pudendo?

Los que sufren de neuralgia del pudendo suelen consultar a muchos especialistas y recurren a muchos tratamientos, incluso a la cirugía.

Los antiinflamatorios no suelen solucionar el problema, los tratamientos físicos de fisioterapia pueden reducir los síntomas. Sin embargo, los más eficaces son el manual y el quirúrgico.
Entre los tratamientos, hay inyecciones de anestésicos que tienen efecto analgésico aunque funcionen de manera temporal.
En lo que concierne a los tratamientos manuales, se relajan las adherencias del tejido conectivo que proceden de los traumatismos, de la cirugía etc., y que hacen que el nervio produzca dolor.
Normalmente, los médicos recetan antiinflamatorios, cortisona (metilprednisolona), antidepresivos y medicamentos para el dolor por neuropatía.
Desgraciadamente, el tratamiento con los medicamentos no soluciona el problema. En algunos casos, reduce el dolor de manera leve aunque suele producir efectos adversos.
El remedio por cirugía está representado por la descompresión nerviosa que puede hacer que el dolor desaparezca después de casi 12 meses.

 

Remedios naturales y osteopatía para la neuralgia del pudendo

Para reducir el dolor desde sentado, el paciente puede poner una “rosca” o flotador en la silla.
Entre los tratamientos manuales, la osteopatía practicada por un especialista puede solucionar el problema porque reduce la presión de los músculos y de los ligamentos de la pelvis sobre el nervio pudendo.

Los remedios más importantes para curar la neuralgia del nervio pudendo son:

  • Una dieta equilibrada, en la cual se evitan fritos, alcohol, mozzarella, café, dulces y alimentos modificados;
  • Actividad física regular;
  • Dejar de tomar medicamentos;
  • Dejar de fumar;
  • Duchas calientes.

Así pues, el cuerpo logra funcionar de manera correcta.
Los ejercicios de Kegel para la rehabilitación del perineo pueden ser útiles para controlar mejor los músculos. Así pues, pueden hacer que las contracturas se relajen aunque no hay que realizarlos para el fortalecimiento de los músculos.
Muchos pacientes preguntan si la acupuntura puede ser útil pero, en este caso, no tiene mucho éxito.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario