Hemorragia cerebral

La hemorragia cerebral es la ruptura de un vaso sanguíneo (normalmente de una arteria en el cerebro), que causa sangrado y daños cerebrales.
La hemorragia cerebral puede ser clasificada según la ubicación del sangrado y la intensidad del daño en el órgano.
Se puede determinar el tipo de hemorragia a través de diferentes pruebas diagnósticas y de la observación de los síntomas del paciente.


El hematoma es una masa que se puede formar en el cerebro a causa de una lesión o ruptura de los vasos sanguíneos.
El hematoma epidural puede ser causado por un traumatismo cerebral, que puede provocar la ruptura de la arteria meníngea.
El hinchazón localizado puede ocurrir como resultado de la coagulación de la sangre.
Doctora, neurólogoCuando las venas presentes en las meninges se rompen, se forma el hematoma subdural.
Esta enfermedad puede ser debida también a una lesión secundaria o a un fuerte golpe en la cabeza.

Las causas del aumento de la presión en las arterias cerebrales (que se pueden romper) son:

  • Tumores,
  • Deposición de la proteína amiloide en el cerebro,
  • Malformaciones arteriovenosas
  • Hipertensión.

El sangrado en el tejido cerebral (parénquima) causa la hemorragia intraparenquimatosa o intracerebral que por lo general afecta a los ancianos.
El sangrado también puede afectar los ventrículos del cerebro que contienen el líquido cefalorraquídeo.
Cuando el sangrado ocurre en las cavidades se denomina hemorragia intraventricular.
Esta enfermedad tiene una alta incidencia en los niños prematuros.

El aneurisma cerebral es el resultado del hinchazón arterial, que bloquea la circulación sanguínea.
Los vasos sanguíneos se pueden debilitar y romper. La hemorragia subaracnoidea (ESA) es una enfermedad grave en la que el sangrado se produce en el espacio subaracnoideo, el área entre el cerebro y los tejidos finos que lo rodean.
Al final, la región del cráneo que rodea el cerebro está llena de sangre.


Clasificación

  1. La hemorragia intracerebral profunda se encuentra en la parte más profunda, por ejemplo en el tálamo.
  2. La hemorragia intracraneal lobular está situada más superficialmente, puede estar en la zona frontal, parietal, u occipital por ejemplo a nivel del cerebelo o del puente.

Puede ser unilateral (lado derecho o lado izquierdo del cerebro) o bilateral.

 

Causas de la hemorragia cerebral

Hipertensión: si la presión alta no se controla adecuadamente durante un largo periodo de tiempo, las paredes de vaso sanguíneo se debilitan y aumenta el riesgo de hemorragia intracraneal.
Dado que el humo es un factor de riesgo para la presión arterial alta, se aconseja dejar de fumar.

Aneurisma: el vaso sanguíneo se hincha y las paredes se debilitan. Las paredes finas del aneurisma pueden romperse y provocar una sangrado en el espacio subaracnoideo y en el cerebro.

intervención-de-aneurisma-cerebral

Malformación arteriovenosa: la anomalía anatómica en las arterias o venas alrededor del cerebro puede ser congénita, pero se detecta sólo si aparecen los síntomas. Estos varían de acuerdo con el tamaño y la ubicación de la hemorragia.

Angiopatía amiloide: esta alteración en las paredes del vaso sanguíneo aumenta con el envejecimiento. Se producen pequeñas hemorragias asintomáticos seguidas por un sangrado fuerte con síntomas.

Traumatismo: en los niños, y más generalmente en personas con menos de 50 años, el traumatismo craneal es la causa principal de hemorragia cerebral. En los ancianos es más común el hematoma subdural después de una lesión menor en la cabeza.
Las mujeres embarazadas que han sufrido de preeclampsia tienen un mayor riesgo de hemorragia cerebral antes y después del parto.

Predisposición genética: la hemorragia cerebral neonatal ocurre principalmente en los prematuros porque los órganos no están completamente desarrollados y los capilares son muy frágiles.

 

Niveles de lesión cerebral

Impacto-cerebro-contragolpeLesión cerebral leve
En este tipo de lesión cerebral la persona se queda inconsciente sólo durante un corto período de tiempo. Recupera el conocimiento en unos minutos y siente vértigos y confusión.

Traumatismo craneoencefálico moderado
La persona permanece inconsciente durante mucho tiempo, que puede variar de algunos minutos a varias horas. La confusión puede durar varios días y, en algunos casos se extiende por semanas o meses.
Además de la confusión, la persona puede tener dificultades para moverse, sufrir de disfunciones cognitivas y de problemas de conducta que duran meses.

Lesión cerebral grave
La pérdida de conocimiento que ocurre junto con la lesión cerebral grave dura semanas o meses. La persona afectada puede entrar en coma o en estado vegetativo. La lesión cerebral causa daños irreversibles.

 

Síntomas de hemorragia cerebral extensa

Los síntomas aparecen sólo cuando la hemorragia cerebral afecta una parte importante del cerebro. Los signos y los síntomas de esta enfermedad peligrosa pueden variar en función de la gravedad y de la ubicación del sangrado.

Los síntomas más frecuentes pueden ser:

  1. Dolor de cabeza repentino y severo que puede durar varios días;
  2. Debilidad general del cuerpo o letargo;
  3. Ataques epilépticos repentinos;
  4. Pérdida de conciencia;
  5. Espasmos musculares en los brazos o en las piernas;
  6. Entumecimiento o sensación de hormigueo
  7. Sensación de náusea, a veces seguida de vómito;
  8. Fiebre
  9. Habilidades motoras reducidas y temblores en las manos;
  10. Pérdida de equilibrio y de coordinación.

 

Hemorragia cerebral masiva

Cuando una persona sufre de una hemorragia cerebral masiva, se pueden tener complicaciones graves.

  1. Derrame cerebral :ocurre cuando el flujo de sangre al cerebro se interrumpe repentinamente o cuando un vasos sanguíneo del cerebro se rompe y causa una hemorragia en el espacio alrededor de las células cerebrales. Se conoce también como ataque cerebral.
  2. Daños cerebrales permanentes o temporales
  3. Accidente cerebrovascular: se produce cuando el flujo de sangre hacia el cerebro se ve obstaculizado. Las consecuencias son el daño celular y la muerte.

 

Diagnóstico de la hemorragia cerebral

El diagnóstico se basa en el examen físico y neurológico del paciente.
Para descartar otras enfermedades, el médico puede realizar la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RMN) de la parte de cabeza y / o la punción lumbar (extracción del líquido cefalorraquídeo a través de una aguja en la región lumbar).
A veces, las personas con este problema presentan resultados normales de TC o RMN. En este caso, la punción lumbar es un procedimiento obligatorio para diagnosticar la enfermedad.
El individuo afectado tiene sangre en el líquido cefalorraquídeo.

 

Tratamiento de la hemorragia cerebral

Una hemorragia cerebral leve puede sanar espontáneamente porque ocurre la reabsorción del hematoma en el cráneo.
Si la hemorragia se debe a la hipertensión, el médico puede prescribir medicamentos antihipertensivos que disminuyen la presión arterial y por tanto la hemorragia interna.
Hay muchos medicamentos capaces de eliminar los coágulos de sangre que se forman a causa del sangrado.
El paciente puede estar expuesto a radiaciones para abrir los vasos obstruidos a fin de normalizar el flujo de sangre y reducir el riesgo de hemorragia cerebral.

hemorragia cerebral, interna eliminación-del-hematoma-cerebral
 

¿Cuándo hay que operar la hemorragia cerebral?

La última opción de tratamiento es la cirugía, el paciente se puede operar si la hemorragia es mayor de 3 cm.

El bobinado es la operación más frecuente en el caso de aneurisma.
Se inserta un catéter en una arteria en la ingle que debe ser llevada hasta el aneurisma en el cerebro.
Se realizan radiografías para guiar el catéter.
En la punta del catéter hay un alambre o espiral que contiene platino que se deposita en el aneurisma.
Posteriormente, la sangre se coagula alrededor de la bobina y sella el aneurisma.
Después de la cirugía, la estancia en el hospital dura una semana o dos, hasta que el paciente esté fuera de peligro.
En algunos casos sirve la rehabilitación neurológica.

Si el hematoma se está expandiendo el cirujano aplica un drenaje para evitar complicaciones.

intervención-para-el-aneurisma-cerebral

 
Prevención de la hemorragia cerebral

En los recién nacidos no hay un método adecuado para prevenir la aparición de la hemorragia cerebral.

Embarazo. El cuidado apropiado de la madre y del bebé durante el embarazo y después del nacimiento, es esencial para reducir el riesgo de hemorragia cerebral.

La aspirina o los medicamentos anticoagulantes se deben tomar con precaución.

Las enfermedades de la sangre como la hemofilia, la anemia de células falciformes, la leucemia o la trombocitopenia aumentan el riesgo de hemorragia.
Las medidas preventivas pueden incluir los métodos de tratamiento de enfermedades de la circulación.
El control de la presión arterial es esencial para asegurar que la presión arterial no suba o baje drásticamente.
Dado que la hemorragia puede ser causada directamente por una grave lesión cerebral o por un aneurisma, las personas tendrían que tener cuidado para evitar lesiones en la cabeza.
Una hemorragia cerebral repentina puede ser muy peligrosa y podría provocar la muerte del individuo.

 

Recuperación de la hemorragia cerebral

Después de identificar la hemorragia, el médico decide si realizar el tratamiento farmacológico o la cirugía con el riesgo mínimo.
Durante la operación quirúrgica hay que mantener constante la presión sanguínea en el cerebro controlando la presión intracraneal.
Además, se extrae el líquido cefalorraquídeo del cerebro a través de técnicas médicas especiales para tratar las complicaciones.
El tiempo de recuperación puede durar semanas, meses o años porque la monitorización de la salud del paciente es un proceso que requiere controles frecuentes.

 

¿Cuáles son las posibilidades de supervivencia? Pronóstico de la hemorragia cerebral

En general, el pronóstico depende del tamaño del hematoma y de la entidad del hinchazón.
Aunque los tratamientos son muy útiles, el pronóstico depende del tamaño del coágulo y del estado de salud del paciente.
Muchos pacientes sobreviven a estados críticos, pero algunos pueden entrar en coma.
Algunos se recuperan completamente, mientras que otros pierden totalmente las habilidades anteriores. No se puede saber cuánto tiempo el paciente puede vivir, además, si la persona está en coma, no se sabe cuándo se despertará.

Hemorragia epidural
En este caso, el pronóstico es malo, y alrededor del 15-20% de los pacientes mueren incluso con los tratamientos adecuados. La mayoría de los pacientes inconscientes permanece en coma para siempre.

Hemorragia subdural
El pronóstico se clasifica sobre la base de la lesión inicial y del tiempo que transcurre antes de desarrollar los síntomas.
En caso de hematoma subdural agudo, los síntomas se desarrollan dentro de las 24 horas de la lesión. En este caso se observa una tasa de mortalidad del 50-80%.
Los síntomas del hematoma subdural subagudo se desarrollan a partir de 2 a 19 días después de la lesión cerebral inicial y la tasa de mortalidad es del 25%.
En caso de hematoma subdural crónico, los síntomas aparecen después de dos semanas y se observa una tasa de mortalidad del 20%.

Hemorragia subaracnoidea
De acuerdo con la Asociación Americana de Accidentes Cerebrovasculares el 5-10% de los accidentes cerebrovasculares ocurren a causa de esta enfermedad.

Hemorragia cerebral
Si el paciente recibe atención médica inmediata, el pronóstico puede ser benigno.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.