Hemorragia cerebral | tipos y secuelas | subaracnoidea

La hemorragia cerebral es la ruptura de un vaso sanguíneo (normalmente de una arteria en el cerebro) que causa sangrado dentro y alrededor del encéfalo.

El sangrado provocado por la rotura de un vaso sanguíneo en el cerebro se conoce como ictus (todos los tipos de hemorragia que ocurren dentro del cráneo se conocen como intracraneal).

Por lo general, las hemorragias en el cráneo o en el cerebro se producen de manera repentina, sin importar la causa.

Una hemorragia cerebral puede:

  1. Deteriorar rápidamente las células del cerebro
  2. Poner en riesgo la vida del paciente

El cerebro no consigue almacenar el oxígeno, por lo tanto, utiliza una amplia red de vasos sanguíneos para recibir:

  • Oxígeno
  • Sustancias nutritivas

En caso de hemorragia grave, el hematoma intracraneal provoca una presión en el cerebro que impide la circulación de la sangre en las arterias.

Si la circulación arterial se interrumpe por más de 3 o 4 minutos, las células cerebrales mueren.
Esto puede causar:

  • Pérdida de la capacidad o de las habilidades motoras y cognitivas
  • Muerte

El hematoma es una masa de sangre que se puede formar en el cerebro a causa de una lesión o ruptura de los vasos sanguíneos.

 

Impacto cerebro, contragolpe

Tipos y síntomas de hemorragia cerebral

La hemorragia cerebral puede ser clasificada según:

  • Ubicación del sangrado
  • Gravedad del daño en el órgano

Se puede determinar el tipo de hemorragia a través de diferentes pruebas diagnósticas.

 

Hemorragia intraparenquimatosa

El sangrado en el tejido cerebral (parénquima) causa la hemorragia intraparenquimatosa o intracerebral que por lo general afecta a las personas ancianas.

Síntomas

  • Síntomas de hipertensión intracraneal, dependen de la gravedad de la hemorragia y pueden ser:
    • Cefalea
    • Vómito en chorro
    • Papiledema
    • Bradicardia (debido a la presión que se ejerce sobre el suelo del cuarto ventrículo)
  • Disminución del estado de conciencia: puede ocurrir al inicio debido a una hemorragia en el tronco encefálico o en el tálamo, pero también puede ocurrir algunos momentos más tarde, si la hemorragia se extiende a los ventrículos obstruyendo la circulación del líquido cefalorraquídeo y provocando así una hidrocefalia obstructiva.

La cefalea es muy fuerte en caso de hemorragia cerebral, mientras que es menos fuerte en caso de tumor.

La hemorragia cerebral espontánea no está causada por aneurismas o malformaciones.
Está directamente relacionada con la hipertensión arterial y otras causas, como:

  • Problemas de coagulación
  • Plaquetopenia (muy raramente)
  • Tumores
  • Formación de nuevos vasos sanguíneos tras una isquemia

Es la causa más frecuente de la hemorragia cerebral.

 

Hemorragia intraventricular

El sangrado también puede afectar a los ventrículos del cerebro que contienen el líquido cefalorraquídeo.
En este caso, se denomina hemorragia intraventricular.
Esta enfermedad tiene una alta incidencia en los niños prematuros, especialmente en aquellos que han padecido:

  1. Síndrome de distrés respiratorio
  2. Colapso pulmonar
  3. Presión alta

La hemorragia intraventricular ocurre con mayor frecuencia durante las primeras 48 horas de vida del bebé.
La hemorragia intraventricular primaria se produce únicamente dentro del sistema ventricular.
Entre las causas se encuentran:

  • Traumatismo intraventricular
  • Aneurisma
  • Malformaciones vasculares
  • Tumores

En el 70% de los casos, la hemorragia intraventricular es secundaria, es decir que se deriva de una hemorragia intraparenquimatosa.
La hemorragia intraventricular es un factor de riesgo importante de parálisis cerebral.

Otro tipo es la hemorragia ventricular de 4° grado en el que la sangre:

  • Entra en los ventrículos laterales
  • Pasa al tercer ventrículo
  • Dilata el acueducto de Silvio y el cuarto ventrículo
  • Sale por el espacio subaracnoideo a través del agujero de Magendie y Luschka

Al final, la hemorragia abarca toda la corteza por la sangre que llega a través del líquido cefalorraquídeo.

 

Hemorragia subaracnoidea

La hemorragia subaracnoidea (ESA) es una enfermedad grave en la que el sangrado se produce en el espacio subaracnoideo, por fuera de la piamadre.
Estas hemorragias afectan con frecuencia a los jóvenes de entre 20, 30 y 40 años de edad.

Causas
La causa más común es la rotura de un aneurisma.
El riesgo de que el aneurisma se rompa es directamente proporcional a su tamaño.
La cefalea que experimenta el paciente es muy fuerte y puede manifestarse incluso si el aneurisma no está sangrando (6,3 % de los casos).
En la mayoría de los casos, al cabo de un tiempo el aneurisma se rompe.

Ubicación de los aneurismas: suelen estar localizados en las arterias superficiales del encéfalo, en el polígono de Willis.
Estos aneurismas suelen ser adquiridos y se forman especialmente en el punto en que la arteria cerebral se divide, ya que es el punto menos resistente de la arteria.

El riesgo de rotura es alto si el cuello del aneurisma es desproporcionado con respecto a la base del mismo, mientras que si el aneurisma es fusiforme tiene un menor riesgo de romperse.

Otras causas de ESA (que ocurren muy raramente) son:

  • Rotura de una malformación arteriovenosa
  • Rotura de un angioma

Síntomas
La causa más común de ESA son los traumatismos, pero también puede ocurrir de manera espontánea. En este caso, los síntomas son:

  • Dolor de cabeza repentino y muy fuerte. Por lo general, los pacientes se refieren a este dolor como “el peor dolor de cabeza de sus vidas”. El médico debe sospechar que se trate de un aneurisma si el paciente describe el dolor como una cuchillada o como algo terrible.
  • Otros síntomas repentinos, como por ejemplo la pérdida del conocimiento.

 

Hematoma subdural

El hematoma subdural se encuentra entre el aracnoide y la duramadre.
Una hemorragia subdural es el sangrado por traumatismo (incluso si es leve) que se produce con mayor frecuencia.
Los pacientes suelen caer en estado de coma durante la hospitalización.

 

Hematoma epidural

Esta hemorragia epidural ocurre entre la duramadre y el cráneo, puede estar causada por un traumatismo cerebral que provoca la ruptura de la arteria meníngea o de una o varias se sus ramificaciones.

En el 90% de los casos, este tipo de hemorragia es la consecuencia de la fractura del cráneo en:

  • Niños
  • Adolescentes

Por lo general, el tejido cerebral bajo el hematoma no se encuentra muy afectado, por lo tanto, el pronóstico es bastante bueno si se realiza un tratamiento precoz.
En ese caso la tasa de mortalidad es del 5% aproximadamente.

 

Clasificación y secuelas de la hemorragia cerebral según la ubicación

1. La hemorragia intracerebral profunda se encuentra en la parte más profunda, por ejemplo en el tálamo.

Hemorragia en el cuerpo estriado – en los ganglios de la base del cerebro.

Emorragia nel corpo striatoSíntomas

  • Hemiplejia (parálisis en la parte derecha o izquierda del cuerpo)
  • Pérdida de sensibilidad en un lado del cuerpo
  • Afasia o incapacidad de comunicarse (si la lesión es a la izquierda)
  • Negligencia visual o incapacidad de ver las cosas que se encuentran en el campo visual en el lado opuesto de la lesión (si la lesión es a la derecha)
Hemorragia talámica

Emorragia talamicaSíntomas

  • Trastornos del estado de conciencia (al comienzo)
  • Hemianestesia: pérdida de la sensibilidad en el lado opuesto respecto al de la lesión (incluso la cara)
  • Hemiplejia/ hemiparesia
  • Desviación de los globos oculares hacia abajo
  • Anosognosia (falta de percepción de su enfermedad) y afasia.
Hemorragia del puente troncoencefálico

Emorragia del ponteEs bastante grave debido a que es una ubicación muy cercana al bulbo raquídeo.

Síntomas

  • Coma repentino, el pronóstico no suele favorable

Si el paciente sobrevive puede desarrollar:

  • Tetraplejia
  • Miosis (contracción anormal) de las pupilas
  • Trastornos del movimiento ocular hacia la derecha y hacia la izquierda (en caso de que el VI nervio craneal se encuentre afectado).
Hemorragias del cerebelo

Emorragia cerebellareLas hemorragias del cerebelo (parte posterior del encéfalo) tienden a empeorar rápidamente debido a que ejercen presión sobre la parte posterior del cráneo.

Esto puede causar:

  • Desplazamiento de la amígdala cerebral
  • Compresión del bulbo encefálico.

Por consiguiente esto puede provocar:

En este caso es necesario una cirugía neurológica de descompresión.

Síntomas

 

2. La hemorragia intracraneal lobular está situada más superficialmente, puede estar en el lobo frontal, parietal, u occipital.
Puede ser unilateral (lado derecho o lado izquierdo del cerebro) o bilateral.

Hemorragias en lóbulos cerebrales
Algunos ejemplos de zonas atípicas en donde pueden ocurrir hemorragias cerebrales son:

  • Corteza cerebral
  • Área parietal-temporal-occipital, en donde se encuentra una sustancia blanca

En ocasiones pueden provocar síntomas leves.
Las causas de las hemorragias en estos casos suelen ser enfermedades como:

  • Hipertensión
  • Malformaciones vasculares
  • Angiopatía amiloide cerebral
  • Tumores: el glioblastoma multiforme, es decir el tipo más maligno de glioblastoma
  • Vasculitis

 

Síntomas de hemorragia cerebral extensa

Los síntomas aparecen sólo cuando la hemorragia cerebral es demasiado extensa por lo que ejerce presión sobre el encéfalo.
Los signos y los síntomas de esta enfermedad peligrosa pueden variar en función de la gravedad y de la ubicación del sangrado.
Los síntomas más frecuentes pueden ser:

  1. Dolor de cabeza repentino y severo que puede durar varios días
  2. Debilidad general del cuerpo o letargo
  3. Ataques epilépticos repentinos
  4. Pérdida de conciencia
  5. Entumecimiento o sensación de hormigueo
  6. Náusea, a veces seguida de vómito
  7. Pérdida de las habilidades motoras y temblores en las manos
  8. Pérdida de equilibrio y de coordinación.

 

Secuelas de la hemorragia cerebral

Cuando una persona ha tenido una hemorragia cerebral grave pueden quedar secuelas graves.
Dependiendo de la ubicación de la hemorragia, las secuelas pueden ser las siguientes:

  • Pérdida de la capacidad para comunicarse
  • Problemas para deglutir
  • Pérdida de la visión
  • Pérdida de la sensibilidad y parálisis en el lado derecho o izquierdo del cuerpo
  • Neumonía
  • Trastornos cognitivos (pérdida de la memoria, dificultad para concentrarse)
  • Confusión mental
  • Depresión, problemas emocionales