Remedios caseros para tobillos y pies hinchados

¿Pies hinchados? Remedios y tratamientos naturales para reducir la hinchazón

Pies hinchados, cansados ​​y doloridos, zapatos incómodos y calcetines que dejan una huella alrededor de los tobillos.

Son muchas las causas que pueden provocar hinchazón de los pies, un trastorno también conocido como edema que, afortunadamente, se puede tratar en casa.

Muchas personas sanas han observado que las causas de hinchazón de los pies pueden ser acciones comunes, como por ejemplo viajar en avión, no dormir durante una noche o comer un alimento salado.

Ejercicios para los pies hinchados

1. Yoga
El ejercicio físico puede ayudar a mejorar la circulación y el yoga es una excelente actividad para moverse y concentrarse.
Por supuesto, se recomienda hablar con el médico antes de empezar con el yoga, especialmente si nunca se ha practicado.
A las personas que hacen yoga por primera vez, se les recomienda apuntarse a un curso para principiantes.
Un instructor de yoga puede ayudar a resolver las dudas sobre el yoga. Asimismo, se asegura de que las posiciones se adopten correctamente y también puede sugerir posturas adicionales para reducir el edema de los pies.
Una vez que se aprende a mantener las posiciones, se puede practicar en casa. Sin embargo, por lo general, sin un compromiso fijo la persona tiende a aplazar u olvidar la práctica del yoga.

2. Ejercicios sencillos para reducir la hinchazón
Es posible emplear los músculos de la pantorrilla como una bomba para disminuir la hinchazón.
Una de las formas que tiene el cuerpo para llevar la sangre al corazón de forma natural es una contracción de los músculos de la pierna, incluyendo los músculos gastrocnemio y sóleo, empleados para flexionar y extender el tobillo.
Para aprovecharse de este sistema para reducir la hinchazón de los pies, se puede hacer un ejercicio que los maestros de baile denominan “dedos cortos, dedos largos”.
En primer lugar, hay que sentarse con las piernas estiradas en la cama, en el sofá o en el suelo. Poco a poco, apuntar con los dedos de los pies hacia adelante (el mismo movimiento que se hace para ir de puntillas). Mantener esta posición durante unos segundos y luego apuntar con los dedos de los pies hacia el techo (o hacia la cabeza). Mantener la posición durante unos segundos y repetir. Al mover los pies de esta manera, los músculos aprietan las venas de las piernas y ayudan a que la sangre regrese al corazón contra la gravedad.

3. Nadar
Nadar, o también flotar en el agua, puede ayudar a aliviar los tobillos y pies hinchados. La presión del agua puede ayudar a mantener una buena circulación en las piernas y flotar en el agua proporciona al sistema circulatorio un descanso de la constante atracción de la gravedad.

Baño y lavado de pies para los tobillos hinchados

1. Baños de contraste para la hinchazón
Un buen remedio para mejorar la circulación es sumergir los pies en agua caliente e inmediatamente después en agua fría.
Este tratamiento se realiza sumergiendo los pies durante 30 segundos en un recipiente con agua caliente (antes de poner los pies en el agua, comprobar la temperatura. Si está demasiado caliente, dejar que se enfríe).
Tras mantener los pies en agua caliente durante 30 segundos, hay que levantarse y ponerlos en un recipiente con agua fría otros 30 segundos.
La misma regla se aplica al agua fría: no se trata de provocar sabañones en los pies, por lo que basta con que el agua esté fresca, unos grados por debajo de la temperatura ambiente. Tras 20 minutos alternando agua caliente y fría nos secamos los pies.

El mismo principio sirve para los baños termales de contraste: se camina en dos piscinas separadas, una de agua caliente, aproximadamente a 32-35°C, y la otra con una temperatura en torno a los 20°C.
El suelo de las piscinas está hecho de piedras para estimular la circulación.
Se trata de un tipo de gimnasia vascular en la que primero se estimula la vasodilatación y después la vasoconstricción.

2. Sumergir los pies en agua tónica
Aunque puede parecer un poco extraño, la inmersión de los pies en agua tónica a temperatura ambiente o fría (siempre que no provoque molestias) puede ayudar a disminuir la hinchazón. La quinina y las burbujas pueden ayudar a reducir la inflamación.

3. Baños con aceite esencial de pomelo
Un baño caliente puede ayudar con la hinchazón y se puede favorecer la acción del agua añadiendo unas gotas de aceite esencial de pomelo.
También se puede llenar un recipiente con agua caliente y poner el pie en remojo.
Si los baños no son agradables, se pueden añadir unas gotas de aceite de pomelo en un bote de aceite, por ejemplo aceite de almendras dulces o aceite de oliva, y a continuación masajear los pies y las piernas con esta mezcla.
Al masajear pies, tobillos y pantorrillas se debe ejercer presión hacia arriba, en lugar de hacia abajo, o utilizar un movimiento circular.

4. Baños en agua con sal
Para mejorar la acción del agua se puede añadir una buena dosis de sal de Epsom en el agua de la bañera.
Al igual que con el aceite de pomelo, también se puede utilizar un cubo de agua en lugar de la bañera.
Si las pantorrillas están hinchadas, probablemente la mejor opción sea tomarse un baño.
Las sales de Epsom son excelentes para los pies hinchados y un remedio muy eficaz para las mujeres embarazadas.
También se pueden utilizar para relajar los músculos después de practicar mucho deporte.

Masajes y drenaje linfático para los pies hinchados

Se recomienda que lo efectúe otra persona (amigo, compañero, profesional, etc.), ya que es difícil alcanzar un buen flujo de sangre al doblar la rodilla.

Drenaje linfático, masaje, pies, piernas, tobillos, hinchazón, hinchados

El drenaje linfático manual se realiza empujando desde los dedos del pie hacia la rodilla. Esta acción retira el líquido que se acumula en los pies y lo empuja hacia los riñones, de donde se elimina del cuerpo.
Un masajista puede hacer milagros con los pies y los tobillos hinchados.
No se debe tener miedo a hablar del tema al acudir a la cita, ya que, explicando el problema, el terapeuta puede centrarse en cómo mejorar la circulación de las extremidades inferiores del cuerpo.
Si la paciente es una mujer embarazada, se recomienda escoger a un terapeuta especialista en masaje prenatal.
Un terapeuta de masaje prenatal tiene mucho más conocimiento sobre cómo colocar a la mujer de la manera más confortable posible.

Dieta y alimentación para los pies hinchados

¿Qué se puede comer para evitar la hinchazón de los pies?
Los alimentos salados ocasionan retención de líquidos y pueden aumentar la hinchazón en los pies.
Muchos alimentos, como los platos congelados y las sopas de bote, son extremadamente ricos en sodio.
El sodio también aumenta la presión arterial, por lo que se recomienda hablar con el médico para efectuar cambios en la dieta.
Hay que asegurarse de mantener el cuerpo hidratado, porque cuanta más agua tenga el cuerpo, menos líquido tratará de conservar.
Beber más agua permite al cuerpo eliminar los líquidos acumulados.

Suplementos alimenticios para los tobillos hinchados

Utilizar un suplemento de magnesio.
La deficiencia de magnesio puede contribuir al edema, por lo que tomar un suplemento puede reducir la hinchazón.
En general, se recomienda tomar 200 mg dos veces al día, pero las mujeres embarazadas deben hablar con su médico antes de tomar cualquier complemento.
La cantidad diaria recomendada de magnesio es de 350 mg, pero el médico no puede aconsejar 400 mg adicionales, porque la alimentación aporta una cantidad de magnesio suficiente.
A los seis meses de embarazo, algunas mujeres comienzan a tomar 250 mg de magnesio por la noche y la hinchazón se reduce mucho sin cambiar el estilo de vida ni la dieta.

Beber mucho
El exceso de sal es un factor importante que contribuye a la hinchazón. El aumento de la ingesta de líquidos puede ayudar a diluir la sal en el cuerpo.
Hay que beber 8-10 vasos de agua al día para resolver el problema.
Se puede beber agua de pepino con limón, que se prepara exprimiendo un par de rodajas de pepino y un limón en un vaso.
Tanto el pepino como el limón tienen propiedades antiinflamatorias, por lo que beber agua con estas sustancias reduce la hinchazón de los pies.

Tratamientos tópicos con hierbas y cremas para los pies hinchados

Las hierbas también se aplican para el tratamiento tópico de la inflamación. Para ello, se puede preparar una mezcla con zumo de limón, leche, canela, aceite de oliva y agua. Se mezclan todos los ingredientes en un recipiente y se aplica sobre el área inflamada durante unos 20 minutos.
También se pueden poner los pies en remojo en una solución de agua y bicarbonato.
Otra terapia casera para los pies y los tobillos hinchados es un lavado de pies con agua y aceites esenciales de menta, limón y eucalipto.

El aceite de árbol de té se puede aplicar para estimular la circulación y eliminar la hinchazón de los pies.
Frotar la zona con aceite de árbol de té antes de acostarse, ya que la posición tumbada favorece el flujo de sangre hacia el corazón.

Arcilla
La arcilla es una sustancia con propiedades antiedema o anti-hinchazón.
Algunas personas beben un vaso de agua y arcilla de uso interno para tener el vientre menos hinchado.
En caso de hinchazón de los pies se aconseja hacer una compresa con agua y arcilla verde, aplicarla en toda la superficie del pie y luego cubrirla con una venda.
Se debe mantener puesta unas horas. Cuando la arcilla se seca, empieza a absorber el líquido del pie a través de los poros de la piel.

Consejos para prevenir la hinchazón de pies y tobillos

1. Zapatos
Llevar zapatos cómodos para prevenir o mitigar la hinchazón de los pies. A veces la hinchazón es una señal de que se está llevando a cabo una acción perjudicial para los pies, especialmente al caminar o al permanecer de pie.
Entre las acciones que se deben evitar se encuentra la de llevar zapatos demasiado estrechos o de tacón alto.
Asimismo, los zapatos con un tacón demasiado bajo pueden provocar hinchazón en los pies.

Kinesiotapig, vendaje neuromuscular, tobillo, pie, hinchados

2. Kinesiotaping o vendaje neuromuscular
Acción: drenaje.
Forma: dos tiras en forma de abanico.
Longitud: 25 cm.
Aplicar las tiras con el fin de formar un doble abanico cruzado alrededor del tobillo. Colocar el vendaje estirando el tobillo y aplicar sin tensión.

3. Usar medias compresivas o elásticas
Las medias elásticas pueden prevenir la hinchazón de los pies, especialmente al estar de pie.

Se pueden comprar medias compresivas que llegan hasta la rodilla y la parte superior del muslo, o bien que rodean únicamente el pie, el tobillo o la pantorrilla.
Las medias son difíciles de soportar, especialmente en verano con el calor, ya que son bastante ajustadas, pero realmente consiguen ofrecer buenos resultados.
Las medias elásticas producen un efecto muy satisfactorio, sobre todo al comienzo, pero después de unas cuatro horas empiezan a provocar calambres en los pies.
Es posible encontrar medias compresivas sin la parte del pie, por lo que puede ser una buena solución si se produce el mismo problema.
Pero atención, las medias elásticas que no envuelven el pie pueden ser contraproducentes, ya que pueden bloquear la hinchazón debajo del tobillo.

4. Elevar los pies
En caso de edema, la gravedad no es nuestra amiga, por lo que se deben elevar los pies cada vez que se pueda.
Por la noche, cuando la persona se relaja, se recomienda colocar las piernas sobre unos cojines.
Lo ideal sería que los pies se encuentren a un nivel más alto que el corazón.
Si la persona trabaja todo el día sentada, debería encontrar una manera para mantener los pies sobre un taburete bajo del escritorio. Una ligera elevación de los pies puede influir enormemente en la hinchazón.

¡Atención!
Una de las causas comunes de los pies hinchados es el embarazo. El aumento de peso y los cambios hormonales asociados con el embarazo hinchan los pies, pero los pies hinchados son también uno de los primeros síntomas de preeclampsia, un trastorno potencialmente peligroso.
Las mujeres embarazadas deben hablar con el médico sobre la hinchazón para descartar la preeclampsia y encontrar posibles tratamientos para la hinchazón.

De esta forma, la mujer puede tranquilizarse, ya que no se producen efectos negativos en el niño.