Desvitalización: el procedimiento, complicaciones y recuperación

¿Cómo se realiza la desvitalización? El procedimiento

1) Examen y anestesia: el dentista suele comenzar con un chorro de agua para comprobar si el diente está muerto.
Si el paciente no siente nada, significa que el nervio ya no está vivo y que se puede realizar el procedimiento sin el uso de anestesia.
Si el nervio todavía está vivo, se aplica anestesia local en la zona de los dientes y los alrededores.

2) Perforar el diente: el dentista usa un taladro para acceder a la pulpa para eliminar el tejido muerto o inflamado.
Si el problema es en un diente frontal (por ejemplo, un incisivo), se realiza un agujero desde atrás, pero si se trata de un molar se realiza una perforación de la cara oclusal (con la que se mastica) del diente.

3) Extirpar las partes internas: se usa un taladro delgado de diferentes tamaños para eliminar el tejido desde el interior del diente.
Este tratamiento puede tardar mucho tiempo porque a menudo la raíz del diente tiene muchas extensiones delgadas y ramificaciones más pequeñas.
Durante el procedimiento, de vez en cuando se limpia la cavidad para eliminar el material que queda suelto.

4) Cuando se libera la cavidad, se desinfecta el diente para que no se produzca una recidiva de la inflamación.

5) El relleno: posteriormente, se usa una pasta de goma (gutapercha) para llenar la cavidad y luego se sella el agujero.
La gutapercha (que es un polímero de color blanquecino que se obtiene de la coagulación del látex) se utiliza para rellenar.

6) La cápsula: después de la desvitalización, hay que encapsular el diente.
Si la estructura del diente no es muy resistente, hay que insertar un perno de carbono en el canal del diente para proporcionarle soporte a la reconstrucción y a la cápsula.
La cápsula se usa para proteger el diente y prevenir las fracturas, el diente restante se puede romper en el futuro, ya que es más frágil.

 

Complicaciones de la desvitalización

  • Si se ha realizado un tratamiento de desvitalización en un diente, se puede experimentar dolor y mayor sensibilidad al frío, esta situación es completamente diferente respecto a la situación antes del tratamiento.
    Esta sensibilidad se origina en el interior del diente e indica que todavía hay un tejido vivo en el diente.
    Es posible que exista un conducto que el dentista no ha visto. Consulte al dentista para averiguar el problema específico.
  • Puede que no sea posible limpiar completamente el conducto, ya que a veces es difícil explorar todo el conducto dentro del diente.
    Además, cerca de la parte inferior del conducto pueden quedar unas pedazos de pulpa infectados o inflamados. Ésta es una complicación de la desvitalización en la que el diente queda infectado y es necesario repetir el tratamiento.
    Con el paso del tiempo, se puede formar un granuloma dental o apical.
  • Si el dentista no realiza una limpieza adecuada, el diente puede volverse negro, porque hay residuos de pulpa dental que no ha sido eliminada.
  • Después de la desvitalización, el diente encapsulado se puede cariar como los otros en la parte no cubierta por la cápsula.
  • Entre los riesgos existe también la caída del diente.
  • En casos raros puede desarrollarse la neuralgia del trigémino que causa punzadas de dolor intenso en la cara.

 

Desvitalización

 

 

 

¿Cuál es el tiempo de recuperación tras una desvitalización?

La desvitalización es en realidad en tratamiento final ofrecido al paciente como un último intento para evitar la extracción del diente.
La recuperación normal tarda unos tres o cuatro días, siempre que no haya complicaciones.
En una situación ideal, la persona siente un poco de sensibilidad dental, pero no debe sentir dolor.

Factores que influyen en la recuperación

  • Estado de los dientes
  • Experiencia del dentista
  • Tratamiento después del intervención

Costo del tratamiento de desvitalización
El coste de una desvitalización oscila entre los 100 y 250 euros, la adición de la cápsula puede costar alrededor de 500 euros.

 

Diente desvitalizado y desvitalización: indicaciones y falsos mitos