Fractura de la tibia – cirugía y tiempo de recuperacion

fijadores externos

tibia, fijador, al aire libre, fractura, el dolor, la tibia, la fijación, el cine, kirschner

La fijación externa, rayos x de una tibia fracturada

Las ventajas de los fijadores externos son la facilidad de aplicación, una buena estabilidad, óptimo acceso al miembro inferior por la cura de las heridas y por las intervenciones sobre los tejidos blandos, permite además el deambulazione precoz.
El problema principal de los fijadores externos es la alta tasa de complicaciones atadas al telar.
La mayor parte de éste soy unido a los clavos: infecciones de los clavos, aflojamiento y rotura.
El predominio de infecciones de los clavos pueden ser reducidas con meticulosa atención a los detalles cuando se introducen los goznes del fijador y con un control esmerado del plano del gozne.
El riesgo aumenta con el paso del tiempo en que el fijador es aplicado al miembro, por tanto esta idea fija debería reducir a lo mínimo.

Las otras opciones quirúrgicas después de la idea fija externa son: el dinamizzazione, el injerto óseo y la aplicación de clavos endomidollari.

El enclavamiento endomidollare es el trato más indicado en las fracturas diafisarie de los huesos largos.

uñas, tornillos intramedulares, diáfisis de tibia, fractura, de rayos x, dolor, lesión

Clavo intramedular fija con 3 tornillos a la tibia

La indicación más importante por el empleo de un clavo endomidollare está en las fracturas tibiales diafisarie inestables.

Los factores significativos para clasificar una fractura tibial como inestable son la gravedad de la lesión de los tejidos blandos, el rayo de extensión articular, la presencia de un desplazamiento inicial completo y una fragmentación que supera el 50% de la circunferencia del hueso.
En caso de fracturas transversales o fracturas del peroné significa que el impacto ha estado a alta energía, por lo tanto la gestión no operativa debería ser una contraindicación.

Objetivos de gestión

El objetivo de la gestión es la soldadura del hueso en un período de tiempo razonable. Los resultados deberían ser comparables a los de la gestión no operativa.
Los Clavos endomidollari son la prótesis ideal por las fracturas diafisarie expuestos, transversales oblicuas, simples o bien con o sin fragmentación.
Las indicaciones son por la extensión metafisaria proximal y distas ella de una fractura diafisaria.

El Dinamizzazione es un procedimiento en que el fijador externo es modificado para permitir la carga axial y los micromovimenti sin permitir la torsión y la pérdida de alineación.
Este procedimiento sirve porque los micromovimenti del clavo y la carga facilitan y randono más veloz la formación de callo óseo.
Los micromovimenti de unos 0,5 mm son la solución ideal; permitir un movimiento mayor puede ser dañino.

dinamización, clavo, fractura intramedular, tibia, intervención, cirugía, dolor

Dinamización del clavo intramedular, a la derecha se ve que la uña superior se retira

En caso de clavo endomidollare enclavado con dos o tres vides, el dinamizzazione consiste en la eliminación de al menos una vid, primera eventualmente se extraen aquellos proximales y luego aquél distas ella.

La eliminación precoz del telar de idea fija externa y la aplicación del yeso ha dado resultados diferentes, con un alto predominio rel retardo o de la fallida consolidación.
Si se opta para mantener el telar sobre el miembro después de que los tejidos blandos son curados y hasta cuando no se averigua la soldadura de la fractura, se aconseja efectuar un injerto óseo apostar-lateral en fase precoz.
La ventaja de este aproche es que permite la colocación de un gran volumen de injerto hueso en un área virgen y bien vascolarizzata lejos de los tejidos anteriores y mediales que son comprometidos.
Antes de este injerto óseo, puede ser necesario un período transitorio durante el que los antibióticos son puestos en la herida.

Después de un primer período, el fijador externo se puede reemplazar con clavos endomidollari, pero el riesgo de infección es bastante alto.

Las contraindicaciones relativas serían la osteoporosis, la diabetes escasamente controlada, la previsible escasa colaboración del paciente; emiplegia, tetraplejía o paraplejía; virus del VIH y la hepatitis B, patologías vasculares graves.

 

Detalles posoperatorios

Los antibióticos son prescritos enseguida antes y después de la intervención quirúrgica por 24-48 horas. La asunción de estos fármacos es terapéutica, no por profilaxis. Pues, los antibióticos no deberían ser impropiamente usados, también por el trato de las fracturas expuestas.
El médico aplica una medicación posoperatoria embarazosa y el miembro dev’essere elevado sobre uno o más almohadas por 48 horas. La presión dentro de la pierna tienen que ser monitorate si el miembro es considerado a riesgo por la síndroma compartimentale.

Puesto che el paciente está bien, él o ella puede muovesi con un deambulatore o las muletas. El apoyo del peso es permitido si la intervención quirúrgica es el enclavamiento, pero depende del tipo de configuración.

la rehabilitación, el agua, la fractura, piscina, el dolor, el apoyo, el mal, el refuerzo, el movimiento

La rehabilitación en el agua Georgiy / bigstockphoto.com

En esta fase se puede ejecutar la rehabilitación en agua si la herida es limpiada y seca.
En una fractura simple después de un impacto no muy fuerte, el apoyo sobre la pierna rota puede ser inmediato. En los otros casos, es preferible no permitir el apoyo del peso o bien sólo una carga parcial.
Los pacientes subordinados a idea fija externa y a chapeado no deberían cargar el peso hasta la aparición de señales de curación en la radiografía.

En las fracturas comminute con muchos fragmentos, los autores aconsejan una rodillera funcional bien moldeada para proveer una ulterior protección y estimular la curación precoz.

 

Controles

Cuando el paciente está capaz de moverse, es dado de alta por el hospital.
Las radiografías tienen que ser repetidas a intervalos periódicos.
Los autores de este argumento prefieren los intervalos a 3 semanas, 6 semanas, 3 meses, y el médico todavía puede aconsejarla cada 6 semanas hasta la evidencia radiológica de soldadura.

Hace falta recobrar la completa función de la rodilla y el tobillo mientras el hueso está soldando.
Se notan apenas las señales de consolidación, las muletas deberían ser descartáis a favor de un bastón.
Si la consolidación es con retraso o no está progresando, el injerto óseo precoz o el enclavamiento para estimular la unión es el aproche mejor.

 

Complicaciones

Los medios de síntesis y los fragmentos óseos pueden contaminarse.
Además, la combinación de lesiones al endostio (revestimiento del hueso) y la necrosis ósea causada por el accidente, puede provocar ingentes consecuencias.
Esta situación, junto a la inserción de un clavo endomidollare estrecho con los tejidos blandos potencialmente contaminados, aumenta los riesgos de infección.

La síndroma compartimentale es un aumento transitorio de la presión intracompartimentale. El stravaso de sangre en el compartimento tibial anterior puede provocar la síndroma compartimentale.
El dolor anterior de la rodilla puede ser una complicación.
Las posibles causas son lesiones múltiples, fracturas de otros huesos, la presencia de una vid de bloqueo proximal, la debilidad del cuádriceps, un accidente a la rodilla reconocida y a la incisión misma.

El daño neurológico puede averiguarse sucesivamente:

a la tracción, a la excesiva presión ejercida del yeso o del tutor, con las lesiones de los tejidos blandos con la lesión del peroné.

Otras complicaciones son las molestias causados dall vida, amputación de la pierna, retraso de consolidación y la rotura o scollegamento de la instalación.
Otro riesgo es la embolia pulmonar y la síndroma de distress respiratorio agudo con la formación de émbolos de grasa en el sistema.

embolia, la sangre, la grasa, trombo

Explicación de la formación de un coágulo de sangre
Alila / bigstockphoto.com

 

Resultados y pronóstico

El resultado y el pronóstico de una fractura diafisaria de la Tibia dependen de la posición de la fractura, la medida de fragmentación, que significa la energía del trauma, el grado de da enseguida tejidos blandos, la presencia de otras patologías, por ej. la diabetes y la presencia de politrauma.

Daños vasculares graves y lesiones nerviosas alteran el pronóstico del paciente.
Los resultados son variables, pero siempre son peores en caso de lesiones de los tejidos blandos. También el método de trato es un factor que influye sobre los tiempos de recuperación y sobre el pronóstico.
Las lesiones vasculares los distas son asociadas a una mayor frecuencia de amputación y resultados peores después del rescate del miembro.

Quien ha padecido una fractura expuesta, transversa o con pérdida de hueso tiene muchas más probabilidades de someterse a una según intervención.
El humo y las patologías asociadas son factores que aumentan la tasa de fallida consolidación.
En el caso se apliquen fijadores externos, la tasa de infección aumenta después de una nueva intervención para insertar los clavos endomidollari, independientemente del tipo de cura efectuado hasta ahora.
El predominio de retraso o fallida consolidación también es alta en las fracturas con amplia trituración o inestabilidad que son tratadas con métodos conservativos, no quirúrgicos.
La tasa de infección y los tejidos blando reparto es bastante alto en las intervenciones convencionales con inserción de la lámina, por lo tanto sería mejor evitarlos cuando posible.

Largos períodos de inmovilización en un tutor funcional o un yeso dan origen a graves disabilità.
En particular, estos métodos han dado los resultados mejores en los pacientes con fracturas de bajo impacto.

 

También lees: La fractura de la tibia – Fractura de la tibia, valoración y terapia – lo fractura del malleolo de la tibia