Fractura de rótula

La fractura de rótula se refiere a la rotura del hueso en la parte posterior de la rodilla. La lesión de la rótula puede ser leve o grave.

Si se trata de una fractura sin desplazamiento o en caso de una fractura parcial, la recuperación es más rápida y conlleva menos consecuencias a largo plazo.

fisioterapia para fractura de rótula

Ejercicio para la rótula

En caso de fractura con desplazamiento, fractura expuesta y conminuta (rotura del hueso en dos o más fragmentos), el pronóstico es mucho más desfavorable y puede conllevar complicaciones a medio y largo plazo, por ejemplo, la disminución del rango del movimiento.

Por lo general, esta fractura suele ser unilateral, es decir, que ocurre solo en la rodilla derecha o en la izquierda.
La fractura de rótula limita considerablemente el movimiento de la rodilla debido a que el dolor se percibe al caminar.
La fractura de rótula representa el 1% de todas las fracturas y más del 50% de las fracturas de rodilla.
Los factores de riesgo que predisponen a las personas a sufrir este tipo de fracturas son:

  • Osteoporosis
  • Caminar en terreno resbaloso o irregular
  • Alteraciones del equilibrio

Los golpes también pueden provocar bursitis de rodilla, debajo de la rótula, lesión del menisco y rara vez, rotura del ligamento cruzado o rotura del tendón rotuliano.

 

¿Qué es la rótula?

La rótula, o patela, es un hueso sesamoideo (con forma hexagonal) que se encuentra en la parte delantera de la rodilla, delante del fémur.
Vista de frente, su forma es similar a la de un rectángulo, mientras que vista desde arriba es de forma triangular, con la base hacia la parte exterior y con el vértice opuesto que se encuentra entre los cóndilos del fémur.
La rótula de desplaza dentro del canal que se encuentra entre los dos cóndilos del fémur.
Alrededor de la rótula se sitúa el tendón del músculo del cuádriceps. En la parte superior de la rótula, este tendón se conoce como cuadricipital, mientras que en la parte inferior de la rótula se conoce como tendón rotuliano.

 

¿Cuáles son los tipo de fractura de rótula?

En caso de fracturas transversales, el tendón del cuádriceps tira el fragmento superior del hueso hacia arriba, mientras que el tendón rotuliano hala otro fragmento (inferior) hacia abajo. Por lo tanto, se crea una distancia entre los dos fragmentos del hueso, es decir una fractura con desplazamiento en la que los fragmentos del hueso se separan.
Si la fractura es longitudinal, el pronóstico es más favorable, debido a que las fuerzas que halan y tiran los fragmentos del hueso hacia la cadera y hacia el pie son equivalentes, por lo tanto, los fragmentos del hueso no se alejan más.

Fractura de rótula

Fractura de rótula

La fractura puede ser conminuta, es decir qe la rótula se rompe en varios fragmentos.
Una fractura parcelar significa que un fragmento se separa por completo del hueso.

 

¿Cómo se produce la fractura de rótula?

Por lo general, la lesión ocurre debido a un traumatismo directo en la parte delantera de la rodilla, esto puede deberse a:

  • Caída en la que se apoya el peso sobre las rodillas, suele ocurrir en las personas ancianas y raramente en los niños
  • Accidente de tránsito en el que se produce un choque violento en el que se golpean las rodillas contra la guantera del coche
  • Caída de la bicicleta o de la moto

Si el golpe contundente es muy fuerte, también puede producirse una fractura de los cóndilos del fémur o fractura de la meseta tibial.

 

¿Cuáles son los síntomas de la fractura de rótula?

Los síntomas principales son el dolor de rodilla en la parte delantera, la hinchazón de la rodilla, el hematoma y la limitación de ciertos movimientos (como al extender la rodilla o al caminar), sobre todo si se trata de una lesión con desplazamiento.
Los primeros días después del accidente, el paciente no consigue ponerse de pie.
Hay sangrado abundante en la parte interior y exterior de la rodilla.
Por lo general, la fractura de rótula va acompañada de una herida superficial.

 

Diagnóstico de la fractura de rótula

En primer lugar, el médico revisa el historial clínico del paciente para saber si ha habido un traumatismo. Después, realiza un examen físico para conocer los signos y síntomas del paciente.
Cuando el paciente acude a urgencias, el doctor solicita una radiografía para detectar una posible fractura. Después, el paciente es trasladado a ortopedia para un control por parte de los especialistas en este tipo de lesiones.
Los demás exámenes diagnósticos no están indicados en este caso, debido a que una radiografía es más que suficiente para detectar la fractura.

 

¿Cuál es el tratamiento para la fractura de rótula?

En caso de fractura sin desplazamiento, el ortopédico opta por inmovilizar la rodilla durante 30 días por medio de un yeso para proteger el hueso mientras se regenera.
Si se trata de fractura con desplazamiento o completa, el tratamiento puede ser quirúrgico, es decir una osteosíntesis que consiste en la unión de los fragmentos del hueso por medio de:

Prácticamente, se colocan unas barras metálicas muy resistentes alrededor de la rótula que mantienen los huesos en el lugar adecuado.
Si se trata de una fractura conminuta, se deja intacto el fragmento más grande del hueso y se extirpan los fragmentos más pequeños. Después, los tendones se unen a la parte restante del hueso.
Si se trata de una fractura muy grave o por estallido, se puede optar por una patelectomía, es decir, la eliminación total de la rótula con sucesiva unión del tendón del cuádriceps con el tendón rotuliano.

En caso de fractura de sin desplazamiento de la rótula no tratada, el tiempo de recuperación es más largo y, si se trata de una fractura con desplazamiento, puede conllevar consecuencias graves, como: cojera, disminución del rango de movimiento y dolor de rodilla constante.

 

Después de la cirugía para la fractura de rótula

El paciente debe realizar ejercicios de rehabilitación para recuperar la amplitud de los movimientos, la fuerza y el equilibrio.
El fisioterapeuta debe realizar un masaje para eliminar las adherencias de la cicatriz.
Al cabo del primer mes en que la rodilla ha quedado inmovilizada por medio del yeso o de una rodillera, el paciente debe iniciar los ejercicios de fortalecimiento de la rodilla.
El tiempo de recuperación (pronóstico) de una fractura con desplazamiento de rótula es de aproximadamente 3 meses, mientras que si se trata de una fractura sin desplazamiento y parcial, el paciente puede regresar al trabajo al cabo de un mes y medio, aproximadamente.

Si el cirujano ha efectuado un cerclaje alrededor de la rótula, al cabo de 6 meses, si la fractura está consolidada y es estable, puede recomendar la eliminación del cerclaje.

 

Artículos Relacionados:

Deja un comentario