Remedios naturales para la diarrea

 

La diarrea es un trastorno que se manifiesta mediante heces sueltas y acuosas. Tener diarrea implica evacuar tres o más veces al día.

Clasificación en base a la frecuencia

  • La diarrea aguda es un problema común que dura generalmente 1 o 2 días y desaparece por sí sola. La diarrea que dura más de 2 días puede ser signo de un problema más grave.
  • La diarrea crónica (o persistente) se produce cada día durante al menos cuatro semanas, puede ser síntoma de una enfermedad crónica. Los síntomas de la diarrea crónica pueden ser persistentes, pero también intermitentes.
  • La diarrea recurrente es cíclica (ocurre de vez en cuando) y puede deberse a una intolerancia alimentaria.

Tipos de diarrea

  • La diarrea osmótica tiene su origen en solutos osmóticamente activos, es decir sustancias que absorben los líquidos en el intestino.
  • La diarrea aceitosa se origina por la mala digestión de las grasas. Las heces son malolientes y presentan gotas de grasa en la superficie. Este tipo de diarrea puede tener varias causas: problemas en páncreas e hígado, cálculos biliares, enfermedad de Crohn, giardiasis, etc.
  • La diarrea secretora se produce cuando la mucosa intestinal secreta demasiada agua y electrolitos en el intestino. A menudo tiene su origen en infecciones, tumores y medicamentos.
  • La diarrea motora se produce por el aumento del peristaltismo (contracción de los músculos intestinales). La consecuencia es la disminución del tiempo en el que las heces se desplazan a través del intestino, por lo que el colon no tiene tiempo suficiente para absorber el componente líquido de la materia fecal. Con frecuencia, este tipo de diarrea se manifiesta en pacientes que padecen síndrome del intestino irritable.
  • La diarrea por reducción en la superficie de absorción tiene su origen en la reducción de la superficie intestinal que absorbe agua y nutrientes. Entre las causas se encuentran la enfermedad celíaca y la extirpación quirúrgica de una parte del colon.
  • La diarrea por alteración de la absorción activa se manifiesta cuando se producen cambios en las bombas activas de absorción de electrolitos.

¿Cuáles son las causas de la diarrea?

La diarrea aguda suele tener su origen en una bacteria, virus o parásito, por lo que está relacionada con la gastroenteritis.
Por lo general, la diarrea crónica se debe a un trastorno funcional, como por ejemplo el síndrome del intestino irritable, o enfermedades intestinales, como la enfermedad de Crohn.

La causas más comunes de la diarrea son:

Infecciones bacterianas. Existen varios tipos de bacterias ingeridas a través del agua o de alimentos contaminados que pueden provocar diarrea. Por lo general, los culpables son: Campylobacter, Salmonella, Shigella y Escherichia coli.

Infecciones virales. Muchos virus provocan diarrea, entre ellos: rotavirus, norovirus, citomegalovirus, herpes simplex virus y hepatitis.
La infección por rotavirus es la causa más común de diarrea aguda en niños y generalmente se resuelve en 3-7 días, pero puede dar lugar a problemas de digestión de la lactosa durante más de un mes.

Parásitos. Los parásitos pueden acceder al cuerpo a través de alimentos o agua y establecerse en el sistema digestivo. Los parásitos causantes de la diarrea son Giardia lamblia, Entamoeba histolytica y Cryptosporidium.

Trastornos funcionales del intestino. La diarrea puede ser un síntoma del síndrome del intestino irritable, en cuyo caso se manifiesta por la mañana y desaparece al cabo de unas horas. También es posible observar moco en las heces.

Enfermedades intestinales. La colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca suelen provocar diarrea continua.
Intolerancias alimentarias. Algunas personas tienen dificultad para digerir ingredientes como la lactosa, el azúcar presente en la leche y los productos lácteos.

El mismo síntoma puede manifestarse en las personas con intolerancia a la fructosa.

Algunas personas pueden sufrir episodios de diarrea al ingerir ciertos tipos de edulcorantes en cantidades excesivas.

Reacción a los fármacos. Los antibióticos, los medicamentos contra el cáncer, las píldoras anticonceptivas y los antiácidos que contienen magnesio pueden provocar diarrea de forma repentina.

Síndrome premenstrual. Una semana antes de la menstruación algunas mujeres padecen diarrea, un síntoma que también se manifiesta antes del parto.

Suplementos. Muchos suplementos de vitaminas minerales, aminoácidos, creatina, carnitina, etc., pueden provocar diarrea.

Diarrea psicosomática
La ansiedad y el estrés pueden provocar diarrea. Afortunadamente, al tranquilizarse la situación intestinal mejora.
En este caso, la terapia tiene como objetivo relajar al paciente mediante remedios naturales y ejercicios. Si no es suficiente, el médico puede recetar fármacos ansiolíticos.

Algunas personas experimentan diarrea tras la cirugía de estómago que puede acelerar el movimiento de los alimentos a través del sistema digestivo.
Las personas de visita en algunos países extranjeros pueden contraer la diarrea del viajero, provocada por alimentos o agua potable contaminada por bacterias, virus o parásitos.
En muchos casos, no es posible determinar la causa de la diarrea. Dado que la diarrea desaparece por sí sola al cabo de 1 o 2 días, no es necesario conocer la causa.

Color de la diarrea

El color de las heces depende de la bilirrubina y de los productos del metabolismo de esta sustancia. Ante la ausencia de bilirrubina o su incapacidad para transformarse en el intestino, las heces pueden mostrar un color anormal.

Diarrea verde
El color verde de las heces puede deberse a dos razones:
Alimentación y fármacos. Puede tratarse de un efecto secundario de los antibióticos o suplementos a base de hierro; asimismo, al comer muchas verduras “verdes”, tales como espinacas, perejil o ensalada, las heces pueden volverse verdes.
La digestión se produce muy rápidamente y la biliverdina contenida en la bilis no dispone del tiempo suficiente para convertirse en bilirrubina.

Diarrea blanca
La diarrea blanca puede deberse a la falta de bilis en el intestino.
Entre las causas se encuentran: cálculos biliares, cáncer de páncreas o hígado, hepatitis, cirrosis, así como ingestión de ciertos medicamentos.

Diarrea amarilla
Entre las causas de las heces amarillas se encuentran la enfermedad celíaca o una infección.

Contagio

En general, las infecciones que provocan diarrea son muy contagiosas. En la mayoría de los casos la infección puede extenderse a otras personas hasta que el paciente experimenta la diarrea.

Las infecciones diarreicas se pueden transmitir a través de:

  • Manos sucias
  • Agua o alimentos contaminados
  • Algunos animales domésticos
  • Contacto directo con la materia fecal (pañales sucios o inodoro)

Todo lo que entra en contacto con gérmenes infecciosos puede verse contaminado.
Esto incluye juguetes, cambiadores, superficies del baño y las manos de la persona que prepara la comida. Los niños pueden infectarse al tocar una superficie contaminada, como por ejemplo el inodoro o un juguete, y a continuación llevarse los dedos a la boca.

Diarrea del viajero

La diarrea del viajero es la enfermedad más común de las personas que viajan al extranjero.
Cada año, el 20% – 30% de los viajeros internacionales, cerca de 10 millones de personas, sufren diarrea. Este síntoma se presenta generalmente en la primera semana de viaje, pero puede ocurrir en cualquier momento durante el viaje, así como en las dos semanas después del regreso.
El riesgo depende del destino del viajero.
Los destinos de mayor riesgo son los países en desarrollo de América Latina, África, Oriente Medio y Asia.

¿Cuáles son las causas de la diarrea del viajero?
La principal causa es una infección provocada por bacterias, virus y parásitos.
Las bacterias originan aproximadamente el 80% de los casos de diarrea del viajero.
El culpable principal suele ser Escherichia coli, que provoca diarrea y calambres, aunque no causa mucha fiebre.

Remedios naturales para la diarrea¿Cuáles son los síntomas más comunes de la diarrea del viajero?

En la mayoría de los casos los síntomas se manifiestan rápidamente.
La enfermedad suele provocar un aumento de la frecuencia, volumen y peso de las heces.
La consistencia de las heces se altera.
Por lo general, el viajero produce heces sueltas o líquidas cuatro o cinco veces al día.
Otros síntomas relacionados con la diarrea pueden ser náuseas, vómitos, calambres abdominales, distensión abdominal (vientre hinchado), fiebre, urgencia evacuatoria y malestar.
La infección puede comenzar con síntomas leves que empeoran en las dos semanas siguientes. En algunos casos, también afecta al estómago y los síntomas iniciales son pérdida de apetito y fatiga.
La mayoría de los casos son benignos y los síntomas desaparecen al cabo de 1-2 días sin tratamiento. En muy raras ocasiones, la diarrea del viajero es letal.
En cuanto al pronóstico, el 90% de los casos se resuelve en una semana, mientras que el 98% se resuelve en un mes.
Cuando desaparecen los síntomas típicos (fiebre, vómitos y diarrea), puede que experimente una sensación de pesadez de estómago, especialmente después de una comida fuerte.

¿Cuándo debemos preocuparnos? Compicaciones de la diarrea

La principal complicación de la diarrea es la deshidratación provocada por la pérdida de grandes cantidades de agua, sal y nutrientes. La deshidratación puede conducir a otras enfermedades graves, como hipotensión, convulsiones, insuficiencia renal e incluso la muerte.
Se debe consultar a un médico en caso de:

Diagnóstico de la diarrea

El médico realiza un examen fisico y tiene en cuenta la historia clínica para diagnosticar la causa de la diarrea. Puede que se necesiten análisis de sangre y de orina.
El médico puede requerir pruebas adicionales para determinar la causa de la diarrea y otras enfermedades relacionadas, basándose en las condiciones del paciente:

  • Prueba de ayuno para determinar si la causa es una intolerancia alimentaria o una alergia,
  • Pruebas diagnósticas por imágenes (RMN, CT, etc.) para comprobar las anomalías estructurales y la inflamación del intestino,
  • Cultivo de heces para detectar bacterias, parásitos o signos de enfermedad,
  • Colonoscopia para la diarrea crónica que provoca brotes diurnos y nocturnos,
  • Sigmoidoscopia para controlar el recto y el colon inferior para detectar signos de enfermedad intestinal.

Terapia farmacológica para la diarrea

En muchos casos, la diarrea desaparece por sí sola. Sin embargo, en casos graves el médico puede recetar difenoxilato y atropina (Lomotil). El médico también puede prescribir antibióticos si la diarrea se debe a una infección bacteriana.
Durante el embarazo no se pueden tomar medicamentos, por lo que se aconseja seguir la dieta indicada para este trastorno.

¿Qué comer? Dieta y nutrición

Mientras dura la diarrea, se pueden aliviar los síntomas evitando la cafeína y los alimentos grasos, ricos en fibra o dulces.
Estos alimentos pueden agravar la diarrea.
Algunas personas también presentan problemas para digerir la lactosa durante o después de un ataque de diarrea. El yogur contiene menos lactosa que la leche y a menudo se tolera mejor.
El yogur con cultivos vivos de bacterias puede ayudar más rápidamente a la recuperación de las personas con diarrea.

Para reducir los síntomas, es necesario modificar la dieta. Entre los alimentos recomendados se encuentran el plátano, el arroz, las patatas cocidas, el pan tostado, las galletas saladas, las zanahorias cocidas, los calabacines, la calabaza, el jengibre y el farro. El plátano tiene ciertas propiedades que favorecen la salud de colon e intestino en caso de diarrea.
Para los niños, el médico también puede recomendar una dieta especial.
Una vez que la diarrea desaparece, el médico permite que los niños regresen a una dieta normal y saludable si no tiene problemas de intolerancia.
Los bebés con diarrea deben tomar leche materna, o el tipo que suelen beber, junto con una solución de rehidratación oral.
Tras recuperarse de la diarrea viral, algunos niños tienen problemas para digerir la lactosa hasta que no pasa al menos un mes.

Nutrición y suplementos

Arroz, horchata, zumo de verduras frescas (especialmente zanahorias y apio) y un caldo claro ayudan a restablecer el equilibrio adecuado de líquidos y electrolitos.

Preparar el arroz y la horchata con una taza de granos crudos por cada litro de agua hirviendo.
Dejar reposar durante 20 minutos. Beber durante todo el día.

Prebióticos – Lactobacillus, bifidobacterias o acidophilus pueden tomarse en polvo o en cápsulas, ayudan a mantener las bacterias “buenas” en el intestino.
Los prebióticos forman parte de los fermentos lácticos, es decir productos que contienen bacterias que metabolizan la lactosa.
Pueden ayudar al alivio de la diarrea, aunque existe cierta controversia en cuanto a las evidencias científicas.
Los yogures activos que contienen estos prebióticos pueden ayudar a prevenir la diarrea. Las personas severamente inmunocomprometidas o que toman medicamentos para suprimir el sistema inmunitario deben consultar a su médico antes de tomar prebióticos.

Existe una levadura llamada Saccharomyces boulardii que suele utilizarse en Europa para evitar la diarrea asociada a la ingesta de antibióticos. Tomar 1-3 cápsulas al día.
Se puede tomar junto a otros prebióticos.
Se han notificado casos raros pero graves de infección en pacientes críticamente enfermos, por lo que no se puede tomar Saccharomyces boulardii sin la supervisión de un médico.

Glutamina (3.000 mg, 3 veces al día). Puede contribuir a tratar la diarrea provocada por la irritación de la mucosa intestinal.
Una dosis elevada de glutamina puede provocar potencialmente trastornos mentales en individuos susceptibles. La glutamina puede interferir con ciertos medicamentos, entre los que se encuentran algunos fármacos antiepilépticos y de quimioterapia.

Las personas intolerantes a la lactosa deben tomar suplementos de lactasa antes de consumir productos lácteos.

El zinc (10 a 20 mg por día) puede ayudar a mejorar las funciones del sistema inmunitario.

Hierbas

Se recomienda evitar el uso de hierbas para tratar la diarrea sin consultar primero con un médico, especialmente para tratar la diarrea de un niño.
Si la diarrea tiene su origen en ciertos tipos de infecciones, las terapias a base de hierbas pueden empeorar la situación.
Los remedios herbales más comunes para la diarrea se describen a continuación.
Se pueden utilizar en infusión si no se especifica lo contrario.
Preparar una infusión con 1 cucharadita de hierba por cada taza de agua caliente.

Cubrir durante 5-10 minutos si se trata de hojas o flores y 10-20 minutos si son raíces.
Tomar 2-4 tazas al día.
Consultar con el médico qué hierbas puede tomar.

Hierbas astringentes
Las hierbas astringentes, como la hoja de la zarzamora (rubus fruticosus) o las hojas de frambuesa (rubus idaeus) ayudan a “secar” la mucosa del intestino.
Preparar una infusiñon con 1 cucharadita colmada por taza. Tomar ½ taza cada hora.
Algarrobo en polvo (ceratonina siliqua), que es rico en fibra.
El extracto de arándano (vaccinum myrtillus) tiene propiedades astringentes. No tomar el arándano si toma anticoagulantes (diluyentes de la sangre). El arándano puede interactuar con medicamentos para la diabetes.
La agrimonia (agrimonia eupatoria) es un remedio tradicional para la diarrea. La dosis habitual es de 3 g (aproximadamente ½ de cucharadita) al día.
La agrimonia puede tener efectos secundarios, tales como diluir la sangre y disminuir la presión arterial.

Remedios naturales antiinflamatorios.

Quercetina (250-500 mg 2-4 veces al día) – una hierba a base de flavonoides que puede ayudar a reducir la inflamación.

Manzanilla (matricaria recutita) – se toma generalmente en infusión.
Disolver 3-4 g de polvo (aproximadamente 3 cucharaditas) en una taza de agua caliente, remover y dejar enfriar. Tomar 3 veces al día. Este remedio natural puede interferir con medicamentos hormonales.

Limón
Se recomienda tomarzumo de limón con una cucharadita de bicarbonato de sodio por la mañana.

Raíz de malvavisco (althea officinalis) – puede tomarse en infusión con agua fría. Mantener 2 cucharadas de raíz en 1 litro de agua durante toda la noche. Mezclar a continuación. Beber un poco durante todo el día. El malvavisco puede interferir con algunos medicamentos ingeridos por vía oral, incluyendo el medicamento de litio.

Olmo resbaladizo (ulmus fulva) – utilizar 30 gramos de polvo por cada litro de agua. Hacer una pasta con el polvo y una pequeña cantidad de agua. Añadir poco a poco el resto del agua y cocinar a fuego lento. Tomar 1 cucharadita cada 30-60 minutos.

Hierbas que combaten la infección:
Las plantas que contienen berberina pueden ayudar a tratar la diarrea infecciosa. Entre ellas, se encuentran el agracejo (Barberis vulgarus) y el sello de oro (Hydrastis canadensis). Las mujeres embarazadas y las madres lactantes no pueden tomar barberina.
El psyllium, una fibra soluble que se deriva de las cáscaras de las semillas de una planta denominada Plantago ovata, puede ayudar a curar la diarrea. Es una sustancia que absorbe el agua en el colon contribuyendo al endurecimiento de las heces. Al ingerir el psyllium se debe beber mucha agua a la vez.

¿Cuánto dura la diarrea? Pronóstico

Si la diarrea aguda depende de los alimentos ingeridos suele tener una duración de un par de días.
En otros casos, depende de la causa.
La diarrea crónica persiste mientras que el paciente sufre la enfermedad que provoca la diarrea.

¿Cómo prevenir la diarrea del viajero?

Los viajeros pueden minimizar el riesgo de diarrea si siguen las siguientes medidas preventivas generales:
Evitar el consumo de alimentos o bebidas a la venta en puestos ambulantes u otros establecimientos donde las condiciones de higiene son escasas. Evitar el consumo de alimentos fritos, crudos o poco cocinados, especialmente carne, huevos y pescado.
Lavar bien y pelar frutas y verduras.
Si se conservan adecuadamente, los alimentos bien cocinados y envasados no presentan ningún riesgo.

El riesgo de gastroenteritis y diarrea del viajero aumenta al ingerir agua del grifo, hielo, leche no pasteurizada y productos lácteos. Entre las bebidas seguras se incluyen bebidas gaseosas envasadas, té caliente o café, cerveza, vino y agua hervida o tratada adecuadamente con yodo y cloro.