Asma bronquial

El asma bronquial es una enfermedad que se caracteriza por la restricción de las vías aéreas y de los bronquios, donde pasa el aire que va a los pulmones.
El asma es una patología crónica e incurable.

¿Cuáles son las causas del asma?

Aunque se desconocen las causas del asma, la investigación en este campo muestra que su origen puede deberse a diversos factores de riesgo genéticos, medioambientales o de infección.

Asma bronquial

Factores hereditarios

Los investigadores consideran que esta enfermedad es hereditaria, como la rinitis alérgica o la dermatitis.

Sistema inmunitario
En caso de asma alérgica, pueden producirse reacciones alérgicas a sustancias comunes como los pelos de gato, el moho y el polen.

El sistema inmunitario también puede reaccionar de forma excesiva ante bacterias y virus, aumentando las probabilidades de un ataque de asma alérgico.

Asma e infancia
Los niños prematuros son especialmente vulnerables a las enfermedades respiratorias y a las infecciones, porque al nacer sus pulmones todavía no están completamente desarrollados. En ocasiones, una infección puede dar lugar a una inflamación de las vías respiratorias.

Asma y medio ambiente
Existen varios factores medioambientales que pueden provocar asma, como por ejemplo el tabaquismo pasivo, la contaminación atmosférica, las pinturas y los productos químicos.

Si se conocen los factores de riesgo se define asma extrínseca. En cambio, si no se conoce la causa de los ataques de asma, se define intrínseca. La humedad puede favorecer la difusión de ácaros y mohos que pueden provocar ataques de asma.

Se recomienda irse de vacaciones a la montaña en lugar de la playa, porque el clima es más frío y seco.

Ansia y estrés
Existe un componente psicosomático en el desarrollo del asma y, de hecho, los síntomas pueden empeorar en situaciones de estrés.

Reflujo gastroesofágico
El asma asociada al reflujo gastroesofágico se debe al regreso de los jugos gástricos. El reflujo es frecuente en los pacientes asmáticos que toman medicamentos broncodilatadores.

Asma por esfuerzo
Esta patología aparece al hacer deporte (durante el ejercicio físico) y dura casi un cuarto de hora. Los síntomas son tos seca, sensación de ahogo y respiración sibilante.

Bronquitis asmática crónica
La bronquitis asmática crónica es una de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC). Es la combinación de dos trastornos: el asma y la bronquitis.
La bronquitis asmática se manifiesta en personas que padecen asma y contraen una bronquitis o viceversa. Los síntomas de estas enfermedades son similares, por lo que es difícil diagnosticarla.

¿Cuáles son las causas de la bronquitis asmática crónica?

  • Sistema inmunitario débil
  • Vías respiratorias hiperreactivas
  • Infecciones debidas a bacterias o virus
  • Infecciones respiratorias, sobre todo si empiezan durante la infancia
  • Fumar cigarrillos
  • Exposición a alérgenos, contaminantes y algunas sustancias químicas
  • Cambios climáticos
  • Estrés físico y emocional

Bronconeumopatía crónica obstructiva (BPCO)
Este nombre se refiere a un grupo de enfermedades, las principales son el enfisema y la bronquitis asmática crónica. Estas enfermedades impiden una respiración normal debido a la obstrucción del flujo de aire.

Síntomas de la BPCO
Los síntomas pueden ser:

  • Dificultad para respiración que empeora al practicar una actividad física
  • Tos productiva (con flemas) crónica persistente
  • Infecciones pulmonares frecuentes, sobre todo en invierno
  • Dolor en el pecho, como una punzada

Síntomas de asma bronquial

                                                               Síntomas de asma en niños

Los niños pequeños pueden desarrollar asma a una edad precoz.
Se cree que la exposición a alérgenos como el polvo, el humo, los pólenes o los animales domésticos, es la causa principal de asma en lactantes y niños pequeños.
En algunos niños, el asma puede deberse a una enfermedad genética.

Los síntomas de asma en edad pediátrica son parecidos a los de los adultos. Sin embargo, como las vías respiratorias de los niños son más pequeñas, la gravedad es mayor.

Los principales síntomas son:

Falta de aliento: al estrecharse las vías nasales, el niño experimenta respiración jadeante, que se hace aún más evidente cuando llora o realiza una actividad física.
Durante un ataque de asma grave, se puede verificar una respiración superficial y rápida.

Jadeo: este síntoma indica claramente que el paso del aire es reducido y que solo una pequeña cantidad de aire consigue atravesar las vías respiratorias.

Tos: la tos crónica puede ser seca o productiva. Durante el día, los pacientes tosen de vez en cuando, pero la tos suele empeorar por la noche.
Este síntoma puede acompañarse de estornudos, lagrimeo excesivo y goteo por la nariz.

Opresión en el pecho: como la cantidad de aire disponible en los pulmones es menor de lo habitual, el niño se esfuerza para respirar más aire, provocando una opresión en el pecho.

Erupciones cutáneas alérgicas: son pequeños puntos rojos que aparecen en distintas partes del cuerpo:

  1. Mejillas
  2. Frente
  3. Cuero cabelludo

Espasmos: los espasmos en niños son bastante frecuentes con el asma. Se trata de una sensación similar a un calambre muscular durante un breve periodo de tiempo.

Se debe acudir al hospital de inmediato si se manifiestan síntomas graves como:

  1. Respiración rápida
  2. Dilatación de los orificios nasales
  3. Retracción del estómago hacia las costillas
  4. Palidez en la cara
  5. Color azulado en labios y uñas

 

 

asma bronquial, broncos

Síntomas de asma en adultos

Los síntomas en adultos pueden aparecer de repente o después de algunos días de exposición a sustancias irritantes.
La mayoría de los ataques de asma provocan jadeo y falta de aliento. Muchos pacientes experimentan tos seca recurrente que puede provocar insomnio.
La sensación de opresión en el pecho repentina e inexplicable puede indicar un ataque inminente de asma grave.
Casi tres cuartos de los pacientes acusan también dolor en el pecho.
Otro de los síntomas es el dolor y rigidez muscular en el cuello que impide hablar. Un ataque de asma provoca sudoración excesiva y aceleración del ritmo cardíaco.

Asma con tos

El asma con tos se caracteriza por un tipo de tos seca crónica.
A diferencia del asma, no suele ir acompañada de otros síntomas como la disnea. La tos puede durar de 6 a 8 semanas.

Asma durante el embarazo

Aunque la ingestión de medicamentos para el asma no es recomendable para el niño, un ataque de asma sin control durante el embarazo puede ser aún peor.
El asma durante el embarazo puede provocar:

  • Reducción de la cantidad de oxígeno en la madre y en el feto
  • Graves complicaciones, como una presión arterial elevada en la madre
  • Preeclampsia
  • Bajo peso corporal del niño al nacer
  • Nacimiento prematuro

El medicamento más común para tratar el asma durante el embarazo es el inhalador de corticoides. De esta manera, se abre el paso de aire y se alivian los síntomas.
La dosificación de estos medicamentos depende de la frecuencia de los ataques y de la gravedad de los síntomas.

Líneas guías para el tratamiento del asma

Existen dos líneas para el tratamiento del asma, la primera sirve para curar un ataque agudo y la segunda es una terapia preventiva a largo plazo.

                                         Primera línea de tratamiento (fase aguda)

El tratamiento puede establecerse una vez identificada la causa exacta del asma y sirve para aliviar los síntomas rápidamente. Los primeros medicamentos que los médicos recetan son:

Beta agonistas de acción corta: estos fármacos provocan una dilatación bronquial que ofrece un alivio rápido.
Entre ellos se encuentra el salbutamol (por ejemplo, Ventolin ®).
Se trata de fármacos de acción rápida y con efectos duraderos.

Corticoides: los fármacos a base de cortisona pueden ser necesarios para hacer frente a la enfermedad, por ejemplo la betametasona (Betnelan®).
Estos medicamentos pueden administrarse por vía oral o intravenosa.
Aunque alivian los síntomas de la inflamación de las vías respiratorias, se debe evitar tomarlos a largo plazo porque tienen muchos efectos secundarios.

Ipratropio bromuro (Atroaldo)
Aunque este medicamento se emplea para el tratamiento de bronquitis crónica y enfisema, también alivia de forma inmediata los síntomas de un ataque de asma. La acción del ipratropio es una relajación de las vías respiratorias.

Segunda línea de tratamientoinhalador, cortisonicos, asma

Corticoides por inhalación: los corticoides como la beclometasona, el flunisolide y la fluticasona son fármacos que se administran a largo plazo para reducir la frecuencia de los ataques de asma. Al inhalarse, el riesgo de efectos secundarios de estos medicamentos es muy reducido respecto a los medicamentos en forma de comprimidos.

Beta agonistas de acción prolongada: entre estos medicamentos se incluye el salmeterol (Beglan), un broncodilatador que ayuda a reducir la inflamación. Estos medicamentos deben tomarse junto a los corticoides.

Fármacos inhibidores de leucotrienos: son medicamentos en forma de comprimidos, como por ejemplo montelukast (Monkasta).
No son medicamentos de acción rápida, por lo que pueden pasar varios días antes de experimentar una mejoría.

Teofilina: medicamento oral que provoca broncodilatación y, por lo tanto, facilita la respiración.

Broncodilatadores

Los broncodilatadores son los medicamentos más utilizados para el asma.

Una persona que padece ataques de asma frecuentes puede utilizar el inhalador. Algunos broncodilatadores tienen un efecto inmediato, mientras que otros tardan unos 30-45 minutos en hacer efecto. El efecto puede durar hasta 12 horas.
Dado que el aire circula libremente en los bronquios y bronquiolos, el moco se elimina de los pulmones y es fácil expulsarlo.

Efectos secundarios de los broncodilatadores
Entre los efectos secundarios se encuentran:

  1. Irritación en la garganta
  2. Vértigos
  3. Sensación de vacío en la cabeza
  4. Ardor de estómago
  5. Dificultad para respirar
  6. Pérdida de apetito
  7. Alteración del gusto
  8. Inquietud
  9. Ansia y nervios
  10. Temblores
  11. Sudoración

Remedios naturales para el asma

Es posible tratar el asma mediante aromaterapia.

Aceite esencial de lavanda
La inhalación de vapor con aceite de lavanda se efectúa vertiendo 6-10 gotas de este aceite esencial en un cuenco de agua caliente. El vapor que se produce tiene un alto valor terapéutico y proporciona un alivio inmediato para los ataques de asma.

Aceite esencial de menta piperita
Este aceite esencial actúa como antihistamínico natural y puede reducir los síntomas de asma leve.
La histamina que se introduce en el cuerpo tras la exposición a un alérgeno provoca a menudo un ataque de asma.
La inhalación de vapor con aceite de menta piperita es uno de los remedios caseros que facilitan la respiración.

Aceite esencial de incienso
El aceite esencial de incienso es un excelente antihistamínico que fortalece el sistema inmunitario. Basta con inhalar el aroma del aceite esencial de incienso para aliviar los síntomas. Se pueden verter varias gotas de aceite esencial de incienso en un pañuelo e inhalar regularmente.

Otros aceites esenciales que pueden mejorar la respiración en caso de asma son el aceite de eucalipto, de mayorana y de jengibre.

Consejos de alimentación
Los niños con asma deberían llevar una dieta sana y equilibrada, con mucha fruta y verdura, pues son alimentos ricos en antioxidantes. La obesidad y el sedentarismo pueden empeorar el asma, por lo que se debe evitar picar entre horas y el consumo de snacks.

Pronóstico del asma

El pronóstico del asma depende de la gravedad, de la frecuencia de los ataques y del tratamiento. Si el diagnóstico de la enfermedad es precoz, el pronóstico es mejor. Aunque muchas personas estiman que se trata de una condición invalidante, con un plan de tratamiento precoz y eficaz se puede vivir con normalidad.

Prevención del asma

Las personas con asma deben, ante todo, identificar la causa de los ataques y evitar el contacto con:

  1. La piel de animales domésticos
  2. El tabaco, se debe dejar de fumar
  3. Otros alérgenos que pueden desencadenar ataques de asma

A largo plazo, el plan de tratamiento para el asma conduce a reducir al mínimo la frecuencia de los ataques.
Por este motivo, la mejor opción disponible son los glucocorticoides, como por ejemplo la beclometasona (Beclo-Asma) en forma de inhalador.

Las personas con asma deberían ponerse cada año la vacuna antigripal. La gripe es una infección viral que afecta a las vías respiratorias (nariz, garganta y pulmones). Las personas con asma tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud graves debidos a la gripe.
La vacuna antigripal es el primer paso y el más importante para evitar las complicaciones de asma. Además, los médicos también aconsejan la vacuna contra el neumococo para evitar la neumonía.