Osteocondrosis

En esta fase puede haber necrosis y degeneración ósea y desgaste del cartílago, esto se conoce como osteocondrosis (osteo = hueso, condro =cartílago).

El segundo estadio de la enfermedad es la deformación del núcleo de osificación que se recupera gracias a la reabsorción gradual de la necrosis. Cuando termina la fase de expansión y crecimiento del hueso, el tejido cartilaginoso debilitado es remplazado por un tejido óseo duro y resistente. En ese momento, la enfermedad desaparece por sí sola.

Las personas más afectadas son los hombres de 4 a 13 años y la enfermedad puede ser bilateral.

 

¿Cuáles son las causas de la osteocondrosis?

 

No se conoce con exactitud el origen de la osteocondrosis. La hipótesis más probable es que se trata de una enfermedad circulatoria que provoca isquemia en los tejidos.

Existe otra probabilidad, algunos autores afirman que se trata de una predisposición o de una actividad que provoca microtraumatismos reiterados y esto, a su vez, desencadena la enfermedad.

 

  • Osteocondrosis del calcáneo o deformidad de Haglund

 

Haglund, deformidad, protuberancia, calcáneo, tendón, Aquiles, bursitis, dolor
Deformidad de Haglund

Es una enfermedad que afecta el calcáneo, consiste en la degeneración de la apófisis posterior del calcáneo, en la inserción del tendón de Aquiles.

Esta enfermedad afecta principalmente a los niños 9 y 12 años de edad que realizan deportes, como el fútbol, en los que hay que correr bastante.

Esta enfermedad puede estar causada por el apoyo incorrecto del pie, generalmente se trata de pie cavo o pie plano, pero también puede estar causada por un zapato inadecuado.

Los síntomas son el dolor al caminar y la cojera.

Para el diagnóstico es necesario realizar una radiografía en la que se observa el núcleo de crecimiento óseo del talón.

La evolución de esta enfermedad es benigna en alrededor de 24 meses y no conlleva consecuencias físicas o deformidades, pero cuando el dolor es más agudo, hay que evitar las actividades físicas y hay que utilizar plantillas para que el apoyo podálico sea más homogéneo.

 

  • La osteocondrosis de la rodilla o enfermedad de Osgood Schlatter

 

El síndrome de “Osgood Schlatter” se refiere a la epifisitis tibial anterior, es decir, una enfermedad inflamatoria que afecta el tubérculo tibial, en el que termina el tendón rotuliano.

Es una osteocondrosis de la adolescencia ya que afecta a los jóvenes entre los once y los dieciséis años de edad, afecta mocho más a los hombres respecto a las mujeres, de hecho, la relación es de 3 a 1, aproximadamente.

En la mayoría de los casos, las personas que padecen el síndrome de Osgood Schlatter son deportistas, especialmente futbolistas, jugadores de balonvolea y corredores.

 

Cada vez que se extiende la rodilla para correr o para saltar, el cuadríceps se contrae repentinamente ejerciendo una fuerza de tracción en el tendón rotuliano y en la tuberosidad tibial.

En estos jóvenes, la osificación de la tuberosidad tibial no se ha completado, el tendón rotuliano se introduce en el cartílago que es menos robusto, el tendón rotuliano ejerce tracción sobre la apófisis tibial provocando microfracturas en el cartílago y, por consiguiente, una inflamación.

Cuando termina el crecimiento de la persona, el cartílago se encuentra completamente osificado y por lo tanto, ya no se pueden provocar lesiones en la inserción tendinosa.

El síndrome de Osgood Schlatter puede provocar la formación de un tubérculo en la parte anterior de la tuberosidad tibial.

La enfermedad puede afectar las dos rodillas o puede ser unilateral.

 

Síntomas del síndrome de Osgood Schlatter

La sintomatología incluye dolor en la zona en la que el tendón rotuliano se introduce en la tibia, en esta zona puede formarse un edema o una hinchazón.

La limitación funcional es bastante grave debido a que afecta a los adolescentes deportistas y por lo tanto, la calidad de vida empeora considerablemente.

El joven no logra correr como antes y en la fase aguda de la enfermedad, puede haber dolor incluso al caminar o al subir y bajar las escaleras.

Los síntomas se alivian o desaparecen durante le reposo.

Osgood Schlatter, rodilla, tibia, dolor, inflamación, dolor, tendón, rotuliano, fisioterapia, reabilitaión, tac
Osgood Schlatter en la rodilla

Diagnóstico del síndrome de Osgood Schlatter

El médico revisa la anamnesis y visita al paciente, realiza una palpación en la zona dolorida, además realiza algunas pruebas musculares para detectar los movimientos que causan dolor.

Si el dolor se percibe en la tuberosidad tibial, y si el dolor va acompañado de tumefacción en una joven menor de 15 años, existe una probabilidad alta de que se trate del síndrome de Osgood Schlatter.

El diagnóstico diferencial se realiza con la fractura o microfractura tibial, la bursitis infrapatelar y la osteocondritis disecante.

 

¿Cuáles son los exámenes diagnósticos para el síndrome de Osgood Schlatter?

Si el médico tiene dudas acerca de si se trata de esta enfermedad, puede ordenar una radiografía que muestra las condiciones del cartílago. En la radiografía se observa una osificación irregular de la apófisis tibial.

 

 

resultados, Osgood, Schlatter, la rodilla, la tibia, el dolor, la inflamación, mala, tendón, rotuliano, fisioterapia, rehabilitación, tac
resultados de Osgood Schlatter rodilla

 

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de Osgood Schlatter?

El primer remedio para el síndrome de Osgood Schlatter es el reposo con la crioterapia (hielo).

Desafortunadamente, la enfermedad consiste en una lesión del cartílago y no existen tratamientos que la puedan curar. De todas maneras, pueden eliminarse la inflamación y el dolor.

El cartílago de crecimiento se osifica completamente con el pasar del tiempo, por lo tanto, la enfermedad desaparece por sí sola a más tardar después de 2 o 3 años.

Si el paciente desea continuar realizando deportes, puede utilizar un tutor rotular o un vendaje que se coloca aproximadamente 2 centímetros arriba de la tuberosidad tibial y que descarga el peso del tendón.

Reforzar los músculos es inútil y puede ser perjudicial debido a que aumenta la tensión en la apófisis tibial ya que aumenta la fuerza del cuadríceps.

 

 

 

Tipos de osteocondrosis dependiendo de la articulación afectada

  • Enfermedad de Perthes

 

Se refiere a la osteocondrosis del epífisis proximal del fémur. Es la osteocondrosis más frecuente de todas y afecta a los hombres y a las mujeres de entre 3 y 13 años de edad.

Los síntomas son: dolor al palpar la cadera que se origina en la pelvis y puede extenderse hasta la rodilla, cojera, debilidad del cuadríceps, hinchazón y miembro en posición de rotación externa y aducción.

 

Si la enfermedad es unilateral, el espesor del núcleo de osificación epifisario del lado sano puede ser menor respecto al del lado afectado. Se produce necrosis en una parte del núcleo de osificación cerca de las trabéculas, por lo tanto, en la radiografía pueden observarse unas zonas más oscuras y otras más claras, pero gracias a la resonancia magnética se pueden obtener imágenes más detalladas.

Generalmente, el pronóstico es favorable, pero en ciertos casos el fémur no se desarrolla correctamente, es decir, que crece menos de lo normal y por lo tanto, el miembro es más corto.

El tratamiento implica la fisioterapia y la prevención para reducir los síntomas y para evitar la artrosis precoz de cadera. El tratamiento también implica utilizar un tutor para descargar el peso de la cadera afectada y también puede implicar una intervención quirúrgica de osteotomía, en los casos más graves.

 

  • La enfermedad de Kohler

 

Se refiere a la osteocondrosis del escafoides del tarso (en el pie). Es una enfermedad muy rara que consiste en el aplastamiento del hueso y en la formación de zonas con una mayor densidad de calcio y zonas con necrosis ósea.

Generalmente, afecta sobre todo a las mujeres, a los adolescentes y a los jóvenes.

Los síntomas son dolor en la parte media o interna del pie y cojera.

El diagnóstico puede ser clínico dependiendo de la edad, de la anamnesis y de los síntomas del niño.

Generalmente, el médico recomienda realizar una radiografía en la que se observan las condiciones del hueso.

Generalmente, el decurso de la enfermedad es benigno y la recuperación tarda aproximadamente 2 años. Se recomienda utilizar un yeso o un tutor durante los periodos en que la enfermedad se vuelve más aguda.

 

  • La segunda enfermedad de Kohler

 

Se refiere a la osteocondrosis del segundo metatarsiano y los síntomas son los mismos de la primera enfermedad de Kohler. El signo radiológico es el aplastamiento de la cabeza del segundo metatarsiano que tiene una mayor densidad de calcio.

El tratamiento consiste en utilizar una plantilla para descargar el arco transversal del pie.

 

  • Enfermedad de Scheuermann

 

Es una enfermedad que afecta la columna vertebral. Afecta principalmente a las personas de entre 10 y 14 años de edad, especialmente a los hombres, altos y delgados.

La enfermedad de Scheuermann afecta los núcleos de osificación de las vértebras, compuestas por cartílago, produciendo necrosis y por lo tanto, la vértebra no logra llevar a cabo el proceso de crecimiento.

Las personas que padecen esta enfermedad tienen un aspecto deforme de cifosis.

Para diagnosticar esta enfermedad hay que realizar una radiografía en la que se observan las vértebras con bordes irregulares y las vértebras son cuneiformes, es decir, con el lado anterior más bajo respecto al lado posterior.

La enfermedad de Scheuermann es asintomática.

El tratamiento consiste en realizar ejercicios de refuerzo y de estiramiento de los músculos abdominales y paravertebrales. Eventualmente el médico ortopedista puede recomendar que el paciente utilice un corset ortopédico para corregir la postura.

 

  • La osteocondritis disecante o enfermedad de Konig

 

Se refiere a la necorisis de una pequeña parte de la componente cartilaginosa y del hueso subcondral (la parte superficial y compacta).

El fémur y la tibia son los huesos más afectados por esta enfermedad, sobre todo en la parte entre los dos cóndilos femorales, aunque también puede presentarse en la zona del tobillo.

Esta enfermedad afecta principalmente a los hombres de entre 8 y 15 años de edad, pero también puede afectar a los adultos.

En el último estadio de la enfermedad, una parte del núcleo necrótico se desprende y se desplaza hasta la articulación. Es como un cuerpo libre dentro de la articulación.

No se conoce con exactitud la causa de esta enfermedad, pero una de las hipótesis más acepatadas es la que afirma que está causada por un traumatismo o por microtraumatismos reiterados.

Los exámenes instrumentales más adecuados para realizar un diagnóstico seguro son la TAC y la Resonancia magnética.

Los síntomas son dolor, rodilla hinchada, reducción de la movilidad y con el pasar del tiempo, el cuadríceps puede debilitarse.

En el primer estadio de la enfermedad de Konig, se recomienda la fisioterapia y utilizar una rodillera. Generalmente, los síntomas desaparecen por sí solos.

Cuando la enfermedad evoluciona, se requiere un tratamiento quirúrgico para asegurar el núcleo de osificación por medio de tornillos de fijación reabsorbibles, sin embargo, si el núcleo se está completamente separado hay que removerlo.

Al final, el cirujano realiza algunas perforaciones pequeñas en la parte del hueso que está recubierta por el cartílago para provocar la formación de tejido fibroso en lugar del cartílago articular.

 

  • Osteocondrosis vertebral de Calvè

 

Es una enfermedad muy rara que afecta la columna vertebral, se conoce como enfermedad de la “vértebra plana” debido a que provoca el aplastamiento vertebral.

La más afectada es la vértebra plana en L1 y generalmente afecta un solo hueso.

Para el diagóstico de esta enfermedad es suficiente realizar una radiografía en la que se observa la deformación vertebral y la esclerosis del hueso.

Generalmente, las personas que padecen esta enfermedad son hombres de contextura delgada entre 13 y 15 años de edad.

Generalmente, la enfermedad de Calvè es asintomática, pero puede provocar dolor de espalda en la zona afectada.

El tratamiento recomendado por los ortopedistas consiste en utilizar un corset ortopédico que favorece la reconstrucción.

 

Deja un comentario