Pancreatitis aguda y crónica

Rate this post
La pancreatitis (aguda y crónica) consiste en la inflamación del páncreas debido a las enzimas activas que se encuentran en este órgano.
El páncreas es una glándula grande situada detrás del estómago y cerca del duodeno, es decir, la parte inicial del intestino delgado. A través del ducto pancreático, las enzimas como las lipasas son transportadas hasta el duodeno en donde se produce la descomposición de los lípidos que ya se habían mezclado con otras enzimas presentes en la bilis.

El páncreas también produce otras hormonas como: la insulina y el glucagón que entran en el flujo sanguíneo.

Pancreatite acuta e cronicaGeneralmente, las enzimas se activan mientras están pasando desde el páncreas hasta el duodeno. Sin embargo, cuando el páncreas está inflamado debido a los cálculos biliares (pancreatitis litiásica) o debido al exceso de alcohol, las enzimas se activan cuando aún se encuentran en el tejido pancreático.
Todas las moléculas y todas las enzimas de nuestro cuerpo tienen una función y un tiempo de acción específico y cada uno de los procesos metabólicos forman parte de una máquina más grande.
La inflamación del páncreas influye en el tiempo y el lugar en el que actúa la enzima lipasa.
En lugar de descomponer los lípidos en el duodeno, la lipasa ataca el tejido pancreático.
Esto causa la pancreatitis que, a su vez, provoca un fuerte sangrado, dolor y daños tisulares.

 

Clasificación de la pancreatitis

La pancreatitis puede ser de dos tipos: aguda y crónica.
La pancreatitis aguda se refiere a la inflamación del páncreas de manera repentina que provoca dolor, mientras que la forma crónica consiste en la inflamación recidiva (reiterada).

La pancreatitis crónica autoinmune (PAI) es una enfermedad inflamatoria que ocurre debido a que el sistema inmunitario ataca al páncreas por error y provoca una inflamación que también puede afectar los riñones, los pulmones, las glándulas salivales y los linfonodos.
La PAI es muy rara y representa alrededor del 5 % o el 6 % de todos los casos de pancreatitis crónica.

La pancreatitis aguda puede ser de dos tipos:

  • Pancreatitis edematosa
    Es la forma más leve y la más común. Se caracteriza por una inflamación y por la presencia de una pequeña zona de necrosis lipoidica (focal).
  • Pancreatitis necrohemorrágica aguda
    La pancreatitis necrohemorrágica aguda está causa por la inflamación del páncreas.
    Es una enfermedad grave y es mortal, especialmente en caso de una pancreatitis fulminante.
    Algunos signos de la pancreatitis hemorrágica aguda son:
  • Diarrea;
  • Vómito;
  • Cardiopatías como el shock cardiógeno;
  • Necrosis pancreática aguda, es decir, la destrucción de los islotes de Langerhans en el páncreas.

 

Relación entre la hipoglucemia y la pancreatitis aguda

Aunque no existen pruebas para demostrar la relación por medio de los niveles bajos de calcio en la sangre, se piensa que la hipoglucemia está relacionada con los niveles bajos de albúmina que pueden estar causados por la pancreatitis aguda.
De la misma manera, el desequilibrio hormonal, especialmente la disminución de la producción de la hormona paratiroidea (o parathormona), está causado por la pancreatitis y esto, a su vez, es la causa de la hipoglucemia.
El aumento de los niveles de calcitonina puede ser crucial a la hora de que se manifiesten los síntomas de la hipoglucemia, junto con los de la pancreatitis.
La calcitonina es una hormona que se produce cuando los niveles de calcio en la sangre aumentan y superan el límite normal. La calcitonina reduce los niveles de calcio en la sangre.
El aumento de la secreción de glucagón puede estimular la liberación de calcitonina.
Esto puede provocar hipoglucemia.

 

Niveles de lipasas en caso de pancreatitis

Los niveles de la lipasa inidica qué tan grave es la pancreatitis.

¿Qué es la lipasa y cuál es su función?
La lipasa es una enzima que se produce en el páncreas y se libera en el intestino delgado en dónde ayuda a transformar los lípidos en ácidos grasos.
Covierte los lípidos, como por ejemplo los triglicéridos, en glicerina y en ácidos grasos libres.
En las personas que padecen pancreatitis, los niveles de lipasa aumentan debido a la enfermedad, ya que esta altera la estructura y el funcionamiento interno del páncreas.

 

Causas de la pancreatitis

Existen dos causas principales de la pancreatitis, es decir, la formación de cálculos biliares y el alcoholismo, estas dos causas representan alrededor del 80 % – 90 % de los casos. La pancreatitis por alcoholismo ocurre debido al consumo de bebidas alcohólicas a largo plazo.
La formación de cálculos biliares en la vesícula biliar puede bloquear el conducto pancreático provocando una acumulación de jugos gástricos en el páncreas. Esto provoca irritación e inflamación.
Otro de los factores de riesgo es fumar, por lo tanto, se recomienda dejar de fumar.
Otras causas:

extirpacion de la vesicula biliar

Durante el proceso normal de digestión, las enzimas pancreáticas inactivas se liberan en el intestino delgado a través de ducto pancreático.
Las enzimas se vuelven activas en el intestino delgado.
En caso de pancreatitis, las enzimas se vuelven activas dentro del páncreas y comienzan a digerir los tejidos pancreáticos.
Este proceso se conoce como autodigestión y puede provocar la irritación de las células pancreáticas y por lo tanto puede causar una inflamación del páncreas.

La pancreatitis puede desarrollarse por varios motivos, dependiendo de si se trata de pancreatitis aguda o crónica.

Pancreatitis aguda: se produce de manera repentina y generalmente es grave.
Las causas principales de la pancreatitis aguda son los cálculos biliares, las enfermedades de la colecistitis y el alcoholismo.
También puede estar causada por procedimientos quirúrgicos del ducto biliar, por lesiones por traumatismos, por una estructura anormal del páncreas, por factores genéticos, por hipertrigliceridemia (niveles elevados de lípidos en la sangre), y por otros factores.
Algunos medicamentos como los corticoides, los diuréticos tiazídicos y los estrógenos pueden causar pancreatitis.
Algunas infecciones bacterianas o virales como la parotiditis, la neumonía por microplasma y el virus de Coxsackie B favorecen el desarrollo de la pancreatitis aguda.
Generalmente, en los niños la pancreatitis aguda va acompañada de fibrosis quística, parotiditis, traumatismo abdominal, síndrome de Reye, enfermedad de Kawasaki y síndrome hemolítico urémico.

Pancreatitis crónica: cuando la pancreatitis aguda dura mucho tiempo, se convierte en pancreatitis crónica.
Esta forma de pancreatitis provoca cicatrices y la inflamación del tejido pancreático. Además, afecta la producción de las enzimas digestivas y de la insulina.
A menudo, la pancreatitis crónica está causada por el exceso de bebidas alcohólicas a largo plazo.
Algunas enfermedades pueden causar pancreatitis crónica, como por ejemplo el estrechamiento o la obstrucción del ducto pancreático debido a traumatismos, a la formación de pseudoquistes, al hiperparatiroidismo, a la hipercalcemia (puede favorecer la formación de calcificaciones) y a la hiperlipidemia.
La pancreatitis crónica puede ser una enfermedad genética (hereditaria), pero en algunos casos es idiopática (no se conoce la causa).

 

Síntomas de la pancreatitis

Pancreatitis aguda
La pancreatitis aguda está caracterizada por un desarrollo repentino, los síntomas se manifiestan rápidamente cuando las enzimas digestivas se quedan en el páncreas y lesionan los tejidos del órgano.
Los síntomas más comunes de la pancreatitis aguda son:

Pancreatitis crónica
Muchos de los síntomas de la pancreatitis crónica son similares a los de la pancreatitis aguda, pero pueden manifestarse otros síntomas cuando la inflamación del páncreas es persistene y empeora a medida que pasa el tiempo.

Los síntomas de la pancreatitis crónica incluyen:

Una de las complicaciones a largo plazo de la pancreatitis crónica es el tumor de páncreas.

Foto: pancreatitis, páncreas, inflamación, síntomas

 

pancreasDiagnóstico de la pancreatitis

Pancreatitis aguda
El médico al que hay que acudir es el gastroenterólogo.
En el examen físico, el médico mide la fiebre, el paciente puede presentar presión sanguínea baja, respiración acelerada y ritmo cardíaco acelerado.
Se realizan exámenes de sangre para detectar los niveles de amilasa y de lipasa séricas y también para detectar si hay amilasa en la orina.
La amilasa y la lipasa son enzimas digestivas que se producen en el páncreas.
Los niveles de amilasa y de lipasa aumentan en caso de una pancreatitis aguda.
Además, se realizan otros análisis de laboratorio como por ejemplo un hemograma completo, se detectan los niveles de glucemia y de calcemia.
Los exámenes instrumentales como la TAC, la resonancia magnética y la ecografía muestran las alteraciones de las células pancreáticas y los cálculos biliares que obstruyen las vías biliares y también pueden provocar ictericia.

Criterios de Ranson
Cuando ingresa el paciente

  • Más de 55 años de edad
  • Conteo de los glóbulos blancos superior a 16000/mm3
  • Glucemia superior a 110mg/100ml
  • Lactato deshidrogenasa > 250 U/l

Después de 48 horas

  • Disminución del hematocrito de por lo menos el 10 %
  • Valores de azotemia en la sangre > 180 mg/100ml
  • Calcio < 8 mg/dl (los valores de referencia son 8.9 – 10.1 mg/dl)
  • Presión parcial de oxígeno < 60 mm Hg (esto puede ocurrir debido al derrame pleural o a un edema pulmonar)
  • Déficit de bases > 4 mmol/l
  • Acumulación de líquidos > 6 l

Cada factor positivo vale 1 punto, por lo tanto, si el puntaje total es inferior a 3 puntos puede preverse que la evolución de la enfermedad no será complicada.

  • De 3 a 4 puntos la mortalidad es del 15 %
  • De 5 a 6 puntos la mortalidad es del 40 %
  • Más de 6 puntos la mortalidad es del 100 %

Pancreatitis crónica
El diagnóstico de la pancreatitis crónica requiere la realización de ciertos exámenes como por ejemplo la prueba de grasa fecal y exámenes de sangre para detectar los niveles de amilasa, lipasa y tripsinógeno en la sangre.
También se pueden realizar una TAC abdominal, una ecografía y una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) para detectar la inflamación o los depósitos de calcio en el páncreas.
Puede realizarse una laparotomía explorativa para confirmar la pancreatitis.

 

Posibles complicaciones si la pancreatitis no se cura

Si la persona no se somete a tratamiento, la pancreatitis aguda y crónica pueden causar algunas complicaciones graves.
La pancreatitis aguda puede crear problemas respiratorios debido a ciertas alteraciones químicas en el cuerpo.
Esto puede poner en riesgo el funcionamiento de los pulmones.
Debido a la pancreatitis aguda aumenta el riesgo de infección bacteriana en el páncreas.
La pancreatitis aguda también puede causar la acumulación de líquidos y de desechos dentro del páncreas provocando un pseudoquiste muy grande.
Si este pseudoquiste se rompe, puede provocar infecciones y hemorragias internas.
La pancreatitis crónica puede provocar daños en las células que producen la insulina en el páncreas.
Esto puede causar un aumento de los niveles de azúcar en la sangre que puede provocar diabetes.
La pancreatitis crónica es un factor de riesgo para el tumor de páncreas (carcinoma pancreático).
La pancreatitis aguda y crónica pueden provocar desnutrición y pérdida de peso debido a una digestión incorrecta de los alimentos y a la malabsorción de sustancias nutritivas.

 

Tratamiento para la pancreatitis

Durante la fase inicial de la enfermedad, el paciente no debe comer, para favorecer la recuperación del páncreas. Después, el paciente debe seguir una dieta que consiste en alimentos con bajo contenido de grasas.
El tratamiento médico consiste en suministrar medicamentos analgésicos, por ejemplo el paracetamol (Efferralgan).

El tratamiento para la pancreatitis puede variar dependiendo de la causa subyacente. El tratamiento para la inflamación del páncreas causada por los cálculos biliares consiste en una intervención quirúrgica para extirpar la vesícula biliar. Si hay un ducto biliar obstruído o bloqueado, puede realizarse una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) para ensanchar el ducto.
Si la pancreatitis está causada por el exceso de alcohol, el paciente debe evitar completamente las bebidas alcohólicas.

 

Dieta y alimentación para la pancreatitis

La dieta es el mejor remedio para combatir esta enfermedad.
Es fundamental que la persona siga una dieta con alto contenido de carbohidratos y proteínas que favorecen el funcionamiento del páncreas.
Además, en caso de pancreatitis se recomienda eliminar por completo o reducir el consumo de alimentos que contienen grasas.
El consumo diario de grasas debe estar entre 30 y 40 gramos.

Se recomienda reducir el consumo de alimentos calientes y picantes ya que pueden provocar una inflamación y aumentan los niveles de acidez.
Consumir alimentos picantes puede empeorar los síntomas y la enfermedad.
El tratamiento para la pancreatitis puede no tener resultados positivos si el paciente continúa comiendo alimentos calientes y picantes.
Por otro lado, los alimentos con alto contenido de proteínas y carbohidratos ayudan a reducir la carga de trabajo en el páncreas y favorecen la recuperación de la enfermedad.
La dieta para la pancreatitis consiste en consumir sopas, ensaladas de verduras frescas o fruta fresca con regularidad.
En caso de hiperglucemia hay que evitar los alimentos dulces.

Es muy importante que las porciones de las comidas sean pequeñas y frecuentes (3 – 4 veces al día).
Además, se recomienda optar por alimentos vegetarianos.
La pancreatitis puede causar deshidratación y por lo tanto, es muy importante tomar mucha agua todos los días.

Alimentos seguros
Algunos de los alimentos más seguros, en caso de pancreatitis son:

  • Ensalada;
  • Harina de avena;
  • Arroz;
  • Patatas;
  • Patatas dulces;
  • Pavo;
  • Tofu;
  • Yogur;
  • Vino tinto;
  • Jugos de fruta fresca;
  • Sopas y caldos vegetales;
  • Cereales;
  • Pan;
  • Productos integrales;
  • Pescado magro;
  • Calabaza;
  • Leche de soya.

Alimentos que hay que evitar
En la dieta para la pancreatitis aguda y crónica hay que evitar por completo todos los alimentos picantes, fritos o procesados. También hay que evitar los alimentos con alto contenido de grasas.
Algunos alimentos y bebidas que hay que evitar son los siguientes:

  • Huevos;
  • Queso;
  • Tocino;
  • Alubias;
  • Chorizo;
  • Mantequilla;
  • Té;
  • Azúcar;
  • Café;
  • Cafeína;
  • Bebidas energéticas;
  • Azúcares;
  • Vino;
  • Cerveza;
  • Pizza.

 

¿Cuánto tiempo puede durar la pancreatitis? Pronóstico

El tiempo de recuperación de la pancreatitis aguda edematosa puede variar entre una y dos semanas y la mortalidad es de menos del 5 %.
La mortalidad de la pancreatitis aguda necrohemorrágica está entre el 30 % y el 50 % de los casos.

Pancreatitis aguda y crónica ultima modifica: 2017-02-14T08:51:02+00:00 da Fisioterapia Rubiera