Dolor en el tobillo, supinación y pronación

La causa del dolor en el tobillo puede ser un apoyo del pie incorrecto (pronación o supinación), un trauma, un esguince o una inflamación.

 

 

Malformaciones del tobillo y del pie

Pronación normal
La parte exterior del talón es la primera en entrar en contacto con el suelo al caminar.
El pie gira ligeramente hacia el interior, entra en pleno contacto con el suelo y puede soportar el peso del cuerpo sin ningún problema.
La rotación del pie distribuye de manera óptima las fuerzas de impacto.
Este movimiento se llama “pronación”, y es esencial para la adecuada distribución del peso.
Al final del ciclo del paso, se empuja uniformemente con toda la parte anterior del pie.

 

Supinación del pie

La supinación del tobillo ocurre cuando el pie gira hacia el exterior al caminar.
Una ligera supinación es normal durante el movimiento o al caminar. Sin embargo, cuando este tipo de movimiento es excesivo, se pueden experimentar dolores fuertes, así como estiramientos de los tejidos de los pies.

Los síntomas más comunes de la supinación son el dolor a lo largo del arco plantar o el dolor en el talón.
En algunos casos, la supinación puede causar también dolor de espalda y dolor de rodilla. A causa de la dinámica inusual, se puede comprometer la estabilidad porque los pies no apoyan en el suelo en la forma en que deberían.

La supinación del tobillo también favorece la aparición de la fascitis plantar.
A lo largo de la parte inferior del pie hay un ligamento resistente llamado fascia plantar.
Este ligamento se origina del calcáneo y se inserta en la parte anterior del pie cerca de los dedos de los pies.
La supinación a menudo causa una presión excesiva y estira esta banda fibrosa del tejido, causando un estiramiento y / o microlesiones en el tejido. Cuando esto ocurre, se siente dolor en el talón.

 

Hiperpronación o pie pronador

Etiquetas. pronación, supinación, pronador, pie, hueco, plano

Como durante el paso normal, la primera parte del pie que está en contacto con el suelo es la parte exterior del talón.
Sin embargo, el pie gira excesivamente hacia el interior, este movimiento se llama “hiperpronación”.
Esto significa que el pie y el tobillo tienen problemas de estabilización del cuerpo y el peso no está distribuido como debería.
Al final del ciclo del paso, la parte anterior del pie empuja hacia arriba utilizando sobre todo el dedo gordo del pie y el segundo dedo.

Hiperpronación y lesiones de los corredores
La pronación del pie es un problema cuando es excesiva, ya que puede causar varias lesiones, especialmente a los atletas que corren, los problemas debidos a estas malformaciones son:

Si el tobillo está en pronación, la pierna gira hacia el interior , la consecuencia es que la rodilla y la cadera están fuera de alineación y pueden causar una rotación de la espalda.
La postura del pie se puede corregir con un dispositivo plantar. Esto se inserta en el zapato para correr, comprueba la posición del talón y mejora la distribución del peso.

¿Por qué la hiperpronación causa una lesión?
Normalmente, el pie pronador causa lesiones de sobrecarga que se producen con mayor frecuencia en los corredores.
Cuando un pie neutro prona al caminar o al correr, la parte inferior de la pierna, de la rodilla y del muslo giran internamente (medialmente). Cuando un atleta con un pie pronador corre, este movimiento de rotación se hace más pronunciado.
El exceso de estrés en la superficie interior del pie puede causar lesiones y dolor en el pie y en el tobillo. Las fuerzas de rotación repetidas a través de la tibia, la rodilla, el muslo y la pelvis ponen también un esfuerzo adicional en los músculos, tendones y ligamentos de la parte inferior de la pierna.