Colangitis esclerosante primaria: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico de la colangitis esclerosante primaria

Las pruebas para el diagnóstico de la colangitis esclerosante primaria son:

colangite-sclerosante-primitiva-400x295Análisis de sangre
La anomalía más frecuente es la fosfatasa alcalina alta o un alto nivel de GGT (gamma-glutamiltransferasa).
Los valores de la transaminasa pueden resultar ligeramente elevados en los exámenes de sangre.
La bilirrubina es alta cuando la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada.
Con la progresión de la enfermedad, la albúmina en sangre y el tiempo de protrombina (PTT) superan los valores normales.
Inmunoglobulina G (IgG), IgM y los niveles de fracción de globulina pueden ser altos.
Se pueden tener altos niveles de gammaglobulinemia, anticuerpos citoplasmáticos antineutrófilos perinucleares, anticuerpos anticardiolipina y anticuerpos antinucleares.

La ecografía es la prueba inicial y puede mostrar la dilatación de los conductos biliares del hígado y alteraciones del bazo. Sin embargo, no es suficiente para el diagnóstico.

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es la prueba principal para el diagnóstico, pero es invasiva.
Se puede realizar la colangiografía si la CPRE no ha sido eficaz para el diagnóstico, pero se trata de otra prueba invasiva.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM) es una alternativa no invasiva a la CPRE, que se utiliza cada vez más.
La resonancia magnética puede ser eficaz para descartar otras enfermedades y evaluar el sistema biliar.

La biopsia hepática se realiza en raras ocasiones, pero puede ser útil para determinar el estadio de la enfermedad.
Una técnica más nueva, la elastografía transitoria (FibroScan ®), es un método potencialmente no invasivo para la detección de la cirrosis en pacientes con enfermedad hepática crónica.

 

Tratamiento de la colangitis esclerosante y fármacos

Muchos medicamentos han sido estudiados para las personas con colangitis esclerosante primaria, pero hasta ahora no han demostrado reducir ni invertir la progresión de la enfermedad hepática.

Tratamiento médico para el picor
Los medicamentos que pueden ayudar contra el picor son:

  • Antihistamínicos, como la Difenhidramina
  • Medicamentos que impiden la absorción de los ácidos biliares como la colestiramina (Resincolesteramina, etc.)

Tratamiento para las infecciones
Las infecciones bacterianas pueden producirse con frecuencia en personas con colangitis esclerosante primaria.
Generalmente, el médico receta antibióticos.

Tratamiento para las obstrucciones de los conductos biliares
Las obstrucciones que se producen en los conductos biliares pueden curarse con:

  1. Dilatación con balón o inserción de un stent
    Este procedimiento sirve para abrir las obstrucciones en los conductos biliares más grandes. La dilatación con balón es una operación en la que el médico:

    • Iinserta un tubo fino (endoscopio) con un balón inflable en la punta (catéter de balón) en el conducto biliar obstruido.
    • Una vez colocado el catéter, se infla el balón.
    • Puede insertarse una estructura metálica de malla cilíndrica llamada stent en los conductos biliares para mantenerlos abiertos.
  2. Operación quirúrgica de las vías biliares
    En ciertas situaciones, las obstrucciones en los conductos biliares deben extirparse quirúrgicamente. Tras la eliminación de una obstrucción, el cirujano conecta las partes restantes del conducto biliar de forma que la bilis pueda volver a fluir a través del conducto.

Trasplante de hígado
El trasplante de hígado es el único tratamiento conocido para curar la colangitis esclerosante primaria.
Durante un trasplante de hígado, el cirujano extirpa el hígado enfermo y lo reemplaza por otro sano de un donante. El trasplante de hígado está reservado para las personas con insuficiencia hepática u otras complicaciones graves de la colangitis esclerosante primaria.
La recaída de la colangitis esclerosante primaria después de un trasplante de hígado es posible, si bien es muy rara.

 

Colangitis infecciosa y esclerosante primaria: causas y síntomas